Bue­na ley, pe­ro ca­li­mo­cha

Listin Diario - - OPINIÓN - OS­CAR MEDINA

El Se­na­do de la Re­pú­bli­ca apro­bó en dos lec­tu­ras con­se­cu­ti­vas la Ley de Re­for­ma al Ré­gi­men Elec­to­ral, y se espera que la Cá­ma­ra de Dipu­tados ha­ga lo propio en las pró­xi­mas ho­ras. En sen­ti­do ge­ne­ral, pa­re­ce una bue­na ley, que jun­to a la de Par­ti­dos, es­tá lla­ma­da a ofre­cer una res­pues­ta me­dia­na­men­te acep­ta­ble a las de­bi­li­da­des de la de­mo­cra­cia do­mi­ni­ca­na.

Uno de los as­pec­tos más tras­cen­den­ta­les de es­ta ley es que im­po­ne con­tro­les a la fi­nan­cia­ción y al gas­to elec­to­ral. En lo ade­lan­te, los can­di­da­tos ten­drán to­pes a la can­ti­dad de di­ne­ro que po­drán uti­li­zar en sus cam­pa­ñas; de­be­rán trans­pa­ren­tar ese gas­to, ten­drán que re­ve­lar la iden­ti­dad de sus do­nan­tes y se li­mi­ta­rá a la can­ti­dad de di­ne­ro a re­ci­bir de una so­la per­so­na fí­si­ca o ju­rí­di­ca.

Si bien se tra­ta de lí­mi­tes bas­tan­te hol­ga­dos, al me­nos exis­ti­rá al­gún ti­po de con­trol que ayu­de a mi­ti­gar los efec­tos no­ci­vos del ex­ce­si­vo y des­me­di­do gas­to elec­to­ral. Una de las ma­yo­res de­bi­li­da­des de es­ta de­mo­cra­cia, de­ve­ni­da co­mo con­se­cuen­cia prác­ti­ca­men­te, en una plu­to­cra­cia.

Pa­ra las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les el to­pe del gas­to se­rá 122.50 pe­sos por elec­tor, pa­ra can­di­da­tos a se­na­do­res y dipu­tados se­rá de 105 pe­sos y pa­ra as­pi­ran­tes a al­cal­des se­rá de 87.50 pe­sos. Y si bien son to­pes ele­va­dos, en ho­nor a la ver­dad son sus­tan­cial­men­te me­no­res a los pro­pues­tos por la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral, en el pro­yec­to so­me­ti­do ori­gi­nal­men­te.

Por lo que, si par­ti­mos de que el pa­drón pa­ra las elec­cio­nes del 2020 ten­drá po­co más de sie­te mi­llo­nes de elec­to­res, en las pró­xi­mas elec­cio­nes las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les po­drán gas­tar en el ran­go de los ocho­cien­tos cin­cuen­ta y no­ve­cien­tos mi­llo­nes de pe­sos, y los as­pi­ran­tes a con­gre­sis­tas ---dependiendo de la de­mar­ca­ción--- po­drán gas­tar des­de me­nos de un mi­llón de pe­sos en las cir­cuns­crip­cio­nes más pe­que­ñas, has­ta dos­cien­tos mi­llo­nes, en los te­rri­to­rios más po­bla­dos.

Y co­mo las con­tri­bu­cio­nes in­di­vi­dua­les rea­li­za­das por una so­la per­so­nas fí­si­ca o ju­rí­di­ca no po­drán ser su­pe­rio­res al 1% de los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos, su­pon­drá que en la pró­xi­ma cam­pa­ña la má­xi­ma do­na­ción que se po­drá rea­li­zar a fa­vor de un can­di­da­to pre­si­den­cial se­rá de apro­xi­ma­da­men­te ocho mi­llo­nes, lo que es­tá lla­ma­do a re­du­cir sus­tan­cial­men­te la in­fluen­cia que ten­drán so­bre los fun­cio­na­rios de elec­ción, gru­pos eco­nó­mi­cos o de in­te­rés par­ti­cu­lar, o per­so­na­jes con for­tu­nas cues­tio­na­bles.

Otro as­pec­to po­si­ti­vo que con­tie­ne la pie­za apro­ba­da por el Se­na­do es la re­gu­la­ción de las fir­mas en­cues­ta­do­ras y de la di­fu­sión de sus es­tu­dios de opi­nión, ya que las fir­mas de­be­rán es­tar acre­di­ta­das an­te la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral y no po­drán di­fun­dir en­cues­tas des­de sie­te días an­tes de los co­mi­cios.

Y con la en­tra­da en vi­gen­cia de es­ta ley se mo­di­fi­ca el ho­ra­rio de vo­ta­ción, que a par­tir del 2020 se­rá des­de las 7 de la ma­ña­na has­ta las 5 de la tar­de; se es­ta­ble­cen res­tric­cio­nes so­bre el uso de fon­dos pú­bli­cos en los días fi­na­les de las cam­pa­ñas, tan­to pa­ra el Go­bierno Cen­tral co­mo pa­ra las en­ti­da­des pú­bli­cas des­cen­tra­li­za­das y las al­cal­días; los can­di­da­tos que ocu­pen car­gos pú­bli­cos de­be­rán ce­sar en sus fun­cio­nes des­de el mo­men­to en que su can­di­da­tu­ra sea acep­ta­da; se crea la fi­gu­ra del Fis­cal Elec­to­ral; y pro­fe­sio­na­les de áreas di­fe­ren­tes al De­re­cho po­drán ser miem­bros de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral.

Co­mo se pue­de apre­ciar se tra­ta de un pro­yec­to con mu­chas bon­da­des, que de­be­rá su­po­ner un avan­ce en el pro­ce­so de con­so­li­da­ción de nues­tra arrít­mi­ca de­mo­cra­cia. Aun­que tam­bién pre­sen­ta de­bi­li­da­des que evi­den­cian que las cú­pu­las par­ti­da­rias con­ti­núan ne­ga­das a com­pro­me­ter­se con re­for­mas pro­fun­das, a ries­go de per­der sus pri­vi­le­gios.

La principal fla­que­za fue de­jar in­tac­to el mo­de­lo de elec­ción con­gre­sual, con el arras­tre en­tre dipu­tados y se­na­do­res y la apli­ca­ción del mé­to­do D’Hondt pa­ra la dis­tri­bu­ción de los es­ca­ños en la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

El sistema que ma­yor re­pre­sen­ta­ti­vi­dad apor­ta a la de­mo­cra­cia es el de dis­tri­tos elec­to­ra­les uni­no­mi­na­les; es de­cir, que den­tro de las pro­vin­cias se dis­tri­bu­yan los dipu­tados, uno por de­mar­ca­ción, de­ter­mi­na­do de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas y al nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de ca­da dis­tri­to. De esa for­ma los vo­tan­tes sa­ben con pre­ci­sión el nom­bre y ape­lli­do de “su dipu­tado”, exi­gir ren­di­ción de cuen­tas y vo­tar di­rec­ta­men­te por la op­ción que desee. Es el mo­de­lo más de­mo­crá­ti­co, no se cue­lan op­cio­nes me­nos vo­ta­das y la gen­te eli­ge fiel­men­te a sus re­pre­sen­tan­tes.

Pe­ro si bien era de­ma­sia­do pre­ten­sio­so as­pi­rar a que las cú­pu­las par­ti­da­rias re­du­je­ran sus pri­vi­le­gios y la ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra que les con­fie­re el ac­tual mo­de­lo. De una re­for­ma al sistema elec­to­ral se hu­bie­ra es­pe­ra­do, al me­nos, la eli­mi­na­ción del arras­tre en­tre dipu­tados y los se­na­do­res. Y al no ha­cer­lo, se pier­de la opor­tu­ni­dad de ex­tir­par una dis­fun­cio­na­li­dad que aten­ta con­tra la sa­ni­dad del sistema elec­to­ral y de­ja es­ta re­for­ma me­dio ca­li­mo­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.