LOS HI­JOS SON EL RE­FLE­JO DE SUS PA­DRES

Oh! Magazine - - Editorial - CAR­MELSY CON­FE­SOR EDI­TO­RA DE LA RE­VIS­TA @car­melsyc

Ca­da vez que me to­ca un editorial de pa­dres, lle­gan esos re­cuer­dos de mi in­fan­cia. Y aun­que no ten­go muy bue­na me­mo­ria –en sen­ti­do general– ja­más he ol­vi­da­do las tar­des in­ten­sas de ta­reas (aque­lla ta­bla de mul­ti­pli­car que, con es­me­ro, me en­se­ñó), las dos co­las mal he­chas que me ha­cía pa­ra lle­var­me a la es­cue­la, sus fa­mo­sos pa­nes tos­ta­dos con cho­co­la­te y, en so­bre ma­ne­ra, aque­lla vez cuan­do a los 10 años le­yó con­mi­go Cró­ni­cas de una muer­te anun­cia­da de Ga­briel Gar­cía Már­quez. La de­li­ca­de­za de có­mo me ex­pli­ca­ba ca­da de­ta­lle y me tra­du­cía los tex­tos de Ga­bo, se­rán im­bo­rra­bles…

Mi pa­dre es el hé­roe si­len­te que me mos­tró que el que ha­bla más al­to no ga­na, que no to­das las dis­cu­sio­nes va­len la pe­na; que lo ne­ce­sa­rio en la vi­da es es­tar en paz y tran­qui­li­dad con no­so­tros mis­mos y, que una bue­na no­che de mú­si­ca jun­to a los tu­yos, se­rá la me­jor sa­li­da de to­das. Pe­ro su me­jor enseñanza ha si­do ha­cer­me en­ten­der que las bue­nas ac­cio­nes traen re­sul­ta­dos reales, y que es tu fa­mi­lia la que siem­pre se­rá tu mano ami­ga, in­con­di­cio­nal­men­te.

¡Ay pa­pi!, “a me­nu­do los hi­jos se nos pa­re­cen, y así nos dan la pri­me­ra sa­tis­fac­ción…”

Gra­cias por ha­cer­me el me­jor re­fle­jo de ti.

Ejem­plos que ins­pi­ran: Adut Akech, una mo­de­lo que na­ció en Su­dán y re­co­rrió va­rios cam­pos de re­fu­gia­dos has­ta que un ca­za­ta­len­tos la des­cu­brió en Aus­tra­lia. Y es que in­creí­ble­men­te, pa­ra es­ta chi­ca que apren­dió a es­cri­bir por­que su her­ma­na la en­se­ñó, su via­je con­ti­núa aho­ra en las gran­des li­gas de la mo­da: es la nue­va fa­vo­ri­ta de Chanel y pro­ta­go­ni­za la campaña de Za­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.