6.74 5.97 5.84 7.09 6.04 5.93 4.69 5.93 Pa­na­má 7.01 Rep. Do­mi­ni­ca­na 6.69 6.64 6.17

Rep. Do­mi­ni­ca­na Ni­ca­ra­gua

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Apertura - Hon­du­ras Gua­te­ma­la Cos­ta Ri­ca Ni­ca­ra­gua El Salvador Cen­troa­mé­ri­ca Pun­tua­ción Hon­du­ras Gua­te­ma­la

5.97 Fuen­te: *Fuen­te: Ín­di­ce de Ba­si­lea An­ti-blan­queo de Di­ne­ro (AML) 2016/2017 En­tre me­nor el nú­me­ro re­pre­sen­ta me­nor ries­go.

equi­va­le a un 5% del Pro­duc­to Bru­to Mun­dial, (PMB). En 2015 la fir­ma de con­sul­to­ría in­ter­na­cio­nal Le­xis Ne­xis Risk So­lu­tions in­di­có que el la­va­do de ac­ti­vos en Amé­ri­ca La­ti­na re­pre­sen­ta el 7% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), un equi­va­len­te a US$400,000 mi­llo­nes.

Has­ta el mo­men­to los paí­ses han si­do in­ca­pa­ces de me­dir por si solos las pér­di­das que re­pre­sen­ta a sus eco­no­mías, de­bi­do a que el fla­ge­lo es­tá di­se­mi­na­do en mu­chos sec­to­res. Jes­si­ca Mu­ri­llo, lí­der del área de con­sul­to­ría de ries­go de la con­sul­to­ra PWC- Hon­du­ras, ex­pli­có que no se pue­den ob­te­ner con exac­ti­tud da­tos que den cuen­ta de la mag­ni­tud del pro­ble­ma, ya que las per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes que se de­di­can a es­tas ac­ti­vi­da­des evi­tan ser de­tec­ta­das y no dejan re­gis­tros pú­bli­cos de sus transac­cio­nes.

Una de las prin­ci­pa­les fuen­tes del la­va­do de di­ne­ro es el co­mer­cio ile­gal, cu­ya su­ma fluc­túa en­tre los US$70.000 y US$85.000 mi­llo­nes, se­gún el es­tu­dio “Re­sul­ta­dos del flu­jo fron­te­ri­zo de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les” del Glo­bal Fi­nan­cial In­te­grity.

Res­pec­to a Cen­troa­mé­ri­ca, el úl­ti­mo re­por­te de la Cepal se­ña­la que Cos­ta Ri­ca li­de­ró en el pa­sa­do las sa­li­das fi­nan­cie­ras ilí­ci­tas por ma­ni­pu­la­ción del co­mer­cio, al re­gis­trar en 2013 más de US$20.000 mi­llo­nes, se­gui­do por Hon­du­ras con más de US$5.000 mi­llo­nes y en ter­cer lu­gar es­tá Ni­ca­ra­gua, con más de US$4.500 mi­llo­nes. Se des­ta­ca que un po­co más del 90% de los flu­jos fue­ron ge­ne­ra­dos por el co­mer­cio con los Es­ta­dos Uni­dos y el res­to por las transac­cio­nes con los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea.

Se de­fi­nen co­mo flu­jos fi­nan­cie­ros ilí­ci­tos los mo­vi­mien­tos de un país a otro de di­ne­ro que ha si­do ga­na­do, trans­fe­ri­do o uti­li­za­do de ma­ne­ra ile­gal y, en ge­ne­ral, ori­gi­na­dos en ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les de­lic­ti­vas y en la co­rrup­ción. In­clu­so tam­bién pue­den cap­tu­rar la elu­sión fis­cal y la fal­si­fi­ca­ción de la fac­tu­ra­ción del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

No obs­tan­te, al me­dir los mon­tos es­ti­ma­dos de la ma­ni­pu­la­ción de pre­cios del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de bie­nes Cos­ta Ri­ca, pe­se a ser una eco­no­mía que pro­du­ce po­co me­nos del 1% del PIB re­gio­nal, con­cen­tra ca­si el 8% del to­tal de sa­li­das ilí­ci­tas de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be y es el ter­cer país de la re­gión con ma­yor vo­lu­men de es­tos flu­jos.

La organización ase­gu­ra que cuan­do los mo­vi­mien­tos fi­nan­cie­ros ilí­ci­tos se mi­den co­mo pro­por­ción del PIB, va­rias eco­no­mías cen­troa­me­ri­ca­nas se des­ta­can en­tre las de ma­yor mag­ni­tud. So­bre­sa­le Cos­ta Ri­ca, con un 15% del PIB del año 2013, pe­ro es­tas co­rrien­tes ilí­ci­tas tam­bién son sig­ni­fi­ca­ti­vas en El Salvador, Gua­te­ma­la y Ni­ca­ra­gua, con va­lo­res cer­ca­nos o su­pe­rio­res al 2,5%.

En detalle, la ele­va­da mag­ni­tud de las sa­li­das fi­nan­cie­ras ilí­ci­tas, es­tá re­la­cio­na­da con la in­ser­ción en las ca­de­nas mun­dia­les de va­lor, co­mo la pro­duc­ción de se­mi­con­duc­to­res, don­de las transac­cio­nes en­tre par­tes re­la­cio­na­das son muy sig­ni­fi­ca­ti­vas. Ca­be re­sal­tar que el ín­di­ce de Ba­si­lea pa­ra es­te país en 2014, 2015 y 2016; fue de 6.37, 6.34 y 5.93 res­pec­ti­va­men­te, lo que mar­ca una me­jo­ra.

En es­ta na­ción la tra­ta de per­so­nas, el frau­de fi­nan­cie­ro, la co­rrup­ción y el con­tra­ban­do ge­ne­ran mi­llo­nes en in­gre­sos ilí­ci­tos.

Del Cid in­di­có que la na­ción se si­túa en buen ca­mino ha­cia la prevención del la­va­do de di­ne­ro, pe­ro el prin­ci­pal re­to “es te­ner trans­pa­ren­cia fi­nan­cie­ra y sa­ber quién es el ti­tu­lar real de las ope­ra­cio­nes, pa­ra co­no­cer el ori­gen de los re­cur­sos”, re­cal­có.

Tam­bién las re­me­sas

El Ban­co Cen­tral de Hon­du­ras, (BCH) co­mo me­di­da res­tric­ti­va al la­va­do de di­ne­ro, apli­ca des­de abril de 2017 una nueva nor­ma­ti­va en la que las transac­cio­nes ban­ca­rias su­pe­rio­res a los US$ 4.000 dó­la­res de­ben ser jus­ti­fi­ca­das. Asi­mis­mo im­po­ne un lí­mi­te de US$ 2.000 o su equi­va­len­te en mo­ne­da na­cio­nal pa­ra el en­vío de re­me­sas. Con es­ta nor­ma­ti­va se pre­ten­de que el cri­men or­ga­ni­za­do no uti­li­ce la ban­ca pa­ra la­var di­ne­ro, lo que obli­ga al clien­te a pro­por­cio­nar sus da­tos bá­si­cos, de­mos­trar su iden­ti­dad y el ori­gen de los fon­dos en el mo­men­to en que la en­ti­dad ban­ca­ria don­de ha­ga una transac­ción le so­li­ci­te la in­for­ma­ción.

En es­te país el la­va­do pro­ce­de es­pe­cial­men­te de las ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les na­cio­na­les y ex­tran­je­ras y es­tá cre­cien­do en el sec­tor no fi­nan­cie­ro. Al­gu­nos ru­bros don­de se ha de­tec­ta­do el fla­ge­lo a gran es­ca­la son los sec­to­res au­to­mo­triz, in­mo­bi­lia­rio y, en me­nor me­di­da, en las em­pre­sas de re­me­sas, ca­sas de cam­bio y el sec­tor de la cons­truc­ción.

La li­bre cir­cu­la­ción sin vi­sa en Cen­troa­mé­ri­ca tam­bién es un desafío es­pe­cial­men­te en el trián­gu­lo Nor­te, pues sue­le ha­ber con­tra­ban­do de efec­ti­vo, a gran es­ca­la; ade­más de li­cor, ar­mas, ga­so­li­na, ro­pa, ci­ga­rri­llos y lan­gos­tas.

Es­tán­da­res In­ter­na­cio­na­les

Aun­que la eco­no­mía de Ni­ca­ra­gua es re­du­ci­da ya se es­tán lle­van­do a ca­bo al­gu­nas ac­cio­nes. Teo­do­ro Bus­ta­man­te, Ad­mi­nis­tra­dor de la uni­dad de Prevención de La­va­do de Di­ne­ro y Fi­nan­cia­mien­to al Te­rro­ris­mo (PLD/FT) del Ban­co Cor­po­ra­ti­vo (BANCORP), afir­ma que en 2012 el go­bierno es­ta­ble­ció una fuer­te re­gu­la­ción pa­ra pre­ve­nir el de­li­to, me­dian­te nue­vas nor­ma­ti­vas ajus­ta­das a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les es­ta­ble­ci­dos prin­ci­pal­men­te por el Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra In­ter-

EDI­CIÓN 121

Nar­co­trá­fi­co, ex­tor­sión, co­rrup­ción, tra­ta de per­so­nas, co­mer­cio de otros bie­nes ilí­ci­tos y la eva­sión fis­cal Bie­nes raí­ces, con­cier­to de ne­go­cios y el jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.