La he­ren­cia de mi pa­dre

Oh! Magazine - - Relatoh!s - #ESMATILDA SÍ­GUE­LA CO­MO @ESMATILDA

Así co­mo me ven, con un afro y lle­na de li­ber­tad pa­ra de­cir lo que pien­so, fui cria­da por mi pa­pá. A hom­bres co­mo él, es que mu­cha gen­te les lla­ma “pa­dre-ma­dre” y el mío, sa­bien­do des­de tem­prano que te­nía una al­ma re­bel­de, in­quie­ta y cu­rio­sa que adies­trar, usó la me­jor de las en­se­ñan­zas: la co­mu­ni­ca­ción y el ejem­plo. Éra­mos po­bres y mi pa­dre tra­ba­jó mu­cho mien­tras es­tu­vo vi­vo. Ha­bía días y no­ches que no lo veía, pues ha­cía de guar­dia de se­gu­ri­dad en una em­pre­sa. Pe­ro siem­pre que re­gre­sa­ba a ca­sa nun­ca mos­tra­ba su can­san­cio y ve­nía pre­pa­ra­do pa­ra la ava­lan­cha de pre­gun­tas que te­nía pa­ra él. Yo to­do lo cues­tio­na­ba y él lo ex­pli­ca­ba to­do, usan­do si­tua­cio­nes ima­gi­na­rias y reales pa­ra que pu­die­ra en­ten­der. No me en­te­ré de na­da en la ca­lle: mi pa­pá se en­car­gó de con­tar­lo to­do. De ma­ne­ra que en el mo­men­to en que me to­có ex­plo­rar el mun­do por mí mis­ma, yo ya sa­bía có­mo cui­dar­me, có­mo po­ner lí­mi­tes, a no de­jar­me in­fluen­ciar, a usar el “NO” sin mie­do y el “SÍ”, siem­pre y cuan­do no me me­tie­ra en pro­ble­mas, ni a los de­más.

Y cuan­do lle­ga­ba la ho­ra del “con­ver­sao” pa­ra po­ner­nos al día y con­tar­nos có­mo nos ha­bía ido, mi pa­pá siem­pre te­nía un di­cho o un re­frán al igual que las fá­bu­las que ter­mi­nan con una mo­ra­le­ja ¿las re­cuer­dan? Con él fue que su­pe des­de pe­que­ña que hay una sa­bi­du­ría in­dis­pen­sa­ble que se trans­mi­te de pa­dre a hi­jos ha­blan­do; es una for­ma de apren­di­za­je y for­ma­ción. Tam­bién, y no me­nos im­por­tan­te, que la úni­ca he­ren­cia que él po­día de­jar­me eran mis es­tu­dios por lo que de­bía es­for­zar­me, no por él, sino por mí. Es­tu­diar, siem­pre de­cía, es un pa­sa­je a la li­ber­tad. Él sa­bía que ser ni­ña y mu­jer en paí­ses co­mo el nues­tro te­nía un ma­yor ries­go si no se te­nía edu­ca­ción. Me dio las me­jor de las he­rra­mien­tas. To­dos los días lo re­cuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.