Mo­da pa­ra ca­ba­lle­ros

El es­ti­lo de una per­so­na, de mu­chas o de una épo­ca, es mu­cho más que mo­da o in­du­men­ta­ria, aun­que ten­ga su re­fle­jo en es­tas. Pe­ro no to­dos los es­ti­los son re­co­no­ci­bles o ad­mi­si­bles. Edurne Elvira

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Sumario -

Co­noz­ca al dandy del si­glo XXI

El es­ti­lo de­fi­ne la éti­ca y es­té­ti­ca del mo­men­to y por eso in­flu­ye en la so­cie­dad. Al­gu­nos es­ti­los son re­vo­lu­cio­na­rios y de­jan una im­pron­ta in­de­le­ble; pro­du­cen una in­no­va­ción per­du­ra­ble en los usos de to­da una ge­ne­ra­ción y, a ve­ces, de las si­guien­tes. Pe­ro no per­da­mos la pers­pec­ti­va: el es­ti­lo al­can­za mu­cho más allá que una cor­ba­ta o una fal­da o cual­quier otro ele­men­to in­du­men­ta­rio.

To­do mo­men­to de la his­to­ria de la ci­vi­li­za­ción tie­ne un es­ti­lo pro­pio, cla­ro, por cor­ta que sea su vi­da. Pe­ro no to­dos los es­ti­los son re­co­no­ci­bles o in­clu­so ad­mi­si­bles. Los po­cos que han de­ja­do su im­pron­ta sue­len em­pe­zar por una idea, ge­ne­ral­men­te eli­tis­ta, cu­yo impulso aca­ba con­sa­grán­do­se en el pro­gre­so de la hu­ma­ni­dad. Y uno de los es­ti­los que no se ha ex­tin­gui­do con el pa­so del tiem­po, es más, que es­tá en vi­vien­do su me­jor mo­men­to es el ‘dan­dis­mo’.

Pa­ra Bau­de­lai­re, el dandy es al­guien sin otra ocu­pa­ción que per­se­guir la fe­li­ci­dad. Hoy la ele­gan­cia mas­cu­li­na, dis­tin­ti­vo esen­cial del ‘dan­dis­mo’, se rein­ven­ta si­guien­do los pa­tro­nes de aque­llas fi­gu­ras le­gen­da­rias.

Des­de el le­gen­da­rio Geor­ge Br­yan Brum­mel has­ta Andy War­hol, de Os­car Wil­de al du­que de Wind­sor, pa­san­do por Ro­bert de Mon­te­quiou o Noel Co­ward. Char­les Bau­de­lai­re y Lord By­ron… Ca­da uno de los úl­ti­mos tres si­glos ha te­ni­do sus pro­pios ico­nos de es­ti­lo mas­cu­lino. Sím­bo­los que por dis­tin­tos mo­ti­vos han mar­ca­do ten­den­cia en ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Imi­ta­dos y ad­mi­ra­dos has­ta la sa­cie­dad. Ama­dos y odia­dos. Sím­bo­los de una épo­ca pa­sa­da que se re­be­la­ban con­tra lo es­ta­ble­ci­do con la ele­gan­cia co­mo ar­ma más afi­la­da. Y eso es, pre­ci­sa­men­te, lo que de­be­ría­mos en­ten­der co­mo dandy.

Hay dan­dies de lo me­ra­men­te es­té­ti­co, sin más, y

El dandy es al­guien de ca­rác­ter au­daz, que se en­cuen­tra a gus­to mez­clan­do lo co­mún con lo ori­gi­nal, cul­ti­va­do, un po­co gam­be­rro, con mu­cho sen­ti­do del humor.

dan­dies de lo es­té­ti­co y lo éti­co. Y los pa­dres fun­da­do­res de la es­tir­pe per­te­ne­cían a la ver­sión más se­ria del con­cep­to ‘dan­dis­mo’, la con­cep­ción que le da a esa idea una di­men­sión

me­ta­fí­si­ca. Por­que el dandy no es so­lo al­guien ele­gan­te o refinado, sino un re­bel­de que re­cha­za la so­cie­dad en la que vi­ve, que la desafía de mu­chas ma­ne­ras. La más apa­ren­te es la de su for­ma di­fe­ren­te de ves­tir. In­clu­so el he­cho mis­mo de que el dandy le dé tan­ta im­por­tan­cia a la apariencia, es par­te de su re­bel­día. Pe­ro en el ver­da­de­ro ‘dan­dis­mo’ hay más, des­de siem­pre ha ha­bi­do mu­cho más. Es una for­ma de ra­di­ca­li­dad es­pi­ri­tual que se ma­ni­fies­ta, en­tre otras co­sas, en el atuen­do, pun­ta de lan­za de una for­ma de en­ten­der la vi­da.

La fi­gu­ra del dandy, de he­cho, con sus re­so­nan­cias de buen gus­to y aris­to­crá­ti­ca ele­gan­cia, co­rres­pon­de al ya an­te­pa­sa­do si­glo XIX. Bau­de­lai­re lo de­fi­nía co­mo un “hom­bre ri­co, ocio­so y que, aún has­tia­do, no tie­ne otra ocu­pa­ción que co­rrer en bus­ca de la fe­li­ci­dad”, es de­cir, cultivar lo be­llo en su per­so­na, prac-

ti­car el cul­to de sí mis­mo y sa­tis­fa­cer sus pa­sio­nes, sin que el es­trés de esa agen­da le ha­ga ex­pre­sar una emo­ción chi­rrian­te o aban­do­nar por un se­gun­do su to­tal in­di­fe­ren­cia, mues­tra de su des­dén ha­cia la me­dio­cri­dad ge­ne­ral de los se­res hu­ma­nos.

Si bien mu­chas fue­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nie­ron es­te mo­vi­mien­to, lo cier­to es que la que con más fuer­za ha lle­ga­do has­ta nues­tros días ha si­do la pe­cu­liar ma­ne­ra de ves­tir de sus pro­ta­go­nis­tas. Si los dan­dies de­ci­mo­nó­ni­cos se re­be­la­ron con­tra la es­té­ti­ca so­bre­car­ga­da de su tiem­po, el dandy mo­derno lo ha­ce con­tra la ti­mi­dez y mo­no­to­nía de su épo­ca. Aun­que los dan­dies de hoy po­co tie­nen que ver con los in­te­lec­tua­les del pa­sa­do, am­bos com­par­ten la idea de re­bel­día y rup­tu­ra con las nor­mas es­té­ti­cas de su tiem­po.

El dan­dis­mo es una fi­lo­so­fía vi­tal que hu­ye del postureo ba­nal pa­ra de­can­tar­se por lo au­tén­ti­co, que pre­fie­re la ca­li­dad a la can­ti­dad y que sa­be que el to­do es la su­ma de los pe­que­ños de­ta­lles.

El dandy es al­guien de ca­rác­ter au­daz, que se en­cuen­tra a gus­to mez­clan­do lo co­mún con lo ori­gi­nal (in­clu­so con un to­que ex­cén­tri­co), cul­ti­va­do, un po­co gam­be­rro, con mu­cho sen­ti­do del humor y, so­bre to­do, al­guien que hu­ye de lo con­ven­cio­nal. El abu­rri­mien­to es su peor enemi­go y ha­ce lo que sea por evi­tar­lo, in­clu­so pro­vo­car al­gún ma­len­ten­di­do.

No desafía las nor­mas es­ta­ble­ci­das por­que sa­be que eso se­ría una pér­di­da de tiem­po. Él pre­fie­re in­ter­pre­tar­las a su ma­ne­ra, fle­xi­bi­li­zar­las o es­ti­rar­las has­ta sa­car­les el má­xi­mo par­ti­do.

Al dandy del si­glo XXI no le in­tere­san las mar­cas co­mer­cia­les y pre­fie­re ase­so­rar­se sir­vién­do­se de los me­jo­res sas­tres, za­pa­te­ros y ca­mi­se­ros. Aun­que se cer­cio­ra de acu­dir a los más repu­tados ar­te­sa­nos, quie­re que en sus cha­que­tas no apa­rez­ca el nom­bre de quien le ha­ya con­fec­cio­na­do. Él es el pro­ta­go­nis­ta de su con­jun­to, no su sas­tre. Y es pre­ci­sa­men­te ese mar­ca­do pro­ta­go­nis­mo el que guia­rá el res­to de sus de­ci­sio­nes.

No tie­ne un ar­ma­rio lleno de ro­pa, sino unas cuan­tas pren­das es­co­gi­das, pe­ro de mu­cha ca­li­dad. Apues­ta por un es­ti­lo de una ele­gan­cia y dis­tin­ción in­na­tas, que mues­tran su feroz in­di­vi­dua­li­dad por­que no le gus­ta ves­tir ni vi­vir co­mo los de­más. Nun­ca co­mo el res­to.

A pe­sar de es­tar ro­dea­do de tra­jes de hi­le­ra sen­ci­lla, el dandy mo­derno an­he­la el es­ti­lo y la ele­gan­cia atem­po­ral que le apor­tan las cha­que­tas cru­za­das. No bus­ca el as­pec­to im­po­lu­to de los

tra­jes cru­za­dos del gentle­man in­glés, y sus cha­que­tas las des­ar­ma, las re­ba­ja de hom­bros, en­san­cha sus so­la­pas, las acor­ta y las en­ta­lla. A fal­ta de un tra­je cru­za­do, se de­can­ta por tra­jes de tres pie­zas y con­jun­tos for­ma­dos por una chaqueta y un pan­ta­lón in­de­pen­dien­tes bas­tan­te atre­vi­dos. Las cor­ba­tas las re­ser­va so­lo pa­ra las oca­sio­nes que de ver­dad la re­quie­ren. Pa­ra el día a día pre­fie­re la tri­lo­gía ca­mi­sa-cha­le­co-chaqueta que le pro­por­cio­na un pun­to so­fis­ti­ca­do sin coar­tar su li­ber­tad de mo­vi­mien­tos. Más que rom­per con el pa­sa­do, pre­fie­re re­no­var los clá­si­cos.

Re­ser­va el co­lor azul ma­rino pa­ra las oca­sio­nes más for­ma­les, apos­tan­do en su día a día por co­lo­res más ale­gres y so­bre to­do di­fe­ren­tes a aque­llos que ve en la ca­lle. Se atre­ve con el azul cie­lo, los to­nos ver­des y los es­tam­pa­dos de cua­dros.

Hoy en día, afor­tu­na­da­men­te, el uso del pa­ñue­lo se ha ex­ten­di­do y vuel­to a po­pu­la­ri­zar in­clu­so en­tre per­so­nas ale­ja­das del con­cep­to de dandy. De to­dos mo­dos, un dandy de ver­dad se di­fe­ren­cia del res­to en que su pa­ñue­lo lu­ci­rá en la chaqueta o ame­ri­ca­na de una ma­ne­ra tan lla­ma­ti­va que pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en el má­xi­mo pro­ta­go­nis­ta de su con­jun­to. De di­se­ños y co­lo­res di­ver­ti­dos, lo más re­co­men­da­ble es com­bi­nar­lo muy su­til­men­te con el res­to de su con­jun­to sin ha­cer­lo coin­ci­dir con nin­gu­na otra pren­da. Una ecua­ción di­fí­cil don­de la com­ple­men­ta­rie­dad de co­lo­res y la ima­gi­na­ción jue­gan un pa­pel esen­cial.

El dandy con­tes­ta a la so­brie­dad del ne­gro con su fa­mo­so “Brown is the New Black”. Las tonalidades os­cu­ras del ma­rrón go­zan de su apro­ba­ción, ra­ra­men­te se le ve­rá con un ‘Ox­ford plain’, y se­rán los za­pa­tos de do­ble he­bi­lla los que com­par­ti­rán es­pa­cio con sus se­mi-bro­gue y con los in­for­ma­les mo­ca­si­nes.

No le ve­re­mos con las cha­que­tas de mo­da del mo­men­to,

A pe­sar de la ima­gen des­ali­ña­da y re­bel­de que a prio­ri quie­re en­viar­nos, el look del dandy es­tá per­fec­ta­men­te es­tu­dia­do. Des­de su pei­na­do has­ta su bar­ba son pre­pa­ra­dos con an­te­la­ción y es­me­ro an­tes de ha­cer su apa­ri­ción es­te­lar.

ya que año­ra los in­tem­po­ra­les abri­gos cru­za­dos. Sin em­bar­go, su abri­go no se ex­tien­de más allá de la ro­di­lla y cuen­ta con una he­chu­ra bas­tan­te ce­ñi­da. Op­ta por cor­tes más mo­der­nos.

Ha­ce un gui­ño al pa­sa­do re­cu­pe­ran­do los som­bre­ros más clá­si­cos de fiel­tro. El Trilby y el Fe­do­ra son los mo­de­los con los que po­ne una no­ta más de es­ti­lo a su con­jun­to. En ve­rano, no du­da en dis­fru­tar de la li­ge­re­za y ele­gan­cia que apor­ta el som­bre­ro ecua­to­riano. En es­te as­pec­to de atre­vi­mien­to se mar­ca la ver­da­de­ra di­fe­ren­cia en­tre quien apues­ta por lle­var el con­cep­to de ‘dan­dis­mo’ has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias ori­gi­na­rias o tan so­lo se que­da en el in­ten­to.

Aun­que la per­so­na­li­dad del dandy en na­da se asemeja a la del me­tro­se­xual tal y co­mo lo en­ten­de­mos, sí com­par­te con él un gus­to por el uso de bol­sos de mano. Es­te sec­tor es­tá en ple­na efer­ves­cen­cia mas­cu­li­na, lo que ha traí­do con­si­go la fa­bri­ca­ción de bol­sos de gran belleza que con­vier­te en úti­les com­pa­ñe­ros de su día a día y de su ru­ti­na la­bo­ral, así co­mo com­ple­men­to in­se­pa­ra­ble en su vi­da per­so­nal, via­jes, fi­nes de se­ma­na..

Los com­ple­men­tos de­fi­nen y afi­lan su look. Al dandy mo­derno es ha­bi­tual ver­le con guan­tes de piel, los cua­les guar­da en el bol­si­llo de la so­la­pa de su abri­go de for­ma vi­si­ble y me­di­da. Las ga­fas de sol acom­pa­ñan siem­pre a esos guan­tes, es­pe­ran­do el mo­men­to de po­ner­se a su servicio. Usa re­loj, pe­ro más co­mo jo­ya que por ne­ce­si­dad. Pre­fie­re la es­ti­lo­sa pash­mi­na a la clá­si­ca bu­fan­da, e im­po­si­ble se­rá ver­le con cal­ce­ti­nes ne­gros; ele­gi­rá unos ale­gres pa­ra in­vierno y pres­cin­di­rá de ellos, in­clu­so con tra­je, en ve­rano.

A pe­sar de la ima­gen des­ali­ña­da y re­bel­de que a prio­ri quie­re en­viar­nos, el look del dandy es­tá per­fec­ta­men­te es­tu­dia­do. Des­de su pei­na­do has­ta su bar­ba son pre­pa­ra­dos con an­te­la­ción y es­me­ro an­tes de ha­cer su apa­ri­ción es­te­lar. Aun así, vigila su ca­ra, sus ce­jas y no ol­vi­da cui­dar su ma­ni­cu­ra. Nun­ca sa­le a la ca­lle sin su perfume. Ese men­sa­je in­vi­si­ble que anun­cia su lle­ga­da y que per­ma­ne­ce en el am­bien­te des­pués de su mar­cha. Una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que es el pa­ra­dig­ma de la co­que­te­ría, pe­ro tam­bién de la pro­vo­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.