Cu­brir­se an­te el ries­go

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Innovadores -

Al per­der a un al­to eje­cu­ti­vo o que la com­pa­ñía se vea in­mer­sa en pro­ble­mas le­ga­les, pue­de lle­var­la a atra­ve­sar una si­tua­ción de tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra im­por­tan­te has­ta po­der que­dar en quie­bra. Bo­ris Ríos

Pa­na­má se es­tá con­vir­tien­do en una pla­za atrac­ti­va pa­ra la ven­ta de se­gu­ros de sa­lud de al­ta ga­ma, la lle­ga­da de empresas trans­na­cio­na­les es­tá dán­do­le impulso a es­te ra­mo, que tam­bién es de­man­da­do por los eje­cu­ti­vos lo­ca­les.

De acuer­do con el vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de World­wi­de Me­di­cal, el seguro de per­so­nas res­pon­de tam­bién a la reali­dad glo­bal que se vi­ve en el mun­do la­bo­ral de hoy. “Con una ma­yor mo­vi­li­dad de eje­cu­ti­vos en­tre re­gio­nes, hoy día te­ne­mos a di­rec­to­res ge­ne­ra­les eu­ro­peos, la­bo­ran­do en Pa­na­má, pe­ro ha­cien­do ne­go­cio con paí­ses de Asia y Su­ra­mé­ri­ca. Via­jan­do en­tre con­ti­nen­tes con una fa­ci­li­dad que no exis­tía dé­ca­das atrás”, ex­pli­có.

Igual­men­te, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y las con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas de Pa­na­má es­tán con­vir­tien­do al país en la se­de re­gio­nal de mu­chas trans­na­cio­na­les, pa­ra las cua­les la­bo­ran al­tos eje­cu­ti­vos y sus fa­mi­lias, atraí­dos por las ven­ta­jas y be­ne­fi­cios del país, en­tre ellos el pa­que­te de se­gu­ros que aho­ra empresas ra­di­ca­das en el mer­ca­do ofre­cen a es­te segmento de la po­bla­ción.

Por otro la­do, con­tar con un res­pal­do eco­nó­mi­co pa­ra re­sar­cir la pér­di­da en ca­so de fa­lle­ci­mien­to, te­ner los re­cur­sos pa­ra po­der ca­pa­ci­tar a al­guien y cu­brir esa cur­va, qui­zá en la pro­duc­ti­vi­dad, o en pa­gar pa­ra ha­cer una atrac­ción de ta­len­to im­por­tan­te y pa­gar­le un muy buen bono, for­man par­te de los be­ne­fi­cios pa­ra re­sar­cir la pér­di­da eco­nó­mi­ca en que pue­de in­cu­rrir una em­pre­sa o per­so­na mo­ral por fa­lle­ci­mien­to, in­va­li­dez o sa­li­da de una per­so­na que es im­por­tan­te y cla­ve en su pro­duc­ti­vi­dad, co­no­ci­mien­to o ex­pe­rien­cia, o bien con­tri­bu­ye a ge­ne­ral uti­li­dad, en­tre otros.

De igual ma­ne­ra, las pó­li­zas pa­ra al­tos di­rec­ti­vos, sue­len abar­car prin­ci­pal­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil de la al­ta ge­ren­cia, sien­do di­se­ña­dos pa­ra afron­tar de­man­das de di­ver­sa ín­do­le, im­pul­sa­das ya sea por ac­cio­nis­tas, clientes, em­plea­dos o, in­clu­so, el Es­ta­do, co­mo con­se­cuen­cia de un error u omi­sión co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes.

Una em­pre­sa pue­de que­dar en quie­bra si:

Pier­de a la per­so­na que le man­tie­ne los clientes fe­li­ces.

Pier­de a la per­so­na que trae los clientes a la or­ga­ni­za­ción.

Las empresas fa­mi­lia­res son las que más lo ne­ce­si­tan, por­que nor­mal­men­te la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, de­ja pre­de­fi­ni­do que a su fal­ta va pa­sar a al­gún fa­mi­liar, sin em­bar­go, las per­so­nas que es­tán al­re­de­dor po­drían no es­tar de acuer­do en que ten­ga las mis­mas ha­bi­li­da­des, ni vi­sión de ne­go­cio, y ahí es cuan­do los so­cios co­mer­cia­les no quie­ran con­ti­nuar ha­cien­do ne­go­cios

Pier­de a los em­plea­dos al es­tar vul­ne­ra­bles por la pér­di­da de una per­so­na im­pres­cin­di­ble en la or­ga­ni­za­ción.

“Bá­si­ca­men­te pa­ra otor­gar es­te ti­po de pó­li­za los fac­to­res de ries­go que se to­man en cuen­ta son dos: bue­na sa­lud fí­si­ca y bue­na sa­lud fi­nan­cie­ra”, opi­nó Ka­fal­tis.

La com­bi­na­ción de es­tos dos fac­to­res no de­be re­pre­sen­tar nin­gún pro­ble­ma pa­ra que un eje­cu­ti­vo ad­quie­ra un seguro de es­te ti­po.

Las empresas fa­mi­lia­res son las que más lo ne­ce­si­tan, por­que nor­mal­men­te la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, de­ja pre­de­fi­ni­do que a su fal­ta va pa­sar a al­gún fa­mi­liar, sin em­bar­go, las per­so­nas que es­tán al­re­de­dor po­drían no es­tar de acuer­do en que ten­ga las mis­mas ha­bi­li­da­des, ni vi­sión de ne­go­cio, y ahí es cuan­do los so­cios co­mer­cia­les no quie­ran con­ti­nuar ha­cien­do ne­go­cios, en ese mo­men­to se le en­tre­ga a la com­pa­ñía los re­cur­sos, ya sea pa­ra traer al­gún ex­per­to, o pa­ra re­sar­cir esa ba­ja en la pro­duc­ti­vi­dad, y po­der ga­ran­ti­zar que per­du­re la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.