UNA NUE­VA op­ción pa­ra in­ver­tir

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Tendencias -

Du­ran­te la cri­sis in­mo­bi­lia­ria de Es­ta­dos Uni­dos, el se­gu­ro de in­ver­sión co­bró po­pu­la­ri­dad, pe­ro tam­bién ca­si lle­vó a la quie­bra a una de las ase­gu­ra­do­ras más gran­des del mun­do.

Ge­ral­di­ne Va­re­la

¿Cuán­tos in­ver­sio­nis­tas pier­den su ca­pi­tal hoy en día de­bi­do a im­pa­gos, tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas, gue­rras u otros im­pre­vis­tos, sin po­der ha­cer na­da? Pa­ra evi­tar es­tas pér­di­das exis­ten los se­gu­ros de in­ver­sión, que aun­que es una he­rra­mien­ta po­co co­no­ci­da y uti­li­za­da en la re­gión, es una op­ción más el mer­ca­do de las ase­gu­ra­do­ras.

Es­te ti­po de se­gu­ro es un ne­go­cio de pó­li­zas cu­yo ob­je­ti­vo es pro­por­cio­nar al ase­gu­ra­do una ga­ran­tía de ries­go cuan­do su­fre pér­di­das eco­nó­mi­cas de­bi­do a gue­rra, prohi­bi­ción de cam­bio de di­vi­sas, re­qui­si­ción o in­cum­pli­mien­to de con­tra­to por par­te del go­bierno, en paí­ses don­de el ase­gu­ra­do ha rea­li­za­do in­ver­sio­nes.

Ade­más, es­tá di­se­ña­do pa­ra apo­yar y pro­mo­ver a las em­pre­sas y las or­ga­ni acio­nes fi­nan­cie­ras en la reali ación de in­ver­sio­nes en el ex­tran­je­ro, ya que obli­ga a la ase­gu­ra­do­ra a res­pon­der por las pér­di­das eco­nó­mi­cas de­ri­va­das de in­ver­sio­nes en el ex­tran­je­ro. Es de con­si­de­rar que el se­gu­ro de in­ver­sión cu­bre ad­qui­si­cio­nes o apor­ta­cio­nes de ca­pi­tal y prés­ta­mos de ac­cio­nis­tas.

Sin em­bar­go, ex­per­tos se­ña­lan que es­te ins­tru­men­to no es co­mún en la re­gión de­bi­do al ries­go que re­pre­sen­ta pa­ra las com­pa­ñías de se­gu­ro. Al me­nos así lo sos­tie­ne Eduar­do Mon­te­ne­gro, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Sal­va­do­re­ña de Em­pre­sas de Se­gu­ros (ASES).

“Por ejem­plo, en el ca­so de que una em­pre­sa ex­tran­je­ra ven­ga a in­ver­tir en el El Sal­va­dor y la si­tua­ción po­lí­ti­ca del país oca­sio­na­ra un im­pa­go, la ase­gu­ra­do­ra le va a pa­gar el to­tal de su in­ver­sión”, ex­pli­ca Mon­te­ne­gro.

De acuer­do al ex­per­to, es por eso que es­te mo­de­lo no es co­mún­men­te apli­ca­do por las em­pre­sas exis­ten­tes Cen­troa­mé­ri­ca el ari­be. La fi ura e is­te muc os in­ver­sio­nis­tas po­seen es­te ti­po de se­gu­ro pe­ro ya lo traen, es de­cir, ase­gu­ran su in­ver­sión en Eu­ro­pa aun­que la in­ver­sión la es­tán rea­li­zan­do en la re­gión”, pro­si­gue.

Mon­te­ne­gro re­sal­ta, ade­más, que aun­que en la re­gión exis­te es­te ti­po de ins­tru­men­tos, no son muy re­que­ri­dos ya

EDI­CIÓN 124

El se­gu­ro de in­ver­sión in­clu­ye una am­plia ga­ma de pro­duc­tos di­se­ña­dos pa­ra cu­brir in­ver­sio­nes in­ter­na­cio­na­les. Es­tos ries­gos in­clu­yen los ries­gos po­lí­ti­cos, que es­tán aso­cia­dos con ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les ile­ga­les o cues­tio­na­bles, que afec­tan la ca­pa­ci­dad de una em­pre­sa pa­ra rea­li­zar ne­go­cios Eduar­do Mon­te­ne­gro, pre­si­den­te ASES.

que no se per­ci­be un al­to ries­go a las in­ver­sio­nes, co­mo el que se pre­sen­ta en otros paí­ses, co­mo Ve­ne­zue­la por ejem­plo, don­de las em­pre­sas de se­gu­ros po­drían ir a la quie­bra por las can­ti­da­des que de­ben de­ben pa­gar a sus ase­gu­ra­dos de­bi­do a la si­tua­ción del país. Ca­be re­sal­tar que el se­gu­ro de in­ver­sión in­clu­ye una am­plia ga­ma de pro­duc­tos di­se­ña­dos pa­ra cu­brir in­ver­sio­nes in­ter­na­cio­na­les an­te ries­gos, en­tre los que se en­cuen­tran los po­lí­ti­cos, aso­cia­dos con ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les ile­ga­les o cues­tio­na­bles que afec­tan la ca­pa­ci­dad de una em­pre­sa pa­ra rea­li­zar ne­go­cios.

Por su par­te, Ro­ber­to Schild nec t, eren­te eneral de la Com­pa­ñía de Se­gu­ros ASSA, coin­ci­de con Mon­te­ne­gro en que es­ta fi ura no re­sul­ta atrac­ti­va en la re­gión ya que la si­tua­ción po­lí­ti­ca de los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be no Otra mo­da­li­dad a me­nor es­ca­la

En el ca­so de las gran­des em­pre­sas los se­gu­ros de in­ver­sión pro­te­gen el ca­pi­tal de los in­ver­sio­nis­tas an­te ries­gos po­lí­ti­cos, prin­ci­pal­men­te. Sin em­bar­go, a ier re­lla­na, con­sul­tor fi­nan­cie­ro ex­per­to en el área de se­gu­ros, sos­tie­ne que, aun­que a me­nor es­ca­la, es­te ti­po de he­rra­mien­tas se pue­de ofre­cer tam­bién a gru­pos fa­mi­lia­res y no so­lo a gran­des con­sor­cios, con el ob­je­ti­vo de pro­te­ger el pa­tri­mo­nio o el ca­pi­tal de una fa­mi­lia an­te ries­gos dis­tin­tos a la muer­te.

“En la re­gión se uti­li­za des­de ha­ce un tiem­po es­te ti­po de se­gu­ro a ni­vel fa­mi­liar. Es si­mi­lar a un se­gu­ro de vi­da pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de­be mo­rir el ase­gu­ra­do pa­ra co­brar­lo. Es de­cir, se bus­ca pro­te er fi­nan­cie­ra­men­te a una fa­mi­lia, no por la muer­te del prin­ci­pal pro­vee­dor, pe­ro sí por otras cau­sas, co­mo la in­va­li­dez”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Se­gún Ore­lla­na es­ta he­rra­mien­ta, a es­te ni­vel, es muy po­pu­lar des­de ha­ce va­rios años, e in­clu­so las per­so­nas lo to-

man co­mo un aho­rro a lar­go pla­zo pa­ra fi­nan­ciar, por ejem­plo, la uni­ver­si­dad de sus hi­jos.

“La ven­ta­ja de es­te ti­po de se­gu­ros, y por lo que es más po­pu­lar, in­clu­so que los se­gu­ros de vi­da, es que de la can­ti­dad ase­gu­ra­da se pue­den ha­cer re­ti­ros; y aun­que se pa­ga una pe­na­li­dad por re­ti­rar el di­ne­ro an­tes del tiem­po es­ti­pu­la­do, re­sul­ta más fle­xi­ble que otras op­cio­nes”, de­ta­lla.

Ade­más, el con­sul­tor fi­nan­cie­ro re­fie­re que es­ta mo­da­li­dad del se­gu­ro de in­ver­sión es aún me­jor que un aho­rro pro­gra­ma­do por­que ge­ne­ra más de ren­ta­bi­li­dad, prin­ci­pal­men­te si se cum­ple el pla­zo pro­gra­ma­do.

Por otro la­do, Ore­lla­na de­ta­lla que en la re­gión son

En la re­gión no se ma­ne­ja tan­to la fi­gu­ra de un se­gu­ro de in­ver­sión co­mo tal, sino que se tra­ba­ja más con una fian­za de cum­pli­mien­to de con­tra­to o de pres­ta­ción de ser­vi­cio Ro­ber­to Schildk­necht,

ge­ren­te ge­ne­ral de ASSA.

más uti­li­za­dos los se­gu­ros de deu­da, que al fi­nal cu­bren los im­pa­gos, al igual que los se­gu­ros de in­ver­sión. “El nom­bre se­gu­ro de in­ver­sión a ve­ces tien­de a con­fun­dir pe­ro es una fi­gu­ra que se em­plea en la re­gión des­de otras pla­ta­for­mas o con otros nom­bres”, ma­ni­fies­ta.

Se­gún Mon­te­ne­gro, de ASES, los pa­sos pa­ra ob­te- ner es­te ti­po de pres­ta­ción no pue­den de­fi­nir­se con tan­ta fa­ci­li­dad, co­mo en la con­tra­ta­ción de un se­gu­ro de vi­vien­da o de vehícu­lo, por­que es­tá con­di­cio­na­da en gran me­di­da a la si­tua­ción de ca­da país; por lo que ca­da ase­gu­ra­do­ra im­po­ne sus pro­pias con­di­cio­nes y tér­mi­nos pa­ra ofre­cer el pro­duc­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.