EL LI­DE­RAZ­GO FE­ME­NINO, LA CLA­VE DEL FU­TU­RO

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Editorial - Mau­ri­cio Monge EDI­TOR EN JE­FE mau­ri­[email protected]­po­cer­ca.com

Ese fue el con­cep­to que qui­si­mos dar a Vi­sión Mu­jer 2018, nues­tro pri­mer evento ba­jo el for­ma­to Un-con­fe­ren­ce, pro­gra­ma­do ini­cial­men­te pa­ra Cos­ta Ri­ca y con mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de ex­ten­der­lo al res­to de paí­ses de la re­gión.

Las bre­chas sa­la­ria­les, las in­jus­ti­cias, la fal­ta de po­lí­ti­cas cla­ras y pro­gra­mas que pro­mue­van el ace­le­ra­mien­to de ne­go­cios con las mu­je­res; nos mo­ti­va­ron a plan­tear es­ta ac­ti­vi­dad que reunió a ex­per­tas de to­dos los sec­to­res del país, en un es­fuer­zo que bus­có vi­si­bi­li­zar los re­tos, avan­ces y com­pro­mi­sos que de­ben adop­tar las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra me­jo­rar el cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal de las mu­je­res.

Es im­por­tan­te ana­li­zar la ad­mi­nis­tra­ción del tiem­po, los re­za­gos en ma­te­ria de opor­tu­ni­da­des y los obs­tácu­los que mu­chas en­fren­tan so­lo por el he­cho de ser mu­je­res. Si bien el Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial pro­nos­ti­ca que la de­sigual­dad sa­la­rial se aca­ba­rá en el 2117, po­de­mos em­pren­der hoy ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra con­tra­rres­tar esos efec­tos y bus­car so­lu­cio­nes que per­mi­tan a las mu­je­res ac­ce­der a los pues­tos di­rec­ti­vos y bien re­mu­ne­ra­dos.

Pe­ro ne­ce­si­ta­mos ejem­plos que con­tri­bu­yan y se des­ta­quen en el mun­do. A ini­cios del año Is­lan­dia to­mó la de­ci­sión de cas­ti­gar se­ve­ra­men­te a los pa­tro­nos que in­cum­plan en sus com­pa­ñías con la equi­dad sa­la­rial, a tra­vés de una le­gis­la­ción pro­fun­da y de­ci­si­va. Fue la pri­me­ra na­ción en dar un pa­so fir­me en es­ta ma­te­ria.

Cau­sa asom­bro y has­ta in­dig­na­ción que aún exis­ta­la de­sigual­dad en los sa­la­rios. Ha­ce unos días la popular ac­triz Clai­re Foy, de la exi­to­sa se­rie The Crown, al­zó su voz con­tra la pro­duc­to­ra por re­ci­bir un sa­la­rio me­nor que su com­pa­ñe­ro, Matt Smith, a pe­sar de ser ella la pro­ta­go­nis­ta de la me­ga pro­duc­ción. In­creí­ble, pe­ro cier­to.

Ve­mos así co­mo has­ta en las es­fe­ras más al­tas de la so­cie­dad y de los ne­go­cios, la pro­ble­má­ti­ca si­gue pre­sen­te. No es un ca­mino fá­cil, pe­ro to­dos te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­da­des en es­to. Los me­dios, por ejem­plo, de­be­mos ga­ran­ti­zar la pu­bli­ca­ción y co­ber­tu­ra de los es­fuer­zos de las mu­je­res más des­ta­ca­das de nues­tros paí­ses. De­be­mos dar­le voz a esos ca­sos de éxi­to, a esas ex­pe­rien­cias que nos de­mues­tran que sí se pue­de, a esas mu­je­res que va­lien­te­men­te tra­ba­jan pa­ra ha­cer cre­cer a sus com­pa­ñías, pe­ro tam­bién a sus fa­mi­lias.

Hoy en día te­ne­mos gran­des ejem­plos de li­de­re­sas que rom­pen es­que­mas, que se des­ta­can por sus lo­gros y bus­can ins­pi­rar a otras a lo­grar sus me­tas. Ha­blo de Sta­cey Cun­ning­ham, la pri­me­ra mu­jer en pre­si­dir la Bol­sa de Nue­va York; de Peggy Whit­son, la in­ves­ti­ga­do­ra bio­quí­mi­ca je­fa de la NASA, que se con­vir­tió en la pri­me­ra as­tro­nau­ta en di­ri­gir la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal; de Án­ge­la Mer­kel, la Can­ci­ller que es­tá por cuar­ta vez al fren­te de Ale­ma­nia; de Bea­tri­ce Fihn, ga­na­do­ra del No­bel de la Paz, que li­de­ra la Cam­pa­ña In­ter­na­cio­nal pa­ra Abo­lir las Ar­mas Nu­clea­res y ha­blo tam­bién de Ma­nal al-sha­rif, la in­for­má­ti­ca y ac­ti­vis­ta sau­dí, prin­ci­pal pro­mo­to­ra de los de­re­chos de las mu­je­res en Me­dio Orien­te. Y así, pue­do se­guir con una ex­ten­sa lis­ta. Son mu­chos los ca­sos que tam­bién so­bre­sa­len en nues­tros paí­ses. Co­mo Edi­tor en Je­fe de es­ta pu­bli­ca­ción, pro­cu­ra­ré siem­pre dar­les voz a las mu­je­res des­ta­ca­das de nues­tra re­gión, a las que triun­fan en el mun­do de la tec­no­lo­gía, la in­no­va­ción, la po­lí­ti­ca y el de los ne­go­cios. Pa­ra to­das ellas, mi má­xi­ma ad­mi­ra­ción y res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.