El fan­tas­ma que as­fi­xia a Cos­ta Ri­ca

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - M& T Report -

des­de la hu­ma­ni­za­ción de las ciu­da­des.

An­te es­ta mis­ma si­tua­ción, el Arq. To­más Mar­tí­nez, miem­bro del Co­mi­té Te­má­ti­co del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Cos­ta Ri­ca (CACR), tam­bién men­cio­na que el pa­no­ra­ma es com­ple­jo por la ma­ne­ra en la que ha ido e olu­cio­nan­do la flo­ta ehi­cu­lar, que es­tá cre­cien­do a rit­mos muy ace­le­ra­dos.

“Cos­ta Ri­ca es uno de los paí­ses que más ca­rros tie­ne de to­da Amé­ri­ca La­ti­na, nos en­con­tra­mos en el top 5 de los que su­pera la ta­sa mun­dial de vehícu­los por 500.000 ha­bi­tan­tes. Vi­mos que hay un pro­me­dio de 263 vehícu­los por 1.000 ha­bi­tan­tes en 2014, y en 1994 eran 132 lo que ha lle­va­do a que ha­ya un cre­ci­mien­to asi­mé­tri­co en­tre flo­ta e icu­lar red ial, am­bos no cre­cen igual”, ex­pli­ca Mar­tí­nez.

La in­fra­es­truc­tu­ra vial del país pe­se que es una de las más den­sas de la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na, se en­cuen­tra bas­tan­te co­lap­sa­da en su ca­pa­ci­dad fun­cio­nal, con una al­ta con­cen­tra­ción de ca­rre­tas en el GAM y po­co es­pa­cio pa­ra ex­pan­dir­se, se­gún lo in­di­ca el Vi­ge­si­mo­pri­mer In­for­me del Es­ta­do de La Na­ción en De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble.

Otro de los te­mas que tam­bi n in­flu e en la pro­ble­má­ti­ca es la for­ma en la que se desa­rro­lla el mo­de­lo de ciu­dad, en don­de se es­tán se­pa­ran­do los usos del sue­lo con for­ma­tos de muy ba­ja den­si­dad y es­ta se en­cuen­tra dis­per­sa en el te­rri­to­rio.

Por su par­te, la Arq. Raquel Sán­chez, miem­bro de la Co­mi­sión de Mo­vi­li­dad co­men­tó, so­bre al­gu­nos as­pec­tos que tam­bién son par­te de es­ta reali­dad, co­mo lo es la ca­ren­cia de je­rar­quía en las vías pú­bli­cas y los me­dios de trans­por­te, que cau­san la in­va­sión por de­ter­mi­na­dos vehícu­los en ru­tas no dis­pues­tas pa­ra ellos. Tal es el ca­so de los ca­rri­les ex­clu­si­vos de bu­ses, ci­clo­vías o ace­ras. Es­ta si­tua­ción ex­po­ne al usua­rio más vul­ne­ra­ble, el pea­tón.

Ade­más, la fal­ta de apro­pia­ción por par­te de los pea­to­nes en su es­pa­cio pú­bli­co na­ce de­bi­do a la au­sen­cia de in­fra­es­truc­tu­ra y ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra ellos. Hoy se cuen­ta con ace­ras con cam­bios abrup­tos de ni­vel, ace­ras an­gos­tas, ca­ren­cia de pa­sos pea­to­na­les y puen­tes pea­to­na­les.

El im­pac­to

Se­gún ex­pli­có la Arq. Sán­chez, las desave­nen­cias pa­ra mo­vi­li­zar­nos, tal cual es­tán pre­sen­tes, nos ha­cen per­der has­ta el 2% del PIB, se­gún el Es­ta­do Na­ción. Via­jes en vehícu­lo de más de una ho­ra, que no lle­gan a los 2 m, si ni­fi­ca que us­ted bien po­dría uti­li­zar otro me­dio de trans­por­te más efi­cien­te.

La fal­ta de co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia que tie­ne

Pe­se que es una de las más den­sas de La­ti­noa­mé­ri­ca, la in­fra­es­truc­tu­ra vial del país se en­cuen­tra bas­tan­te co­lap­sa­da en su ca­pa­ci­dad fun­cio­nal.

la mo­vi­li­dad ur­ba­na pa­ra el país, in­flu e a la ora de to­mar las de­ci­sio­nes ade­cua­das a la ho­ra de plan­tear las so­lu­cio­nes co­rrec­tas pa­ra en­fren­tar los pro­ble­mas que ca­da día aca­ba con la ca­li­dad de vi­da de los cos­ta­rri­cen­ses.

Asi­mis­mo, per­ju­di­ca en la com­pe­ti­ti­vi­dad de Cos­ta Ri­ca y así lo de­mues­tran in­for­mes a ni­vel mun­dial que co­lo­can al país en po­si­cio­nes ba­jas, gra­cias a dis­tin­tos as­pec­tos co­mo la po­ca in­ver­sión en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra ge­ne­ral en don­de se in­clu­ye el te­ma de trans­por­tes.

Uno de los ca­sos fue el del Re­por­te Glo­bal de Com­pe­ti­ti­vi­dad 2016-2017 ela­bo­ra­do por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, en don­de el país que­dó en el pues­to 54 en­tre 138 na­cio­nes eva­lua­das, re­tro­ce­dien­do dos pues­tos por fac­to­res co­mo bu­ro­cra­cia e in­fra­es­truc­tu­ra.

Sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des

Pa­ra mi­ti­gar los pro­ble­mas exis­ten al­gu­nas so­lu­cio­nes co­mo el de­sa­rro­llo de un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des a ni­vel país, pues el que cuen­ta en la ac­tua­li­dad no cum­ple con lo que re­quie­ren los ciu­da­da­nos.

An­te es­to, una de las pro­pues­tas más idó­neas pa­ra me­jo­rar la reali­dad que en­fren­ta Cos­ta Ri­ca se­gún Mar­tí­nez, es la de im­ple­men­tar un sis-

vehícu­los por ca­da 1000 ha­bi­tan­tes hay en Cos­ta Ri­ca

te­ma de trans­por­te pú­bli­co in­te­gra­do, en don­de no se pien­se en so­lu­cio­nes ais­la­das co­mo un me­tro, un tren, au­to­bu­ses y bi­ci­cle­tas, sino que in­vo­lu­cre to­dos es­tos com­po­nen­tes.

“La mo­vi­li­dad jus­ta­men­te es un con­cep­to que im­pli­ca to­dos los com­po­nen­tes, en­ton­ces te­ne­mos que pen­sar en có­mo se ar­ti­cu­lan esas op­cio­nes de mo­vi­li­dad, el sis­te­ma de bu­ses in­te­gra­do al sis­te­mas de tre­nes, in­te­gran­do a la red de ci­clo vías, a las vías de ac­ce­so pea­to­nal y a las es­ta­cio­nes en el pun­to de in­ter­cam­bio. Es de­cir de­be de te­ner un en­fo­que sis­té­mi­co”, de­ta­lla Mar­tí­nez.

Por su par­te, el vi­ce­pre­si­den­te de OPB Ar­qui­tec­tos con­si­de­ra que otras de las so­lu­cio­nes a ni­vel in­mo­bi­lia­rio son los pro­yec­tos de uso mix­to, que evi­ten el ex­ce­so de des­pla­za­mien­tos en ca­rro. La cons­truc­ción en al­tu­ra es una op­ción via­ble tam­bién aquí, siem­pre y cuan­do es­té en­fo­ca­da en la cla­se me­dia, que son las que más ur­gi­das es­tán a juicio de la Arq. Ji­me­na Ugar­te del Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra Tro­pi­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.