La ad­mi­nis­tra­ción elec­to­ral

Listin Diario - - OPINIÓN - Rl­gon­za­[email protected] FÉLIX BAU­TIS­TA

dmi­nis­trar un pro­ce­so ele­cA­to­ral

es com­ple­jo. Su fin esen­cial es ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia. Pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio cons­truir con­sen­sos y ga­nar con­fian­za en el desa­rro­llo del pro­ce­so elec­to­ral y de los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes.

El Ma­nual de Ob­ser­va­ción Elec­to­ral de la Unión Eu­ro­pea de 2008, es­ta­ble­ce que “la Ad­mi­nis­tra­ción Elec­to­ral de­be tra­ba­jar de ma­ne­ra trans­pa­ren­te, efi­cien­te y pro­fe­sio­nal, y se es­pe­ra de ella que ad­mi­nis­tre el pro­ce­so elec­to­ral con jus­ti­cia, im­par­cia­li­dad y de acuer­do con las le­yes na­cio­na­les y los es­tán­da­res elec­to­ra­les in­ter­na­cio­na­les”.

Ad­mi­nis­trar un pro­ce­so elec­to­ral re­quie­re in­ver­tir en la pro­fe­sio­na­li­za­ción pro­gre­si­va de los que han de ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia del pro­ce­so, los cua­les de­ben ac­tuar con trans­pa­ren­cia y ab­so­lu­ta neu­tra­li­dad. “Los órganos de la ad­mi­nis­tra­ción elec­to­ral son res­pon­sa­bles de res­pe­tar y ha­cer res­pe­tar los pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos en la ley pa­ra to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos por igual”, se­gún nos ex­pli­ca la ca­te­drá­ti­ca es­pa­ño­la Re­me­dio Sán­chez Fe­rriz. Es ne­ce­sa­rio que los ad­mi­nis­tra­do­res elec­to­ra­les ha­gan res­pe­tar su in­de­pen­den­cia, evi­tan­do acuer­dos que fa­vo­rez­can a gru­pos po­lí­ti­cos de­ter­mi­na­dos. Su fun­ción ha de ser siem­pre ga­ran­ti­zar elec­cio­nes li­bres y com­pe­ti­ti­vas.

El po­lí­ti­co bri­tá­ni­co, Com­pton Mac­ken­zie, miem­bro del Par­ti­do Na­cio­nal Es­co­cés, sos­te­nía que pa­ra ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos elec­to­ra­les, era ne­ce­sa­rio con­tar con ad­mi­nis­tra­do­res elec­to­ra­les com­pe­ten­tes y órganos elec­to­ra­les in­de­pen­dien­tes del Po­der Eje­cu­ti­vo.

Uno de los ele­men­tos esen­cia­les pa­ra una bue­na ad­mi­nis­tra­ción elec­to­ral es la ela­bo­ra­ción de un re­gis­tro de elec­to­res de ca­li­dad, co­mo es­truc­tu­ra esen­cial que per­mi­te a los as­pi­ran­tes a car­gos de elec­ción po­pu­lar con­fiar en la ca­li­dad de los pro­ce­sos y re­sul­ta­dos elec­to­ra­les.

Son múl­ti­ples las ta­reas de la ad­mi­nis­tra­ción elec­to­ral, las cua­les se pue­den cla­si­fi­car en ac­cio­nes pre­vias a la elec­ción y ta­reas pos­te­rio­res al pro­ce­so elec­to­ral. En el ca­so de las ac­cio­nes pre­vias a la elec­ción, la ad­mi­nis­tra­ción de­be ela­bo­rar y pu­bli­ci­tar un pa­drón; re­gis­trar las can­di­da­tu­ras; ela­bo­rar las bo­le­tas elec­to­ra­les, las cua­les pue­den ser fí­si­cas o elec­tró­ni­cas; dis­tri­buir en el te­rri­to­rio los cen­tros y los co­le­gios elec­to­ra­les, con la de­bi­da pu­bli­ci­dad, pa­ra que los elec­to­res se­pan có­mo y dón­de vo­tar; de­sig­nar a los fun­cio­na­rios de las me­sas elec­to­ra­les; ins­ta­lar los co­le­gios elec­to­ra­les; re­cep­cio­nar los su­fra­gios; rea­li­zar el es­cru­ti­nio y con­sig­nar­los en un ac­ta de vo­ta­ción; re­ci­bir y cus­to­diar las ur­nas de vo­ta­ción y fi­nal­men­te, rea­li­zar el es­cru­ti­nio ge­ne­ral, a tra­vés de los órganos elec­to­ra­les te­rri­to­ria­les y del ór­gano cen­tral. Con­clui­do es­te pro­ce­so se pro­ce­de a la pro­cla­ma­ción de los can­di­da­tos.

La efec­ti­vi­dad de la ad­mi­nis­tra­ción elec­to­ral de­pen­de de la apli­ca­ción de las nor­mas que lo re­gu­lan y la acep­ta­ción por par­te de los ac­to­res que in­ter­vie­nen re­quie­re con­sen­so. La cla­ve es­tá en que los ad­mi­nis­tra­do­res del pro­ce­so sean con­fia­bles fren­te a los que tie­nen el de­re­cho de ele­gir y ser ele­gi­bles.

Esa con­fian­za es fun­da­men­tal pa­ra que la mul­ti­pli­ci­dad de in­tere­ses se sien­tan re­pre­sen­ta­dos en las de­ci­sio­nes le­ga­les y/o ad­mi­nis­tra­ti­vas que es­ta­blez­ca la ley y el ór­gano.

No siem­pre la apli­ca­ción es­tric­ta de la nor­ma ga­ran­ti­za los de­re­chos de los as­pi­ran­tes a car­gos de elec­ción po­pu­lar. A mo­do de ejem­plo, ca­be se­ña­lar que la Ley No. 33-18 de Par­ti­dos, Agru­pa­cio­nes y Mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en su ar­tícu­lo 44.2, du­ran­te el pro­ce­so de pri­ma­rias prohí­be la co­lo­ca­ción de “afi­ches, va­llas, cru­za­ca­lles, cal­co­ma­nías, ad­he­si­vos, dis­tin­ti­vos, mu­ra­les, al­to­par­lan­te (dis­co light) y cual­quier otro me­dio de pu­bli­ci­dad par­ti­da­ria, (…) que no se co­lo­que en los lo­ca­les de los par­ti­dos, agru­pa­cio­nes o mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos”. Es de­cir, que en unas pri­ma­rias cual­quier can­di­da­to que as­pi­re só­lo po­drá co­lo­car la pro­pa­gan­da in­di­ca­da en los lo­ca­les de las en­ti­da­des po­lí­ti­cas. No obs­tan­te, la mis­ma ley en su ar­tícu­lo 45 y sus pá­rra­fos, otor­ga a las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas el de­re­cho de ele­gir la mo­da­li­dad de pri­ma­rias y el ti­po de pa­drón a uti­li­zar. Si un par­ti­do po­lí­ti­co de­ci­de ce­le­brar sus pri­ma­rias con pa­drón ce­rra­do, es de­cir, con el pa­drón de la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, no hay di­fi­cul­tad en apli­car las li­mi­ta­cio­nes que es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 44.2 de la re­fe­ri­da nor­ma. En cam­bio, si la de­ci­sión del par­ti­do po­lí­ti­co es uti­li­zar en las pri­ma­rias el pa­drón ge­ne­ral, es de­cir, la lis­ta del re­gis­tro de elec­to­res de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral (JCE), las res­tric­cio­nes an­tes se­ña­la­das co­lo­can en una si­tua­ción di­fí­cil a los as­pi­ran­tes, ya que so­lo pue­den co­lo­car su pro­mo­ción grá­fi­ca en los lo­ca­les, pe­ro de­ben ga­nar­se la sim­pa­tía del elec­to­ra­do ge­ne­ral.

¿Qué pa­sa­ría con un as­pi­ran­te a la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca que se pre­sen­ta por pri­me­ra vez an­te el elec­to­ra­do con pa­drón abier­to y pro­pa­gan­da ce­rra­da? Sen­ci­lla­men­te su ros­tro y su pro­mo­ción grá­fi­ca se co­lo­ca­rá en los lo­ca­les que con­for­me al ar­tícu­lo 15 de la Ley No. 33-18 po­drán te­ner los par­ti­dos po­lí­ti­cos en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, lo que lo co­lo­ca en des­ven­ta­ja con as­pi­ran­tes más co­no­ci­dos en el ám­bi­to na­cio­nal.

Lo des­cri­to an­te­rior­men­te, es un ejem­plo de có­mo la apli­ca­ción li­te­ral de la ley, afec­ta el de­re­cho de un can­di­da­to a ser ele­gi­ble en con­di­cio­nes de igual­dad, lo que de­vie­ne en una vio­la­ción de los ar­tícu­los 22.1, 39.3 y 212 pá­rra­fo IV de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca. Has­ta aho­ra na­die ha re­pa­ra­do so­bre es­ta in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la ley, que es­ta­ble­ce la po­si­bi­li­dad, reite­ra­mos, de pri­ma­rias abier­tas y pro­pa­gan­da ce­rra­da.

Los ad­mi­nis­tra­do­res elec­to­ra­les, en un ca­so co­mo es­te, de­be­rían bus­car el con­sen­so en­tre los ac­to­res po­lí­ti­cos, pa­ra per­mi­tir que en ca­so de pri­ma­rias abier­tas, los as­pi­ran­tes pue­dan co­lo­car su pro­pa­gan­da grá­fi­ca en to­dos los es­pa­cios del te­rri­to­rio por el que as­pi­ran. La Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral (JCE), por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal (ar­tícu­lo 212 pá­rra­fo IV), de­be ga­ran­ti­zar la ce­le­bra­ción de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les con su­je­ción a los prin­ci­pios de li­ber­tad y equi­dad. Una re­so­lu­ción de la ad­mi­nis­tra­ción elec­to­ral, en es­te ca­so la JCE, fun­da­men­ta­da en es­te man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, re­sol­ve­ría es­te va­cío le­gal de la Ley No. 33-18.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.