El tiem­po se le aca­ba a la re­gión

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - News - Por Mar­ce­la Ji­mé­nez mar­ce­la.ji­me­nez@gru­po­cer­ca.com

En 2020, Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má se­rán los pri­me­ros en al­can­zar el to­pe del bono de­mo­grá­fi­co y con ello, el pa­ra­dig­ma de re­plan­tear sus sis­te­mas edu­ca­ti­vos y pro­duc­ti­vos pa­ra en­fren­tar una po­bla­ción más en­ve­je­ci­da. La aler­ta es ur­gen­te pa­ra los de­más ve­ci­nos tam­bién.

Asia es al mis­mo tiem­po una de las re­gio­nes más jo­ven y lon­ge­va del pla­ne­ta, pe­ro es­to no de­tie­ne su im­pul­so. Con un 25% de per­so­nas en­tre los 15 y los 29 años, y un 8% por arri­ba de los 65, el con­ti­nen­te asiá­ti­co vi­ve hoy la cús­pi­de de su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y es­to tie­ne una ra­zón que lo ex­pli­ca: el grue­so de la po­bla­ción de sus na­cio­nes es­tá en ple­na edad pro­duc­ti­va y ellos han sa­bi­do có­mo apro­ve­char­lo.

No es ca­sua­li­dad. Asia vie­ne en un pro­ce­so de tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca ace­le­ra­da des­de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo pa­sa­do, cuan­do ex­pe­ri­men­tó un au­men­to de la fe­cun­di­dad en el pe­rio­do en­tre gue­rras y una ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va en las ta­sas de mor­ta­li­dad. Sin em­bar­go la ten­den­cia cam­bió con­si­de­ra­ble­men­te en los ochen­tas, lo que se­gún las Na­cio­nes Uni­das mar­có la tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca más rá­pi­da y pro­nun­cia­da de la his­to­ria.

Así que si Asia vi­ve hoy las mie­les de un bono de­mo­grá­fi­co es por­que ha te­ni­do años pre­pa­rán­do­se pa­ra ello. El “In­for­me de se­gui­mien­to mun­dial 2015/2016: Los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo en una era de cam­bio de­mo­grá­fi­co del Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), re­su­me la es­tra­te­gia del con­ti­nen­te en tres as­pec­tos: eje­cu­tar re­for­mas de sa­ni­dad y pen­sio­nes a tiem­po; desa­rro­llar me­di­das adi­cio­na­les pa­ra au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción y la pro­duc­ti­vi­dad de sus tra­ba­ja­do­res; e in- ver­tir en la es­co­la­ri­za­ción de los jó­ve­nes, así co­mo en su em­plea­bi­li­dad.

El ejem­plo asiá­ti­co es la an­te­sa­la pa­ra vi­sua­li­zar las opor­tu­ni­da­des que su­po­ne aten­der a tiem­po un pro­ble­ma que hoy im­pac­ta a to­das las eco­no­mías del pla­ne­ta y es que la po­bla­ción mun­dial es­tá cre­cien­do más des­pa­cio y en­ve­je­cien­do a un rit­mo sin pre­ce­den­tes, aler­ta­ba ha­ce dos años el Fon­do de Po­bla­ción de las Na­cio­nes Uni­das (UNFPA).

Se­gún ex­pli­ca­ba la en­ti­dad en 2014, lue­go de que la pro­por­ción de per­so­nas en­tre los 15 y 64 años au­men­ta­ra du­ran­te cin­co dé­ca­das, es­ta al­can­zó su má­xi­mo en el 2012 y ya es­tá co­men­zan­do a des­cen­der. Por eso, hoy los paí­ses se en­fren­tan al re­to de re­plan­tear sus sis­te­mas pro­duc­ti­vos en fun­ción de so­cie­da­des más en­ve­je­ci­das; un desafío que bien pla­ni­fi­ca­do pue­de te­ner con­se­cuen­cias muy fa­vo­ra­bles.

“La tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca es pa­ra to­dos los paí­ses, con in­de­pen­den­cia de la fa­se de desa­rro­llo en que se en­cuen­tren, una for­mi­da­ble opor­tu­ni­dad de desa­rro­llo”, ex­pli­can el Ban­co Mun­dial y el FMI en su in­for­me.

¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos?

Tan­to las Na­cio­nes Uni­das, co­mo el Ban­co Mun­dial y el FMI, ex­pli­can que no hay ra­zo­nes pa­ra des­car­tar que el “mi­la­gro

La tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca es pa­ra to­dos los paí­ses, con in­de­pen­den­cia de la fa­se de desa­rro­llo en que se en­cuen­tren, una for­mi­da­ble opor­tu­ni­dad de desa­rro­llo BAN­CO MUN­DIAL Y FON­DO MO­NE­TA­RIO IN­TER­NA­CIO­NAL

eco­nó­mi­co” que vi­ven las na­cio­nes asiá­ti­cas no pue­da lle­gar a ser una reali­dad pa­ra mu­chos de los paí­ses en desa­rro­llo ac­tual­men­te, sin em­bar­go no es­con­den que el ta­ma­ño del re­to es gran­de y eso le ata­ñe sin du­da a nues­tra re­gión.

La si­tua­ción no va­ría de­ma­sia­do en los paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, aun­que aquí la ma­yo­ría ca­mi­nan a un rit­mo más len­to de la tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca. El es­tu­dio “Es­ta­do de la po­bla­ción mun­dial 2014” de la UNFPA, mues­tra que mien­tras en Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal-

va­dor y Ni­ca­ra­gua, la po­bla­ción en­tre 10 y 24 años es su­pe­rior al 30%, en paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es­ta ha caí­do a un ran­go del 20 al 29%, co­mo sín­to­mas de una tran­si­ción más ace­le­ra­da.

Pre­ci­sa­men­te, lo an­te­rior se de­be a que Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má se en­cuen­tran ac­tual­men­te en los úl­ti­mos años de su bono de­mo­grá­fi­co, ese que les per­mi­te te­ner una po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va más ro­bus­ta. De acuer­do al úl­ti­mo In­for­me Es­ta­do de la Re­gión, los dos paí­ses inau­gu­ran el fin de la tran­si­ción pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, sien­do el 2020 su fe­cha to­pe.

El Sal­va­dor por su par­te fi­na­li­za­rá su bono de­mo­grá­fi­co en el 2030, mien­tras en Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua es­te se pro­lon­ga­rá has­ta el 2035. Gua­te­ma­la, con la po­bla­ción más gran­de de la re­gión y a la vez con la tran­si­ción más len­ta, tie­ne co­mo fe­cha lí­mi­te el 2050.

¿Qué im­pli­ca es­to? Opor­tu­ni­da­des si los paí­ses real­men­te in­vir­tie­ron en su po­bla­ción a tiem­po, en edu­car­la, en man­te­ner­la sa­lu­da­ble y bien nu­tri­da, y so­bre to­do, en trans­for­mar la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va pa­ra ga­ran­ti­zar ma­yor em­pleo y pro­duc­ti­vi­dad, ex­pli­ca Al­ber­to Mo­ra, co­or- di­na­dor del Pro­gra­ma Es­ta­do de la Re­gión.

Pe­ro tam­bién im­pli­ca mu­chos ries­gos, pues si no se pre­vió el cam­bio de­mo­grá­fi­co, no se for­ta­le­ció la co­ber­tu­ra de se­gu­ri­dad so­cial ni la sos­te­ni­bi­li­dad de los sis­te­mas de pen­sio­nes, y no se di­ver­si­fi­ca­ron los co­no­ci­mien­tos del re­cur­so hu­mano, en­ton­ces va­mos a te­ner “en pri­me­ra ins­tan­cia una po­bla­ción que va a de­pen­der de sus re­cur­sos pro­pios y los de sus fa­mi­lias pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas, lo que im­pli­ca una car­ga eco­nó­mi­ca muy gran­de”, de­ta­lla el in­ves­ti­ga­dor.

Si los re­tos y opor­tu­ni­da­des del bono de­mo­grá­fi­co no es un te­ma nue­vo y ya otras re­gio­nes han pa­sa­do por ello, ¿có­mo se pre­pa­ró Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra es­te mo­men­to? Ex­per­tos con­si­de­ran que aun­que los paí­ses han he­cho re­for­mas edu­ca­ti­vas y de pro­duc­ti­vi­dad, no le han da­do la aten­ción ne­ce­sa­ria al te­ma.

El más crí­ti­co es Car­los San­do­val, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, quien con­si­de­ra que aun­que el te­ma no es nue­vo, la re­gión no se ha per­ca­ta­do de la enor­me tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca que es­tá vi­vien­do y de las con­se­cuen­cias que es­to trae­ría.

Cos­ta Ri­ca tar­da­rá 6.7 años en al­can­zar la co­ber­tu­ra de edu­ca­ción me­dia de los paí­ses de la OCDE, mien­tras Ni­ca­ra­gua ne­ce­si­ta 110,8 años pa­ra lo­grar­lo.

“En te­mas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas son mu­chos los pen­dien­tes. Hay que pen­sar en las de­man­das so­cia­les, en te­mas de en­ve­je­ci­mien­to, hay que pen­sar en una re­duc­ción de po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va, hay mu­chas im­pli­ca­cio­nes que ocu­rren en si­mul­tá­neo en cuan­to a es­te pro­ce­so”, de­ter­mi­na San­do­val.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, el prin­ci­pal pro­ble­ma es que no se han ge­ne­ra­do opor­tu­ni­da­des su­fi­cien­tes pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, por lo que aun­que hoy con­ta­mos con una po­bla­ción jo­ven muy ro­bus­ta, es­tos no en­cuen­tran opor­tu­ni­da­des la­bo­ra-

ES­PE­CIAL M& T JO­VEN

les su­fi­cien­tes pa­ra desa­rro­llar­se co­mo pro­fe­sio­na­les.

Lo men­cio­na­do por San­do­val co­bra pe­so al com­pa­rar­lo con la ta­sa de des­em­pleo abier­to se­gún ni­vel edu­ca­ti­vo en la re­gión, re­co­pi­la­da en el úl­ti­mo in­for­me Es­ta­do de la Re­gión. En es­ta se ob­ser­va có­mo con­tar in­clu­so con un pos­gra­do o un gra­do uni­ver­si­ta­rio no siem­pre es un fac­tor de ven­ta­ja. Cos­ta Ri­ca y El Sal­va­dor son los dos paí­ses don­de el des­em­pleo ba­ja con­for­me au­men­te el ni­vel edu­ca­ti­vo; sin em­bar­go en Pa­na­má y Ni­ca­ra­gua es­ta ven­ta­ja la tie­nen so­lo los que cuen­tan con un pos­gra­do.

“En con­tras­te, en Gua­te­ma­la pa­ra el ca­so del pos­gra­do y en Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua pa­ra el ni­vel uni­ver­si­ta­rio, el des­em­pleo au­men­ta en­tre 1 y 3.4 pun­tos por­cen­tua­les con res­pec­to al pro­me­dio na­cio­nal”, ci­ta el in­for­me.

Pa­ra Leonardo Fe­rrei­ra, di­rec­tor ad­jun­to de la Ofi­ci­na Su­bre­gio­nal de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), im­pac­ta tam­bién el he­cho que los es­que­mas pro­duc­ti­vos en la re­gión es­tán más en­fo­ca­dos en ge­ne­rar em­pleo de­pen­dien­te, por lo que pri­me­ro las eco­no­mías de­ben cre­cer pa­ra te­ner la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber esa mano de obra ju­ve­nil.

ES­PE­CIAL M& T JO­VEN

Fe­rrei­ra de­ja cla­ro que no es que no exis­tan las po­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias, es que es­tas son in­su­fi­cien­tes. “La res­pues­ta tie­ne que ser in­te­gral y tie­ne que res­pon­der a una po­lí­ti­ca de em­pleo pe­ro los paí­ses que to­man es­ta de­ci­sión, de es­ta ma­ne­ra y con es­te ni­vel de prio­ri­dad son muy po­cos”, acep­ta.

Una rup­tu­ra de pa­ra­dig­mas

El Ban­co Mun­dial y el FMI ad­vier­ten que los paí­ses que se en­cuen­tran en una eta­pa avan- eco­no­mías. En pri­mer lu­gar, el Es­ta­do de la Re­gión de­ja cla­ro que an­te el bono de­mo­grá­fi­co las eco­no­mías es­tán más pre­sio­na­das a pro­veer con­di­cio­nes pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y avan­zar ha­cia ac­ti­vi­da­des de ma­yor va­lor agre­ga­do.

Y es que da­tos de Ce­pal re­co­pi­la­dos por el in­for­me mues­tran que la pro­duc­ti­vi­dad por tra­ba­ja­dor en la re­gión es­tá por de­ba­jo del pro­me­dio de Amé­ri­ca La­ti­na, que en el 2010 era de unos US$30,000. Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má, que son los que

El otro re­to es una con­se­cuen­cia del an­te­rior pues me­jo­rar los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad de­pen­de tam­bién de for­ta­le­cer la for­ma­ción de esa ma­sa de per­so­nas jó­ve­nes que hoy con­for­man la po­bla­ción re­gio­nal, de ma­ne­ra que pue­dan in­cor­po­rar­se a las nue­vas di­ná­mi­cas de cre­ci­mien­to. Aquí, ex­pli­can los ex­per­tos, hay que to­mar en cuen­ta as­pec­tos de in­ver­sión, ca­li­dad edu­ca­ti­va, di­ver­si­dad de fo­cos y so­bre to­do, co­ber­tu­ra.

Por un la­do, Al­ber­to Mo­ra, del Es­ta­do de la Re­gión, re­co­mien­da no en­fo­car el di­le­ma edu­ca­ti­vo úni­ca­men­te en la po­bla­ción jo­ven, sino tam­bién to­mar el cuen­ta al gru­po de per­so­nas que sa­lió del sis­te­ma ha­ce 20 o 30 años, que se man­tie­nen la­bo­ral­men­te ac­ti­vas y que tie­nen un re­za­go en sus ni­ve­les de edu­ca­ción. Pa­ra ellos, Mo­ra de­ter­mi­na que el mo­de­lo de edu­ca­ción dual es una ini­cia­ti­va más efec­ti­va y fo­ca­li­za­da, que les per­mi­tí­ra re­for­zar o acre­di­tar una se­rie de com­pe­ten­cias que ac­tual­men­te es­tán es­con­di­das.

Por el otro, San­do­val in­di­ca que la in­ver­sión que se si­gue ha­cien­do es muy po­ca pa­ra las ne­ce­si­da­des que pre­sen­tan las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les, al tiem­po que aler­ta so­bre el pro­ble­ma de co­ber­tu­ra que tie­ne la re­gión. En es­te as­pec­to, Mo­ra agre­ga que to­dos los paí­ses lo­gra­ron me­jo­rar la co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va en los úl­ti­mos 15 años en to­dos los ni­ve­les del sis­te­ma, sin em­bar­go acla­ra que es­to no es su­fi­cien­te de­bi­do que a que el ni­vel de re­za­go era muy gran­de y el rit­mo en el cual se pro­du­je­ron las me­jo­ras no fue el óp­ti­mo.

En el úl­ti­mo in­for­me del Es­ta­do de la Re­gión, el or­ga­nis­mo cal­cu­ló cuán­tos años tar­da­rían los paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral en al­can­zar los es­tán­da­res de co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va de Amé­ri­ca La­ti­na y de la OCDE, con­si­de­ran­do el rit­mo que tu­vie­ron en los úl­ti­mos 15 años. Las po­la­ri­za­cio­nes de la re­gión se ha­cen pre­sen­tes una vez más, sien­do Cos­ta Ri­ca el país más avan­za­do en es­ta ma­te­ria.

Por ejem­plo, los ti­cos tar­da­rían 6.7 años en al­can­zar la co­ber­tu­ra de edu­ca­ción me­dia de los paí­ses de la OCDE,

ES­PE­CIAL M& T JO­VEN

mien­tras Ni­ca­ra­gua ne­ce­si­ta 110,8 años pa­ra lo­grar­lo. Hon­du­ras por su par­te, tie­ne el ma­yor re­to en cuan­to a la edu­ca­ción prees­co­lar, pues se­gún los cálcu­los del in­for­me es­tá a 253 y 289 años de al­can­zar la co­ber­tu­ra de Amé­ri­ca La­ti­na y la OCDE.

El mis­mo ejer­ci­cio se reali­zó en fun­ción de cuán­to de­ben au­men­tar las ta­sas de co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va re­gio­na­les pa­ra al­can­zar es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en el año fi­nal del bono de­mo­grá­fi­co. En es­ta lí­nea, Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má tie­nen cua­tro años pa­ra au­men­tar en 3.9 y 9.9 pun­tos por­cen­tua­les, res­pec­ti­va­men­te, sus ta­sas de co­ber­tu­ra si quie­ren lo­grar la uni­ver­sa­li­za­ción de su edu­ca­ción me­dia. De lo­grar­lo, el pa­no­ra­ma se vis­lum­bra más fa­vo­re­ce­dor pa­ra los años que le si­guen al bono de­mo­grá­fi­co de am­bas na­cio­nes.

To­dos los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les han emi­ti­do sus aler­tas fuer­tes y cla­ras res­pec­to al te­ma. La ex­pe­rien­cia de Asia se pue­de re­pli­car en las otras re­gio­nes del mun­do que hoy avan­zan sin mar­cha atrás so­bre el bono de­mo­grá­fi­co, sin em­bar­go se ne­ce­si­ta pla­ni­fi­ca­ción y so­bre to­do, vi­sión a lar­go pla­zo.

“Si se in­vier­te de for­ma ade­cua­da en la ju­ven­tud, per­mi­tién­do­le par­ti­ci­par en la to­ma de de­cis sio­ne­so es que a afec­ta­rá­nec­ta á su v vi­da­da y adop­ta adop­tan­do­do po po­lí­ti­cast cas que re­fuer­cen el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, se po­dría al­can­zar un bono de­mo­grá­fi­co de has­ta US$500 mil mi­llo­nes por año, du­ran­te 30 años”, ad­vier­te el Fon­do de Po­bla­ción de las Na­cio­nes Uni­das (UNFA).

En las pró­xi­mas dé­ca­das, Cen­troa­mé­ri­ca ten­drá la po­bla­ción en edad pro­duc­ti­va más gran­de de su his­to­ria. El desafío de usar el bono a nues­tro fa­vor

En las pró­xi­mas dé­ca­das, Cen­troa­mé­ri­ca ten­drá la po­bla­ción en edad pro­duc­ti­va más gran­de de su his­to­ria. Pa­ra apro­ve­char es­to, Jai­me Or­dó­ñez y Luis Car­los Oli­va­res, di­rec­tor y ofi­cial de pro­yec­tos del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Go­ber­na­bi­li­dad, con­si­de­ran que las so­cie­da­des de­be­rán en­fren­tar desafíos his­tó­ri­cos en di­ver­sos ám­bi­tos, lo que po­dría ge­ne­rar ten­sio­nes en­tre los ob­je­ti­vos y prio­ri­da­des de cor­to y lar­go pla­zo.

¿Qué opor­tu­ni­da­des trae el bono de­mo­grá­fi­co pa­ra Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be, en tér­mi­nos de em­pleo y pro­duc­ti­vi­dad?

Es un even­to de cam­bio ver­ti­gi­no­so, por­que que el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal ha si­do no­ta­ble, por ejem­plo, en un pe­río­do de 15 años se ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to del 30% en la po­bla­ción. La re­gión cen­troa­me­ri­ca­na tie­ne que ob­ser­var di­cho pro­ce­so de re­cam­bio pa­ra uti­li­zar­lo en su fa­vor. En cual­quier mo­men­to, la aten­ción a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que se ocu­pan de las con­di­cio­nes ac­tua­les de los ci­clos eco­nó­mi­cos de­be­ría te­ner prio­ri­dad. Tal vez es­to nun­ca ha si­do tan cier­to co­mo en la ac­tua­li­dad an­te la co­yun­tu­ra de un bono de­mo­grá­fi­co. El ele­men­to más im­por­tan­te a to­mar en con­si­de­ra­ción es el im­pac­to de la edu­ca­ción en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la re­gión.

¿Có­mo el bono de­mo­grá­fi­co ha re­plan­tea­do los mo­de­los edu­ca­ti­vos de la re­gión?

En los úl­ti­mos 15 años, ha ha­bi­do un au­men­to de la de­man­da por la in­for­ma­ción so­bre las ca­pa­ci­da­des per­so­na­les. El con­cep­to de com­pe­ten­cias cla­ve se ha con­ver­ti­do en un com­po­nen­te vi­tal en el vo­ca­bu­la­rio de los res­pon­sa­bles de la for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y de los re­for­ma­do­res. La cues­tión de eva­luar y me­dir la ppro­duc­ción de los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos es un te­ma de dis­cu­sión que des­en­ca­de­na un gran in­te­rés en to­do el mun­do. Pa­ra la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na es acon­se­ja­ble po­ner la vis­ta en los pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo los de la OCDE.

¿Cuál de­be ser la prio­ri­dad pa­ra sa­car ma­yor pro­ve­cho a es­ta tran­si­ción?

Sin em­bar­go, con aten­ción a lo re­la­ti­vo a la edu­ca­ción es me­nes­ter in­sis­tir en el com­po­nen­te de lar­go pla­zo pa­ra ga­ran­ti­zar la efec­ti­vi­dad del cam­bio. Pri­me­ra­men­te una cues­tión cen­tral es la cons­truc­ción de una me­di­da sin­té­ti­ca de las ha­bi­li­da­des de la mano de obra de una na­ción que pue­da ser em­pa­re­ja­do con el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co. Con po­cas ex­cep­cio­nes, sin em­bar­go, las me­di­das di­rec­tas del lo­gro de los in­di­vi­duos en la fuer­za de tra­ba­jo no es­tán dis­po­ni­bles, y el aná­li­sis de­be ba­sar­se en las ha­bi­li­da­des me­di­das du­ran­te el pe­río­do es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.