L

A pro­pie­dad in­te­lec­tual es cla­ve pa­ra todas las par­tes in­tere­sa­das en la ca­de­na de va­lor, des­de los ti­tu­la­res de los de­re­chos, los que ope­ran en las in­dus­trias in­ten­si­vas en pro­pie­dad in­te­lec­tual y los con­su­mi­do­res fi­na­les. En la ma­yo­ría de los ca­sos, los

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Negocios -

dad In­te­lec­tual (PI) son el re­sul­ta­do de la ac­ti­vi­dad in­ven­ti­va, la in­no­va­ción, la asig­na­ción de re­cur­sos hu­ma­nos y de otro ti­po, la in­ver­sión y la pro­duc­ción. Por lo tan­to, la fal­si­fi­ca­ción re­pre­sen­ta un gol­pe pa­ra las em­pre­sas con uso in­ten­si­vo de PI, a las que pri­va de va­lio­sos re­cur­sos que po­drían ser asig­na­dos a la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo de pro­duc­tos y de mar­cas.

En el sec­tor pú­bli­co la fal­si­fi­ca­ción per­ju­di­ca los pre­su­pues­tos del go­bierno y la in­te­gri­dad de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, al fa­vo­re­cer el desa­rro­llo del tra­ba­jo ile­gal, el em­pleo no de­cla­ra­do, la eva­sión de im­pues­tos y aran­ce­les, la co­rrup­ción y la ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va.

Un es­tu­dio de la Cá­ma­ra In­ter­na­cio­nal de Co­mer­cio mues­tra que los in­gre­sos anua­les que ge­ne­ra la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos son, en to­do el mundo, apro­xi­ma­da­men­te US$600.000 mi­llo­nes.

Se­gún Hans-joa­chim Henn, Glo­bal Head of An­ti-coun­ter­feit Ma­na­ge­ment, de Ba­yer, el im­pac­to eco­nó­mi­co que ge­ne­ra la ela­bo­ra­ción y co­mer­cia­li­za­ción ile­gal de pro­duc­tos es de al­re­de­dor el 2 al 3% a ni­vel mun­dial. “En nues­tro sec­tor ve­mos que el por­cen­ta­je es aún ma­yor, al­go así co­mo un 10 o un 15%. Es­ta­mos ha­blan­do de cer­ca de US$5 mil mi­llo­nes que se pier­den ca­da año por la fal­si­fi­ca­ción en el

EDI­CIÓN 125

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.