Re­por­ta­je

Oh! Magazine - - Sumario -

¿Qué les pa­sa a ellos con tus al­tas y ba­jas? Des­cu­bre en “Tus hor­mo­nas al com­ba­te”, lo que ellos pien­san so­bre tu ci­clo mens­trual.

¿QUÉ LES PA­SA A ELLOS CON TUS AL­TAS Y BA­JAS? LA CO­MU­NI­CA­CIÓN EN LA PA­RE­JA ES UNO DE LOS AS­PEC­TOS MÁS IM­POR­TAN­TES A TO­MAR EN CUEN­TA PA­RA PO­DER ROM­PER CON LOS MI­TOS QUE SE CREAN CON EL CI­CLO MENS­TRUAL.

Ca­da 28 días ocu­rren en el cuer­po fe­me­nino una se­rie de cam­bios que traen con­si­go una vo­rá­gi­ne fí­si­ca y emo­cio­nal que no po­de­mos de­jar pa­sar por al­to, un ci­clo mens­trual que nos ha­ce par­tí­ci­pes (a los hom­bres) de una ma­ne­ra in­di­rec­ta. Un cam­bio na­tu­ral que el hom­bre nun­ca po­drá ma­ni­fes­tar, pe­ro que co­no­ce muy bien sus al­can­ces, aun­que se dé a la ta­rea de ig­no­rar lo que pa­de­cen las mu­je­res ca­da cier­to pe­río­do.

Pe­ro, ¿de qué ma­ne­ra pue­de afec­tar al hom­bre, un pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co que ocu­rre en otra per­so­na? Lo cier­to es que es una eta­pa en que se sien­te que cual­quier pa­la­bra o ac­ción po­dría de­to­nar en una gue­rra mun­dial o en un si­len­cio es­pa­cial… Cla­ro que les afec­ta, y por ello, es im­por­tan­te que el hom­bre co­noz­ca un po­co más so­bre có­mo po­der ayu­dar o, sim­ple­men­te, reac­cio­nar an­te es­tos cam­bios co­mu­nes en el mes.

La mens­trua­ción no so­lo son los días de san­gra­do o de sín­dro­me pre­mens­trual, sino un pro­ce­so cí­cli­co que

cam­bia el cuer­po y el áni­mo de la mu­jer du­ran­te to­do el mes, es­to pro­vo­ca una al­te­ra­ción de sus emo­cio­nes, las cua­les, en mu­chos ca­sos afec­ta a la de su pa­re­ja.

Tal co­mo nos ex­pli­ca De­nis­se Re­yes, te­ra­peu­ta fa­mi­liar: “El hom­bre tien­de a ex­pe­ri­men­tar enor­mes di­fi­cul­ta­des pa­ra en­ten­der las emo­cio­nes com­ple­jas de las mu­je­res. Pien­sa y ana­li­za ra­cio­nal­men­te qué quie­ren de­cir las mu­je­res, qué desean, qué sig­ni­fi­có tal o cual pa­la­bra, mi­ra­da o ac­ción, pu­dien­do des­en­ca­de­nar ira, re­sen­ti­mien­to y mal hu­mor que, a ve­ces, lle­gan a pe­sar más que el amor”.

¿Qué pue­de pa­sar en es­tos días? Con mu­cha fre­cuen­cia, las pa­re­jas pue­den en­trar en una cri­sis sin sen­ti­do, sin­tién­do­se la mu­jer in­com­pren­di­da y po­co ama­da, mien­tras que el hom­bre pu­die­ra per­ci­bir­lo co­mo al­go fin­gi­do, in­ten­cio­nal o adre­de por par­te de es­ta, pa­ra sa­car al­gún pro­ve­cho.

En otras pa­la­bras, sí que es cier­to que los cam­bios hor­mo­na­les que pro­du­ce el pe­río­do mens­trual pue­den afec­tar a una pa­re­ja, pe­ro so­lo si no sa­ben adap­tar­se. No to­dos los hom­bres co­no­cen lo que le ocu­rre al cuer­po fe­me­nino en esos días... In­clu­so mu­chos ase­gu­ran que no es una “en­fer­me­dad”, pe­ro sí que los sín­to­mas pue­den te­ner al­gu­na si­mi­li­tud, ya que van des­de dis­ten­sión o sen­sa­ción de ga­ses, náu­seas, sen­si­bi­li­dad en las ma­mas, tor­pe­za, es­tre­ñi­mien­to o dia­rrea, de­seos vehe­men­tes por ali­men­tos, do­lor de ca­be­za, me­nor to­le­ran­cia al rui­do y las lu­ces, con­fu­sión, di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se u ol­vi­dos. Fa­ti­ga o pe­re­za, sen­ti­mien­tos de tris­te­za o de­s­es­pe­ran­za, sen­ti­mien­tos de ten­sión, an­sie­dad o ner­vio­sis­mo, com­por­ta­mien­to irri­ta­ble, hos­til o agre­si­vo, con arran­ques de ira ha­cia sí mis­ma o ha­cia los de­más, y pér­di­da del im­pul­so se­xual. Te pre­gun­ta­rás ¿por qué ocu­rre?

To­do es­to, de­bi­do a que los ni­ve­les hor­mo­na­les se al­te­ran, aun­que no to­das las mu­je­res ex­pe­ri­men­tan es­tos cam­bios en la mens­trua­ción. Lo que sí es cier­to, es que en­ten­der lo que ocu­rre en ca­da fa­se y orien­tar­se pa­ra com­pren­der di­cho pro­ce­so, ha­rá una di­fe­ren­cia po­si­ti­va tan­to pa­ra el hom­bre, co­mo pa­ra la mu­jer.

Y EN LA IN­TI­MI­DAD...

Mi­les de ve­ces lo es­cu­cha­mos y ca­da pa­re­ja va­ría su res­pues­ta. Pe­ro, en reali­dad, ¿se pue­de te­ner se­xo du­ran­te el ci­clo mens­trual? Con­tra­rio a los mi­tos que cri­mi­na­li­zan el ac­to du­ran­te es­te pe­río­do na­tu­ral, el gi­ne­cobs­te­tra Mi­guel Án­gel Au­de ase­gu­ra que sí se pue­de, por lo que es mo­men­to de des­mi­ti­fi­car es­ta creen­cia; de he­cho, se re­co­mien­da te­ner re­la­cio­nes se­xua­les pa­ra ali­via­nar los do­lo­res mens­trua­les, pe­ro es una de­ci­sión que de­be to­mar la pa­re­ja.

Aun­que no so­lo se tra­ta del ac­to se­xual en sí, hay que to­mar en cuen­ta la sen­si­bi­li­dad y los cam­bios hor­mo­na­les que ocu­rren du­ran­te es­ta eta­pa. Pue­de ser du­ro pa­ra el hom­bre - eso es evi­den­te- pe­ro es la co­mu­ni­ca­ción en­tre am­bos que jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal du­ran­te es­tos días, don­de el hom­bre de­be de in­te­grar­se más a su pa­re­ja y apren­der con ella de esos cam­bios.

LA CO­MU­NI­CA­CIÓN EN LA PA­RE­JA ES UNO DE LOS AS­PEC­TOS MÁS IM­POR­TAN­TES A TO­MAR EN CUEN­TA PA­RA PO­DER ROM­PER CON LOS MI­TOS QUE SE CREAN CON EL CI­CLO MENS­TRUAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.