Ma­na­ge­ment

Las com­pa­ñías de­ben afi­nar sus ca­na­les pa­ra es­cu­char a los jó­ve­nes y ana­li­zar las ten­den­cias del em­pleo im­pul­san­do sus pro­gra­mas de talento que les pre­pa­re pa­ra el pre­sen­te y el fu­tu­ro.

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Sumario - Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro

Es­tu­dio Mi­llen­nials

De­fi­nir a un sec­tor de la po­bla­ción co­mo son los ‘mi­llen­nials’ no es ta­rea fá­cil, pe­ro la ma­yo­ría de los me­dios coin­ci­den en al­go: es­tos jó­ve­nes na­ci­dos a par­tir de los 80 son una ge­ne­ra­ción di­gi­tal, hi­per­co­nec­ta­da y con al­tos va­lo­res so­cia­les y éti­cos. To­do es­to y más les ha­ce di­fe­ren­tes a ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das.

De acuer­do a en­cues­tas de años pa­sa­dos rea­li­za­das por De­loit­te, los mi­llen­nials se sen­tían pro­gre­si­va­men­te más po­si­ti­vos acer­ca de la mo­ti­va­ción y la éti­ca de las em­pre­sas. Sin em­bar­go, es­te pa­no­ra­ma ha cam­bia­do en el 2018, don­de la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­ción se ha da­do un dra­má­ti­co re­vés y las opi­nio­nes so­bre las em­pre­sas al­can­za­ron su ni­vel más ba­jo en los úl­ti­mos cua­tro años.

Aho­ra, me­nos de la mitad de los mi­llen­nials con­si­de­ra que las em­pre­sas ac­túan éti­ca­men­te (48% vs. 65% en 2017) y que los lí­de­res cor­po­ra­ti­vos es­tán com­pro­me­ti­dos con ayu- dar a la so­cie­dad a me­jo­rar (47% vs. 62%).

Es­tos ha­llaz­gos son el re­sul­ta­do de una en­cues­ta rea­li­za­da a 10.455 mi­llen­nials de 36 paí­ses y otras 1.850 per­so­nas de la Ge­ne­ra­ción Z, pro­ve­nien­tes de seis paí­ses; re­cien­te­men­te in­cor­po­ra­das a la fuer­za la­bo­ral quie­nes tam­bién fue­ron en­tre­vis­ta­das tam­bién so­bre sus pun­tos de vis­ta res­pec­to a los ne­go­cios.

“Es­ta po­bla­ción sien­te que los lí­de­res cor­po­ra­ti­vos han es­ta­ble­ci­do una pri­ma muy al­ta a las agen­das de sus com­pa­ñías, sin con­si­de­rar las con­tri­bu­cio­nes a la so­cie­dad en ge­ne­ral. Las em­pre­sas ne­ce­si­tan iden­ti­fi­car ma­ne­ras de im­pac­tar de for­ma po­si­ti­va a las co­mu­ni­da­des a su al­re­de­dor y en­fo­car­se en te­mas co­mo la di­ver­si­dad, la in­clu­sión y la fle­xi­bi­li­dad si quie­ren ga­nar la con­fian­za y leal­tad de los em­plea­dos mi­llen­nials y de la Ge­ne­ra­ción Z”, ex­pre­só Pu­nit Ren­jen, CEO mun­dial de De­loit­te.

Las dos ge­ne­ra­cio­nes es­tán muy cons­cien­tes del vas­to pa­pel que jue­gan las em­pre­sas en la so­cie­dad y con­si­de­ran que las prio­ri­da­des de los ne­go­cios de­ben ir en lí­nea con la crea­ción de em­pleo, in­no­var, me­jo­rar la vi­da y la ca­rre­ra de sus em­plea­dos, al tiem­po que im­pac­tan de ma­ne­ra po­si­ti­va la so­cie­dad y el am­bien­te.

In­dus­tria 4.0 in­ti­mi­da a las ge­ne­ra­cio­nes

Con res­pec­to a la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, tan­to mi­llen­nials co­mo Ge­ne­ra­ción Z ma­ni­fes­ta­ron que tie­nen el po­ten­cial pa­ra li­be­rar a las de­más per­so­nas de ac­ti­vi­da­des ru­ti­na­rias pa­ra que se en­fo­quen en tra­ba­jos más creativos pe­ro mu­chos se sien­ten in­có­mo­dos con su lle­ga­da. El 17% de los en­tre­vis­ta­dos y 32% de aque­llos cu­yas or­ga­ni­za­cio­nes ya em­plean abun­dan­tes tec­no­lo­gías de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, in­di­can que par­te o la to­ta­li­dad de sus tra­ba­jos se­rán re­em­pla­za­das. Ade­más, me­nos de 4 de ca­da 10 mi­llen­nials y 3 de ca­da 10 em­plea­dos de la Ge­ne­ra­ción Z sien­ten que tie­nen las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das pa­ra triun­far y bus­can em­pre­sas pa­ra ayu­dar­las a te­ner éxi­to en es­ta nue­va era.

Hoy en día, pro­fe­sio­na­les jó­ve­nes bus­can ayu­da pa­ra

cons­truir ha­bi­li­da­des blan­das co­mo con­fian­za, ha­bi­li­da­des in­ter­per­so­na­les y ac­ti­tu­des éti­cas, sin em­bar­go, las com­pa­ñías no res­pon­den a sus ne­ce­si­da­des de desa­rro­llo. So­lo 36% de los mi­llen­nials y 42% de los en­cues­ta­dos de la Ge­ne­ra­ción Z di­je­ron que sus em­plea­do­res los ayu­dan a com­pren­der y pre­pa­rar­se pa­ra en­fren­tar los cam­bios aso­cia­dos con la In­dus­tria 4.0.

“Los fluc­tuan­tes ni­ve­les de leal­tad evi­den­cian una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra que los ne­go­cios re­do­blen es­fuer­zos pa­ra atraer y re­te­ner talento, las com­pa­ñías de­ben es­cu­char lo que los mi­llen­nials nos di­cen y re­ima­gi­nar la for­ma de ges­tio­nar talento en la In­dus­tria 4.0, cen­tran­do su aten­ción en el apren­di­za­je y el desa­rro­llo pa­ra ayu­dar a to­das las per­so­nas a cre­cer en sus ca­rre­ras a lo lar­go de la vi­da”, ex- pre­só Mi­che­le Par­me­lee, Lí­der Mun­dial de Talento de De­loit­te.

La in­dus­tria 4.0 pre­sen­ta re­tos im­pe­ran­tes, por en­de es pre­ci­so que las or­ga­ni­za­cio­nes par­tan de las ha­bi­li­da­des bá­si­cas de las ge­ne­ra­cio­nes na­ti­vos di­gi­ta­les pa­ra for­ta­le­cer y desa­rro­llar sus com­pe­ten­cias de ca­ra a las nue­vas po­si­cio­nes, en­tor­nos e in­ter­ac­cio­nes con la tec­no­lo­gía. “El que me­nos de cua­tro jó­ve­nes de ca­da diez se con­si­de­re pre­pa­ra­do, se en­la­za con otro de los re­sul­ta­dos glo­ba­les, in­clui­do nues­tro país, que re­ve­la un 60% de em­pre­sas que no cuen­tan con un plan pa­ra desa­rro­llar a sus co­la­bo­ra­do­res. Es­ta com­bi­na­ción de ele­men­tos nos de­ja en una ru­ta com­ple­ja pa­ra im­pul­sar el em­pleo, el cre­ci­mien­to de las per­so­nas y el éxi­to em­pre­sa­rial”, fi­na­li­zó Cris­ti­na Cu­be­ro, Di­rec­to­ra de Con­sul­to­ría de De­loit­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.