Cobre, uno de los ME­TA­LES EN CRE­CI­MIEN­TO es­te 2018

El cobre se uti­li­za en au­tos, tre­nes, avio­nes, bar­cos, compu­tado­res, en la in­dus­tria y en la co­nec­ti­vi­dad de banda an­cha, por ello va­rios mer­ca­dos es­ti­man que es­te año su co­mer­cio se­rá el me­jor ja­más vis­to.

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Cobre - Ma­ría Ca­le­ro maria.ca­le­[email protected]­po­cer­ca.com

Las pro­yec­cio­nes de uno de los me­ta­les más pre­cio­sos son alen­ta­do­ras. Ba­sa­das en el con­su­mo ase­gu­ra­do a ni­vel mun­dial y ade­más de ser una de­man­da cre­cien­te de Chi­na, el prin­ci­pal im­por­ta­dor de es­te in­su­mo, en Pe­rú la co­ti­za­ción pa­ra es­te 2018 es­ta­ría por en­ci­ma de U$ 3.10 dó­la­res la libra y po­dría lle­gar a los U$ 3.20 dó­la­res, al­go que no se ha vis­to en años.

De acuer­do con Ró­mu­lo Mu­cho, ex vi­ce­mi­nis­tro de Mi­nas de Pe­rú, es­tas ci­fras son más que bue­nas ya que es ma­yor al pre­cio es­pe­ra­do por el Go­bierno en el Mar­co Ma­cro­eco­nó­mi­co Multianual 2018- 2021, el cual lo ubi­ca­ba en US$ 2.60 dó­la­res la libra.

“El con­su­mo es­tá ase­gu­ra­do, la po­bla­ción cre­ce y con ello la de­man­da. Otro fac­tor im­por­tan­te es el re­plan­teo de la eco­no­mía Chi­na que ase­gu­ra un con­su­mo cons­tan­te. Tam­bién es­tá la ma­yor pro­duc­ción de au­tos eléctricos que ele­va­rá la de­man­da de cobre”, ma­ni­fes­ta­ba Mu­cho a fi­na­les de mar­zo.

Mien­tras tan­to, el mer­ca­do de Chi­le ase­gu­ra que el pre­cio del cobre ten­drá es­te año un valor su­pe­rior al es­ti­ma­do por Ha­cien­da en la Ley de Pre­su­pues­tos 2018, don­de se pro­yec­ta­ba que el me­tal

ro­jo se co­ti­za­ría en US$ 2,88 dó­la­res la libra pro­me­dio. Por su par­te, Juan Car­los Gua­jar­do, di­rec­tor de Plus­mi­ning, pro­yec­tó que el me­tal ten­drá un valor pro­me­dio en el ran­go de US$ 3,30 dó­la­res y US$ 3,40 dó­la­res la libra.

“Pen­sa­mos que exis­ten al­gu­nos fac­to­res que van a in­fluir en bue­nos pre­cios. Las re­for­mas en el país asiá­ti­co van a re­du­cir la can­ti­dad del me­tal, por lo que van a obli­gar a ma­yo­res im­por­ta­cio­nes. Ade­más, pre­ci­só que las res­tric­cio­nes a la com­pra de cha­ta­rra de cobre van a sig­ni­fi­car una “im­por­tan­te ad­qui­si­ción de cobre refinado”, por lo que es­pe­ra que el me­tal ro­jo re­gis­tre pre­cios al­tos du­ran­te 2018”, in­di­ció Gua­jar­do.

Asi­mis­mo, Ser­gio Leh­mann, economista del BCI, es­pe­ra que el me­tal se co­ti­ce en ni­ve­les de US$ 3,10 dó­la­res la libra en el cor­to pla­zo pa­ra lue­go re­pun­tar ha­cia fi­nes de año lle­gan­do a un valor del or­den de los US$ 3,20 dó­la­res la libra. “Es­ta­mos vien­do una ma­yor de­man­da del me­tal de­bi­do a los fun­da­men­tos que es­tá mos­tran­do la eco­no­mía Chi­na y que ha si­do bien leí­do por los mer­ca­dos”, aña­dió.

El fin de los pre­cios ba­jos

El pre­cio del cobre em­pe­zó a su­bir un 30% en 2017, un he­cho que ha te­ni­do un im­pac­to di­rec­to en es­tos dos paí­ses, que son los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de es­te me­tal en el mun­do. Se tra­ta del valor más al­to del cobre en ca­si cua­tro años.

Es­ta apre­cia­ción po­ne fin a una ten­den­cia ne­ga­ti­va que obli­gó a las empresas a re­du­cir sus cos­tos de pro­duc­ción y en­fren­tó a los go­bier­nos chi­leno y pe­ruano a una caí­da de la re­cau­da­ción fis­cal. Lo des­ta­ca­do, se­gún los analistas, es que no se tra­ta­ría de un fe­nó­meno pun­tual, da­do que las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to in­di­can que la ten­den­cia po­si­ti­va de­be man­te­ner­se al menos has­ta 2020.

El mer­ca­do es­tá ten­dien­do ha­cia un cla­ro con­tex­to de dé­fi­cit de cobre, por lo que los al­tos pre­cios de la se­gun­da mi­tad de 2017 son un re­fle­jo de la es­ca­sez del me­tal es­pe­ra­da pa­ra los pró­xi­mos cin­co años.

“Chi­na ac­tual­men­te con­su­me cer­ca del 50% del cobre refinado mun­dial y

Chi­na 50% con­su­me el del refinado mun­dial Ex­per­tos es­ti­man que se co­ti­ze en US$3,20 dó­la­res la libra pa­ra fi­nal de año Au­tos eléctricos re­que­ri­rán 1.2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de cobre pa­ra 2025

na­tu­ral­men­te cual­quier no­ti­cia po­si­ti­va so­bre las ten­den­cias de con­su­mo de me­ta­les en Chi­na, ten­drá un im­pac­to in­me­dia­to en el pre­cio”, se­ña­ló Ro­lan­do Lay, ana­lis­ta de una con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en el mer­ca­do mi­ne­ro

En otras pa­la­bras de­pen­der de Chi­na ha si­do la prin­ci­pal cau­sa de tan­to las al­zas co­mo de las caí­das del ma­te­rial, por ello cuan­do la eco­no­mía de ese país em­pe­zó a cre­cer 6,8% en el 2017 de acuer­do a da­tos del Ban­co Mun­dial, el cobre em­pe­zó a te­ner un me­jor mo­vi­mien­to.

Pe­kín re­quie­re de­ses­pe­ra­da­men­te el me­tal pa­ra la dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca, el ca­blea­do de las edi­fi­ca­cio­nes, tu­be­rías de agua y de gas o sis­te­mas térmicos. El cobre se uti­li­za, por ejem­plo, en au­tos, tre­nes, avio­nes, bar­cos, compu­tado­res, en la in­dus­tria y en la co­nec­ti­vi­dad de banda an­cha. Es, sim­ple­men­te, im­pres­cin­di­ble pa­ra cre­cer.

No obs­tan­te, más allá de Chi­na hay otros fac­to­res que han in­flui­do en el au­men­to del pre­cio de es­te me­tal, co­mo la ba­ja del dó­lar y los mo­vi­mien­tos es- pe­cu­la­ti­vos de in­ver­sio­nis­tas. Igual de im­por­tan­te es la re­vo­lu­ción del mer­ca­do de los au­tos eléctricos, que en su fuer­te ex­pan­sión pre­vis­ta pa­ra los pró­xi­mos años va a ge­ne­rar una de­man­da ex­tra de cobre que po­dría lle­gar a 1,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das ha­cia 2025.

Con­sul­to­ras co­mo Equity research de Cre­di­corp Ca­pi­tal Pe­rú se­ña­lan que exis­ten va­rios fon­dos de co­ber­tu­ra que es­tán in­vir­tien­do en cobre por­que es­tán con­ven­ci­dos de que los ca­rros eléctricos im­pul­sa­rán el valor del mer­ca­do cu­prí­fe­ro. Tam­bién in­flu­ye el rá­pi­do cre­ci­mien­to de las ener­gías re­no­va­bles, que tam­bién son in­ten­si­vas en el uso de cobre. Por ejem­plo, una plan­ta solar o eó­li­ca pue­de de­man­dar más del do­ble del me­tal que una ge­ne­ra­do­ra eléc­tri­ca que use car­bón.

In­ver­sión a lar­go pla­zo

El 28 de di­ciem­bre de 2017 mar­có un hi­to cuan­do el valor del cobre lle­gó a la co­ta de US$ 7,312 la to­ne­la­da en la Bol­sa de Me­ta­les de Lon­dres, un ni­vel que no se veía des­de ha­ce ca­si cua­tro años. Con es­te es­ce­na­rio, Chi­le y Pe­rú se han vuel­to re­la­ti­va­men­te más ricos en los úl­ti­mos me­ses.

Sin em­bar­go, es­to a co­mo es una bue­na se­ñal in­di­ca un fu­tu­ro incierto de­bi­do a que los es­fuer­zos por di­ver­si­fi­car sus eco­no­mías han si­do nu­los. “Es tan fuer­te la de­pen­den­cia de es­tos dos paí­ses de es­te me­tal, que un al­za o caí­da de su valor im­pac­ta di­rec­ta­men­te sus fi­nan­zas pú­bli­cas”, ex­pre­sa Ci­ri­lo Otero, economista.

Pa­ra Otero, en el ca­so de Chi­le, el cobre re­pre­sen­ta cer­ca de la mi­tad de sus ex­por­ta­cio­nes y de­ben em­pe­zar a in­ver­tir pen­san­do en lar­go pla­zo pa­ra que una fu­tu­ra caí­da no gol­pee la eco­no­mía.

“El desafío es la ca­pi­ta­li­za­ción pa­ra Chi­le co­mo pa­ra los paí­ses que desean in­gre­sar a es­te ne­go­cio. Con­ver­tir las ren­tas en al­go vir­tuo­so, aho­rrar pa­ra el fu­tu­ro, ir más allá de la me­ra ex­plo­ta­ción del re­cur­so. Apar­te la mi­ne­ría es un mer­ca­do gi­gan­tes­co, que no so­lo vi­ve del cobre, sino que ge­ne­ra di­vi­den­dos a par­tir de to­dos los sec­to­res aso­cia­dos a la in­dus­tria”, ase­gu­ra Otero.

En 1973 Ray An­der­son fun­dó In­ter­fa­ce Inc. en Atlan­ta, Gior­gia, Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de com­pro­bar la de­man­da que ha­bía de pa­vi­men­to fle­xi­ble. Pron­to In­ter­fa­ce cre­ció a gran ve­lo­ci­dad gra­cias a la rá­pi­da ex­pan­sión de los edi­fi­cios de ofi­ci­nas y a la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía, con­vir­tién­do­se en el prin­ci­pal fa­bri­can­te de sue­los mo­du­la­res a ni­vel mun­dial.

En 1994 se le so­li­ci­tó a An­der­son que pre­pa­ra­ra una char­la in­for­ma­ti­va so­bre los ob­je­ti­vos de In­ter­fa­ce en ma­te­ria de me­dio am­bien­te. An­te es­ta pe­ti­ción el di­rec­ti­vo in­ves­ti­gó so­bre el te­ma, con lo que ini­ció un via­je ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad. Al ana­li­zar su em­pre­sa des­cu­brió que las al­fom­bras y los te­ji­dos se fa­bri­ca­ban con pro­duc­tos pe­tro­quí­mi­cos y la hue­lla am­bien­tal era ne­ga­ti­va, ya que ge­ne­ra­ba ca­da año 10,447 to­ne­la­das de desechos só­li­dos, 2,291 mi­llo­nes de li­tros de agua con­ta­mi­na­da, 704 to­ne­la­das de ga­ses tó­xi­cos y 62,800 to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono. An­te es­te pa­no­ra­ma, An­der­son cons­ti­tu­yó un gru­po de tra­ba­jo for­ma­do por so­cios in­ter­nos y ex­per­tos en me­dio am­bien­te ex­ter­nos a la em­pre­sa, al que le en­car­gó la mi­sión de con­ver­tir a In­ter­fa­ce en una em­pre­sa re­ge- ne­ra­do­ra. Así, la com­pa­ñía adop­tó un com­pro­mi­so, “Mis­sion Ze­ro”, con la pro­me­sa de eli­mi­nar pa­ra el año 2020 cual­quier efec­to ne­ga­ti­vo que la or­ga­ni­za­ción pu­die­ra cau­sar en el me­dio am­bien­te. En po­co más de una dé­ca­da, se lo­gró me­nor de­pen­den­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les, de un 45%, y la re­duc­ción del 80% en el uso del agua y en los ver­ti­dos. Ade­más, se in­tro­du­jo en el mer­ca­do nue­vos pro­duc­tos, co­mo el pro­gra­ma Ever­green Lea­se, en el que en lu­gar de ven­der la al­fom­bra, lo que le ofre­ce al clien­te es un con­tra­to de arren­da­mien­to. Di­cha al­fom­bra es­tá fa­bri­ca­da con ma­te­rial re­ci­cla­do y el servicio de In­ter­fa­ce in­clu­ye la ins­ta­la­ción del pro­duc­to, su lim­pie­za y man­te­ni­mien­to. De es­ta ma­ne­ra se ga­ran­ti­za que la com­pa­ñía es la pro­pie­ta­ria de la al­fom­bra du­ran­te to­do su ci­clo vi­tal y que, en con­se­cuen­cia, tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­in­te­grar las par­tes uti­li­za­das en el pro­ce­so con ob­je­to de crear una nue­va al­fom­bra. Así, des­pués de ha­ber pues­to en prác­ti­ca una es­tra­te­gia de sos­te­ni­bi­li­dad du­ran­te 14 años, In­ter­fa­ce con­ti­núa sien­do lí­der mun­dial en su sec­tor y de­mues­tra con sus re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos –un ac­ti­vo de US$879 mi­llo­nes- que la sen­si­bi­li­za­ción am­bien­tal es com­pa­ti­ble con la ren­ta­bi­li­dad.

Nue­vos mo­de­los em­pre­sa­ria­les

La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial (RSE) de­fi­ni­ti­va­men­te ha to­ma­do un rol pro­ta­gó­ni­co en el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses y de las or­ga­ni­za­cio­nes. Las cri­sis fi­nan­cie­ras, so­cia­les y cli­má­ti­cas de los úl­ti­mos años al­re­de­dor del mun­do, en com­bi­na­ción con el cre­cien­te em­po­de­ra­mien­to de los con­su­mi­do­res, han ge­ne­ra­do un es­ce­na­rio don­de hay un per­ma­nen­te es­cru­ti­nio so­bre los mo­de­los de ges­tión de las empresas, con el que se les exi­ge bas­tan­te más que so­lo ha­cer ne­go­cios.

“Ca­da vez más las empresas es­tán en­ten­dien­do que RSE se tra­ta en reali­dad de la for­ma en que se ges­tio­nan los ne­go­cios, y de có­mo la em­pre­sa se ha­ce car­go de los im­pac­tos que sus de­ci­sio­nes y ac­ti­vi­da­des ge­ne­ran. Ade­más, se bus­ca po­ten­ciar los im­pac­tos po­si­ti­vos y mi­ti­gar los ne­ga­ti­vos. En es­ta nue­va vi­sión la em­pre­sa bus­ca de­fi­nir có­mo cre­cer pe­ro de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, res­pe­tan­do a las par­tes in­tere­sa­das, a la gen­te y al am­bien­te”, ex­pli­ca Ma­ría Fer­nan­da Pé­rez, Di­rec­to­ra de la Di­men­sión Eco­nó­mi­ca de la Alian­za Em­pre­sa­rial pa­ra el De­sa­rro­llo (AED).

Mien­tras tan­to, Man­fred Kop­per, Se­nior Ma­na­ger Cli­ma­te Chan­ge and Sus­tai­na­bi­lity Ser­vi­ces de EY Cen­troa­mé­ri­ca, ha­ce én­fa­sis en que la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial ha mi­gra­do al término Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va, en el las or­ga­ni­za­cio­nes bus­can res­pon­sa­bi­li­zar­se del im­pac­to que és­tas tie­nen en sus co­mu­ni­da­des. Así, ca­da vez más, las par­tes in­tere­sa­das (sec­tor pú­bli­co, so­cie­dad ci­vil, co­mu­ni­da­des, ca­de­nas de valor) se han so­fis­ti­ca­do y to­ma­do cons­cien­cia que ha­cer una do­na­ción o sem­brar al­gu­nos ár­bo­les no es pre­ci­sa- men­te una for­ma de ata­car los desafíos ma­te­ria­les o crí­ti­cos pa­ra el gi­ro de ne­go­cios de las com­pa­ñías.

“Mu­chas ve­ces las empresas se en­fo­can en pro­yec­tos que no ge­ne­ran nin­gún valor pa­ra la com­pa­ñía y tam­po­co con­tri­bu­yen a re­sol­ver los desafíos so­cia­les y am­bien­ta­les a los que se en­fren­tan las so­cie­da­des”, ex­pre­sa.

Se­gún Kop­per, el mo­de­lo ac­tual de RSE bus­ca me­dir los indicadores so­cia­les y am­bien­ta­les que con­tri­bu­yan a las me­tas de la com­pa­ñía con la mis­ma ri­gu­ro­si­dad con que se mi­den los indicadores fi­nan­cie­ros.

Es­tra­te­gias re­no­va­das

La RSE ha evo­lu­cio­na­do de tal for­ma, que en la ac­tua­li­dad es con­si­de­ra­da un man­da­to, una exi­gen­cia a ni­vel de con­su­mi­do­res, en la que más allá de im­ple­men­tar al­gu­na ini­cia­ti­va en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad, se bus­ca que la com­pa­ñía ten­ga la ca­pa­ci­dad de de­mos­trar que sus pro­duc­tos se es­tén ge­ne­ran­do de una ma­ne­ra res­pon­sa­ble. “Es un te­ma que ya for­ma par­te de la es­tra­te­gia de la em­pre­sa, y que afec­ta el mo­de­lo de ne­go­cio”, agre­ga Pé­rez, de la AED.

Por su par­te, Bruno Ba­si­le, Di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de Su­mar­se, en Pa­na­má, ase­gu­ra que in­du­da­ble­men­te la RSE ha evo­lu­cio­na­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, prin­ci­pal­men­te por lo glo­ba­li­za­do del mer­ca­do. “El sec­tor em­pre­sa­rial de la re­gión ha lo­gra­do en­ten­der el valor de trans­for­mar su mo­de­lo de ne­go­cio, ba­sa­do en la sos­te­ni­bi­li­dad, es de­cir, que in­cor­po­ra los cri­te­rios so­cia­les, am­bien­ta­les y se en­tien­de el valor de ha­cer un ne­go­cio éti­co y res­pon­sa­ble pa­ra con to­dos los gru­pos de in­te­rés”, re­fie­re.

Pa­ra los ex­per­tos en la ma­te­ria, la im­ple­men­ta­ción de la

sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal en las or­ga­ni­za­cio­nes exi­ge un cam­bio de pa­ra­dig­ma, que va más allá del con­cep­to tra­di­cio­nal de em­pre­sa in­tere­sa­da úni­ca­men­te por ge­ne­rar be­ne­fi­cios, res­pe­tar la ley y con­tri­buir al bie­nes­tar de sus em­plea­dos. Y es ahí pre­ci­sa­men­te don­de ra­di­ca el desafío, en la ne­ce­si­dad de crear “nue­vas for­mas de pen­sar”.

Y es que la mag­ni­tud del pro­ble­ma me­dioam­bien­tal im­pli­ca cam­bios pro­fun­dos, so­bre to­do cuan­do al­gu­nos fe­nó­me­nos de es­te ti­po, co­mo el cam­bio cli­má­ti­co, no co­no­cen fron­te­ras.

“Por ejem­plo, en Pa­na­má, la mis­ma so­cie­dad no es­tá del to­do sen­si­bi­li­za­da so­bre la im­por­tan­cia de cui­dar el entorno en el que vi­ve y es­to ha­ce que a la ho­ra de di­se­ñar una es­tra­te­gia de RSE, las empresas iden­ti­fi­can esas áreas en las que im­pac­ta su ne­go­cio, pe­ro al ser és­tas no re­pre­sen­ta­ti­vas en la agen­da de la so­cie­dad, tien­den a que­dar­se cor­tas, y las empresas op­tan por tra­ba­jar en el ám­bi­to so­cial con el fin de te­ner una ma­yor in­ci­den­cia con la co­mu­ni­dad en la que se desa­rro­lla”, ex­pli­ca Ba­si­le.

El di­rec­ti­vo de Su­mar­se re­sal­ta la im­por­tan­cia de que los paí­ses de la re­gión es­ta­blez­can po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­cre­tas, que in­cen­ti­ven el cui­da­do del me­dio am­bien­te pa­ra lo­grar que des­de to­dos los sec­to­res se tra­ba­jen en una mis­ma di­rec­ción en el te­ma. Asi­mis­mo, Ba­si­le des­ta­ca el avan­ce en la ma­te­ria de paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca, don­de ha ha­bi­do un “avan­ce y una ma­du­rez so­bre­sa­lien­te en te­mas am­bien­ta­les”; o de Gua­te­ma­la, con el te­ma mi­ne­ro, “don­de ya exis­te una po­lí­ti­ca desa­rro­lla­da en torno al te­ma”. Se­gún el ex­per­to, Cen­troa­mé­ri­ca avan­za en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad

El di­rec­ti­vo de Su­mar­se re­sal­ta la im­por­tan­cia de que los paí­ses de la re­gión es­ta­blez­can po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­cre­tas, que in­cen­ti­ven el cui­da­do del me­dio am­bien­te pa­ra lo­grar que des­de to­dos los sec­to­res se tra­ba­jen en una mis­ma di­rec­ción en el te­ma.

am­bien­tal, y se han de­tec­ta­do va­rias ini­cia­ti­vas cor­po­ra­ti­vas con una vi­sión muy vin­cu­la­da al de­sa­rro­llo am­bien­tal, en las que se in­clu­yen el te­ma de re­ci­cla­je, re­uti­li­za­ción de desechos, re­duc­ción del con­su­mo de plás­ti­co.

Así, hay ini­cia­ti­vas pun­tua­les que es­tán sur­gien­do en to­da la re­gión, prin­ci­pal­men­te en el sec­tor de ‘ star­tups’, aun­que el sec­tor em­pre­sa­rial más con­so­li­da­do tam­bién tie­nen es­tán­da­res de al­ta ca­li­dad. “Un ejem­plo de es­to son las empresas ce­men­te­ras, que se ca­rac­te­ri­zan por te­ner muy al­tos es­tán­da­res en cuan­to a re­duc­ción de emi­sio­nes y có­mo ges­tio­nan los re­si­duos de sus plan­tas”, di­ce Ba­si­le, quien ase­ve­ra que aun­que la re­gión no es­tá al ni­vel de los paí­ses desa­rro­lla­dos en ma­te­ria am­bien­tal, sí ha ha­bi­do avan­ces con­cre­tos.

Cam­bios pe­que­ños pe­ro con im­pac­to

Los cien­tí­fi­cos coin­ci­den en se­ña­lar que, pa­ra abor­dar los ac­tua­les pro­ble­mas de­ri­va­dos del cam­bio cli­má­ti­co, du­ran­te los pró­xi­mos 20 años la hu­ma­ni­dad de­be­ría re­du­cir las emi­sio­nes de gas in­ver­na­de­ro en un 80%. Sin em­bar­go, la reali­dad es que muy pro­ba­ble­men­te las emi­sio­nes mun­dia­les de car­bono se du­pli­quen. Por otro la­do, se­gún uno de los in­for­mes Energy Outlook, en el 2030 la de­man­da mun­dial de ener­gía au­men­ta­rá en un 57%. An­te es­to, los ex­per­tos en RSE re­sal­tan que en oca­sio­nes pue­de re­sul­tar un tan­to di­fí­cil te­ner cla­ro de qué mo­do po­drían los cam­bios a pe­que­ña es­ca­la, en las empresas, pue­den ha­cer fren­te a un asun­to tan com­ple­jo y apre­mian­te. ¿Por dón­de em­pe­zar y có­mo ase­gu­rar­se que los efec­tos de­ri­va­dos de esos pe­que­ños cam­bios im­pac­ten en el sis­te­ma glo­bal?

El in­for­me El gi­ro ha­cia la em­pre­sa ver­de. Estudio so­bre el pro­ce­so de trans­for­ma­ción de las empresas ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad, rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción So­cial de la Uni­ver­si­dad Ra­mon Llul, de Es­pa­ña, ha­ce eco de la re­co­men­da­ción de Sa­rah Se­vern, di­rec­to­ra de Res­pon­sa­bi­li­dad Cor­po­ra­ti­va de Ni­ke, quien afir­ma que el prin­ci­pal re­to de la sos­te­ni­bi­li­dad es tra­du­cir el pro­pio con­cep­to en “me­di­das prác­ti­cas y apli­ca­bles”, lo cual es con­si­de­ra­da co­mo una de las prin­ci­pa­les ba­rre­ras pa­ra la im­ple­men­ta­ción de es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les en ma­te­ria am­bien­tal.

Kop­per, de EY, re­sal­ta que es pre­ci­sa­men­te el te­ma am­bien­tal el pa­so más co­mún a la ho­ra de que una or­ga­ni­za­ción desea im­ple­men­tar una es­tra­te­gia de RSE, ya que “re­sul­ta más fá­cil re­du­cir cos­tos ope­ra­ti­vos a tra­vés de ser más efi­cien­te”, di­ce el ex­per­to, quien ha­ce én­fa­sis que las empresas de­ben con­si­de­rar que en la ac­tua­li­dad la for­ma en que es­tán com­pran­do los nue­vos con­su­mi­do­res es ca­da vez orien­ta­da a las empresas res­pon­sa­bles. “La gen­te es­tá dis­pues­ta a de­jar de ad­qui­rir pro­duc­tos fa­bri­ca­dos de for­ma irres­pon­sa­ble”, ase­ve­ra.

De ahí que la ne­ce­si­dad de in­no­var y apor­tar al­ter­na­ti­vas crea­ti­vas a lar­go pla­zo se con­si­de­ra una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más des­ta­ca­das de la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal de las empresas. Así han sur­gi­do tér­mi­nos co­mo las “air brands”, una ten­den­cia que bus­ca crear “mar­cas de ai­re”, en las que sus pro­duc­tos ten­gan un ci­clo de vi­da en el que no ge­ne­ren nin­gu­na hue­lla am­bien­tal o so­cial, sino más bien agre­guen valor po­si­ti­vo al mun­do. Por ello, se­gún los ex­per­tos, aque­llas empresas que lideren una “eco­no­mía ver­de” ob­ten­drán los be­ne­fi­cios de una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va es­tra­té­gi­ca y se­rán re­co­no­ci­das por los clientes co­mo lí­de­res en su sec­tor.

Cen­troa­mé­ri­ca avan­za en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal, y se han de­tec­ta­do va­rias ini­cia­ti­vas cor­po­ra­ti­vas con una vi­sión muy vin­cu­la­da al de­sa­rro­llo am­bien­tal, en las que se in­clu­yen el te­ma de re­ci­cla­je, re­uti­li­za­ción de desechos, re­duc­ción del con­su­mo de plás­ti­co

Bob Dop­pelt, Lea­ding Chan­ge To­ward Sus­tai­na­bi­lity: A Chan­ge- Ma­na­ge­ment Gui­de for Bu­si­ness, Go­vern­ment and Ci­vil So­ciety.

Aque­llas empresas que lideren una “eco­no­mía ver­de” ob­ten­drán los be­ne­fi­cios de una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va es­tra­té­gi­ca y se­rán re­co­no­ci­das por los clientes co­mo lí­de­res en su sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.