Clau­dia CHEZ ABREU

IN­NO­VA­DO­RA EN LA CO­MU­NI­CA­CIÓN DI­GI­TAL.

Oh! Magazine - - De Cerca -

Ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo pre­si­den­te & CEO de Ad­ven­tu­res Di­gi­tal Agency, función que com­par­te co­mo chief di­gi­tal of­fi­cer del Gru­po Pe­ña De­fi­lló. Su in­te­rés por pro­mo­ver la in­dus­tria di­gi­tal en el país, la lle­vó a or­ga­ni­zar los pri­me­ros even­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les so­bre cul­tu­ra di­gi­tal. Hoy en día tam­bién es miem­bro del Co­mi­té de Tec­no­lo­gías de la Cá­ma­ra Ame­ri­ca­na de Co­mer­cio. Clau­dia ha tra­ba­ja­do en la con­cep­tua­li­za­ción e im­ple­men­ta­ción de es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal pa­ra mar­cas co­mer­cia­les, ins­ti­tu­cio­na­les y gu­ber­na­men­ta­les; in­clu­so ha di­ri­gi­do cam­pa­ñas elec­to­ra­les di­gi­ta­les pa­ra el ac­tual pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Apri­me­ra vis­ta, Clau­dia da una per­cep­ción de una per­so­na con un ca­rác­ter im­po­nen­te, pe­ro es­ta apre­cia­ción se des­va­ne­ce a po­cos se­gun­dos de es­cu­char­la ha­blar. Ella es una mu­jer que ha­ce uso de su in­tui­ción, que ama las vi­si­tas a la pla­ya, el ca­fé por las ma­ña­nas y com­par­tir lo que apren­de. Y que par­te de las pa­sio­nes que la de­fi­ne, es ser una publicista de más de 20 años y con­fe­ren­cis­ta de seis años. Es­ta úl­ti­ma pa­sión, se­gún nos con­fie­sa, la ha te­ni­do que desa­rro­llar a tra­vés de los años, por­que era de las que le gus­ta­ba es­tar en el ''backs­ta­ge de to­do'', sin em­bar­go, pre­va­le­ció más su de­seo de com­par­tir a la gen­te sus co­no­ci­mien­tos so­bre la cul­tu­ra di­gi­tal.

OH!MAGAZINE: TU CO­MIEN­ZO EN EL MUN­DO DEL EMPREDEDURISMO FUE UN SAL­TO CUÁN­TI­CO, DE "OFF" A "ON". ¿QUÉ FUE LO MÁS CU­RIO­SO EN ES­TE PRO­CE­SO DE INCERTARTE A ES­TE MUN­DO?

C.C: En el tra­ba­jo que es­ta­ba me ha­bían pro­mo­vi­do, pe­ro yo no me sen­tía có­mo­da. Era una per­so­na que lle­ga­ba an­tes de las 8 de la ma­ña­na y a las 7 de la no­che es­ta­ba dan­do te­cla. Cuan­do em­pe­cé a ver que me con­ver­tí en esos em­plea­dos que lle­ga­ban más tar­de y que mi­ra­ban el re­loj pa­ra ir­se... sen­tí que era un mal in­di­ca­dor y de­ci­dí po­ner mi re­nun­cia.

Ini­cié en la ca­sa de mis pa­dres con una compu­tado­ra. Me le­van­ta­ba to­das las ma­ña­nas y me cam­bia­ba co­mo si fue­se a tra­ba­jar en una ofi­ci­na, de he­cho, de­li­mi­té un es­pa­cio en la sa­la y lo re­creé co­mo mi es­pa­cio la­bo­ral.

OH!MAGAZINE: ¿CÓ­MO EN­CON­TRAS­TE TU PRO­PÓ­SI­TO?

C.C: De­ján­do­me lle­var por la in­tui­ción. En mi ca­so, me di cuen­ta que ser em­plea­da no me es­ta­ba ha­cien­do fe­liz.

Yo creo fir­me­men­te que la in­tui­ción es un me­ca­nis­mo na­tu­ral que to­dos te­ne­mos y que nos in­di­ca cuán­do es­ta­mos en buen o mal ca­mino.

Ese sen­sor es la paz con la que es­tás dis­fru­tan­do las co­sas, es tu for­ma de dar­te cuen­ta si vas bien. Sim­ple­men­te hay que es­tar aten­to a las se­ña­les.

OH!MAGAZINE: ERES UNA AMAN­TE DE TO­DO LO QUE TEN­GA QUE VER CON LA TEC­NO­LO­GÍA, ¿CÓ­MO PER­CI­BE CLAU­DIA LA TEC­NO­LO­GÍA?

C.C: Pa­ra mí, la tec­no­lo­gía es una se­rie de he­rra­mien­tas que deben ser uti­li­za­das de ma­ne­ra po­si­ti­va. A par­tir del in­ter­net se ha ido ace­le­ran­do el ac­ce­so a otras he­rra­mien­tas, que nos han per­mi­ti­do crear ne­go­cios y fa­ci­li­tar­nos la vi­da.

OH!MAGAZINE: A PE­SAR DE QUE TU TRA­BA­JO ES ES­TAR 'EN­TRE RE­DES', ¿PA­RA CLAU­DIA NO EXIS­TE UN MO­MEN­TO DE "DE­TOX" DI­GI­TAL?

C.C: ¡Sí, cla­ro! pe­ro creo que to­do es­tá en tu ca­be­za y la for­ma en có­mo asu­mes las co­sas. Si ten­go que de­jar el te­lé­fono por va­rias ho­ras, pa­ra dar­me un ma­sa­je o por de­di­car­le tiem­po a mi fa­mi­lia y mis ami­gos, lo ha­go, pe­ro ob­via­men­te hay que bus­car el mo­men­to pa­ra ha­cer­lo. No po­de­mos caer en la irres­pon­sa­bi­li­dad y en la in­di­fe­ren­cia si el ce­lu­lar es tu he­rra­mien­ta de tra­ba­jo.

OH!MAGAZINE: HA­BLAS EL IDIO­MA DI­GI­TAL, ¿CÓ­MO ES ESE IDIO­MA?

C.C: Pa­ra mí, el idio­ma di­gi­tal es au­tén­ti­co, trans­pa­ren­te y de cer­ca­nía. Es el hi­lo con­duc­tor pa­ra que las per­so­nas y em­pre­sas se acer­quen y ten­gan un diá­lo­go y una for­ma de co­mu­ni­ca­ción.

OH!MAGAZINE: TRA­BA­JAS PA­RA EX­PAN­DIR LA CUL­TU­RA DI­GI­TAL Y A VE­CES ESE MUN­DO DESHUMANIZA UN PO­CO,

SI NO SE SA­BE MA­NE­JAR CONS­CIEN­TE­MEN­TE. ¿ES UN RE­TO PA­RA TI, HU­MA­NI­ZAR ES­TE MUN­DO? C.C: En Ad­ven­tu­res nos in­tere­sa lograr que el pú­bli­co vea que de­trás de esas gran­des mar­cas, hay per­so­nas

que tie­nen el in­te­rés de es­cu­char­las y de ser­vir­les; esa es nues­tra gran mi­sión co­mo em­pre­sa.

OH!MAGAZINE: ¿TE REINVENTAS CONS­TAN­TE­MEN­TE?

C.C: Tra­to de rein­ven­tar­me siem­pre. Creo mu­cho en un man­tra que leí por ahí, de que ''lo cons­tan­te es el cam­bio''. No me gus­ta es­tar quie­ta, me gus­ta es­tar en mo­vi­mien­to y siem­pre bus­car no­ve­da­des pa­ra im­ple­men­tar­las en mi vi­da y mi em­pre­sa.

OH!MAGAZINE: ESOS CAM­BIOS QUE HA­CES, ¿SE RE­FLE­JAN EN TUS CON­FE­REN­CIAS?

C.C: Cuan­do he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de im­par­tir con­fe­ren­cias, tra­to de ser muy trans­pa­ren­te y prác­ti­ca.

OH!MAGAZINE: ¿CÓ­MO ALI­MEN­TAS LAS IDEAS PA­RA TU EM­PRE­SA?

C.C: Leo mu­chos ar­tícu­los, li­bros di­gi­ta­les so­bre el mun­do de pu­bli­ci­dad, desa­rro­llo or­ga­ni­za­cio­nal y de te­mas de modelos de ne­go­cio. Tra­to de se­guir a per­so­nas que en­tien­do me pue­den ayu­dar y así me voy nu­trien­do.

OH!MAGAZINE: ¿QUÉ LE­GA­DOS QUIE­RES DE­JAR, ADE­MÁS DE

SER INS­PI­RA­CIÓN DE CAM­BIOS Y EM­PREN­DI­MIEN­TO?

C.C: Yo as­pi­ro a que en ca­da con­tac­to con nues­tra em­pre­sa y con­mi­go, te po­da­mos di­se­ñar al­go. Crear una he­rra­mien­ta que pue­das apli­car en tu ne­go­cio.

OH!MAGAZINE: ¿ERES FE­LIZ CON TUS PA­SIO­NES?

C.C: Soy fe­liz con lo que ha­go, es­toy en un mo­men­to de mu­cha ple­ni­tud. Si­guen las me­tas, no pa­ran. Ya es­toy pen­san­do en có­mo voy a or­ga­ni­zar la agen­cia e in­vo­lu­crar a to­dos los miem­bros de mi em­pre­sa, por­que los re­tos deben ser com­par­ti­dos y los lo­gros tam­bién.

OH!MAGAZINE: AD­VEN­TU­RES DI­GI­TAL AGENCY SE CON­VIR­TIÓ EN 2010, EN LA PRI­ME­RA EM­PRE­SA DO­MI­NI­CA­NA EN­FO­CA­DA 100% AL "MAR­KE­TING" DI­GI­TAL DE LAS MAR­CAS. ¿QUÉ LE­GA­DO QUIE­RES DE­JAR CON TU EM­PRE­SA? C.C: Mi gran le­ga­do o mi­sión co­mo

em­pre­sa, es que las mar­cas que ha­yan tra­ba­ja­do con no­so­tros pue­dan ver co­mo par­te de sus re­sul­ta­dos, el acercamiento con el pú­bli­co. Que­re­mos que nues­tros re­sul­ta­dos sean una co­mu­ni­ca­ción más hu­ma­ni­za­da y real en­tre una mar­ca y sus se­gui­do­res.

OH!MAGAZINE: Y CO­MO PER­SO­NA, ¿QUÉ HUE­LLAS QUIE­RES DE­JAR?

C.C: Co­mo me gus­ta apren­der, así me gus­ta que los de­más apren­dan de mí. Cuan­do es­toy dan­do una con­fe­ren­cia no ten­go te­mor de com­par­tir lo que sé, por­que par­te de mi na­tu­ra­le­za es apren­der cons­tan­te­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.