La co­se­cha mo­ra­da

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Los be­ne­fi­cia­rios LEA LA HIS­TO­RIA COM­PLE­TA EN www.lis­tin­dia­rio.com PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor or­lan­do­[email protected]­ro.net.do Or­lan­do Gil

(FIDA), que ten­drá lu­gar los días 14 y 15 de fe­bre­ro, en la se­de de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO). El even­to que con­ta­rá con la pre­sen­cia del pa­pa Fran­cis­co, se cen­tra­rá en el te­ma “In­no­va­cio­nes e ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les en el mun­do ru­ral”. En ese sen­ti­do, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha ex­pe­ri­men­ta­do múl­ti­ples avan­ces en los úl­ti­mos seis años, con las 236 vi­si­tas sor­pre­sa que Medina ha rea­li­za­do en to­do el país. de RD$632,470.59; ge­ne­ra­rán 800 em­pleos di­rec­tos y 1,600 in­di­rec­tos y con­ver­ti­rán la aso­cia­ción en una coope­ra­ti­va de de­sa­rro­llo agroem­pre­sa­rial.

Ade­más de mejorar las con­di­cio­nes de vi­da de los pro­duc­to­res y sus fa­mi­lias, es­te pro­yec­to de pro­duc­ción de ci­ga­rro pa­ra la ven­ta a ni­vel lo­cal y pa­ra ex­por­ta­ción be­ne­fi­cia­rá a 120,000 ha­bi­tan­tes de las co­mu­ni­da­des Can­ca la Pie­dra, La Pie­dra, Don Pedro, Bea­jó, Pon­te­zue­la, Gua­zu­mal, Cos­ta Hon­da, Los Po­lan­co, Ba­rrio de Lo­co, Fe­li­pe Du­rán y Ni­gua.

UNO: OP­CIÓN CON MO­RA­DO MUL­TI­CO­LOR.-

Las no­ti­cias po­lí­ti­cas de es­tos días con­fun­den, y mu­cho. Ocho par­ti­dos se pro­po­nen por adop­ción lo que lla­man Op­ción Mo­ra­da. Es­to es, una coa­li­ción pa­ra pro­mo­ver y apo­yar la can­di­da­tu­ra de Leo­nel Fer­nán­dez, an­te un even­tual fra­ca­so en el PLD. Se­ría al­go así co­mo la Avan­za­da Elec­to­ral de Sal­va­dor Jor­ge Blan­co o la Es­truc­tu­ra, de Ja­co­bo Maj­lu­ta; u ‘Ola’, de Luis Abi­na­der. Aun­que igual pue­de men­cio­nar­se el Mo­vi­mien­to Na­cio­nal de la Ju­ven­tud (MNJ) o el Mo­vi­mien­to Agra­rio Re­for­mis­ta (MAR), so­por­tes po­lí­ti­cos de Joa­quín Ba­la­guer, aun cuan­do siem­pre fue ley, ba­tu­ta y cons­ti­tu­ción en el Re­for­mis­ta. Na­da nue­vo ba­jo el sol. Aun­que con sus va­rian­tes y sus im­pli­ca­cio­nes. No son nú­cleos crea­dos al efec­to, sino que exis­ten des­de ha­ce tiem­po, re­co­no­ci­dos por la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral y con ex­pe­rien­cia de va­rias elec­cio­nes. Tie­nen iden­ti­da­des pro­pias, pe­ro re­nun­cia­rían a las mis­mas pa­ra for­jar un fren­te que de­vuel­va a Fer­nán­dez al po­der. Un po­der que an­tes com­par­tie­ron, pues sus di­ri­gen­tes ocu­pa­ron al­tas po­si­cio­nes en sus pa­sa­das ad­mi­nis­tra­cio­nes. Fer­nán­dez al pa­re­cer, sem­bró en bue­na tie­rra y aho­ra se­ría el tiem­po de co­se­cha.

DOS: SI CONVENCEN A LA CONS­TI­TU­CIÓN.-

La op­ción mo­ra­da ten­dría mu­cho de se­gu­ro de vi­da, pe­ro tam­bién de puer­ta de sa­li­da. Lo de ‘No Mar­cha Atrás’ tie­ne mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes. In­clu­so la im­pen­sa­ble, im­pro­ba­ble e hi­po­té­ti­ca­men­te di­fí­cil com­pe­ten­cia in­ter­na en­tre Leo­nel Fer­nán­dez y Da­ni­lo Medina. Esa se­ría la me­jor de to­das, pa­ra, co­mo di­ce el va­lle­na­to La Go­ta Fría “se aca­be la vai­na”. So­lo ha­bría que ha­blar con la Cons­ti­tu­ción, pe­dir per­mi­sos de lu­gar y que las pri­ma­rias abier­tas re­suel­van co­mo se ha­bía pre­vis­to. Que el elec­to­ra­do en su con­jun­to de­ci­da cuál de los li­de­raz­gos PLD es más am­plio, real y con­tun­den­te. Si son prác­ti­cos pa­ra mu­chas co­sas, más de­ben ser­los pa­ra la su­per­vi­ven­cia del par­ti­do. Nin­guno pen­só nun­ca que, po­dían lle­gar al po­der de ma­nos de Joa­quín Ba­la­guer y el Par­ti­do Re­for­mis­ta So­cial Cristiano, y me­nos con Juan Bosch y Ba­la­guer to­ma­dos de la mano. Igual que po­dían re­ele­gir­se, con­tan­do en­tre sus apo­yos al PRD, aun­que sin Jo­sé Fran­cis­co Pe­ña Gómez. Pa­re­ce­ría una he­re­jía, pe­ro ¿qué ha­cen los he­re­jes que no sean he­re­jías? De Medina se sos­pe­cha que tie­ne la car­ta en la man­ga, aun­que no la sa­ca. Y Fer­nán­dez, ha­ce mu­cho que rom­pió el am­bi­ció­me­tro. El país, huér­fano de al­ter­na­ti­vas, ca­ren­te de rum­bo nue­vo, vi­ve a su mer­ced. Jus­to, pues, su­pe­rar el más per­ver­so de los fa­ta­lis­mos, el que sea uno o que sea el otro…

TRES: SE SU­PO­NE EL PLD.-

El can de las fir­mas no es co­sa de aho­ra, tam­bién en el 2012. So­lo que en­ton­ces Leo­nel Fer­nán­dez, vio el océano in­men­so y no se atre­vió a que­mar las na­ves, o no co­no­cía el epi­so­dio his­tó­ri­co de Juan Sán­chez Ra­mí­rez y el “pe­na de la vi­da” de la Ba­ta­lla de Pa­lo Hin­ca­do. El ‘No Mar­cha Atrás’ es re­so­lu­ción de es­tos días, y pa­re­ce que pen­san­do que a la ter­ce­ra es la ven­ci­da. Si no se pu­do en el 2012, ni en el 2016, el que tam­po­co en el 2020, lo sa­ca de jue­go pa­ra siem­pre. Se co­no­ce el Bre­xit de los in­gle­ses, pe­ro igual de­be sa­ber­se del PLD­xit de los leo­ne­lis­tas. So­lo hay que con­si­de­rar la de­ter­mi­na­ción pa­ra su­po­ner que no se tra­ta de sim­ple re­tó­ri­ca, de un po­lí­ti­co que se trai­cio­na en un po­dio, en una ta­ri­ma, aun­que cuan­do los hu­mos se le ba­jan de la ca­be­za, cuan­do se apea de la nu­be, y vuel­ve a la reali­dad, esos ím­pe­tus se cal­man. Aun­que co­mo los ex­tre­mos se to­can, con­vie­ne de­jar caer agua so­bre lo mo­ja­do. Bus­car fir­mas de nue­vo y en can­ti­da­des in­creí­bles (¿por qué Félix Bautista y Freddy Pé­rez no le re­cor­da­ron las del 2012?), crear lo que se lla­ma ‘Con­ver­gen­cia De­mo­crá­ti­ca’. Lo que tam­po­co es nue­vo u ori­gi­nal, pues Ja­co­bo Maj­lu­ta tu­vo su Con­ver­gen­cia y el PRM in­ten­tó y no pu­do en el cua­trie­nio pa­sa­do. Aho­ra se ha­bla de la Op­ción Mo­ra­da. Va­le pen­sar dos ve­ces, y has­ta tres. Un as­pi­ran­te que tie­ne un blo­que de res­pal­do a su can­di­da­tu­ra, sin to­da­vía ser can­di­da­to, no es un he­cho co­rrien­te.

CUA­TRO: NO ES SALIVA, ES HOJALDRE.-

Los se­gui­do­res de Leo­nel Fer­nán­dez cho­tean con los seis as­pi­ran­tes que res­pon­den a los in­tere­ses de Da­ni­lo Medina. Los que –in­sis­to-- el Pre­si­den­te man­dó in­de­fen­sos a la are­na, sa­bien­do que el león se los co­me­ría y se­gui­ría pi­dien­do más. Pues de lo con­tra­rio les hu­bie­ra en­tre­ga­do es­pa­das cor­tas, lan­zas, tri­den­tes y ma­llas pa­ra de­fen­der­se. Nin­gún gla­dia­dor pue­de sa­lir triun­fan­te si no dis­po­ne de me­dios. Las ha­bi­li­da­des de com­ba­te es una co­sa, y las ar­mas, otra. So­lo hay que ver la di­fe­ren­cia en­tre un Fer­nán­dez que cuen­ta –al pa­re­cer– con to­dos los re­cur­sos del mun­do; y unos an­ge­li­tos, que no tie­nen ni pa­ra­guas pa­ra cu­brir­se de las llu­vias oca­sio­na­les. To­da­vía no se co­no­ce un ac­to de Fer­nán­dez que no lle­ne el lo­cal, y la idea es de­mos­trar el éxi­to de la con­vo­ca­to­ria, pe­ro de­bie­ra cal­cu­lar­se el costo. No so­lo sim­pa­tías, pues pue­den te­ner­se las sim­pa­tías y no con­tar con me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra lle­var esas sim­pa­tías a una can­cha y que es­tas se ma­ni­fies­ten de­lan­te de las cá­ma­ras. Car­los Ama­ran­te y Te­mís­to­cles Mon­tás han he­cho lo su­yo, lle­nan­do cen­tros de­por­ti­vos, pe­ro por ca­da de­mos­tra­ción que ha­cen, Fer­nán­dez re­pli­ca con cin­co. Sin du­da que pa­pe­le­ta ma­ta a me­nu­do, y la gen­te se pre­gun­ta, con jus­ta preo­cu­pa­ción ¿y los re­cur­sos del Es­ta­do pa’ cuán­do? Sin un del­fín que na­de y ha­ga pi­rue­tas en­tre el agua y el ai­re, la cau­sa ofi­cia­lis­ta es­tá tu­ché…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.