E

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Nota De Portada -

Una se­rie de es­cán­da­los ha gol­pea­do en los úl­ti­mos años a los paí­ses del ist­mo, lo cual a ni­vel in­ter­na­cio­nal ge­ne­ra un gran im­pac­to pa­ra la zo­na en ma­te­ria de in­ver­sión, ase­gu­ran los ex­per­tos.

Ale­jan­dra Or­dó­ñez ale­jan­dra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

n un es­ce­na­rio ideal, los go­bier­nos des­plie­gan to­dos sus es­fuer­zos pa­ra re­du­cir los ín­di­ces de co­rrup­ción en las di­fe­ren­tes ins­tan­cias es­ta­ta­les, así co­mo pa­ra for­ta­le­cer los sis­te­mas ju­di­cia­les, de ma­ne­ra que las in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­na­das con ese te­ma pue­dan lle­var­se a ca­bo ob­ser­van­do los es­tán­da­res más exi­gen­tes. Asi­mis­mo, bus­can for­ta­le­cer la in­de­pen­den­cia y el pro­fe­sio­na­lis­mo de los jue­ces y pro­cu­ran que el sis­te­ma ju­di­cial cuen­te con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der las de­nun­cias de co­rrup­ción.

En esas con­di­cio­nes, los ciu­da­da­nos ten­drían la con- fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra de­nun­ciar una irre­gu­la­ri­dad, con la cer­te­za de que el res­pon­sa­ble de­be­rá ren­dir cuen­tas a la jus­ti­cia.

Sin em­bar­go, la reali­dad dis­ta de di­cho es­ce­na­rio ideal, co­mo lo de­mues­tra­la más re­cien­te edi­ción del Ba­ró­me­tro Glo­bal de la Co­rrup­ción, a car­go de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, el cual arro­jó que la per­cep­ción del ni­vel de co­rrup­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be au­men­tó en el úl­ti­mo pe­rio­do in­ves­ti­ga­do. Se­gún los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta, el 62% de los en­cues­ta­dos in­di­có que la co­rrup­ción au­men­tó, con la

par­ti­ci­pa­ción de al­tos fun­cio­na­rios de los go­bier­nos y los lí­de­res em­pre­sa­ria­les, que se han vis­to in­vo­lu­cra­dos en es­cán­da­los de so­bor­nos, mal­ver­sa­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias, en­tre otros.

“La gen­te de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be es­tá sien­do de­cep­cio­na­da por sus go­bier­nos, su cla­se po­lí­ti­ca y los lí­de­res del sec­tor pri­va­do”, di­jo el pre­si­den­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, Jo­sé Ugaz, en un co­mu­ni­ca­do de pren­sa.

Pa­ra el ana­lis­ta po­lí­ti­co cos­ta­rri­cen­se Clau­dio Al­pí­zar, la co­rrup­ción no es un fe­nó­meno nue­vo y uti­li­zar el es­pa­cio de la po­lí­ti­ca pa­ra en­ri­que­cer­se es muy ha­bi­tual en la ma­yo­ría de los go­ber­nan­tes de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Por ello, en Cen­troa­mé­ri­ca es­ta pro­ble­má­ti­ca si­gue cons­ti­tu­yen­do una ame­na­za real al pro­pó­si­to de cons­truir Es­ta­dos fuer­tes que, por un la­do lo­gren una ver­da­de­ra le­gi­ti­mi­dad so­cial y, por el otro, cuen­ten con los re­cur­sos pú­bli­cos su­fi­cien­tes pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de la sociedad.

Cuan­tio­sas pér­di­das

La si­tua­ción po­lí­ti­ca y el es­ta­do de la de­mo­cra­cia de un país es­tán en­tre los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes que in­ci­den en las in­ver­sio­nes. Se­gún el li­bro “La co­rrup­ción, sus ca­mi­nos e im­pac­to en la sociedad y una agen­da pa­ra en­fren­tar­la en el Trián­gu­lo Nor­te Cen­troa­me­ri­cano”, pre­sen­ta­do en 2017 por el Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Fis­ca­les (ICEFI), so­lo en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras el cos­to de la co­rrup­ción equi­va­le a US$1,468.2 mi­llo­nes, re­cur­sos que, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res de la en­ti­dad, hu­bie­sen po­di­do ser in­ver­ti- dos en pro­gra­mas de sa­lud, edu­ca­ción y vi­vien­da, en­tre otros ru­bros so­cia­les. Por otra par­te, en 2014 el cos­to de la cri­mi­na­li­dad en Cos­ta Ri­cay a as­cen­día al 3,48% del Pro­duc­to In­terno Bru­to ( PIB), se­gún el es­tu­dio “Los cos­tos del cri­men y de la vio­len­cia”, ela­bo­ra­do por el Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), mien­tras que en 2015 la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das si­tuó es­te cos­to en US$520 mi­llo­nes anua­les en Pa­na­má, es de­cir, el 1% de PIB.

La lu­cha con­tra la co­rrup­ción en el país es­tá a car­go de en­tes co­mo el Con­se­jo Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, la Co­mi­sión Mul­ti­par­ti­da­ria del Con­gre­so, la Co­mi­sión In­ter­ven­to­ra del Ins­ti­tu­to Hon­du­re­ño de Se­gu­ri­dad So­cial, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la Mi­sión de Apo­yo con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad en Hon­du­ras; las cua­les bus­can mi­ti­gar los efec­tos ne­ga­ti­vos que es­ta pro­ble­má­ti­ca aca­rrea a la na­ción.

Los ca­sos de co­rrup­ción en las ad­qui­si­cio­nes pú­bli­cas, las de­nun­cias de de­frau­da­cio­nes en el Ins­ti­tu­to Hon­du­re­ño de Se­gu­ri­dad So­cial (IHSS), en la pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos, en la con­tra­ta­ción de obra pú­bli­ca y el abu­so de los fi­dei­co­mi­sos pú­bli­cos; han aca­pa­ra­do la aten­ción a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. A es­to se le su­mó la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca y so­cial ori­gi­na­da en torno a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, que fi­na­li­za­ron con la re­elec­ción de Juan Or­lan­do Hernández, lo que dio ori­gen a mul­ti­tu­di­na­rias mar­chas de­bi­das a las de­nun­cias de frau­de elec­to­ral, pues ini­cial­men­te se ha­bía da­do co­mo­ga­na­dor a Sal­va­dor Nas­ra­lla.

Pa­ra Car­los Hernández, di­rec­tor de la Aso­cia­ción pa­ra una Sociedad más Jus­ta, Ca­pí­tu­lo de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal en Hon­du­ras; el im­pac­to de to­dos es­tos ca­sos es muy ne­ga­ti­vo. El ex­per­to re­sal­ta que la eco­no­mía hon­du­re­ña se mue­ve prin­ci­pal­men­te por las mi­cro, pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas; por lo que las con­se­cuen­cias de las pro­tes­tas y los pa­ros so­bre las per­so­nas que vi­ven del tra­ba­jo del día a día son por de­más ne­ga­ti­vas. “Tam­bién se ve afec­ta­da la gran em­pre­sa, prin­ci­pal­men­te de­bi­do a la pa­ra­li­za­ción de las ca­rre­te­ras, ya que no pue­den tras­la­dar sus pro­duc­tos des­de las plan­tas de pro­duc­ción has­ta los puer­tos”, ex­pli­ca.

Ade­más, se­ña­la Hernández, el pro­ble­ma de la

co­rrup­ción tie­ne un fuer­te im­pac­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal “por­que el men­sa­je que se en­vía es que en Hon­du­ras se le­gis­la pa­ra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad; y eso tie­ne una con­no­ta­ción muy ne­ga­ti­va en las in­ver­sio­nes”, di­ce.

Pe­se al pa­no­ra­ma ac­tual, el ex­per­to con­si­de­ra que ha ha­bi­do avan­ces, co­mo lo de­mues­tran las es­ta­dís­ti­cas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que re­gis­tran que en los úl­ti­mos 4 años se du­pli­có la can­ti­dad de re­que­ri­mien­tos por co­rrup­ción. “Por pri­me­ra vez es­tán pro­ce­sa­dos per­so­nas de al­to ni­vel, co­mo con­gre­sis­tas y vi­ce­mi­nis­tros”, se­ña­la.

El di­rec­ti­vo ase­gu­ra que en el país ur­ge crear un sis­te­ma de re­cur­so hu­mano es­ta­tal efi­cien­te y re­no­var el sis­te­ma de com­pra y con­tra­ta­cio­nes pú­bli­cas, pa­ra que sean trans­pa­ren­tes y efi­cien­tes.

En 2015 el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Co­rrup­ción en Gua­te­ma­la (CICIG) sa­ca­ron a luz el ca­so “La Lí­nea”, con el que des­man­te­la­ron una es­truc­tu­ra cri­mi­nal crea­da pa­ra eva­dir el pa­go de im­pues­tos en las adua­nas gua­te­mal­te­cas, a la que apa­re­cie­ron vin­cu­la­dos el ex­pre­si­den­te Ot­to Pé­rez Mo­li­na, la ex­vi­ce­pre­si­den­ta Ro­xa­na Bal­det­ti, va­rios fun­cio­na­rios, de me­dio y al­to ran­go, así co­mo em­pre­sa­rios.

A par­tir de ahí han vis­to la luz múl­ti­ples ca­sos de de- frau­da­ción adua­ne­ra y tri­bu­ta­ria, co­rrup­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y en las ad­qui­si­cio­nes pú­bli­cas, ade­más de trá­fi­co de in­fluen­cias, en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, pla­zas fan­tas­mas y co­rrup­ción ju­di­cial.

Jo­sé Ri­car­do Ba­rrien­tos, Eco­no­mis­ta Se­nior del ICEFI, sos­tie­ne que la eco­no­mía gua­te­mal­te­ca es­tá sien­do gol­pea­da por la po­la­ri­za­ción y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca ge­ne­ra­da por la co­yun­tu­ra del país. “La eco­no­mía se be­ne­fi­cia del es­fuer­zo por lu­char con­tra la im­pu­ni­dad y la co­rrup­ción, pe­ro en la me­di­da que es­te es­fuer­zo es­té ame­na­za­do o se de­ten­ga, se ob­ser­va­rá un im­pac­to eco­nó­mi­co ne­ga­ti­vo”, ex­pre­sa.

Se­gún el in­ves­ti­ga­dor, el or­den de prio­ri­da­des de los in­ver­sio­nis­tas, pu­bli­ca­do en el Ín­di­ce de Com­pe­ti­ti­vi­dad Glo­bal del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial en 2017, re­ve­ló­que pa­ra los in­ver­sio­nis­tas el pro­ble­ma de la co­rrup­ción es la se­gun­da preo­cu­pa­ción más im­por­tan­te, só­lo su­pe­ra­da por el cri­men y la vio­len­cia. “Es de­cir que una me­nor co­rrup­ción se­ría un atrac­ti­vo muy im­por­tan­te pa­ra los in­ver­sio­nis­tas”, ase­ve­ra.

Por otro la­do, Ba­rrien­tos re­sal­ta que el al­to cos­to so­cial es una de las con­se­cuen­cias más gra­ves que la co­rrup­ción pro­du­ce a la de­mo­cra­cia, ya que res­ta opor­tu­ni­da­des a las per­so­nas y po­ne los ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos fue­ra del al­can­ce de quie­nes no par­ti­ci­pan en los ac­tos co­rrup­tos, “per­pe­tuan­do las con­di­cio­nes de de­sigual­dad, ex­clu­sión y po­bre­za”.

En opinión del ex­per­to del ICEFI, en ma­te­ria de per­se­cu­ción pe­nal con­tra los in­vo­lu­cra­dos en ca­sos de co­rrup­ción exis­ten avan­ces. No obs­tan­te, la ver­tien­te de su­pre­ven­ción es la que me­nos pro­gre­sos­re­gis­tra, por­que no hay re­for­mas es­truc­tu­ra­les al ser­vi­cio ci­vil, al sis­te­ma de de­cla­ra­cio­nes pa­tri­mo­nia­les ya la re­gu­la­ción de los con­flic­tos de in­tere­ses; ade­más de es­tar pen­dien­tes las re­for­mas al sis­te­ma elec­to­ral y de par­ti­dos po­lí­ti­cos, en­tre otras.

“Los re­sul­ta­dos que ha ob­te­ni­do Gua­te­ma­la en el Ín­di­ce de Per­cep­ción de Co­rrup­ción (IPC) du­ran­te los úl­ti­mos años de­mues­tran que las me­di­das im­ple­men­ta­das pa­ra com­ba­tir­la son in­su­fi­cien­tes, por lo cual no se per­ci­ben me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas en la ma­te­ria”, re­fie­re Ba­rrien­tos.

El pa­no­ra­ma en El Sal­va­dor es muy si­mi­lar a sus ve­ci­nos del Trián­gu­lo Nor­te, en el que la ma­yo­ría de ca­sos de co­rrup­ción se dan en el ám­bi­to de las ad­qui­si­cio­nes pú­bli­cas, en la con­tra­ta­ción de re­cur­so hu­mano o en pla­zas fan­tas­mas, por la mal­ver­sa­ción y otras for­mas de frau­de en la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria; ade­más de la ne­gli­gen­cia y la obs­truc­ción a los me­ca­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción y san­ción a los ac­tos co­rrup­tos.

Se­gún el in­for­me del ICEFI, en El Sal­va­dor la co­rrup­ción, ade­más de ma­ni­fes­tar­se en el go­bierno cen­tral, afec­ta a los go­bier­nos lo­ca­les, a las en­ti­da­des des­cen­tra­li­za­das y a las em­pre­sas pú­bli­cas.

Se­gún el ana­lis­ta Fran­cis­co Sor­to, los ca­sos más re­cien­tes re­gis­tra­dos en el país afec­ta­ron su ima­gen, por lo que ba­jó su po­si­ción en los di­fe­ren­tes ran­kings de trans­pa­ren­cia. Es­to afec­ta di­rec­ta­men­te a las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras y al ac­ce­so a cré­di­tos con ta­sas pre­fe­ren­cia­les, en­tre otros as­pec­tos.

En es­te con­tex­to, Sor­to se­ña­la que uno de los desafíos más re­le­van­tes es la eje­cu­ción res­pon­sa­ble del Pre­su­pues­to de la Na­ción. “Mien­tras no exis­ta una cer­te­za de que el go­bierno cum­ple con sus com­pro­mi­sos, ten­dre­mos me­nos in­ver­sión ex­tran­je­ra y ta­sas de in­te­rés más al­tas”, sos­tie­ne.

El ana­lis­ta tam­bién re­fie­re que aun­que des­de los acuer­dos de paz el país avan­zó mu­cho en ma­te­ria de de­mo­cra­cia, hoy en día la co­rrup­ción es la pro­ble­má­ti­ca que más afec­ta su ima­gen. Sin em­bar­go, ase­gu­ra, tam­bién im­pac­tan en las in­ver­sio­nes el te­ma de la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y so­cial.

Sor­to se­ña­la que el cos­to de la co­rrup­ción re­pre­sen­ta el 5% del PIB mun­dial y queen el ca­so de El Sal­va­dor, se­gún Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, en el 2017 fue­ron

EDI­CIÓN 125

dre­na­dos de la eco­no­mía real unos US$1,300 mi­llo­nes. “Di­cho va­lor re­pre­sen­ta el 27 % del Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción y 1.7 ve­ces el mon­to des­ti­na­do a la in­ver­sión pú­bli­ca”, con­clu­ye.

Los ojos de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se po­sa­ron so­bre Ni­ca­ra­gua en 2017, cuan­do el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de los Es­ta­dos Uni­dos san­cio­nó a Ro­ber­to Rivas, pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pre­mo Elec­to­ral (CSE), por ser par­te de un gru­po, a ni­vel mun­dial, de 13 per­so­nas se­ña­la­das de ha­ber vio­la­do los de­re­chos hu­ma­nos; e in­cu­rri­do en ac­tos co­rrup­tos.

Se­gún se in­for­mó, a Rivas, alia­do po­lí­ti­co del pre- si­den­te Da­niel Or­te­ga, se le con­ge­la­ron sus ac­ti­vos den­tro de Es­ta­dos Uni­dos, por lo que tie­ne prohi­bi­do rea­li­zar transac­cio­nes con ellos. De acuer­do con los se­ña­la­mien­tos del De­par­ta­men­to del Te­so­ro, co­mo pre­si­den­te del CSE, Rivas acu­mu­ló una ri­que­za per­so­nal muy cues­tio­na­da.

Pa­ra el po­li­tó­lo­go y eco­no­mis­ta Oscar Re­né Var­gas, ca­sos co­mo el de Rivas afec­tan al país en va­rios ni­ve­les. En el mo­ral, por­que la sociedad per­ci­be la co­rrup­ción co­mo al­go nor­mal o co­mo un fe­nó­meno in­des­truc­ti­ble, “lo cual tie­ne un efec­to de­mo­le­dor en la po­si­bi­li­dad de cons­truir una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca”. En el po­lí­ti­co, ya que des­acre­di­ta la ac­ción po­lí­ti­ca y ha­ce a los ciu­da­da­nos vul­ne­ra­bles al ries­go de la con­fron­ta­ción. En el so­cio­eco­nó­mi­co, pues im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te en el desa­rro­llo del país, ya que el des­vío ile­gal de fon­dos pú­bli­cos se tra­du­ce en li­mi­ta­cio­nes a los pro­yec­tos y los ser­vi­cios so­cia­les de ca­li­dad. “La co­rrup­ción y el irres­pe­to a su­pre­ma­cía de la ley de­bi­li­ta el cli­ma de in­ver­sión y la po­si­bi­li­dad de ge­ne­ra­ción de fuen­tes de em­pleo”, ase­ve­ra.

El ex­per­to re­sal­ta que el Ín­di­ce de Per­cep­ción de Co­rrup­ción de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal del 2006 ubi­có a Ni­ca­ra­gua en el lu­gar 111 en­tre 163 paí­ses eva­lua­dos, mien­tras que en 2016 lo hi­zo en el pues­to 145 de un to­tal de 176 paí­ses, “o sea en el mundo so­lo ha­bría 31 paí­ses con ma­yor per­cep­ción de co­rrup­ción que Ni­ca­ra­gua. Se­gún es­te úl­ti­mo es­tu­dio, en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal, so­mos el ter­cer país más co­rrup­to, so­lo de­ba­jo de Hai­tí y Ve­ne­zue­la”, ex­pli­ca.

El ca­so de­no­mi­na­do “Ce­men­ta­zo” lle­gó en 2017 pa­ra ha­cer tam­ba­lear a la cú­pu­la po­lí­ti­ca de Cos­ta Ri­ca, cuan­do fue re­ve­la­do un prés­ta­mo anó­ma­lo, de Us$31,5mi­llo­nes, otor­ga­do en 2015 por el Ban­co de Cos­ta Ri­ca (BCR) al em­pre­sa­rio cons­truc­tor Juan Car­los Bo­la­ños y su em­pre­sa Si­no­cem, pa­ra la im­por­ta­ción y na­cio­na­li­za­ción del ce­men­to chino. Las in­ves­ti­ga­cio­nes des­ta­pa­ron un pre­sun­to ca­so de trá­fi­co de in­fluen­cias, en el que se se­ña­ló la re­la­ción de Bo­la­ños con miem­bros de los tres po­de­res, mi­nis­tros, dipu­tados, así co­mo di­rec­to­res del ban­co y de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. Es­te es­cán­da­lo se con­vir­tió en uno de los ejes cen­tra­les de la con­tien­da elec­to­ral, que se ca­rac­te­ri­zó por un dis­cur­so re­li­gio­so y los es­fuer­zos de los can­di­da­tos por ale­jar­se de cual­quier vin­cu­la­ción con el “Ce­men­ta­zo”.

Clau­dio Al­pí­zar, ana­lis­ta po­lí­ti­co, ase­gu­ra que la co­rrup­ción es uno de los pro­ble­mas que más gol­pea en la ac­tua­li­dad a la po­lí­ti­ca en Cos­ta Ri­ca. A es­to se su­ma que, se­gún el ex­per­to, en la cam­pa­ña elec­to­ral la ma­yo­ría de los can­di­da­tos no te­nía una his­to­ria atrac­ti­va pa­ra el ciu­da­dano. “Nin­guno de los can­di­da­tos te­nían un clic que ge­ne­ra­ra es­pe­ran­za”, di­ce.

Con un abs­ten­cio­nis­mo del 34.3%, se­gún el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes, es­ta si­tua­ción fue apro­ve­cha­da por el pas­tor Fa­bri­cio Al­va­ra­do, quien uti­li­zó la po­lé­mi­ca que ge­ne­ró en una sociedad prin­ci­pal­men­te con­ser­va­do­ra la re­so­lu­ción de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos so­bre la ne­ce­si­dad de re­co­no­cer le­gal­men­te el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas ho­mo­se­xua­les.

“La po­la­ri­za­ción apa­re­ció con la re­so­lu­ción de la Cor­te, que hi­zo de la fa­mi­lia y del ma­tri­mo­nio en­tre ho­mo­se­xua­les un te­ma po­lí­ti­co; y an­te la ca­ren­cia de pos­tu­lan­tes con his­to­rias in­tere­san­tes, un can­di­da­to co­mo Al­va­ra­do sur­gió­co­mo gran ex­po­nen­te”, re­fie­re el ana­lis­ta.

De es­ta ma­ne­ra, el can­di­da­to del Par­ti­do Res­tau­ra­ción Na­cio­nal (PRN), aún con su es­ca­sa ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, ga­nó su pa­se a la se­gun­da vuel­ta al que­dar en el pri­mer lu­gar con el 24.91 de los vo­tos.

En opinión de Al­pí­zar, el te­ma re­li­gio­so siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en la sociedad, “pe­ro an­te las fa­len­cias de los po­lí­ti­cos, una gran par­te de la po­bla­ción sin­tió que no le que­da­ba más que apos­tar al dog­ma pa­ra sa­lir ade­lan­te”.

A me­dia­dos del 2017 la Alian­za Ciu­da­da­na Pro Jus­ti­cia, ca­pí­tu­lo Pa­na­má de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, re­ve­ló que en las 20 in­ves­ti­ga­cio­nes por co­rrup­ción que lle­ga­ron a los juz­ga­dos en los úl­ti­mos tres años, el

EDI­CIÓN 125

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.