N

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Tendencias -

ue­va York, Londres arís fi uran una vez más en el ín­di­ce IESE Ci­ties in Mo­tion 2017. Son las ciu­da­des clá­si­cas que en­ca­be­zan la lis­ta, Nue­va York por ser el cen­tro eco­nó­mi­co más im­por­tan­te del mun­do; Londres por su sis­te­ma de mo­vi­li­dad y trans­por­te, y por sus al­tas di­men­sio­nes de ca­pi­tal hu­mano (me­di­do por la can­ti­dad de es­cue­las y uni­ver­si­da­des que tie­ne); y Pa­rís por su im­pac­to in­ter­na­cio­nal, al ser el des­tino tu­rís­ti­co más po­pu­lar del pla­ne­ta.

El ín­di­ce po­si­cio­na a las ciu­da­des más in­te­li­gen­tes del mun­do en fun­ción de 10 di­men­sio­nes cla­ve: eco­no­mía, ca­pi­tal hu­mano, cohe­sión so­cial, me­dioam­bien­te, ges­tión pú­bli­ca, go­ber­nan­za, pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, pro ec­ción in­ter­na­cio­nal, tec­no­lo­gía, fi­nal­men­te, mo ili­dad trans­por­te. Año con año, el es­tu­dio re­fle­ja una reali­dad in­ne­ga­ble: no hay una ciu­dad per­fec­ta. Mien­tras Nue­va York, Londres y Pa­rís des­ta­can año con año en sus res­pec­ti­vos ru­bros, son de las peor ran­kea­das en cohe­sión so­cial; y Tai­pei, que es la nú­me­ro 1 en tec­no­lo­gía, ocu­pa el lu­gar 56 en el ran­king ge­ne­ral.

Muy aba­jo en la lis­ta es­tá San Jo­sé, ocu­pan­do el pues­to 112 de 180 ciu­da­des; Ciu­dad de Gua­te­ma­la le si­gue en el lu­gar 149 y San­to Do­min­go en el 169. Pa­na­má es el gran au­sen­te. El ca­pí­tu­lo de me­dioam­bien­te es en el que los ti­cos tie­nen me­jor po­si­ción ( 34 a ni­vel mun­dial), mien­tras la ges­tión pú­bli­ca fue el in­di­ca­dor me­jor ran­kea­do pa­ra la ca­pi­tal gua­te­mal­te­ca y pa­ra los ca­ri­be­ños (97 y 89 res­pec­ti­va­men­te). Tec­no­lo­gía y ca­pi­tal hu­mano son las ma­yo­res de­fi­cien­cias de las tres ciu­da­des.

Lo cier­to es que en los úl­ti­mos años el tér­mino Smart City ha so­na­do con fuer­za, e in­clu­so en dis­tin­tas par­tes de mun­do han lo­gra­do im­ple­men­tar pro­yec­tos de es­te ti­po que vie­nen a ge­ne­rar un im­pac­to en el de­sa­rro­llo ur­bano y sos­te­ni­ble de las ciu­da­des.

De acuer­do con la Ing. Ana Qui­rós, pre­si­den­ta del Con­se­jo de Cons­truc­ción Ver­de de Cos­ta Ri­ca (GBCCR) y el Arq. Teo Mez­ger, co­la­bo­ra­dor de di­cha en­ti­dad, una ciu­dad in­te­li­gen­te es si­nó­ni­mo del “ur­ba­nis­mo in­te­li­gen­te” ya que el ob­je­ti­vo es que las per­so­nas desa­rro­llen su má­xi­mo po­ten­cial con ca­li­dad de ida efi­cien­cia en el ma­ne­jo de los re­cur­sos, apor­tan­do a su vez a la me­jo­ra de di­cho lu­gar.

Sin em­bar­go, pe­se a que es­to va en ten­den­cia a ni­vel

Es un cam­bio de pa­ra­dig­ma gran­de que re­quie­re de una vi­sión sú­per cla­ra del plan a lle­var a ca­bo. Los pla­nes pa­ra es­ca­la­bi­li­dad e in­ter­ope­ra­bi­li­dad son fun­da­men­ta­les Al­ber­to Ro­jas Part­ner & co-foun­der de Ma­na­tí La ciu­dad de Mé­xi­co, una de las más gran­des del mun­do, im­ple­men­tó en el 2013 su mar­ca ciu­dad, con­vir­tién­do­se hoy en día en una de las 20 más exi­to­sas del mun­do.

mun­dial, en la re­gión no se han he­cho gran­des avan­ces, tal co­mo lo re­fle­ja el ities n Mo­tion 2017.

Más allá de un es­fuer­zo tec­no­ló­gi­co

Pa­na­má es quien más ha in­cur­sio­na­do en el ru­bro tec­no­ló­gi­co, sien­do el pri­me­ro en im­ple­men­tar un sis­te­ma de ciu­dad in­te­li­gen­te en su ca­pi­tal que con­sis­te en ofre­cer Wi­fi gra­tui­to, pan­ta­llas di­gi­ta­les en las pa­ra­das de bu­ses an­te­nas de am­pli­fi­ca­ción de co­ber­tu­ra pa­ra dar un me­jor ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad, lo que ha­ce a la ca­pi­tal ca­na­le­ra pio­ne­ra en Amé­ri­ca Cen­tral en es­ta ma­te­ria. La ini­cia­ti­va fue lan­za­da por la Al­cal­día de Pa­na­má jun­to con la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa Jc­de­ca­ux y la em­pre­sa de In­ter­net sin ca­ble WIGO.

En el ca­so de paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca se re­quie­re rea­li­zar mu­cho tra­ba­jo a ni­vel lo­cal pa­ra po­der lle­var a ca­bo un pro­yec­to de es­ta ín­do­le. En es­ta na­ción se tie­ne la idea que la ins­ta­la­ción de las Smart Ci­ties se al­can­zan con im­ple­men­tar IOT en las ciu­da­des, po­ner sen­so­res en las ca­lles, co­lo­car alam­bra- do pú­bli­co in­te­li­gen­te y dar Wi­fi gra­tis, sin em­bar­go eso no es su­fi­cien­te.

Se­gún ex­pli­có Al­ber­to Ro­jas, part­ner & co-foun­der de Ma­na­tí, se ne­ce­si­ta re­pen­sar el di­se­ño de los ser­vi­cios y rea­li­zar una re­in­ge­nie­ría de esos pro­ce­sos de ne­go­cio que per­mi­ten un mo­vi­mien­to ha­cia lo di­gi­tal. Ade­más, se re­quie­re tra­ba­jar en go­ber­nan­za, im­ple­men­tar pro­ce­sos, ca­pa­ci­ta­ción, di­se­ñar y plas­mar en do­cu­men­ta­ción pú­bli­ca y ha­cer una re­es­truc­tu­ra­ción de los pla­nes de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción.

“Es un cam­bio de pa­ra­dig­ma gran­de que re­quie­re de una vi­sión sú­per cla­ra del plan a lle­var a ca­bo. Los pla­nes pa­ra es­ca­la­bi­li­dad e in­ter­ope­ra­bi­li­dad son fun­da­men­ta­les”, men­cio­nó Ro­jas.

A es­to se le su­ma la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar los sis­te­mas de in­for­ma­ción eo rá­fi­ca que se uti­li­cen co­rrec­ta­men­te. No es so­lo pen­sar en sis­te­mas de geo­lo­ca­li­za­ción ais­la­dos, sino en sis­te­mas in­te­gra­dos que per­mi­tan es­ca­lar, en­tre mu­chos otros pun­tos.

De acuer­do a lo co­men­ta­do por Ro­jas, en es­te país exis­ten al­gu­nas ini­cia­ti­vas de es­te ti­po en los can­to­nes de Car­ta­go y Cu­rri­da­bat. “Car­ta­go se sien­te más avan­za­do en lo di­gi­tal, mien­tras que Cu­rri­da­bat es­tá tra­ba­jan­do en re­es­truc­tu­rar el pro­ce­so con el cual se de­fi­nen los ser­vi­cios, las ne­ce­si­da­des del ciu­da­dano y có­mo se prio­ri­za”, co­men­tó.

Asi­mis­mo, men­cio­nó que la pro­vin­cia de Car­ta­go tie­ne una for­ta­le­za en su vi­sión por­que quie­re brin­dar ser­vi­cios a otros mu­ni­ci­pios más pe­que­ños. Su plan es el de ir a lo bá­si­co y re­sol­ver­lo, pa­ra lue­go traer a los mu­ni­ci­pios que es­tén lis­tos ha­cia

Una ciu­dad in­te­li­gen­te es si­nó­ni­mo del “ur­ba­nis­mo in­te­li­gen­te”, ya que su ob­je­ti­vo es que las per­so­nas desa­rro­llen su má­xi­mo po­ten­cial con ca­li­dad de vi­da y efi­cien­cia en el ma­ne­jo de los re­cur­sos.

di­gi­tal. Ade­más, han he­cho mo­vi­mien­tos pen­san­do en el ciu­da­dano co­mo un clien­te al fa­ci­li­tar kios­cos pa­ra ac­ce­so a ser­vi­cios, im­ple­men­ta­ción de CRM, mu­chos ser­vi­cios en lí­nea con transac­cio­na­li­dad y tie­nen una in­fra­es­truc­tu­ra con una nu­be pri­va­da.

En El Sal­va­dor, el Ing. Án­gel Díaz, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Sal­va­do­re­ña de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción (Ca­sal­co), es de­ter­mi­nan­te en que la cui­dad in­te­li­gen­te re­quie­re va­rias fa­ce­tas, pe­ro una de las más im­por­tan­tes es aque­lla que tie­ne que ver con la se­gu­ri­dad.

“Ya hay ejem­plos de ciu­da­des que es­tán im­ple­men­tan­do al­gu­nos me­ca­nis­mos co­mo en San­ta Te­cla, en el de­par­ta­men­to de La Li­ber­tad, con la co­lo­ca­ción de cá­ma­ras en sus ca­lles. San Sal­va­dor tam­bién tie­ne que avan­zar y los di­ver­sos mu­ni­ci­pios ne­ce­si­tan se­gu­ri­dad, y en la me­di­da que ten­ga­mos una ciu­dad in­te­li­gen­te la in­se­gu­ri­dad va sien­do un ele­men­to que va a ir dis­mi-

Cortesía: Sch­nei­der Elec­tric

nu­yen­do”, ex­pli­có el je­rar­ca de la gre­mial.

Asi­mis­mo, in­di­có que en el ca­so de es­pe­cí­fi­co de San­ta Te­cla se ve con cla­ri­dad que el te­ma de­lin­cuen­cial va me­jo­ran­do, los ciu­da­da­nos se sien­ten más se­gu­ros por tan­to for­ma par­te del buen vi­vir, de vi­vir de una ma­ne­ra más ade­cua­da. En es­te sen­ti­do, se de­be de mo­ti­var a que exis­tan ciu­da­des in­te­li­gen­tes no so­la­men­te en San Sal­va­dor sino en el mun­do en­te­ro.

Por su par­te, en Ni­ca­ra­gua ya se es­tán dan­do pa­sos pa­ra crear opor­tu­ni­da­des pa­ra lle­var a ca­bo es­tas ini­cia­ti­vas. Sin em­bar­go, exis­ten di­fi­cul­ta­des co­mo me­jo­rar e in­cen­ti­var los pro­ce­sos de in­no­va­ción, a la vez re­co­lec­tar, pro­ce­sar, ac­tua­li­zar y abrir da­tos, así co­mo fa­ci­li­tar el ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a me­dios tec­no­ló­gi­cos y me­jo­rar la ase­qui­bi­li­dad del In­ter­net.

An­te es­to, Noel Sam­pson, co-fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Emer­ge ex­pli­có que se es­tá ex­plo­ran­do una

alian a con una fir­ma da­ne­sa pa­ra la im­ple­men­ta­ción de una ini­cia­ti­va de ciu­da­des in­te­li­gen­tes a tra­vés de un pro­to­ti­po, por me­dio de sen­so­res, que per­mi­ta me­jo­rar los es­pa­cios pú­bli­cos y las re­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias en una ciu­dad ni­ca­ra­güen­se.

En el ca­so de Gua­te­ma­la, Jor­ge Be­na­vi­des, in­ves­ti­ga­dor de de­sa­rro­llo so­cial en la Fun­da­ción pa­ra el De­sa­rro­llo de Gua­te­ma­la (Fun­de­sa) y di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Pri­va­do de Com­pe­ti­ti­vi­dad (CPC), in­di­có que des­de una pers­pec­ti­va muy par­ti­cu­lar, el con­cep­to de Smart­city ca­re­ce de sen­ti­do, ya que se po­ne co­mo ob­je­ti­vo el me­dio que per­mi­te re­sol­ver las de­más di­ná­mi­cas.

“No se ne­ce­si­ta que las ciu­da­des sean “in­te­li­gen­tes”, sino que las per­so­nas sean in­te­li­gen­tes pa­ra re­sol­ver las con­di­cio­nes de or­de­na­mien­to, re­si­lien­cia, in­clu­sión y com­pe­ti­ti­vi­dad del te­rri­to­rio”, men­cio­nó Be­na­vi­des.

Ade­más, agre­gó que en una úl­ti­ma ins­tan­cia, la tec­no­lo­gía ser­vi­rá pa­ra aten­der pro­ble­mas de vi­vien­da, tra­ta­mien­to de desechos, edu­ca­ción, sa­lu­do, mo­vi­li­dad, go­ber­nan­za, etc; pe­ro la adap­ta­ción de­pen­de­rá de las ne­ce­si­da­des pro­pias de ca­da te­rri­to­rio y de la vi­sión que la po­bla­ción ten­ga de la ciu­dad, y no del ti­po de tec­no­lo­gía que se quie­ra im­ple­men­tar o que en de­ter­mi­na­do mo­men­to exis­ta.

La re­gión vs. Amé­ri­ca La­ti­na

Pe­se a que los paí­ses de la re­gión no han mos­tra­do gran­des avan­ces en ma­te­ria de ciu­da­des in­te­li­gen­tes, otras na­cio­nes per­te­ne­cien­tes al con­te­nien­te ame­ri­cano han da­do pa­sos agi­gan­ta­dos en la im­ple­men­ta­ción de es­tas ini­cia­ti­vas.

EDI­CIÓN 124

Se­gún ex­pli­ca­ron la Ing. Qui­rós y el Arq. Mez­ger en Amé­ri­ca La­ti­na ya se registran al­gu­nas ex­pe­rien­cias de gran es­ca­la en cuan­to a ciu­da­des in­te­li­gen­tes. Por ejem­plo, la ciu­dad de Mé­xi­co, una de las más gran­des del mun­do, im­ple­men­tó en el 2013 su mar­ca ciu­dad, con­vir­tién­do­se hoy en día en una de las 20 más exi­to­sas del mun­do en cuan­to a la me­jo­ra de la mo­vi­li­dad, la ca­li­dad del ai­re y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la ciu­dad, en­tre otros.

Asi­mis­mo, am­bos pro­fe­sio­na­les des­ta­ca­ron el ca­so

Cortesía: Sch­nei­der Elec­tric

de la ciu­dad de Me­de­llín en Co­lom­bia, que tam­bién es mues­tra de éxi­to en cuan­to a in­clu­sión, se­gu­ri­dad, mo­vi­li­dad y de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co.

“El pro­ce­so de me­jo­ra es con­ti­nuo y responde a un Plan de De­sa­rro­llo que se va im­ple­men­tan­do en for­ma pau­la­ti­na pe­ro cer­te­ra, a tra­vés de va­rias su­ce­sio­nes de al­cal­des y fun­cio­na­rios pú­bli­cos”, in­di­ca­ron los ex­per­tos.

En cuan­to a la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, des­ta­can el ca­so de la ex­pe­rien­cia de San Pe­dro Su­la, Hon­du­ras,

No se ne­ce­si­ta que las ciu­da­des sean “in­te­li­gen­tes”, sino que las per­so­nas sean in­te­li­gen­tes pa­ra re­sol­ver las con­di­cio­nes de or­de­na­mien­to, re­si­lien­cia, in­clu­sión y com­pe­ti­ti­vi­dad del te­rri­to­rio Jor­ge Be­na­vi­des Di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Pri­va­do de Com­pe­ti­ti­vi­dad (CPC)

que en 2014 fue ca­ta­lo­ga­da co­mo la ciu­dad más pe­li­gro­sa del mun­do. Des­de en­ton­ces, el go­bierno lo­cal ha he­cho un es­fuer­zo cla­ro y to­tal­men­te en­fo­ca­do pa­ra aten­der y re­ver­sar es­ta no in­si ni­fi­can­te pro­ble­má­ti­ca.

“En el 2016 con­tra­tó el di­se­ño de un Plan Maes­tro de De­sa­rro­llo Ur­bano, con el ob­je­ti­vo de lo­grar ser re­co­no­ci­da co­mo una de las primeras Smart­ci­ties de la re­gión. El ob­je­ti­vo es de lar­go pla­zo, 25 años, pe­ro la im­ple­men­ta­ción ini­cia o los be­ne­fi­cios se em­pie­zan a per­ci­bir tam­bién des­de aho­ra, co­men­tan los re­pre­sen­tan­tes del GBC-CR.

El im­pac­to del de­sa­rro­llo de las Smart Ci­ties

Se­gún ex­pli­có Luis Al­fa­ro, ge­ren­te de mer­ca­deo de Sch­nei­der Elec­tric Cen­troa­mé­ri­ca, ac­tual­men­te se cal­cu­la que un 50% de la po­bla­ción mun­dial ha­bi­ta en las ciu­da­des, que es­tas zo­nas ur­ba­nas con­su­men el 75% de la ener­gía y son res­pon­sa­bles por el 80% de las emi­sio­nes de car­bono, por lo que exis­te una enor­me ne­ce­si­dad en apre­su­rar la im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gías que per­mi­tan ha­cer más con me­nos re­cur­sos.

“Las ciu­da­des se en­fren­tan a enor­mes re­tos co­mo la con­ges­tión, po­lu­ción, apa­go­nes, delincuencia, deu­das y cos­tes cre­cien­tes, ade­más de una gran com­pe­ten­cias por las in­ver­sio­nes, los pues­tos de tra­ba­jo y el ta­len­to”, ase­gu­ró Al­fa­ro.

l unos de los be­ne­fi­cios de im­ple­men­tar smart­ci­ties son el aho­rro ener­gé­ti­co de has­ta 30%, reducción de pér­di­das de agua en al­re­de­dor de un 15%, 20% me­nos en tiem­po de des­pla­za­mien­to y re­tra­sos de trá­fi­co, ade­más de los be­ne­fi­cios so­cia­les y eco­nó­mi­cos pa­ra los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.