LA MAS­CO­TA LOS UNI­RÁ Y LES EN­SE­ÑA­RÁ LO QUE SER PA­DRES RE­PRE­SEN­TA.

Oh! Magazine - - Explorand Oh! -

Mu­cho se ha ha­bla­do de lo que una mas­co­ta pue­de be­ne­fi­ciar a tu re­la­ción de pa­re­ja; los une más y po­ten­cia el ro­man­ce en­tre us­te­des, es­to úl­ti­mo, se afir­mó se­gún un estudio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Anth­ro­zoos. Pe­ro pa­ra dar­le el pe­so pro­fe­sio­nal a es­ta hi­pó­te­sis, ha­bla­mos con la psi­có­lo­ga clí­ni­ca, Iris Be­llo, quien co­rro­bo­ra di­cien­do que: ''Los que adop­tan un pe­rro no se dan cuen­ta de la res­pon­sa­bi­li­dad que asu­men has­ta que lle­gan a su ca­sa, creen que es cues­tión de dar­le te­cho y co­mi­da, y no bas­ta con eso. Un pe­rro, y en es­pe­cí­fi­co un ca­cho­rro, necesita su­per­vi­sión cons­tan­te, afec­to, ali­men­ta­ción; que se le edu­que so­bre dón­de pue­de es­tar, dón­de ha­cer sus ne­ce­si­da­des... Y pre­ci­sa­men­te por es­to, te­ner un pe­rro da una li­ge­ra idea de los cam­bios que pue­den sur­gir con la lle­ga­da de un be­bé, por­que re­quie­re de una ru­ti­na''.

De acuer­do a es­tu­dios desa­rro­lla­dos en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, se afir­ma que el amor que se sien­ta y el cui­da­do que se ten­ga por es­tos ani­ma­li­tos, aun­que no pa­rez­ca, es una ma­ne­ra in­cons­cien­te de pre­pa­rar­se pa­ra te­ner hi­jos. Es una for­ma de en­sa­yo pa­ra una fa­mi­lia hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.