In­te­li­gen­cia Em­pren­de­do­ra (IE)

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Opinion - Fe­li­pe Cas­tro Tru­que DI­REC­TOR CO­MER­CIAL CARICACO

En la edi­ción pa­sa­da com­par­tí una ‘Car­ta a las empresas’, en la que les pe­dí te­ner una vi­sión de apo­yo, se­gui­mien­to y ca­pa­ci­ta­ción ha­cia sus co­la­bo­ra­do­res. En­fo­que don­de el di­se­ño de pro­duc­tos, ser­vi­cios y pro­ce­sos de trans­for­ma­ción di­gi­tal, es­té cen­tra­do en el ser hu­mano y en fun­ción de nues­tra hu­ma­ni­dad com­par­ti­da. Un abor­da­je éti­co pa­ra crear valor in­te­gral pa­ra la em­pre­sa y la so­cie­dad, y una for­ma pa­ra di­fe­ren­ciar­se y apos­tar por és­te fac­tor co­mo pun­ta de lan­za pa­ra sus pro­ce­sos de in­no­va­ción.

Unos días des­pués, du­ran­te un evento al que asis­tí, un con­sul­tor in­vi­ta­do co­mo ex­per­to y ex­po­si­tor, se de­jó de­cir a la au­dien­cia que él le re­co­mien­da a las empresas NO ca­pa­ci­tar a sus em­plea­dos. Su jus­ti­fi­ca­ción es que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tien­den a cam­biar más de empresas, a pa­sar menos tiem­po en ellas, y que ca­pa­ci­tar­los no es una bue­na in­ver­sión.

Da­do es­te pa­no­ra­ma, de una vi­sión mio­pe de al­gu­nos “ex­per­tos”, es­ta car­ta la hi­ce pen­sa­da en us­ted: per­so­na, ser hu­mano, jo­ven, vie­jo o por na­cer. Tra­ba­ja­dor u ac­cio­nis­ta, o di­rec­tor, je­fe, eje­cu­ti­va, crea­ti­vo, con­sul­to­ra, y mis­ce­lá­neo. Us­ted, es el cen­tro de to­da or­ga­ni­za­ción. Sin las per­so­nas, las empresas no exis­ten. So­mos no­so­tros quie­nes lle­va­mos los valores a nues­tro pues­to y lu­gar de tra­ba­jo, tam­bién so­mos los que pro­gra­ma­mos al­go­rit­mos e in­ven­ta­mos ro­bots.

De­cía el as­tró­no­mo Carl Sa­gan, crea­dor de la se­rie Cos­mos, que “La cu­rio­si­dad y el afán de re­sol­ver di­le­mas cons­ti­tu­yen el se­llo dis­tin­ti­vo de nues­tra es­pe­cie”. És­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son la fuer­za que mue­ve to­da or­ga­ni­za­ción hu­ma­na, y mu­chos de los di­le­mas que en­fren­ta­mos hoy, son de ca­rác­ter éti­co. Res­pe­to, so­li­da­ri­dad, son ejem­plos de un mar­co éti­co en nues­tras vi­das, per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les. Creo que la ‘Fuer­za’ nos acom­pa­ña y que, al me­jor es­ti­lo Je­di, so­mos la re­sis­ten­cia. A los abu­sos, a la in­jus­ti­cia, a la co­rrup­ción, a los go­bier­nos des­pó­ti­cos y re­pre­si­vos, y a los sis­te­mas dis­fun­cio­na­les. Tam­bién so­mos la res­pues­ta, crean­do nue­vas pro­pues­tas de in­no­va­ción pa­ra en­fren­tar re­tos y cam­biar pa­ra­dig­mas.

Ha­blar de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial ( IA) es­tá de mo­da. Los ro­bots, al­go­rit­mos, ‘block­chains’ y reali­dad au­men­ta­da in­va­den el mun­do, y mi­llo­nes de per­so­nas se que­dan sin tra­ba­jo a raíz de la au­to­ma­ti­za­ción. La tec­no­lo­gía eli­mi­na pues­tos cla­ro, pe­ro crea otros. No es que hay es­ca­sez de pla­zas sino de ha­bi­li­da­des téc­ni­cas pa­ra ocu­par­los. En­ton­ces, ¿pa­ra quién es el fu­tu­ro que es­ta­mos crean­do?

Se­gún el Free­lan­ce Re­port 2017, en só­lo 10 años, la ma­yo­ría de la fuer­za la­bo­ral de los EEUU tra­ba­ja­rá de for­ma in­de­pen­dien­te, co­mo ‘free­lan­ce’. Y de acuer­do al re­por­te del Ox­ford In­ter­net Ins­ti­tu­te, du­ran­te el 2017 las gran­des empresas au­men­ta­ron en un 26% el uso de pla­ta­for­mas de bús­que­da de ta­len­to free­lan­ce. Es­tas empresas ne­ce­si­tan pro­fe­sio­na­les en nue­vas dis­ci­pli­nas y al­gu­nas que to­da­vía no exis­ten: cien­tí­fi­co de da­tos, di­rec­to­ra de co­no­ci­mien­to o, vi­gi­lan­te on­li­ne y de­le­ga­dos de pro­tec­ción de da­tos, son al­gu­nas de las pro­fe­sio­nes más ape­te­ci­das.

Sin in­te­li­gen­cia hu­ma­na, no exis­te la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Y en es­ta lí­nea, in­ves­ti­ga­cio­nes del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial in­di­can que las ha­bi­li­da­des téc­ni­cas no son su­fi­cien­tes y que de­be­mos pre­pa­rar­nos tam­bién en ha­bi­li­da­des blan­das. Pen­sa­mien­to crí­ti­co, ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos y pa­ra ne­go­ciar, in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, tra­ba­jo en equi­po, orien­ta­ción al servicio, son al­gu­nas de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que se ne­ce­si­tan pa­ra te­ner éxi­to en el tra­ba­jo ac­tual y so­bre to­do pa­ra el fu­tu­ro.

Nues­tra apues­ta en Ca­rï­ca­co, es pa­ra las per­so­nas que cul­ti­van la In­te­li­gen­cia Em­pren­de­do­ra (IE), por­que ellos ten­drán ma­yo­res ca­pa­ci­da­des pa­ra cam­biar jun­to a la evo­lu­ción de su entorno. Es­ta in­te­li­gen­cia com­bi­na ha­bi­li­da­des téc­ni­cas y blan­das, y ra­di­ca en prepararse de for­ma con­ti­nua. Es te­ner men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to y crear equi­li­brio en­tre men­te y co­ra­zón, co­no­ci­mien­tos y pa­sión. Es­ta in­te­li­gen­cia atra­vie­sa, trans­ver­sal- men­te, to­da ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca hu­ma­na y ge­ne­ra nue­vo valor a la so­cie­dad, tan­to en uti­li­da­des co­mo en im­pac­to. Sus pro­po­nen­tes son per­so­nas am­bi­cio­sas y éti­cas, son sen­si­bles al mun­do que los ro­dea, tra­ba­jan en una em­pre­sa y quie­ren so­bre­sa­lir, o es­tán dis­pues­tos a to­mar nue­vos ries­gos y tra­yec­tos.

Ha­ga­mos una pau­sa en el ca­mino. Es­ta­mos en un pun­to de in­fle­xión por­que, raíz del com­por­ta­mien­to hu­mano, es­ta­mos an­te la sex­ta ex­tin­ción ma­si­va de es­pe­cies en la Tie­rra. ¡En menos de 35 años no ha­brá pe­ces que co­mer en el mar! Sea­mos cons­cien­tes de los há­bi­tos que nos tra­je­ron a es­te caos y de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad. Bien de­cía Albert Eins­tein que no po­de­mos re­sol­ver los pro­ble­mas de hoy con el mis­mo pen­sa­mien­to que nos tra­jo a ellos. Tam­po­co con las mis­mas empresas, ins­ti­tu­cio­nes y sis­te­mas. Por eso los in­vi­to a desa­rro­llar la in­te­li­gen­cia em­pren­de­do­ra, a com­bi­nar ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas y de em­pa­tía. Ca­da in­ten­ción, de­ci­sión y ac­ción de­be ser una en que sie­te ge­ne­ra­cio­nes ha­cia ade­lan­te vuel­van a ver pa­ra atrás con agra­de­ci­mien­to y or­gu­llo. Tra­ba­je­mos por un pla­ne­ta dis­tin­to, por una me­ta­mor­fo­sis co­lec­ti­va y una hu­ma­ni­dad nue­va: sen­si­ble, sos­te­ni­ble y prós­pe­ra. De nues­tra in­te­li­gen­cia em­pren­de­do­ra de­pen­de la so­bre­vi­ven­cia de nues­tra ci­vi­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.