Pa­raí­sos ba­jo par

Des­de El Caribe has­ta Amé­ri­ca Cen­tral, des­ti­nos idí­li­cos don­de dis­fru­tar del golf con ex­ce­len­tes vis­tas y en las me­jo­res ins­ta­la­cio­nes. Pu­ro dis­fru­te.

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Lifestyle -

Po­der es­ca­par­se a al­gu­nos de los cam­pos de golf más pa­ra­di­sía­cos del pla­ne­ta es uno de esos sue­ños que to­do aman­te del ‘swing’ tie­ne pre­sen­te pe­ro no siem­pre pue­de cum­plir. Es­te es un pa­seo do­mi­na­do por el ver­de im­pe­ca­ble de los cour­ses y co­mo te­lón de fon­do, en la ma­yo­ría de los ca­sos, el azul del mar, pa­san­do por ma­ra­vi­llo­sos re­sorts per­di­dos en una na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te don­de se re­ci­be una in­vi­ta­ción a los en­can­tos de un re­lax exó­ti­co, en el que tan­to los pro­fe­sio­na­les del golf co­mo afi­cio­na­dos pue­den col­mar sus ex­pec­ta­ti­vas.

Co­men­ce­mos es­te pa­seo por Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y los cam­pos de golf de Ca­sa de Cam­po Re­sort & Vi­llas, en La Ro­ma­na, don­de el golf no es so­lo un pa­sa­tiem­po, es un es­ti­lo de vi­da. Con cam­pos de golf ta­lla­dos al bor­de de la cos­ta do­mi­ni­ca­na, con vis­tas al río Cha­vón, que ser- pen­tea a lo lar­go de sus ins­ta­la­cio­nes, no sor­pren­de que es­te de­por­te clá­si­co es­té tan in­te­gra­do en su vi­da dia­ria. Los tres cam­pos, 63 ho­yos en to­tal, han si­do di­se­ña­dos por el le­gen­da­rio Pe­te Dye ex­clu­si­va­men­te pa­ra Ca­sa de Cam­po: Teeth of the Dog, con 18 ho­yos (in­clu­yen­do 7 jun­to al mar), es el nú­me­ro 1 del Caribe y el nú­me­ro 52 del mun­do; Dye Fo­re, con 27 ho­yos, 7 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, 7 ho­yos jun­to a un acan­ti­la­do de 90 me­tros que da al río Cha­vón, ra­chas de vien­to de 64 km/h y 360 gra­dos de vis­tas im­pre­sio­nan­tes; y The Links, con cier­ta si­mi­li­tud a los cam­pos de en­la­ces tí­pi­cos de las Is­las Bri­tá­ni­cas, tie­ne 18 ho­yos si­tua­dos en el in­te­rior de Ca­sa de Cam­po.

Hacia el es­te del país, en Cap Ca­na, nos en­con­tra­mos el Pun­ta Es­pa­da Golf Club, otro de los cam­pos de golf más im­por­tan­tes del Caribe di­se­ña­do por el cam­peón nor­te­ame­ri­cano Jack Nic­klaus. Ac­tual­men­te con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res del mun­do, se­de

En Cos­ta Ri­ca, des­ta­can por su be­lle­za y co­mo­di­dad los cam­pos de golf de Los Sue­ños Ma­rriott, Ha­cien­da Pi­ni­lla y Re­ser­va Con­chal. Mien­tras que en Pa­na­má, en­con­tra­mos Santa Ma­ría Golf & Country Club, Vis­ta Mar Golf, Beach & Ma­ri­na, Co­ro­na­do Golf & Beach Re­sort y Lu­ce­ro Golf & Country Club

del PGA’S Cham­pions Tour en­tre 2008 y 2010, cons­ta de 18 ho­yos (8 de ellos en pa­ra­le­lo o in­clu­so so­bre el mar) en un re­co­rri­do úni­co que mez­cla el desafío de­por­ti­vo (se tra­ta de un par 72) con el dis­fru­te de un pai­sa­je irre­pe­ti­ble: los gol­fis­tas pue­den ver el mar des­de cual­quier pun­to del cam­po en con­tras­te con la are­na de los ca­mi­nos y los bun­kers y el ver­de per­fec­to de la hier­ba. El Pun­ta Es­pa­da Golf Club, ade­más, se ins­pi­ra en la tra­di­cio­nal hos­pi­ta­li­dad ca­ri­be­ña, con un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do que in­clu­ye des­pla­za­mien­tos, ocio, co­me­dor pri­va­do o res­tau­ran­te.

A es­ca­sos 20 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia se en­cuen­tra Co­ra­les Golf Club, en Pun­ta­ca­na Re­sort & Club, que ha si­do en mar­zo de es­te año se­de de la PGA Tour. Di­se­ña­do por Tom Fa­zio, Co­ra­les es un ex­clu­si­vo y es­pec­ta­cu­lar cam­po de 18 ho­yos con seis ho­yos de Ocean­si­de en el Caribe. A lo lar­go de acan­ti­la­dos na­tu­ra­les, bahías, ca­las oceá­ni­cas, la­gos in­te­rio­res y can­te­ras de co­ra­li­na, Co­ra­les Golf Cour­se se en­cuen­tra en­tre las me­jo­res ex­pe­rien­cias de golf del mun­do. Ade­más, la co­mu­ni­dad re­si­den­cial de Co­ra­les cuen­ta con un en­cla­ve pri­va­do de lu­jo­sas re­si­den­cias y te­rre­nos con vis­tas al cam­po de golf. Los 600 acres de es­ta co­mu­ni­dad son so­lo una par­te de la ex­ten­sa su­per­fi­cie del Pun­ta­ca­na Re­sort & Club. To­das sus ta­ri­fas in­clu­yen carrito y una am­plia ins­ta­la­ción de prác­ti­ca, así co­mo li­bros de yar­das, toa­llas, agua he­la­da y ca­mi­se­tas que for­man par­te de la con­fi­gu­ra­ción del carrito de golf.

Ha­blan­do de golf y pla­ya, pre­ci­sa­men­te, en Bar­ba­dos, nos en­con­tra­mos el re­sort Sandy La­ne, que pue­de pre­su­mir de ser el más es­pec­ta­cu­lar de la cos­ta oes­te. Sinónimo de lu­jo y tran­qui­li­dad, une lo me­jor de los in­gle­ses y los ca­ri­be­ños, en un per­fec­to equi­li­brio en­tre es­pon­ta­nei­dad y ele­gan­cia. Pe­ro lo que ha­ce úni­co a es­te re­sort, más allá de la at­mós­fe­ra que se res­pi­ra, son sus tres cam­pos de golf di­se­ña­dos por Tom Fa­zio: The Green Monkey, el his­tó­ri­co The Old Ni­ne y el New Cour­se The Country Club. Es­pec­ta­cu­la­res y muy com­pe­ti­ti­vos, los 18 ho­yos, par 72, del Green Monkey han si­do di­se­ña­dos en una vie­ja can­te­ra de pie­dra ca­li­za an­ti­gua. Con exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción, cin­co la­gos y fair­ways im­pe­ca­bles cor­tos, el cam­po Country Club es un pa­raí­so pa­ra los gol­fis­tas. Es­te cam­po desafian­te de par 72, ofre­ce a sus ju­ga­do­res un re­co­rri­do de unos 7.060 m y unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes al mar Caribe. Y el Old Ni­ne, con 9 ho­yos, par 36, ser­pen­tea a tra­vés de la re­si­den- cia de Sandy La­ne y sus fair­ways es­tán ro­dea­dos de ár­bo­les y son muy exi­gen­tes por su es­tre­chez.

Mien­tras en Ja­mai­ca, The Ritz-carl­ton Golf & Spa Re­sort, aco­ge el mag­ní­fi­co cam­po de golf Whi­te Witch de 6.719 m, par 71, di­se­ña­do por Rick Ba­ril & Ro­bert von Hag­ge, que ofre­cen her­mo­sas pa­no­rá­mi­cas del mar Caribe, en un te­rreno on­du­la­do con obs­tácu­los de agua por lo que es con­si­de­ra­do un cam­po de­por­ti­vo de al­ta di­fi­cul­tad. El re­sort, que se ex­tien­de a lo lar­go de una ma­ra­vi­llo­sa pla­ya so­bre la cos­ta nor­te de Ja­mai­ca a só­lo 20 mi­nu­tos del vi­bran­te cen­tro de la Bahía Mon­te­go, es un ver­da­de­ro oa­sis pri­va­do que com­bi­na la ele­gan­cia del vie­jo mun­do con la ca­li­dez y atrac­ti­vo in­su­pe­ra­bles del Caribe.

Via­jan­do aho­ra has­ta Amé­ri­ca Cen­tral, lle­ga­mos a Cos­ta Ri­ca don­de el desa­rro­llo pa­ra prac­ti­car es­te de­por­te ha si­do

muy gran­de en los úl­ti­mos años. Co­mo ejem­plo de es­to es el cam­po de golf de la Re­ser­va Con­chal, que en 2002 se con­vir­tió en el pri­me­ro del país ob­te­nien­do la certificación de Au­du­bon In­ter­na­tio­nal, y es la pie­za cen­tral del re­sort en cre­ci­mien­to. El re­nom­bra­do ar­qui­tec­to Ro­bert Trent Jo­nes II di­se­ñó el par 71, de 18 ho­yos que se ex­tien­de por 7.020 yar­das. Con sus ver­des y com­ple­jos greens y un di­se­ño que jue­ga con los cam­bios de ele­va­ción, el cam­po desafía y de­lei­ta a los ju­ga­do­res de to­dos los ni­ve­les. Exi­ge una gran pre­ci­sión y la dis­tan­cia des­de el tee, pe­ro com­pen­sa con fair­ways am­plios. Es­to crea una ex­pe­rien­cia de golf nue­va to­dos los días. Im­pre­sio­nan­te ve­ge­ta­ción, arro­yos, la­gos y más de 60 tram­pas de are­na mar­can el rum­bo y el bos­que se­co tro­pi­cal que ro­dea el cam­po es el ho­gar de mo­nos, igua­nas, ma­pa­ches, in­nu­me­ra­bles aves exó­ti­cas y es- pe­cies na­ti­vas de im­pre­sio­nan­tes ár­bo­les, que ha­cen de ju­gar golf,ade­más, una ex­pe­rien­cia eco­ló­gi­ca.

En es­ta mis­ma lí­nea y sin sa­lir de Cos­ta Ri­ca, hay que des­ta­car el Ha­cien­da Pi­ni­lla Golf Cour­se, un cam­po de 6.800 m, con 18 ho­yos, par 72, obra maes­tra Mi­ke Young, que ates­ti­gua su pa­sión por el jue­go, el res­pe­to a la tra­di­ción, la preo­cu­pa­ción por el me­dioam­bien­te y su mar­ca­do de­ta­llis­mo. Ca­da ho­yo se di­se­ñó pa­ra ade­cuar­se a las pen­dien­tes y con­tor­nos del pai­sa­je na­tu­ral de Ha­cien­da Pi­ni­lla, una pro­pie­dad his­tó­ri­ca de ran­cho, pla­yas vír­ge­nes y pai­sa­jes na­tu­ra­les en 4.500 hec­tá­reas que ofre­cen a los pro­pie­ta­rios y hués­pe­des una ex­pe­rien­cia pa­ra dis­fru­tar de to­tal tran­qui­li­dad y aven­tu­ra sin fin.

Igual que el Ha­cien­da Pi­ni­lla Golf Cour­se de Cos­ta Ri­ca, en Pa­na­má hay un cam­po de golf con 18 ho­yos, par 72, el Co­ro­na­do Golf & Beach Re­sort. Es­te cam­po fue di­se­ña­do por los re­co­no­ci­dos Geor­ge y Tom Fa­zio y ha­ce las de­li­cias de to­dos los gol­fis­tas que quie­ren dis­fru­tar de es­te de­por­te en un re­sort de pri­mer ni­vel. Lue­go te­ne­mos el Lu­ce­ro Golf & Country Club, el más al­to de ese país, que fue crea­ción del di­se­ña­dor J. Michael Poe­llot. Si bien el cam­po de golf de cla­se mun­dial y sus im­pre­sio­nan­tes vis­tas son la atrac­ción de Lu­ce­ro Golf & Country Club, son sus ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios los que com­ple­men­tan una inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia.

En el li­to­ral sal­va­do­re­ño, las Ve­ne­ras Golf Vi­llas & Re­sort pro­me­te un via­je gas­tro­nó­mi­co de 360 gra­dos a tra­vés de me­nús de pla­tos de co­mi­da sal­va­do­re­ña e in­ter­na­cio­nal. Pe­ro la jo­ya de las Ve­ne­ras Golf Vi­llas & Re­sort es su cam­po de golf de 18 ho­yos, par 72 y 7.000 m, que ofre­ce a sus ju­ga­do­res una to­po­gra­fía va­ria­da, un Dri­ving Ran­ge, Put­ting Green, la­gu­nas y ríos a tra­vés de to­do el re­co­rri­do, her­mo­sos pai­sa­jes, una ca­sa club e ins­truc­tor pro­fe­sio­nal de golf. Tam­bién des­ta­ca por su be­lle­za y ele­gan­cia, El En­can­to Country Club, que po­see un cam­po de golf de 18 ho­yos, di­se­ña­do por una de las fir­mas de ar­qui­tec­tu­ra más re­co­no­ci­das del mun­do.

Los lu­ga­res pa­ra ju­gar es­te de­por­te en Amé­ri­ca Cen­tral y el Caribe son ca­da vez más com­pe­ti­ti­vos en di­se­ño e in­fra­es­truc­tu­ra, por eso en es­te re­co­rri­do he­mos pre­sen­ta­do una se­lec­ción de aque­llos cam­pos que es­tán a la al­tu­ra de los me­jo­res del mun­do y que reúnen ca­da vez a un ma­yor nú­me­ro de aman­tes del golf.

Los lu­ga­res pa­ra ju­gar es­te de­por­te en Amé­ri­ca Cen­tral y el Caribe son ca­da vez más com­pe­ti­ti­vos en di­se­ño e in­fra­es­truc­tu­ra, por eso en es­te re­co­rri­do he­mos pre­sen­ta­do una se­lec­ción de aque­llos cam­pos que es­tán a la al­tu­ra de los me­jo­res del mun­do y que reúnen ca­da vez a un ma­yor nú­me­ro de aman­tes del golf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.