LOS HER­MA­NOS VI­VEN UN

MO­MEN­TO IM­POR­TAN­TE DEN­TRO DE SU CA­RRE­RA AR­TÍS­TI­CA, CON­TAN­DO CON SIE­TE CAN­CIO­NES EN EL “HOT LATING SONG” DE BILL­BOARD.

Oh! Magazine - - De Cerca -

Fue un pro­ce­so muy di­ver­ti­do, por­que fue la pri­me­ra can­ción que pen­sá­ba­mos con la co­la­bo­ra­ción de nues­tro ami­go Tainy. La es­cri­bi­mos en­tre to­dos, es de­cir, que fue una ex­pe­rien­cia en conjunto de to­do el equipo.

OH!MA­GA­ZI­NE: TOCABAN EN LA IGLESIA Y EN LAS GI­RAS DE RI­CAR­DO MON­TA­NER, ¿FUE SU EM­PU­JÓN PA­RA ARROPAR SU CA­RRE­RA MU­SI­CAL?

MR: Por mu­cho tiem­po to­cá­ba­mos en la iglesia y tam­bién acom­pa­ñá­ba­mos a nues­tro pa­dre en sus gi­ras. Sí, to­ca­mos en la iglesia por mu­cho tiem­po, de he­cho, yo (Mau) si­go to­can­do en la iglesia en Mia­mi, eso lo ha­go apar­te. Pe­ro la reali­dad es que nos fui­mos desa­rro­llan­do co­mo mú­si­cos des­de allí por­que to­cá­ba­mos ins­tru­men­tos, y te­ner que apren­der­se can­cio­nes cons­tan­te­men­te nos dio mu­chí­si­ma pre­pa­ra­ción mu­si­cal. De ver­dad que gra­cias a esa ex­pe­rien­cia en la iglesia, hoy to­ca­mos ins­tru­men­tos mu­si­ca­les.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿CÓ­MO ES SER HER­MA­NOS Y SO­CIOS MU­SI­CA­LES A LA VEZ?

MR: Siem­pre nos res­pal­da­mos y es­ta­mos jun­tos en to­do des­de pe­que­ños. Nos res­pe­ta­mos y so­mos más que her­ma­nos, un equipo.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿Y SUS DE­MÁS HER­MA­NOS (EVALUNA, ALEJANDRO Y HÉC­TOR) SON UNI­DOS AL IGUAL QUE US­TE­DES?

MR: To­dos so­mos uni­dos, nues­tro pa­dre nos en­se­ñó eso des­de pe­que­ños. Siem­pre es­ta­mos pa­ra arri­ba y pa­ra aba­jo . Con Evaluna nos to­ca siem­pre es­tar jun­tos por­que nos ayu­da en nues­tra mú­si­ca; se in­vo­lu­cra en el di­se­ño ar­tís­ti­co. Pe­ro los de­más, Hec­tor y Alejandro no tan­to, qui­zás por­que es­tán en otra sin­to­nía, ya que tie­nen sus fa­mi­lias. Nues­tros pa­dres hi­cie­ron un tre­men­do tra­ba­jo pa­ra man­te­ner­nos uni­dos.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿CÓ­MO LO­GRAN ES­CRI­BIR LOS DOS SUS CAN­CIO­NES?

MR: Nos uni­mos pa­ra es­cri­bir­las, ca­da uno se po­ne de acuer­do con el or­den y al fi­nal, la can­ción es el re­sul­ta­do de las ideas de am­bos. Pe­ro tam­bién con­ta­mos con co­la­bo­ra­ción del can­tau­tor Ca­mi­lo y John que es un pro­duc­tor. Es­ta­mos a ca­da ra­to ha­cien­do mú­si­ca.

OH!MA­GA­ZI­NE: SUS CAN­CIO­NES

SON RO­MÁN­TI­CAS, PE­RO MU­CHAS TAM­BIÉN SON MUY SU­GE­REN­TES.

¿SE CON­SI­DE­RAN DE PER­SO­NA­LI­DAD DI­VER­SA CO­MO SUS COM­PO­SI­CIO­NES?

MR: Nues­tras can­cio­nes re­pre­sen­tan dis­tin­tas fa­ce­tas de nues­tra per­so­na­li­dad, por­que te­ne­mos can­cio­nes ro­mán­ti­cas y te­ne­mos can­cio­nes más sen­sua­les. Cree­mos que es im­por­tan­te en­ten­der que la mú­si­ca y las can­cio­nes son his­to­rias, que en nues­tro ca­so las es­cri­bi­mos pa­ra acom­pa­ñar la vi­da de la gen­te. Tra­ta­mos de es­cri­bir so­bre his­to­rias de una ma­ne­ra dis­tin­ta, que en­gan­che. Esas his­to­rias ob­via­men­te, pue­den ser pro­pias, aun­que no sean del pre­sen­te.

OH!MA­GA­ZI­NE: SA­BER QUE SUS CAN­CIO­NES SON RE­CO­NO­CI­DAS IN­TER­NA­CIO­NAL­MEN­TE, ¿CÓ­MO LOS HA­CE SEN­TIR?

MR: Es un or­gu­llo y una fe­li­ci­dad in­men­sa, no­so­tros pen­sa­mos que an­tes no pa­sa­ba eso, y ver la evolución es muy bo­ni­to. Sa­ber que la can­ción de uno se la es­tán bai­lan­do y go­zan­do o can­tan­do, es un or­gu­llo.

OH!MA­GA­ZI­NE: Y A LA HO­RA DE COM­PO­NER... ¿DESAHOGAN SUS EMO­CIO­NES O PIEN­SAN SO­LO EN EN­GAN­CHAR AL PÚ­BLI­CO?

MR: Cuan­do com­po­ne­mos nos ins­pi­ra que la gen­te bai­le y dis­fru­te nues­tras can­cio­nes. Ade­más de que se iden­ti­fi­quen con los te­mas. An­tes so­lo ha­cía­mos can­cio­nes que nos lle­ga­ban al co­ra­zón, pe­ro aho­ra pen­sa­mos más en adap­tar­las con his­to­rias co­mu­nes de la gen­te.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿SE IN­VO­LU­CRAN EN LA DI­REC­CIÓN CREA­TI­VA? MR:

Sí, por su­pues­to que nos in­vo­lu­cra­mos en to­do, des­de el guion has­ta el con­cep­to de los dis­cos y los vi­deos. Es­ta­mos cons­tan­te­men­te ma­qui­nan­do nue­vas ideas vi­sua­les.

OH!MA­GA­ZI­NE: US­TE­DES SE PER­CI­BEN AR­TIS­TAS MUY LLA­NOS. ¿NO LES AL­TE­RA SU ESEN­CIA SER PÚ­BLI­COS O RE­CO­NO­CI­DOS?

MR: Nues­tra crian­za y la pro­pia ma­ne­ra de có­mo nues­tro pa­dre nos edu­có, no nos per­mi­te ali­men­tar el ego por la fa­ma o el re­co­no­ci­mien­to. El me­jor ejem­plo que nos ha da­do, ha si­do man­te­ner la bon­dad. Ellos nos da­ban el ejem­plo muy cla­ro de có­mo uno de­be ser más allá de la fa­ma; la ne­ce­si­dad de ser cons­tan­te con el agra­de­ci­mien­to y con el amor.

OH!MA­GA­ZI­NE: POR SU­PUES­TO QUE TIE­NEN IN­FLUEN­CIA MU­SI­CAL DE SU PA­DRE, PE­RO MAN­TIE­NEN ES­TI­LOS MUY DI­FE­REN­TES. ¿NUN­CA HAN PEN­SA­DO SE­GUIR EL TONO DE SUS CAN­CIO­NES?

MR: Es­ta ma­ne­ra de ha­cer mú­si­ca es di­fe­ren­te a la de nues­tro pa­dre, so­mos ro­mán­ti­cos, pe­ro ha­ce­mos co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te y eso es­tá per­fec­ta­men­te bien, por­que pa­ra es­cu­char mú­si­ca al es­ti­lo de mi pa­dre, ya pa­ra eso tie­nen a Ri­car­do Mon­ta­ner (ri­sas).

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ HA­CEN EN SUS DÍAS NOR­MA­LES?

MR: Nos gus­ta mu­cho el ci­ne, ver se­ries, y via­jar. Pe­ro siem­pre es­ta­mos ha­cien­do mú­si­ca cons­tan­te­men­te, nun­ca sa­li­mos de ahí, por­que nos di­vier­te y nos en­can­ta.

MR: Es­ta­mos en eso. Nos va­mos de va­ca­cio­nes por unos días jun­to a la fa­mi­lia y es­pe­ra­mos sa­lir ins­pi­ra­dos pa­ra tra­ba­jar con más can­cio­nes y con un po­si­ble dis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.