CIN­CO TIPS

PA­RA DESA­RRO­LLAR TU CREA­TI­VI­DAD

Oh! Magazine - - Explorandoh! Tú -

Crea­ti­vo yo? Es una pre­gun­ta que mu­chos se ha­cen. To­dos so­mos crea­ti­vos en al­gu­na área de la vi­da. Es­to no es­tá re­ser­va­do so­lo pa­ra pu­bli­cis­tas y ar­tis­tas.

Siem­pre sur­ge la in­te­rro­gan­te, crea­ti­vo se ha­ce o se na­ce. Yo opino que la crea­ti­vi­dad es­tá pre­sen­te en to­do, sim­ple­men­te unos la fo­men­tan más que otros. A con­ti­nua­ción, te com­par­to cin­co tips pa­ra desa­rro­llar­la:

1

Lee y apren­de so­bre te­mas di­fe­ren­tes. Si eres publicista, lee poe­sía. Si eres poe­ta, de ana­to­mía.

Sa­lir de tu zo­na de con­fort y mi­rar as­pec­tos que no son de tu día a día, per­mi­ti­rá que en­fo­ques los mis­mos as­pec­tos des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te. Gran par­te de la crea­ti­vi­dad tra­ta de co­no­cer co­sas pa­ra des­pués com­bi­nar­las de nue­vas ma­ne­ras.

2

Ex­pon­te a nue­vas ex­pe­rien­cias. Co­no­ce nue­vas per­so­nas, ve a lu­ga­res nue­vos, rea­li­za ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes. Eso dis­pa­ra­rá tus sen­ti­dos y per­mi­ti­rá que ge­ne­res nue­vas for­mas de ver las co­sas. Di­cen por ahí que no hay peor lo­co que quien in­ten­ta te­ner re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes ha­cien­do lo mis­mo. Por tan­to, pe­que­ños cam­bios pue­den ac­ti­var tu crea­ti­vi­dad de ma­ne­ra po­de­ro­sa.

3

Con­viér­te­te en un pre­gun­tón. No des na­da por sen­ta­do. Mi­ra un án­gu­lo di­fe­ren­te en ca­da si­tua­ción. Pre­gun­ta de lo que no sa­bes. To­tal, a la gen­te le en­can­ta ha­blar de sus pro­yec­tos, sus pro­ce­sos y de aque­llo que sa­ben.

So­lo ne­ce­si­tas te­ner buen oí­do y bue­na dis­po­si­ción, y apren­de­rás mu­chí­si­mas co­sas nue­vas.

4

Ob­ser­va. Fí­ja­te en los há­bi­tos de las per­so­nas, los pro­ce­sos que rea­li­zan al re­ci­bir un pro­duc­to o ser­vi­cio, el mo­do en que to­man sus de­ci­sio­nes de com­pra, có­mo se ex­pre­san cuan­do es­tán sa­tis­fe­chos o no. Es­ta in­for­ma­ción pue­de guiar­te pa­ra bus­car so­lu­cio­nes a ne­ce­si­da­des no sa­tis­fe­chas o a re­sol­ver pro­ble­mas de ma­ne­ra di­fe­ren­te.

No tie­nen que ser cam­bios gi­gan­tes­cos. A ve­ces unas me­jo­ras mí­ni­mas, pue­den ha­cer ma­ra­vi­llas. 5 Abú­rre­te. La so­bre­es­ti­mu­la­ción mu­chas ve­ces no per­mi­te que pue­das acu­ñar co­sas nue­vas en tu men­te. Es co­mo un va­so que es­tá lleno a tope, de­be de­jar sa­lir con­te­ni­do pa­ra po­der de­jar que otro en­tre.

Así que, pro­cu­ra mo­men­tos de si­len­cio e in­tros­pec­ción, alé­ja­te del bu­lli­cio, pa­ra que pue­das es­cu­char esa voz in­te­rior, que es de don­de nor­mal­men­te sur­gen las me­jo­res ideas.

¿Qué te pa­re­cen es­tos tips? ¿Cuál otro agre­ga­rías? Me gus­ta­ría re­ci­bir tus co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.