VI­DRIO, ¿ AMI­GO DE LA NA­TU­RA­LE­ZA?

SER “In­fi­ni­ta­men­te RE­CI­CLA­BLE” Es la me­jor CAR­TA DE pre­sen­ta­ción DEL vi­drio, ma­te­rial que ca­da día gana más adep­tos con el ob­je­ti­vo de mi­ti­gar los efec­tos de la CRE­CIEN­TE AVAN­ZA­DA DEL uso DEL plás­ti­co.

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Especial Verde - ALE­JAN­DRA Or­dó­ñez / Ale­jan­dra.or­do­[email protected]­po­cer­ca.com

El 12 de di­ciem­bre de 2015, 195 paí­ses de to­do el mun­do se po­nían de acuer­do pa­ra li­mi­tar el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta has­ta fi­nal de si­glo en­tre 2 y 1,5 gra­dos. De es­ta ma­ne­ra, el Acuer­do de Pa­rís lle­gó pa­ra be­ne­plá­ci­to de to­dos los que tra­ba­jan por la sos­te­ni­bi­li­dad y la de­fen­sa del me­dioam­bien­te.

En es­ta lu­cha por el cui­da­do de la na­tu­ra­le­za, una de los más gran­des desafíos se ha cen­tra­do en las ac­cio­nes em­pren­di­das an­te el au­men­to de re­si­duos de plás­ti­co, el cual se ha in­cre­men­ta­do de for­ma dramática.

Co­mo con­se­cuen­cia de una mala ges­tión de los re­si­duos o de su aban­dono, unos 8 mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­cos aca­ban en los ma­res y océa­nos anual­men­te, for­man­do el 60-80% de la ba­su­ra ma­ri­na, en su ma­yo­ría en for­ma de mi­cro plás­ti­cos. Se­gún los ex­per­tos, es un pro­ble­ma glo­bal que es­tá au­men­tan­do de for­ma alar­man­te.

Y es que la pro­duc­ción glo­bal de plás­ti­cos se ha dis­pa­ra­do en los úl­ti­mos 50 años, y en es­pe­cial en las úl­ti­mas dé­ca­das. En­tre 2002 y 2015 és­ta au­men­tó más del 50%: de 204 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2002, a 299 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2013 y a 322 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2015. Es­ta can­ti­dad no in­clu­ye las fi­bras sin­té­ti­cas que se usan en la ro­pa, cuer­das, u otros pro­duc­tos que de for­ma con­jun­ta re­pre­sen­ta­ron 61 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2016.

De acuer­do con el in­for­me Plás­ti­cos en los Océa­nos, de Green­pea­ce, se es­ti­ma que pa­ra 2020 se su­pe­rarán los 500 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les, lo que su­pon­dría un 900% más que los ni­ve­les de 1980.

Ac­tual­men­te hay mu­chos ti­pos de plás­ti­cos, aun­que el mer­ca­do es­tá do­mi­na­do por cua­tro ti­pos prin­ci­pa­les: Po­li­eti­leno ( PE), pol­yes­ter ( PET), po­li­pro­pi­leno ( PP), y clo­ru­ro de po­li­vi­ni­lo ( PVC). Ca­be re­sal­tar que la ma­yor par­te de los plás­ti­cos se em­plean en la fa­bri­ca­ción de en­va­ses, es de­cir, en pro­duc­tos de un so­lo uso.

Ci­men­tan­do la cul­tu­ra del vi­drio

En es­te pa­no­ra­ma, el re­ci­cla­je de vi­drio ha sur­gi­do co­mo una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de la cre­cien­te avan­za­da del uso del plás­ti­co, ya que és­te es el úni­co ma­te­rial pa­ra de­sa­rro­llo de en­va­ses co­mer­cia­les que es 100% e in­fi­ni­ta­men­te re­ci­cla­ble.

Se­gún Eduar­do Or­do­ñez, vo­ce­ro de Gru­po Vi­drie­ro Cen­troa­me­ri­cano (VICAL), el vi­drio es un ele­men­to de ori­gen na­tu­ral, ver­sá­til y re­uti­li­za­ble que tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo pa­ra la sa­lud, el me­dioam­bien­te y la eco­no­mía. “Es un ma­te­rial iner­te que no con­ta­mi­na el pro­duc­to que con­tie­ne, ni el me­dioam­bien­te”, ase­gu­ra.

En­tre las prin­ci­pa­les ven­ta­jas que el vi­drio tie­ne so­bre otros ma­te­ria­les co­mu­nes des­ta­can que es­tá com­pues­to por ele­men­tos na­tu­ra­les al­ta­men­te dis­po­ni­bles en la cor­te­za terrestre, que no es de­ri­va­do de com­bus­ti­bles fó­si­les, ade­más es iner­te y que ayu­da a dis­mi­nuir con­si­de­ra­ble­men­te el vo­lu­men de desechos que lle­gan a los bo­ta­de­ros de ba­su­ra.

“Al ser iner­te, el vi­drio no in­ter­ac­túa, ni pro­vo­ca reac­cio­nes quí­mi­cas con el entorno, por lo tan­to no con­ta­mi­na las fuen­tes de agua, ni da­ña la flo­ra y fau­na, tam­po­co afec­ta la sa­lud de las per­so­nas Si és­te lle­ga al me­dio am­bien­te y per­ma­ne­ce en él, no lo con­ta­mi­na, sim­ple­men­te se re­in­cor­po­ra a su ori­gen, es de­cir, la na­tu­ra­le­za”, ex­pli­ca Or­dó­ñez.

De acuer­do con el di­rec­ti­vo de VICAL, un en­va­se de vi­drio re­tor­na­ble pue­de re­uti­li­zar­se has­ta 40 ve­ces, lo que sig­ni­fi­ca que du­ran­te su vi­da útil le aho­rra­rá al pla­ne­ta 40 en­va­ses desecha­bles de los otros ma­te­ria­les dis­po­ni­bles; y al ter­mi­nar su vi­da útil, es­te vi­drio pue­de ser re­ci­cla­do y ob­te­ner con ello nue­vos en­va­ses con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y quí­mi­cas, lis­tos pa­ra cum­plir otros 40 ci­clos de uso.

Asi­mis­mo, re­fi­rió que en Cen­troa­mé­ri­ca la cul­tu­ra del re­ci­cla­je se va ci­men­tan­do ca­da día más. Por otro la­do, ase­gu­ra, es no­ta­ble que los ma­te­ria­les va­lo­ri­za­bles, co­mo el vi­drio, se apre­cien ca­da día más y se con­vier­ten en par­te de una ca­de­na pro­duc­ti­va que trae be­ne­fi­cios am­bien­ta­les y fi­nan­cie­ros a to­dos los in­vo­lu­cra­dos. Es­to re­sul­ta más evi­den­te en las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, que ya es­tán sien­do edu­ca­das en el te­ma, por lo que “en el mo­men­to en que ten­gan el po­der de com­pra, lo van a ha­cer des­de un pun­to de vis­ta eco­ló­gi­co”, con­clu­yó Or­dó­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.