¿El fin de los in­fluen­cers? La trans­for­ma­ción di­gi­tal del re­tail y su fu­tu­ro in­mi­nen­te

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Opinión -

En ape­nas unos años no te ves­ti­rás tú. Te va a ves­tir tu te­lé­fono. Las com­pras ‘ in­te­li­gen­tes’ par­ti­rán de un aná­li­sis de la va­rie­dad y los con­di­cio­nan­tes que tu asis­ten­te vir­tual es­ta­ble­ce­rá por ti. A mí per­so­nal­men­te me ago­bia se­lec­cio­nar lo que me voy a po­ner ca­da día. Eso es al­go que pron­to po­dre­mos de­jar de ha­cer. Des­per­ta­rás y, en ba­se al ca­len­da­rio, tus ac­ti­vi­da­des del día, tus reunio­nes, via­jes o even­tos; tu asis­ten­te vir­tual ele­gi­rá el atuen­do ideal y, si no lo tie­nes, te lo com­pra­rá el día an­tes. De he­cho, eso es al­go que ya pue­des ha­cer en ma­yor o me­nor me­di­da. En ape­nas un lus­tro, es­ta­rá nor­ma­li­za­do. Los in­fluen­cers tie­nen los días con­ta­dos. O me­jor di­cho, los in­fluen­cers del fu­tu­ro in­me­dia­to se­rán una su­ce­sión de al­go­rit­mos.

Ha­ce unas se­ma­nas es­tu­ve en la se­de cen­tral de Bes­tse­ller, en Má­la­ga, ofre­cien­do una con­fe­ren­cia y un works­hop so­bre la Trans­for­ma­ción Di­gi­tal en el ne­go­cio B2B de la mo­da y de có­mo la tec­no­lo­gía afec­ta y afec­ta­rá al mundo del re­tail en ge­ne­ral.

Las gran­des em­pre­sas con in­tere­ses mi­no­ris­tas es­tán afron­tan­do esa mu­ta­ción en va­rios sen­ti­dos: la au­to­ma­ti­za­ción de los pro­ce­sos, la in­te­gra­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la es­ti­mu­la­ción del ta­len­to exis­ten­te y la in­cor­po­ra­ción de ele­men­tos que pon­gan al clien­te en el cen­tro de la ca­de­na de va­lor.

Es nor­mal que así sea. 2017 ha si­do un año tras­cen­den­tal pa­ra la in­dus­tria mi­no­ris­ta. En Es­ta­dos Uni­dos que, nos gus­te o no, sue­le ade­lan­tar al­gu­nas ten­den­cias eco­nó­mi­cas, se ce­rra­ron más de 8.000 tien­das, de las cua­les 6.700 es­ta­ban vin­cu­la­das a la mo­da. Por pri­me­ra vez se su­pe­raron las 6.163 que ba­ja­ron la per­sia­na du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008. En aque­lla oca­sión el pro­ble­ma era el ca­pi­tal, mien­tras que aho­ra es­tá mo­ti­va­do por un cam­bio no­ta­ble en el com­por­ta­mien­to del con­su­mi­dor, tec­no­ló­gi­co y di­gi­ta­li­za­do. Las no­ti­cias que in­di­can es­te cam­bio se su­ce­den: C& A ce­rra­rá 23 tien­das en España. Man­go en­tra en pér­di­das por pri­me­ra vez en su his­to­ria. Gru­po Vips ce­rra­rá la mi­tad de su red de tien­das. DIA se des- ca­la­bra con 271 tien­das que­bra­das en un año. Tops­hop cie­rra de­fi­ni­ti­va­men­te todas sus tien­das en España. El des­cen­so de las vi­si­tas a los cen­tros co­mer­cia­les al ini­cio del año. In­di­tex es­tá en pro­ble­mas: el co­mer­cio di­gi­tal li­mi­ta su ren­ta­bi­li­dad.

El ejem­plo de có­mo las gran­des mar­cas pien­san afron­tar la si­guien­te fa­se de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial que les ha ex­plo­ta­do en la ca­ra es la aper­tu­ra que el gru­po In­di­tex pien­sa ha­cer en Lon­dres. Su mar­ca in­sig­nia, Za­ra, inau­gu­ró ha­ce po­cos días una tien­da en las afue­ras de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca don­de so­lo se po­drá com­prar on­li­ne. Un pa­so ha­cia lo que se ha de­no­mi­na­do ‘ hi­bri­da­ción’ en­tre el mundo di­gi­tal y el con­ven­cio­nal. El lo­cal, si­tua­do en el cen­tro co­mer­cial West­field, en Strat­ford, ex­po­ne una pe­que­ña par­te de la co­lec­ción de Za­ra y per­mi­te al clien­te ver esos pro­duc­tos fí­si­ca­men­te y com­prar­los a tra­vés de su web ofi­cial. Una vez tra­mi­ta­do el pe­di­do, el com­pra­dor pue­de re­co­ger su pe­di­do en esa mis­ma tien­da. Un es­pa­cio sin pro­ba­do­res ni ca­jas de co­bro. A par­tir de anéc- do­tas co­mo la de sus es­pe­jos pan­ta­lla, en los que se mues­tran có­mo que­dan las pren­das ex­pues­tas en la tien­da y ma­ne­ras de com­bi­nar di­chos ar­tícu­los, se es­con­de una prue­ba pi­lo­to que per­si­gue ob­te­ner da­tos ma­si­vos de ca­da una de las ac­cio­nes y ges­tos de los po­ten­cia­les clien­tes. El co­no­ci­mien­to de es­to va a ser fun­da­men­tal en los pró­xi­mos años. Es ob­vio que es­te es el pri­me­ro de mu­chos es­pa­cios si­mi­la­res que se­gui­rán mez­clan­do am­bas reali­da­des, la analó­gi­ca y la di­gi­tal. Al­go que, por otro la­do, ha­rán el res­to de mar­cas y mi­no­ris­tas a me­dio pla­zo.

Si bien ha ha­bi­do mu­cha in­no­va­ción en el co­mer­cio mi­no­ris­ta, al­gu­nas ten­den­cias de la tec­no­lo­gía del con­su­mo se des­ta­can el au­men­to de la de­man­da de pro­duc­tos en tiem­po real: las com­pras en lí­nea al­ta­men­te per­so­na­li­za­das a tra­vés de sus­crip­cio­nes y ser­vi­cios y el in­cre­men­to de las in­ter­fa­ces con­ver­sa­cio­na­les ba­sa­das en la in­te­li­gen­cia AR­TI­FI­CIAL. Es­te úl­ti­mo pun­to va a ser tras­cen­den­tal pa­ra co­lo­car al clien­te en el cen­tro de la ca­de­na de va­lor y crear una opor­tu­ni­dad de me­jo­rar en to­dos los sen­ti­dos.

EDI­CIÓN 125

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.