US$ 600.000 mi­llo­nes

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Negocios -

área de la agri­cul­tu­ra”, ase­gu­ró el ex­per­to.

El trá­fi­co ilí­ci­to de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos ofre­ce a los cri­mi­na­les una fuen­te de in­gre­sos y una for­ma de blan­quear ca­pi­ta­les, a lo que se su­ma que el di­ne­ro ob­te­ni­do pue­de ca­na­li­zar­se ha­cia la pro­duc­ción de más ar­tícu­los fal­si­fi­ca­dos y otras ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas. Los cri­mi­na­les tam­bién pue­den in­tro­du­cir pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos en la ca­de­na le­gí­ti­ma de su­mi­nis­tro, lo que les pro­por­cio­na di­ne­ro “lim­pio”. Es­to re­pre­sen­ta un re­to en la lu­cha con­tra el blan­queo de ca­pi­ta­les.

Pe­ro lo más preo­cu­pan­te es que, ade­más de las pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra la eco­no­mía for­mal y el per­jui­cio a la repu­tación e ima­gen de las em­pre­sas, es­te ne­go­cio ile­gal pue­de oca­sio­nar se­rios pro­ble­mas a la sa­lud hu­ma­na, pues en mu­chos ca­sos los pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos son de con­su­mo ma­si­vo.

De acuer­do al re­pre­sen­tan­te de Ba­yer, los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos ba­jo las nor­mas y en el mar­co de la ley, tie­nen que so­me­ter­se a re­gu-

ge­ne­ra apro­xi­ma­da­men­te la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos en to­do el mundo se­gún la Cá­ma­ra In­ter­na­cio­nal de Co­mer­cio.

la­cio­nes muy es­tric­tas an­tes de que pue­dan ser usa­dos; se prue­ban en to­dos los as­pec­tos, co­mo el me­dio am­bien­te, lo que es muy im­por­tan­te por­que es­tos pro­duc­tos se apli­can a los cul­ti­vos y a los ali­men­tos; por lo cual se de­be ase­gu­rar que di­chos pro­duc­tos no sean per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud.

Los con­su­mi­do­res de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos co­rren el ries­go de su­frir pro­ble­mas

en su sa­lud, ya que los fal­si­fi­ca­do­res ra­ra vez cum­plen con las nor­mas. “Es­ta es la ma­yor in­cer­ti­dum­bre: no se prue­ban, se des­co­no­cen sus efec­tos, pue­den ser bue­nos o no, na­die sa­be có­mo es el pro­duc­to. El ries­go real es que no son se­gu­ros por­que, una vez más, es­tos pro­duc­tos se apli­can en los cul­ti­vos y en los ali­men­tos”, aña­dió.

¿ Qué se pue­de ha­cer pa­ra evi­tar es­te de­li­to? Las em­pre­sas cuen­tan con di­ver­sas es­tra­te­gias pa­ra con­tra­rres­tar el fla­ge­lo. Ba­yer cuen­ta con un pro­gra­ma en tres ni­ve­les: “sa­be­mos que la ma­yo­ría de nues­tros pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos des­ti­na­dos a la pro­tec­ción de cul­ti­vos pro­vie­nen de Chi­na, es­ta­mos tra­ba­jan­do con in­ves­ti­ga­do­res y abo­ga­dos, que­re­mos en­con­trar a es­tos pro­duc­to­res ile­ga­les, pa­ra reu­nir las evi­den­cias y lue­go lle­var a ca­bo las ac­cio­nes. Es bas­tan­te com­pli­ca­do, pe­ro efi­cien­te.”, de­ta­lló.

Exis­ten otras me­di­das, qui­zás me­nos agre­si­vas, pe­ro que igual pue­den li­mi­tar la fal­si­fi­ca­ción o po­ner en evi- den­cia un pro­duc­to adul­te­ra­do. Por ejem­plo, las eti­que­tas au­to­ad­he­si­vas se pue­den ana­li­zar en fun­ción de las dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de los ma­te­ria­les o sus­tra­tos uti­li­za­dos y de los sis­te­mas de im­pre­sión; o a par­tir del ob­je­ti­vo que per­si­guen, co­mo las eti­que­tas an­ti- vio­la­ción ( tam­per evi­dent) y las an­ti- fal­si­fi­ca­cion ( an­ti coun­ter­fi­ting).

Los ma­te­ria­les que se pue­den uti­li­zar pa­ra evi­tar adul­te­ra­cio­nes son di­ver­sos: pa­pe­les con lí­nea de agua, fi­bras lu­mi­nis­cen­tes, quí­mi­cos an­ti­vio­la­ción, ma­te­ria­les ul­tra­des­truc­ti­bles, ti­po cás­ca­ra de hue­vo, que se res­que­bra­jan cuan­do se in­ten­ta qui­tar la eti­que­ta, ma­te­ria­les con un ad­he­si­vo fuer­te y cor­tes de se­gu­ri­dad, que se rom­pen al intentar des­pe­gar­la y ma­te­ria­les con men­sa­jes ocul­tos ( ti­po void).

Tam­bién la tec­no­lo­gía di­gi­tal per­mi­te la im­pre­sión de tex­tos o có­di­gos de im­po­si­ble re­pro­duc­ción, tan­to por el ta­ma­ño de la im­pre­sión co­mo por la uti­li­za­ción de co­lo­res com­bi­na­dos con da­tos va­ria­bles de al­go­rit­mos so­fis­ti­ca­dos.

Se­gún el di­rec­ti­vo de Ba­yer, des­de una pers­pec­ti­va glo­bal y en cuan­to a los agro­quí­mi­cos se re­fie­re, en la re­gión es Pa­na­má el país don­de exis­ten más pro­ble­mas de co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos, de­bi­do a que en las zo­nas de li­bre co­mer­cio los con­tro­les no son tan es­tric­tos co­mo de­be­rían ser. “Es­ta­mos si­guien­do las re­glas de los pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos tan­to co­mo po­de­mos. Ve­mos que úl­ti­ma­men­te vie­ne mu­cho de Chi­na a la zo­na de li­bre co­mer­cio en Pa­na­má y de allí va a to­do el mundo. Ya tu­vi­mos una muy bue­na reunión con sus au­to­ri­da­des, en la que per­ci­bi­mos una bue­na pre­dis­po­si­ción pa­ra co­la­bo­rar con no­so­tros”, ex­pli­có.

Ase­gu­ra ade­más que co­mo cor­po­ra­ción con­ti­núan, de ma­ne­ra cons­tan­te, bus­can­do es­tra­te­gias pa­ra com­ba­tir la fal­si­fi­ca­ción. En el ca­so de Pa­na­má, Ba­yer ha ca­pa­ci­ta­do a los agen­tes de las adua­nas, con las in­for­ma­cio­nes que los ayu­da­rán a me­jo­rar y ac­tua­li­zar su per­fil de ries­go y la in­for­ma­ción so­bre có­mo dis­tin­guir un pro­duc­to real de uno fal­so.

Por otro la­do, el em­pre­sa­rio se­ña­ló que in­ten­tan es­ta­ble­cer alian­zas con otras in­dus­trias; pa­ra coor­di­nar el tra­ba­jo con la cá­ma­ra de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. “Hay un gru­po lla­ma­do Ac­ción Em­pre­sa­rial pa­ra De­te­ner la Fal­si­fi­ca­ción y la Pi­ra­te­ría (BACP). No­so­tros, co­mo in­dus­tria, so­mos re­la­ti­va­men­te pe­que­ños, pe­ro tan pron­to co­mo ha­ga­mos las alian­zas, ten­dre­mos mu­cho más po­der pa­ra po­der mo­ver co­sas, me­jor y mu­cho más rá­pi­do”, aña­dió.

Otro as­pec­to im­por­tan­te que las em­pre­sas de­ben to­mar co­mo es­tra­te­gia es crear una con­cien­cia so­bre el te­ma en los po­lí­ti­cos, las co­mi­sio­nes eu­ro­peas y las au­to­ri­da­des de otros paí­ses y re­gio­nes. “Con­si­de­ra­mos que es muy im­por­tan­te crear es­ta con­cien­cia, ha­cer que la gen­te se­pa cuál es la si­tua­ción y qué es lo que se pue­de ha­cer. Los go­bier­nos de­ben ha­cer al­go ur­gen­te­men­te” con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.