EN­CAN­TOS DE BA­RAHO­NA

(TU­RIS­MO IN­TERNO).

Oh! Magazine - - Explorand Oh! -

To­dos, en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das, he­mos sen­ti­do esa ne­ce­si­dad de ex­plo­rar al­go des­co­no­ci­do, o al me­nos que ha­ya­mos es­cu­cha­do men­cio­nar, y yo ten­go el mío. En mi ca­so, des­de pe­que­ño es­cu­cha­ba ha­blar de Ba­raho­na; me ima­gi­na­ba un lu­gar pa­ra­di­sía­co, su­ma­men­te na­tu­ral, de bos­que tro­pi­cal, con mon­ta­ñas y ríos de en­sue­ño.

Me ha­bía crea­do, de Ba­raho­na, una ima­gen de cuán her­mo­so era, sin ha­ber vis­to una fo­to de allí en mi vi­da. Pues, dé­jen­me de­cir­les que mi ima­gi­na­ción se que­dó cor­ta, aun­que muy acer­ta­da en cuan­to a idea. Ba­raho­na es una de las 32 pro­vin­cias de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na si­tua­da en el su­roes­te del país; for­ma par­te de la Re­gión de En­ri­qui­llo, jun­to a las pro­vin­cias de Baho­ru­co (Ney­ba), In­de­pen­den­cia (Ji­ma­ní) y Pe­der­na­les. Es­ta pro­vin­cia es si­nó­ni­mo de su­per­abun­dan­cia pa­ra ha­cer tu­ris­mo en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. En se­gui­da les pre­sen­ta­ré una re­du­ci­da lis­ta de los en­can­tos que co­no­cí de la pro­vin­cia San­ta Cruz de Ba­raho­na o sim­ple­men­te Ba­raho­na - co­mo se le co­no­ce po­pu­lar­men­te - y cuá­les co­sas me enamo­ra­ron de ella.

PLA­YA EL QUEMAITO

Es­ta pla­ya es una de mis fa­vo­ri­tas, y di­rás que es­toy loco, por­que se tra­ta de una pla­ya de pie­dras -co­no­ci­das co­mo bo­las y cha­tas-, muy usa­das pa­ra de­co­ra­ción, que en­ga­la­nan el pai­sa­je. El Quemaito, tie­ne una ba­rre­ra de ro­cas co­ra­li­nas que re­tie­nen el im­pac­to del olea­je ca­rac­te­rís­ti­co de esa cos­ta, con­vir­tién­do­la en una pla­ya muy tran­qui­la, de aguas cris­ta­li­nas y fa­vo­ra­ble pa­ra to­da la fa­mi­lia. Ade­más, cuen­ta con co­rrien-

tes de agua dul­ce e in­clu­so azu­fra­da, sí, así es, se lo­gra ver en la pri­me­ra ca­pa de agua. Otro de sus en­can­tos, pa­ra mí, es que te da un co­lor­ci­to o bron­cea­do na­tu­ral que nun­ca lo­gra­rás con pro­duc­tos pa­ra esos fi­nes y por al­go le di­cen Quemaito, por­que así ter­mi­nas.

VI­LLA MI­RIAM

Es­te lu­gar per­te­ne­ce a San Rafael de Ba­raho­na, es una pro­pie­dad pri­va­da que por su in­te­rior pa­sa el río que abas­te­ce múl­ti­ples pis­ci­nas, de agua fres­ca y cris­ta­li­na, for­ma­das de mo­do ar­ti­fi­cial.

Es ideal pa­ra vi­si­tar­lo en fa­mi­lia, tie­ne par­queo y es de fá­cil ac­ce­so, por un mó­di­co pre­cio de 100 a 200 pe­sos por per­so­na. Pue­des lle­var tu co­mi­da, BBQ o coor­di­nar con los lu­ga­re­ños pa­ra que te pre­pa­ren un ri­co al­muer­zo. En es­te ca­lu­ro­so ve­rano es ideal pa­ra re­fres­car­se y pa­sar­la bien en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za vir­gen de la zo­na. Es­tá ubi­ca­do a un mi­nu­to del bal­nea­rio pú­bli­co de San Rafael, a mano de­re­cha y su­bien­do una cues­ta en­con­tra­rás una puer­ta decorada con rue­das de co­che de ca­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.