LOS NUE­VOS “JE­FES” DEL PAÍS

Listin Diario - - PORTADA -

El prin­ci­pio de la au­to­ri­dad ha caí­do tan ba­jo en es­te país que, en ca­si to­das las pro­vin­cias, la su­ma de los po­de­res de un Es­ta­do es­tá sien­do usur­pa­da, en su pro­pio be­ne­fi­cio, por unos cuan­tos ma­lan­dri­nes que li­de­ran el ne­go­cio de las dro­gas.

Las fre­cuen­tes evi­den­cias que se di­fun­den en las re­des, en for­ma de tes­ti­mo­nios, de­nun­cias o vi­deos de ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas, re­ve­lan que los je­fes del nar­co­trá­fi­co, sea es­te ma­cro o mi­cro, in­flu­yen y mue­ven, en sus te­rri­to­rios, los brazos de la au­to­ri­dad, sea mi­li­tar, po­li­cial, ju­di­cial, y se ha­cen in­vul­ne­ra­bles a to­da re­ta­lia­ción le­gal. Pa­gan ele­va­dí­si­mas su­mas de di­ne­ro, se­ma­nal­men­te, a po­li­cías, mi­li­ta­res, fis­ca­les, agen­tes an­ti­dro­gas de la mis­ma ma­ne­ra que in­ti­mi­dan y chan­ta­jean al po­der ju­di­cial y del or­den, pa­ra man­te­ner in­to­ca­bles sus pun­tos de dro­gas y afian­zar su se­ño­río fren­te al Es­ta­do mis­mo.

Con tal ca­pa­ci­dad de ac­ción tam­bién pue­den to­mar ven­gan­za con­tra aque­llos que van, inocen­te­men­te, a las fuen­tes de la au­to­ri­dad a de­nun­ciar sus des­ma­nes. Es­tos úl­ti­mos ter­mi­nan sien­do de­la­ta­dos y de­ja­dos a mer­ced de es­tos ver­du­gos.

Es­tos nue­vos “je­fes” del país in­flu­yen pa­ra fa­bri­car ex­pe­dien­tes acu­sa­to­rios con­tra los otros ma­lan­dri­nes que com­pi­ten con ellos por el pas­tel del mer­ca­do de las dro­gas; se­cues­tran o ma­tan per­so­nas; mue­ven sus si­ca­rios pa­ra evi­tar que la au­to­ri­dad pon­ga en jue­go sus ne­go­cios y, en no po­cos ca­sos, sub­si­dian fuer­te­men­te las cam­pa­ñas de los po­lí­ti­cos de sus de­mar­ca­cio­nes.

Na­da de es­to es des­co­no­ci­do. La so­cie­dad lo sa­be y lo su­fre. Esos nue­vos “je­fes” del país tie­nen mu­chas co­las pi­sa­das que im­pi­den que la au­to­ri­dad le­gal pue­da ac­cio­nar en su con­tra. Es así co­mo la su­plan­tan.

Ba­jo es­te es­que­ma de do­mi­nio, los ca­pos del nar­co han pro­vo­ca­do que el po­der de la ley se ha­ya ido di­lu­yen­do ve­loz­men­te, lo que es pa­ra ellos una fe­li­ci­dad y una vic­to­ria.

Pa­ra el res­to de los do­mi­ni­ca­nos que lu­chan por un me­jor país, es­to es, sim­ple­men­te, la gran des­gra­cia de nues­tro tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.