Los ta­lle­res de In­fo­tep

Listin Diario - - OPINIÓN - To­más Aquino Mén­dez PU­BLI­CA TO­DOS LOS LU­NES Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor to­mas.men­[email protected]­tin­dia­rio.com

Des­de que ten­go uso de ra­zón el re­cla­mo de di­ver­sos sec­to­res ha si­do que a la fron­te­ra se le pres­te aten­ción. En es­ta zo­na del país siem­pre ha si­do es­ca­sa la in­ver­sión en edu­ca­ción, in­dus­tria, em­pre­sas, asis­ten­cia téc­ni­ca, apo­yo a los pro­duc­to­res, etc. Esas pre­ca­rie­da­des se re­sal­tan con más con­tun­den­cia ca­da cua­tro años. En ese pe­río­do los opo­si­to­res, bus­can­do el vo­to, van a la fron­te­ra y “des­cu­bren” to­das sus PRE­CA­RIE­DA­DES. El par­ti­do en el po­der, en cual­quier pe­río­do, tam­bién mi­ra ha­cia esa zo­na y se mo­ti­va con al­gu­nas ini­cia­ti­vas.

Con la ley 28-01, que crea una Zo­na Es­pe­cial de De­sa­rro­llo Fron­te­ri­zo se bus­có in­cen­ti­var la in­ver­sión en esa zo­na. Mo­ti­var a los em­pre­sa­rios pa­ra que pon­gan su mi­ra­da y sus re­cur­sos al ser­vi­cio de los do­mi­ni­ca­nos que re­si­den en esa fran­ja del te­rri­to­rio, ocu­pa­da por Baho­ru­co, In­de­pen­den­cia, Pe­der­na­les, Da­ja­bón, Mon­te Cris­ti, Elías Pi­ña y San­tia­go Ro­drí­guez. Al­gu­nos se ani­ma­ron y lle­va­ron sus re­cur­sos a pro­vin­cias co­mo San­tia­go Ro­drí­guez, Da­ja­bón y Baho­ru­co. No en gran­des pro­por­cio­nes.

La fron­te­ra si­gue su­mi­da en la po­bre­za. Con­ti­núa sien­do muy mí­ni­ma la in­ver­sión es­ta­tal y pri­va­da. Por eso lle­na de re­go­ci­jo la de­ci­sión del Ins­ti­tu­to de For­ma­ción Téc­ni­co Pro­fe­sio­nal --In­fo­tep-- de lle­var ta­lle­res a las sie­te pro­vin­cias que in­te­gran la fron­te­ra. En zo­nas don­de de­ce­nas de jó­ve­nes ven pa­sar el tiem­po deam­bu­lan­do por pol­vo­rien­tas ca­lles o en­ve­je­cien­do bus­can­do qué ha­cer ca­da día pa­ra sos­te­ner­se ellos y en mu­chos ca­sos una es­po­sa e hi­jos lle­ga­dos a des­tiem­po. Al­gu­nos lle­gan al ba­chi­lle­ra­to y no pue­den avan­zar, otros ape­nas a un 6to. u 8vo. gra­do.

Es un pa­so tras­cen­den­te que, en lo ade­lan­te, esos jó­ve­nes ac­ce­dan a una ca­rre­ra o un cur­so téc­ni­co de in­for­má­ti­ca, gastronomía, tec­no­lo­gía, sol­da­du­ra, belleza, plo­me­ría, me­cá­ni­ca, pa­na­de­ría, re­pos­te­ría, elec­tri­ci­dad, elec­tró­ni­ca, bar y restaurantes. Las pal­mas sue­nan por esa dis­po­si­ción de Ra­fael Ova­lles y Da­ni­lo Medina.

El ob­je­ti­vo de esa ini­cia­ti­va es man­te­ner en la fron­te­ra a esos do­mi­ni­ca­nos que, co­mo di­ce el es­lo­gan, vi­ven don­de na­ce y ter­mi­na la pa­tria. Que no aban­do­nen sus pre­dios ni sus raí­ces por fal­ta de opor­tu­ni­da­des. Sin em­bar­go, fal­ta un com­ple­men­to. Si esos jó­ve­nes que se for­man en esos ta­lle­res de In­fo­tep no en­cuen­tran dón­de ejer­cer su pro­fe­sión, se­gui­rán emi­gran­do. Es por eso que mis Ex­pre­sio­nes, ade­más de fe­li­ci­tar la dis­po­si­ción, pide que se les in­cen­ti­ve. Que, tras ca­pa­ci­tar­se, pue­dan ob­te­ner prés­ta­mos y fa­ci­li­da­des pa­ra ins­ta­lar un ne­go­cio y ejer­cer lo apren­di­do. Así, ade­más de te­ner una ca­rre­ra, ten­drán un me­dio de vi­da se­gu­ro y po­drán se­guir re­si­dien­do en su co­mu­ni­dad. De lo con­tra­rio, se es­ta­rían for­man­do en la fron­te­ra, pe­ro pa­sa­rían al ser­vi­cio de los gran­des cen­tros po­bla­dos, por­que allí es don­de es­tán las opor­tu­ni­da­des. La bien­ve­ni­da a los ta­lle­res de In­fo­tep en la fron­te­ra. Que se com­ple­te la obra apo­yan­do las ini­cia­ti­vas de esos nue­vos pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.