SU LE­GA­DO NUN­CA MO­RI­RÁ

Oh! Magazine - - La Guía De Los 40h! -

En su al­dea na­tal, Qu­nu, Man­de­la se hi­zo una ca­sa si­mi­lar a la re­si­den­cia de los guar­dias de pri­sión del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio Vic­tor Vers­ter, en la que ha­bía cum­pli­do los úl­ti­mos años de su con­de­na. Se­gún co­men­ta­ba, que­ría vi­vir en la ré­pli­ca de su pri­sión, por­que des­pués de tan­to tiem­po es­ta­ba fa­mi­lia­ri­za­do con el edi­fi­cio, con lo que “no te­nía que ir a tien­tas por la no­che en bus­ca de la co­ci­na”. Mu­rió el jue­ves 5 de di­ciem­bre 2013, por pro­ble­mas pul­mo­na­res; lue­go de cam­biar pa­ra siem­pre el rum­bo de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. En la ce­re­mo­nia que tu­vo en el es­ta­dio de fút­bol de Johan­nes­bur­go, asis­tie­ron unas 55 mil per­so­nas en me­dio de una llu­via y un fres­co desa­pa­ci­ble. Lle­va­ban ca­mi­se­tas blan­cas y ama­ri­llas con el ros­tro de Man­de­la, y pós­ters con la fo­to­gra­fía don­de apa­re­ce con el pu­ño en al­to, to­ma­da aquel 11 de fe­bre­ro de 1990, cuan­do fue li­be­ra­do tras per­ma­ne­cer 27 años en la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.