Con­flic­tos de pa­re­ja

Listin Diario - - LA VIDA - Pa­ra co­mu­ni­car­se con la au­to­ra de­mo­ri­[email protected]­mail.com

Pre­gun­ta:

En la ac­tua­li­dad lle­vo un año de re­la­cio­nes se­xua­les ac­ti­vas con mi pa­re­ja, pe­ro no lo­gro en­ten­der­lo. Nues­tra re­la­ción no es ar­mo­nio­sa. Él no ha­bla. Hay que sa­car­le lo que quie­re ex­pre­sar con cu­cha­ri­tas. Yo ha­blo mu­cho, pe­ro con fre­cuen­cia pier­do la pa­cien­cia y reac­ciono con im­pul­si­vi­dad, con plei­tos, en voz al­ta, con pa­la­bras im­pro­pias, y ya en par de oca­sio­nes ha ha­bi­do agre­sión fí­si­ca.

Res­pues­ta:

Es­ti­ma­da ami­ga, la co­mu­ni­ca­ción es bá­si­ca en una re­la­ción. No so­lo ha­blar cuan­do hay dis­gus­to sino to­dos los días, co­mu­ni­can­do las ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas en la re­la­ción, y lle­gan­do a acuer­dos con­sen­sua­dos, en un diá­lo­go don­de par­ti­ci­pen los dos y ex­pon­gan sus opi­nio­nes. Cuan­do no fun­cio­na bien, es­te as­pec­to de la vi­da en pa­re­ja afecta las de­más áreas. Por los con­ti­nuos plei­tos se cae la vi­da se­xual, ba­jan­do la fre­cuen­cia. El que se sien­te ofen­di­do em­pie­za a re­cha­zar al otro. Tam­bién ba­ja la di­ver­sión.

La co­mu­ni­ca­ción en la re­la­ción de pa­re­ja ha de ser abier­ta, con diálogos de do­ble vía. Ha­blar de lo que no les gus­ta ayu­da mu­cho. El len­gua­je uti­li­za­do de­be ser en pri­me­ra per­so­na, ejem­plos: yo quie­ro... Me gus­ta­ría... Yo me sien­to... Nun­ca ha­blar en ter­ce­ra per­so­na: tú nun­ca….Tú eres… Es­te len­gua­je ge­ne­ra agre­sión y lo pre­pa­ra pa­ra res­pues­tas agre­si­vas y así se per­pe­túan los desacuer­dos y la in­co­mu­ni­ca­ción. Tam­bién fun­cio­na di­cién­do­le el nom­bre ca­ri­ño­so: Vie­jo, tú pue­des... Ha­blen a dia­rio, de to­do, de su amor, de su tra­ba­jo, sin abru­mar­lo con los pro­ble­mas del tra­ba­jo. Ha­blen del te­ma se­xual. El tono de voz sin ac­ti­tud y pre­po­ten­cia, que sea una voz mo­du­la­da en un tono ba­ji­to. Le su­gie­ro a la jo­ven que bus­que ayu­da psi­co­ló­gi­ca in­di­vi­dual a fin de tra­ba­jar su po­bre con­trol de im­pul­so, la te­ra­pia de pa­re­ja fun­cio­na muy bien en ca­sos co­mo es­te.

PU­BLI­CA LOS LU­NES

RA­QUEL DEMORIZI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.