Los amo

Listin Diario - - LA VIDA - LAVINIA DEL VILLAR

Creo que no hay cria­tu­ras más di­vi­nas en la Tie­rra que los ni­ños con sín­dro­me de Down. Ca­da mo­vi­mien­to que rea­li­zan pro­vo­ca ter­nu­ra y to­do lo que ha­cen les lu­ce, has­ta cuan­do se enojan. Son los due­ños de la ca­sa, por­que Dios sa­bia­men­te los co­lo­ca en ho­ga­res don­de la com­pren­sión pri­ma y el amor se impone. Una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca pro­vo­ca es­te sín­dro­me, que es el re­sul­ta­do de un cro­mo­so­ma ex­tra en el par nú­me­ro 21, con­di­ción que es res­pon­sa­ble de cier­tas dis­fun­cio­nes que afec­tan al­gu­nos ór­ga­nos, es­pe­cial­men­te el ce­re­bro, y pro­du­ce en el re­cién na­ci­do ras­gos fí­si­cos ca­rac­te­rís­ti­cos y un gra­do va­ria­ble de dis­ca­pa­ci­dad men­tal. Aun­que el re­tra­so men­tal es el signo más ca­rac­te­rís­ti­co en el sín­dro­me de Down y el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual es re­la­ti­va­men­te ba­jo, se con­si­de­ra que el ni­vel al que pue­den lle­gar, va­ría de­pen­dien­do de los es­tí­mu­los que re­ci­ban de sus fa­mi­lia­res y su en­torno. El pa­pel de los pa­dres es fun­da­men­tal en el desa­rro­llo de sus ca­pa­ci­da­des y cua­li­da­des, ya que un be­bé con sín­dro­me de Down se desa­rro­lla igual que los de­más ni­ños, aun­que de una for­ma más len­ta. El sín­dro­me de Down no es una en­fer­me­dad en sí, aun­que lle­va apa­re­ja­dos mu­chos in­con­ve­nien­tes que la fa­mi­lia de­be ir su­peran­do en el ca­mino. Las per­so­nas con es­te sín­dro­me son ale­gres, obe­dien­tes, pue­den te­ner sen­ti­do mu­si­cal y no tie­nen ten­den­cia a la vio­len­cia, pe­ro es muy im­por­tan­te en­ten­der que ca­da ni­ño es di­fe­ren­te y que la es­ti­mu­la­ción jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal. Los amo... son ellos los re­pre­sen­tan­tes del ser hu­mano en su es­ta­do de pu­re­za y los po­see­do­res de la inocen­cia eter­na.

PUBLICA LOS JUE­VES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.