EL VA­LLE DEL TETERO

Oh! Magazine - - Explorandoh! Viajes / Turismo -

(RD). A unas dos ho­ras y me­dia de la ca­pi­tal -apro­xi­ma­da­men­te-, se en­cuen­tra la co­mu­ni­dad de la Cié­na­ga de Ma­na­bao en Ja­ra­ba­coa, pro­vin­cia La Ve­ga, des­de don­de par­ten las ex­cur­sio­nes de sen­de­ris­mo ha­cia el Pico Duar­te y el Va­lle del Tetero, del cual les con­ta­ré hoy.

Es­te va­lle es­tá si­tua­do en la Cor­di­lle­ra Cen­tral, a una al­tu­ra de unos 1,500 me­tros so­bre el ni­vel del mar, con un cli­ma fres­co, en al­gu­nas épo­cas del año, y en otras bas­tan­te frío, cuen­ta con una gran ex­ten­sión que lo con­vier­te en uno de los va­lles más gran­des de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Se­gún cuen­tan el Va­lle del Tetero lle­va es­te nom­bre -aun­que hay va­rias ver­sio­nes es lo más ló­gi­co que co­noz­co-, por un vul­gar ca­li­fi­ca­ti­vo que sur­gió, ya que si te fi­jas al­re­de­dor del mis­mo, las mon­ta­ñas se for­man co­mo se­nos fe­me­ni­nos... Pue­des sa­car tus con­clu­sio­nes.

A es­te pa­raí­so te­rre­nal se lle­ga de tres for­mas: ca­mi­nan­do, en mu­lo o caballo y en he­li­cóp­te­ro

(si cuen­tas con los re­cur­sos), aun­que del pri­mer mo­do se dis­fru­ta en can­ti­dad ili­mi­ta­da, por­que tie­nes la ven­ta­ja de dominar tu tiem­po y eres li­bre de ha­cer lo que desees en el ca­mino; to­mar fo­tos, ba­ñar­te en los ria­chue­los, ha­cer vi­deos, des­can­sar y has­ta dor­mir­te un ra­to, per­mi­tien­do que la ma­dre na­tu­ra­le­za te re­car­gue con su ener­gía po­si­ti­va.

Pa­ra lle­gar ne­ce­si­tas di­ri­gir­te a la Cié­na­ga de Ma­na­bao en Ja­ra­ba­coa, pa­gar tus im­pues­tos al Mi­nis­te­rio de Me­dioam­bien­te, ha­cer­te de un guía au­to­ri­za­do, al me­nos un mu­lo de emer­gen­cia, equi­pa­je en mano y lis­to. El ca­mino es de seis a ocho ho­ras -se­gún el pa­so de ca­da quien-, cons­ta de subidas y ba­ja­das, en sus me­jo­res días y de po­ca llu­via, lo ca­li­fi­ca­ría de com­ple­ji­dad me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.