In­ter­ven­cio­nes ¡no! Diá­lo­gos y acuer­dos, ¡sí!

Listin Diario - - OPINIÓN - TONY RAFUL

No hay du­das de que la cri­sis ve­ne­zo­la­na ame­ri­ta un tra­ta­mien­to al más al­to ni­vel po­lí­ti­co, lo que im­pli­ca ne­go­cia­cio­nes que con­duz­can a sa­li­das den­tro el or­de­na­mien­to ins­ti­tu­cio­nal de ese país. La po­si­ción asu­mi­da por el Gru­po In­ter­na­cio­nal de Con­tac­to so­bre Ve­ne­zue­la, que se reunió el pa­sa­do jue­ves en Mon­te­vi­deo, re­vis­te gran im­por­tan­cia pa­ra exa­mi­nar una po­si­ble so­lu­ción pa­cí­fi­ca a la cri­sis de ese país. “So­lo el pue­blo ve­ne­zo­lano pue­de de­ci­dir so­bre su fu­tu­ro a tra­vés de elec­cio­nes li­bres y sin in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res ex­tran­je­ras. Por eso apo­ya­mos ple­na­men­te la ini­cia­ti­va de Mon­te­vi­deo que bus­ca una so­lu­ción pa­cí­fi­ca en la cri­sis”, des­ta­có una fuen­te del go­bierno de Gre­cia en unas de­cla­ra­cio­nes a me­dios ex­tran­je­ros. El Mi­nis­tro es­pa­ñol de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, de­cla­ró que la so­lu­ción tie­ne que ser un acuer­do en­tre ve­ne­zo­la­nos a tra­vés de un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Los mi­nis­tros de Asun­tos Ex­te­rio­res de la Unión Eu­ro­pea quie­nes se reunie­ron en Lu­xem­bur­go pa­ra tra­tar la cri­sis de Ve­ne­zue­la y la re­per­cu­sión de la mi­gra­ción de ve­ne­zo­la­nos en los paí­ses de la re­gión, aun­que han asu­mi­do una po­si­ción du­ra y fron­tal fren­te al Go­bierno del pre­si­den­te Ma­du­ro, di­je­ron que bus­ca­rán me­ca­nis­mos de con­tac­to tan­to con el go­bierno co­mo con la opo­si­ción. Gre­cia se­ña­ló que la po­si­ción grie­ga no po­dría ser otra pues, “el país tie­ne una ex­pe­rien­cia muy ma­la con in­ter­ven­cio­nes ex­tran­je­ras”, en alu­sión a la gue­rra ci­vil que de­vas­tó el país en­tre 1946 y 1949 y a la dic­ta­du­ra de los co­ro­ne­les en­tre 1967 y 1974. “Así co­mo na­die en Gre­cia quie­re que nin­gún ve­ne­zo­lano le di­ga quién de­be go­ber­nar­le, na­die en Ve­ne­zue­la que­rría que los grie­gos les dic­ten lo que tie­nen que ha­cer”. La reunión del Gru­po In­ter­na­cio­nal de Con­tac­to fue co­pre­si­di­da por la al­ta re­pre­sen­tan­te de la Unión Eu­ro­pea (UE) pa­ra Asun­tos Ex­te­rio­res, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, y por el pre­si­den­te de Uru­guay, Ta­ba­ré Váz­quez. En ella par­ti­ci­pa­ron re­pre­sen­tan­tes de las can­ci­lle­rías de Bo­li­via, Cos­ta Ri­ca, Ecua­dor, Mé­xi­co, Uru­guay, Alemania, Es­pa­ña, Fran­cia, Ho­lan­da, Ita­lia, Por­tu­gal, Reino Uni­do y Sue­cia. Mien­tras Ma­du­ro anun­ció su res­pal­do a la ini­cia­ti­va de Mon­te­vi­deo, Guai­dó, por su par­te, rei­te­ró que so­lo par­ti­ci­pa­rá en diá­lo­gos po­lí­ti­cos si se con­cre­ta la sa­li­da de Ma­du­ro de la pre­si­den­cia. El Se­cre­ta­rio de Es­ta­do de El Va­ti­cano, Pie­tro Pa­ro­lin, ase­gu­ró que el pa­pel de la San­ta Se­de, “no es la ac­ti­tud de quie­nes se sien­tan de­lan­te de la ven­ta­na y ob­ser­van de ma­ne­ra ca­si in­di­fe­ren­te. Es la ac­ti­tud de es­tar so­bre las par­tes pa­ra su­pe­rar el con­flic­to”. El Pa­pa Fran­cis­co ha reite­ra­do su dis­po­si­ción a es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre las par­tes po­lí­ti­cas de Ve­ne­zue­la pa­ra lo­grar una sa­li­da pa­cí­fi­ca a la cri­sis, y ase­gu­ró que to­dos los sec­to­res de­ben so­li­ci­tar su me­dia­ción pa­ra in­ter­ve­nir. La gra­ve­dad de la cri­sis ve­ne­zo­la­na ame­ri­ta la per­sis­ten­cia en la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer el diá­lo­go y de lle­gar a acuer­dos sa­lu­da­bles pa­ra la vi­da de­mo­crá­ti­ca de ese país.

Creo que los sec­to­res ve­ne­zo­la­nos que pug­nan den­tro del pro­ce­so de agu­di­za­ción de la cri­sis, am­bos fren­tes, de­ben ce­der a la bús­que­da de un acuer­do po­lí­ti­co que ofrez­ca ga­ran­tías so­cia­les, hu­ma­ni­ta­rias, eco­nó­mi­cas a la so­cie­dad en su con­jun­to. Ha­blar de in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res ex­tran­je­ras cons­ti­tu­ye un de­cli­ve mo­ral y un irres­pe­to fla­gran­te a to­dos los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les y a to­dos los con­ve­nios y or­de­na­mien­tos en­tre na­cio­nes. Los do­mi­ni­ca­nos te­ne­mos co­mo los grie­gos, amar­ga ex­pe­rien­cia en ese de­li­ca­do te­ma. Fui­mos in­va­di­dos in­jus­ta­men­te en 1916 y en 1965 del si­glo pa­sa­do por tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas. Esas ocu­pa­cio­nes de nues­tro te­rri­to­rio nos de­ja­ron en el po­der po­lí­ti­co de la na­ción, a un ti­rano que vul­ne­ró to­da no­ción de res­pe­to por la vi­da hu­ma­na y opri­mió las li­ber­ta­des y de­re­chos hu­ma­nos de nues­tro pue­blo, du­ran­te 31 años, y lue­go a un go­bierno au­to­crá­ti­co y re­pre­si­vo que li­mi­tó el ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des pú­bli­cas du­ran­te 12 años, apo­ya­do en la con­fron­ta­ción de la “gue­rra fría” y el pre­do­mi­nio de la con­tra­in­sur­gen­cia.

Nin­gu­na op­ción o sa­li­da de­mo­crá­ti­ca pue­de es­tar ava­la­da por des­em­bar­cos de tro­pas mi­li­ta­res en los asun­tos que com­pe­ten al pue­blo ve­ne­zo­lano. Y aun­que no se con­sig­na abier­ta­men­te en las pro­cla­mas y po­si­cio­na­mien­tos ac­tua­les el pe­di­men­to de in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res, se de­ja la puer­ta abier­ta pa­ra que és­tas se pro­duz­can, in­clu­so al­gu­nos vo­ce­ros be­li­ge­ran­tes, no de­jan de co­que­tear con esa idea y aca­ri­ciar­la, sin com­pren­der el ma­le­fi­cio que com­por­ta ac­cio­nes de esa na­tu­ra­le­za. Es al pue­blo ve­ne­zo­lano al que co­rres­pon­de de­ci­dir su des­tino en úl­ti­ma ins­tan­cia. Y a los dos sec­to­res en­fren­ta­dos pro­cu­rar una sa­li­da de­mo­crá­ti­ca y pa­cí­fi­ca fren­te a la cri­sis. No se pue­de ni se de­be blo­quear el diá­lo­go de la opo­si­ción y del Go­bierno. Con la pre­sión in­ter­na­cio­nal de opi­nión y el em­peo­ra­mien­to de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial de Ve­ne­zue­la, el li­de­raz­go na­cio­nal ve­ne­zo­lano es­tá obli­ga­do a con­cer­tar sa­li­das de­mo­crá­ti­cas que res­ta­blez­can la paz, el or­den y la re­con­duc­ción del Es­ta­do, en­tre ellas even­tua­les re­fe­rén­dums y co­mi­cios don­de se ex­pre­se o ra­ti­fi­que la vo­lun­tad po­pu­lar. Y la opo­si­ción igual que Ma­du­ro, no pue­de pre­ten­der pul­ve­ri­zar en tér­mi­nos apo­ca­líp­ti­cos a sus con­trin­can­tes. Tie­nen y de­ben en­con­trar­se sa­li­das pac­ta­das, am­plias pa­ra re­en­con­trar el ca­mino de la ple­na ins­ti­tu­cio­na­li­dad y de la re­con­ci­lia­ción de la fa­mi­lia ve­ne­zo­la­na. El mun­do en que vi­vi­mos re­quie­re del diá­lo­go y del en­ten­di­mien­to. Na­die pue­de en­trar a sa­co co­mo los “bár­ba­ros” en la his­to­ria del vie­jo con­ti­nen­te a im­po­ner a ra­ja­ta­bla su cul­tu­ra de ex­ter­mi­nio. Se tra­ta aho­ra más que nun­ca de es­ta­ble­cer puen­tes, bus­car fór­mu­las, mo­vi­li­zar las ideas, pa­ra que Ve­ne­zue­la ca­ta­pul­te su des­tino co­mo fa­ro de luz de­mo­crá­ti­ca en el Ca­ri­be, de pu­jan­te y ge­ne­ro­sa eco­no­mía, de her­mo­sa vis­ta de gen­te es­plén­di­da y so­li­da­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.