Cha­tear con las va­cas es una reali­dad 1.4 mi­llo­nes

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Innovadores -

La apli­ca­ción brin­da al pro­duc­tor la opor­tu­ni­dad de co­no­cer el his­to­rial y la con­di­ción en que se en­cuen­tran los ani­ma­les, en tiem­po real, me­dian­te el cha­teo con un “bot”.

Shei­la Sal­ga­do

Aun­que pa­re­ce una idea des­ca­be­lla­da, aho­ra los gran­je­ros pue­den en­ta­blar una “plá­ti­ca” con sus va­cas pa­ra co­no­cer su es­ta­do de áni­mo y sus ne­ce­si­da­des. To­do es­to, gra­cias a la apli­ca­ción Tam­be­ro.com sur­gi­da en Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na, la cual com­bi­na la in­te­li en­cia ar­ti­fi­cial con un sis­te­ma cog­ni­ti­vo.

La App desa­rro­lla­da en 2011, ayu­da a más de 100.000 pro­duc­to­res de más de 200 paí­ses del mun­do en un uso más efi­cien­te de la es­tión anade­ra y el or­de­ño, ya que su de­sa­rro­llo per­mi­te la emi­sión de aler­tas de pa­ri­cio­nes, ce­lo, va­cu­na­cio­nes y die­tas.

Se­gún su crea­dor, la apli­ca­ción fun­cio­na en la nu­be, y da ac­ce­so vía web o des­de el dis­po­si­ti­vo mó­vil, y una vez ins­ta­la­da el usua­rio in­gre­sa los da­tos de sus ani­ma­les y el sis­te­ma da re­co­men­da­cio­nes so­bre có­mo op­ti­mi­zar la pro­duc­ción.

de ani­ma­les y 90.000 cam­pos re­gis­tra­dos.

Asi­mis­mo emi­te re­co­men­da­cio­nes y a par­tir de ahí to­man me­jo­res de­ci­sio­nes pa­ra per­fec­cio­nar el pro­ce­so que les da la opor­tu­ni­dad a los pro­duc­to­res gran­des de ba­jar cos­tos y a los pro­duc­to­res chi­cos de au­men­tar la pro­duc­ción.

Da­do el al­can­ce y el im­pac­to que tu­vo du­ran­te sus pri­me­ros cin­co años, en 2016 Mi­cro­soft Azu­re, asis­tió a Tam­be­ro. com en el de­sa­rro­llo de un chat­bot de pla­ta­for­ma mó­vil. Y me­dian­te el uso de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ser icios co ni­ti os, iden­ti­fi­ca la si­tua­ción en que se en­cuen­tra ca­da va­ca y la co­nec­ta con la pla­ta­for­ma de chat y voz pa­ra co­mu­ni­car­la a su cui­da­dor, re­ci­bir aler­tas y re­co­men­da­cio­nes, lo an­te­rior, se pre­vé que in­cre­men­ta­rá sig­ni­fi­ca­ti amen­te los ni eles de sa­lud, bie­nes­tar y pro­duc­ción del ga­na­do.

Ed­die Ro­drí­guez Von Der Bec­ke, CEO de Tam­be­ro.com, ha se­ña­la­do que la alian­za con Azu­re les per­mi­tió no so­lo te­ner la apli­ca­ción co­rrien­do en la nu­be y so­por­tar su cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial, sino que tam­bién dio la po­si­bi­li­dad de te­ner otros ser­vi­cios más avan­za­dos co­mo la in­te­li en­cia ar­ti­fi­cial, el len­gua­je y el sis­te­ma de bots “pa­ra crear es­te ti­po de in­no­va­cio­nes co­mo el chat con las va­cas”.

Pe­ro pa­ra lo­grar la in­ter­ac­ción con las va­cas, es pre­ci­so co­lo­car un co­llar o to­bi­lle­ra en el ani­mal, que cuen­ta con un sen­sor que mide la tem­pe­ra­tu­ra, ni­vel de es­trés o la pre­sen­cia de al­gu­na en­fer­me­dad a tra­vés del aná­li­sis de la ba­se de da­tos; por tan­to es así co­mo el chat in­for­ma al pro­duc­tor del es­ta­do re­pro­duc­ti­vo, el es­trés ca­ló­ri­co, die­ta, pro­duc­ción le­che­ra, y otros in­di­ca­do­res.

EDI­CIÓN 124

des­púes de usar la App

en Es­ta­dos Uni­dos que es­tán pro­ban­do al­go­rit­mos que abren po­si­bi­li­da­des muy in­tere­san­tes pa­ra que la App pue­da se­guir cre­cien­do.

Has­ta el mo­men­to es­te em­pren­di­mien­to ar­gen­tino es am­plia­men­te re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial, al ser el soft­wa­re gra­tui­to más di­fun­di­do en to­do el mun­do pa­ra la ges­tión de ga­na­do le­che­ro y agri­cul­tu­ra, con­tan­do con más de 1.4 ani­ma­les en el sis­te­ma y 90.000 cam­pos re­gis­tra­dos.

Es­te mo­de­lo de ne­go­cio es si­mi­lar al de otros gran­des pro­yec­tos de in­ter­net co­mo Goo­gle, Twit­ter, You­tu­be, Flickr, Fa­ce­book, y Lin­ke­din, en­tre otros, pues se ba­sa en ver­sio­nes es­pe­cia­les adi­cio­na­les pa­ra em­pre­sas lác­teas, coope­ra­ti­vas, ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, una ver­sión avan­za­da pa­ra usua­rios in­di­vi­dua­les, y un mo­tor de re­co­men­da­cio­nes, el cual se pue­de des­car­gar pa­ra An­droid en el Goo­gle Play o uti­li­zar­lo di­rec­ta­men­te des­de la web en otros dis­po­si­ti­vos y compu­tado­ras, tam­bién fun­cio­na con IOS.

Su crea­dor man­ten­drá la App bá­si­ca de Tam­be­ro.com siem­pre gra­tui­ta, por­que con­si­de­ra que las he­rra­mien­tas in­no­va­do­ras en in­ter­net tie­nen que es­tar dis­po­ni­bles pa­ra to­dos los pro­duc­to­res, de­mo­cra­ti­zan­do el ac­ce­so a tec­no­lo­gía de pun­ta y la apli­ca­ción de me­jo­res prác­ti­cas.

Pa­ra en­ten­der la cri­sis por la que atra­vie­sa Hon­du­ras, es im­por­tan­te co­no­cer los an­te­ce­den­tes po­lí­ti­cos ba­jo los cua­les ha tran­si­ta­do el país en la úl­ti­ma dé­ca­da. La ten­sión po­lí­ti­ca en Hon­du­ras co­men­zó des­de 2009, cuan­do el fan­tas­ma de la re­elec­ción co­men­zó a ron­dar en el am­bien­te po­lí­ti­co. Con el plan­tea­mien­to rea­li­za­do por el Go­bierno del ex­pre­si­den­te Ma­nuel Ze­la­ya Ro­sa­les al­re­de­dor de una cuar­ta ur­na pa­ra con­sul­tar­le al pue­blo si es­ta­ba de acuer­do en con­vo­car a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te pa­ra apro­bar una nue­va Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, rá­pi­da­men­te se pro­pa­gó la idea que la in­ten­ción de­trás de esa ini­cia­ti­va era la re­elec­ción del ex­pre­si­den­te Ze­la­ya. El pro­ce­so ini­cia­do por Ze­la­ya Ro­sa­les, con­clu­yó en un gol­pe de Es­ta­do el 28 de ju­nio de 2009.

A raíz del gol­pe de Es­ta­do, se ge­ne­ra una fuer­te di­vi­sión en el Par­ti­do Li­be­ral de Hon­du­ras, par­ti­do al que per­te­ne­cía el ex­pre­si­den­te Ma­nuel Ze­la­ya Ro­sa­les, al pun­to que su can­di­da­to, que lle­va­ba una am­plia ven­ta­ja so­bre el con­ten­dor del Par­ti­do Na­cio­nal, pier­de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2009 an­te el Par­ti­do Na­cio­nal li­de­ra­do por Por­fi­rio Lo­bo So­sa. Con la lle­ga­da al po­der del Par­ti­do Na­cio­nal y su con­ti­nui­dad a tra­vés de la elec­ción del Pre­si­den­te Juan Or­lan­do Her­nán­dez, ini­cia un pro­ce­so de con­trol ins­ti­tu­cio­nal ( Po­der eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo, ju­di­cial e in­clu­si­ve el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral) cu­ya in­ten­ción se re­ve­la en el mo­men­to que un gru­po de dipu­tados de su Par­ti­do pre­sen­tó an­te la Sa­la de lo Cons­ti­tu­cio­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, una so­li­ci­tud pa­ra que se de­cla­ra­rán in­apli­ca­bles los ar­tícu­los de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca que im­pe­dían la re­elec­ción, con la cla­ra in­ten­ción de via­bi­li­zar un pro­yec­to re­elec­cio­nis­ta del Pre­si­den­te Juan Or­lan­do Her­nán­dez. La Sa­la de lo Cons­ti­tu­cio­nal, re­mo­vi­da y a su vez nom­bra­da por el Con­gre­so Na­cio­nal pre­si­di­do por Her­nán­dez, emi­tió un fa­llo ( pa­ra la gran ma- yo­ría ile­gal), me­dian­te el cual de­cla­ró in­apli­ca­ble los ar­tícu­los de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca que im­pi­den la re­elec­ción, abrien­do la po­si­bi­li­dad de la mis­ma y su­mien­do nue­va­men­te a la po­bla­ción hon­du­re­ña en una enor­me cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca, con un país po­la­ri­za­do y di­vi­di­do en dos gru­pos, los que es­tán con Juan Or­lan­do Her­nán­dez y los que es­tán en su con­tra.

Es así co­mo lle­ga­mos a la elec­ción ge­ne­ral de no­viem­bre de 2017. Di­cho pro­ce­so trans­cu­rrió co­mo cual­quier otra elec­ción del pa­sa­do, con fa­llas e in­con­sis­ten­cias:

Los cen­tros de vo­ta­ción, co­mo nun­ca an­tes en la his­to­ria, se ce­rra­ron a las cua­tro de la tar­de (4:00 p.m.), cuan­do la re­gla ge­ne­ral siem­pre fue ex­ten­der el ho­ra­rio de vo­ta­ción has­ta las cin­co de la tar­de (5:00 p.m.).

1

Co­mo en to­das las elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­te­rio­res, los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res y la ten­den­cia no fue­ron re­ve­la­dos al­re­de­dor de las 7 a 9 du-

2

ran­te la no­che de la elec­ción, sino que,el pri­mer in­for­me del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral se dio en la ma­dru­ga­da del día si­guien­te, in­di­can­do una ven­ta­ja de al­re­de­dor de 5% a fa­vor de Sal­va­dor Nas­ra­lla co­mo can­di­da­to de la Alian­za de Opo­si­ción (cu­yo coor­di­na­dor ge­ne­ral es el ex­pre­si­den­te Jo­sé Ma­nuel Ze­la­ya Ro­sa­les) ob­te­nien­do 855,847 vo­tos (45.17%)so­bre Juan Or­lan­do Her­nán­dez del Par­ti­do Na­cio­nal que ob­te­nía 761,872 vo­tos (40.21%), ha­bién­do­se es­cru­ta­do el 57.18%de las ac­tas elec­to­ra­les.

A pe­sar de dar un re­sul­ta­do pre­li­mi­nar, el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral (TSE) no in­di­có, co­mo en las pa­sa­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les, que ese re­sul­ta­do a re­fle­ja­ba una ten­den­cia.

3 4

El sis­te­ma de trans­mi­sión de da­tos se co­lap­só y de­jó de fun­cio­na­ren di­ver­sas oca­sio­nes.

El con­teo de vo­tos se de­tu­vo y no se vol­vie­ron a pro­ce­sar da­tos sino has­ta al­re­de­dor de tres ( 3)

5 EDI­CIÓN 124

Qué nos ha­ce de­ci­dir la com­pra o ven­ta de un pro­duc­to o ser­vi­cio? , ¿ se­rá el pre­cio o las con­di­cio­nes de mer­ca­do? ¿ Qué de­ter­mi­na de­di­car­le tiem­po a una re­la­ción de ne­go­cios o per­so­nal? ¿ Has­ta dón­de nos in­vo­lu­cra­mos en un pro­yec­to? La res­pues­ta la va­mos a en­con­trar en la con­fian­za que per­ci­ba­mos de las par­tes in­vo­lu­cra­das. Hay quie­nes afir­man que la con­fian­za se­rá la nue­va mo­ne­da que mo­ve­rá las eco­no­mías del pla­ne­ta.

Eco­no­mía es una cien­cia so­cial re­gi­da por la pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, con­su­mo de pro­duc­tos y ser­vi­cios. La de­fi­ni­ción de con­fian­za se pue­de ver co­mo la se­gu­ri­dad o es­pe­ran­za que al­guien per­ci­be de otro in­di­vi­duo o de al­go. Aho­ra bien, la per­cep­ción de có­mo es la reali­dad pa­ra una per­so­na pro­ba­ble­men­te sea di­fe­ren­te a la reali­dad de otra per­so­na.

Por tan­to, la psi­co­lo­gía de­trás de la per­cep­ción ge­ne­ral de al­go in­flui­rá en la to­ma de de­ci­sión ha­cia don­de sin­ta­mos la ma­yor con­fian­za. De he­cho, el re­cién Pre­mio No­bel de Eco­no­mía Ri­chard Tha­ler, lo­gró di­cha dis­tin- ción por sus tra­ba­jos de psi­co­lo­gía y com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co de los in­di­vi­duos.

En la ac­tua­li­dad, con­ta­mos con mu­chas op­cio­nes y al­ter­na­ti­vas pa­ra re­sol­ver nues­tros queha­ce­res dia­rios, por tan­to las em­pre­sas bus­ca­rán es­tar den­tro de las op­cio­nes de sus clien­tes uti­li­zan­do he­rra­mien­tas que ge­ne­ren con­fian­za. So­lo así se po­drá di­na­mi­zar el mer­ca­do apro­ve­chan­do las tec­no­lo­gías que nos es­tán in­ter­co­nec­tan­do de una ma­ne­ra ace­le­ra­da.

En el even­to Reac­ción Alp­ha, ce­le­bra­do ha­ce unos me­ses, Da­vid Et­he­red­ge, un ex­per­to in­ter­na­cio­nal so­bre Eco­no­mía de la con­fian­za, plan­tea cua­tro pi­la­res co­mo in­di­ca­do­res claves, las AAAA ( por si­glas en in­gles), es­tas son:

Ac­ce­si­bi­li­dad: es­tar al al­can­ce, y po­der ser con­tac­ta­do por sus clien­tes de una ma­ne­ra fá­cil y se­gu­ra.

Au­ten­ti­ci­dad: te­ner la cua­li­dad de ser quien eres, ser ho­nes­to.

Aser­ti­vi­dad: ser cer­te­ro, apun­tan­do a ges­tio­nes pre­ci­sas

Res­pon­sa­bi­li­dad: ser res­pon­sa­ble de los erro­res y tra­ba­jar con ellos pa­ra re­sol­ver­los.

Las em­pre­sas que lo­gren in­te­grar es­tos con­cep­tos den­tro de sus pi­la­res de eje­cu­ción lo­gra­rán trans­cen­der.

Al­gu­nos ejem­plos; ha­ce ape­nas unos años las com­pras por in­ter­net aún no ame­na­za­ban con ser una com­pe­ten­cia fren­te a las tien­das tra­di­cio­na­les. Sin em­bar­go, hoy en día po­de­mos ver có­mo sin te­ner que ir a las tien­das y con­ver­sar con al­guien y ver el pro­duc­to, Ama­zon es el ma­yor ven­de­dor del mun­do sin te­ner una in­ter­ac­ción ca­ra a ca­ra con el clien­te. ¿ Có­mo se lo­gró es­to? Si po­ne­mos aten­ción a los pi­la­res de Da­vid Et­he­red­ge, po­de­mos ob­ser­var que se cum­plen. El gi­gan­te on­li­ne es ase­qui­ble, au­tén­ti­co, aser­ti­vo y res­pon­sa­ble en la ex­pe­rien­cia que brin­da a tra­vés del via­je del con­su­mi­dor en su pla­ta­for­ma. Otros ca­sos co­mo Uber, AIRBNB y Star­bucks, si­guen es­tos mo­de­los y cier­ta­men­te ve­mos có­mo mi­llo­nes de per­so­nas uti­li­zan sus pro­duc­tos y ser­vi­cios.

En mi ca­so per­so­nal, cuan­do uti­li­cé por pri­me­ra vez la apli­ca­ción de Uber, me re­gis­tré y po­día ver la tra­yec­to­ria de mi vehícu­lo des­de mi mó­vil, has­ta la re­tro­ali­men­ta­ción y ca­li­fi­ca­ción del ser­vi­cio pa­ra in­di­car qué me gus­tó y qué no pa­ra me­jo­rar los ser­vi­cios fu­tu­ros. En po­co tiem­po ha­bían ga­na­do mi fi­de­li­dad y con­fian­za, por en­de hoy con­fío que re­sol­ve­rán la si­tua­ción ac­tual que atra­vie­sa la em­pre­sa.

En el 2003, Mer­ca­do Elec­tró­ni­co Do­mi­ni­cano ( MED), ini­ció ope­ra­cio­nes de una pla­ta­for­ma elec­tró­ni­ca de ne­go­cia­ción pa­ra di­vi­sas, com­pra y ven­ta de dó­la­res Ame­ri­ca­nos ( USD) con­tra

EDI­CIÓN 124

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.