¡DUAR­TE VI­VE! A tra­vés de su obra

Listin Diario - - LAS SOCIALES - Ma­rit­za Mo­ri­llo Sue­ro ma­rit­za.mo­ri­[email protected]­tin­dia­rio.com San­to Do­min­go

El amor a la Pa­tria es un va­lor cí­vi­co que se va cul­ti­van­do des­de el seno familiar, es­pa­cio don­de se inicia la ver­da­de­ra for­ma­ción de los hi­jos; lue­go en la es­cue­la el ni­ño con­ti­núa for­ta­le­cien­do esa pa­sión has­ta crear su pro­pio jui­cio de có­mo cui­dar y de­fen­der los va­lo­res y sím­bo­los que los iden­ti­fi­can co­mo una na­ción li­bre.

Wil­son Gómez, vi­ce­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Duar­tiano, es un ejem­plo de lo an­tes di­cho. Des­de pe­que­ño vio en la fi­gu­ra de Duar­te a un re­fe­ren­te im­por­tan­te, no so­lo en la his­to­ria do­mi­ni­ca­na, sino tam­bién en la po­lí­ti­ca, digno de se­guir y emu­lar sus en­se­ñan­zas.

De su amor por pre­ser­var y man­te­ner vi­vo los va­lo­res de Juan Pablo Duar­te, di­ce que fue un te­ma obli­ga­do en su ho­gar, por­que su ma­dre, Fran­cis­ca Ra­mí­rez, es pro­fe­so­ra y una mu­jer con la sen­si­bi­li­dad pro­pia de una maes­tra que no es­ca­ti­mó es­fuer­zos pa­ra in­cul­car a sus hi­jos el có­mo man­te­ner en al­to los va­lo­res de quien lo dio to­do por en­tre­gar a los do­mi­ni­ca­nos un te­rri­to­rio li­bre de to­da do­mi­na­ción ex­tran­je­ra.

Re­cuer­da al Pa­tri­cio co­mo a un hom­bre in­ta­cha­ble que con­ce­bía la po­lí­ti­ca co­mo una de las cien­cias más pu­ras de la vi­da y una for­ma ho­nes­ta de tra­ba­jar por el bien co­mún de los pue­blos.

Cuen­ta que des­de la po­si­ción que ocu­pa en el Ins­ti­tu­to, ca­da día bus­ca la ma­ne­ra de crear con­cien­cia en la po­bla­ción jo­ven y adul­ta pa­ra que man­ten­gan los idea­les de ese es­tra­te­ga con ca­rre­ra mi­li­tar y co­no­ci­mien­tos de la so­be­ra­nía y de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal.

Gómez re­co­no­ce que Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es un pue­blo sen­si­ble y cons­cien­te de ha­cia dón­de quie­re lle­gar con su li­ber­tad. En­tien­de que aquí exis­ten mu­chas per­so­nas ca­pa­ces de dar­lo to­do pa­ra de­fen­der su so­be­ra­nía en ca­so de ver­la en pe­li­gro, a pe­sar de que le preo­cu­pa que a la ma­te­ria de va­lo­res cí­vi­cos no se le dé un es­pa­cio en los cen­tros edu­ca­ti­vos.

“Una de las ta­reas pri­mor­dia­les que te­ne­mos en el Ins­ti­tu­to Duar­tiano es di­fun­dir la vi­da y obra de es­te hé­roe a tra­vés de con­fe­ren­cias en cen­tros edu­ca­ti­vos, pu­bli­ca­cio­nes de li­bros, car­ti­llas, dis­tri­bu­ción de en­car­tes y pre­sen­ta­ción de do­cu­men­ta­les, ade­más de ir a pro­gra­mas de ra­dios y te­le­vi­sión lle­van­do men­sa­jes que re­cuer­den su ac­cio­nar en ca­da rin­cón del país.”, di­jo el vi­ce­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Duar­tiano.

A Gómez le sa­tis­fa­ce con­tar con una fa­mi­lia que tie­ne en al­to los va­lo­res pa­trios, y una de las co­sas que más le emo­cio­na es cuan­do sa­le con su nie­ta, quien al ver on­dear la Ban­de­ra Na­cio­nal di­ce: “¡Mi­ra la ban­de­ra de bue­lo!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.