EN LA MI­RA

MAG­GIE CI­VAN­TOS

Oh! Magazine - - Sumario -

Co­no­ce más a fon­do a la ac­triz es­pa­ño­la que lo­gró enamo­rar­nos con su pa­pel de ‘Ma­ca­re­na Fe­rrei­ro’, en la pri­me­ra se­rie de la pla­ta­for­ma Net­flix ori­gi­nal de Es­pa­ña: Las chi­cas del ca­ble.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de los 80, Es­pa­ña, es­pe­cí­fi­ca­men­te Má­la­ga, vio na­cer una pe­que­ña ni­ña, quien años más ade­lan­te se con­ver­ti­ría en una es­tre­lla de la te­le­vi­sión de series. Ha­bla­mos de Mag­gie Ci­van­tos, ac­triz que ini­ció su ca­rre­ra en el año 2008 in­ter­pre­tan­do dis­tin­tos pa­pe­les, sin em­bar­go, no fue has­ta el 2015 cuan­do su ca­rre­ra re­pun­tó, con la se­rie Vis a Vis, y el en­tra­ña­ble pa­pel de Ma­ca­re­na Fe­rrei­ro.

Unos años des­pués (no mu­chos) se­gui­mos vien­do el her­mo­so rostro de Ci­van­tos, es­ta vez en la pri­me­ra se­rie de la pla­ta­for­ma Net­flix ori­gi­nal de Es­pa­ña Las Chi­cas del Ca­ble (2017), una his­to­ria que no so­lo nos re­mon­ta a una épo­ca muy di­ver­ti­da en cuan­to a la mo­da, sino que tam­bién su per­so­na­je nos ha­ce aden­trar­nos a un te­ma muy di­fí­cil pa­ra la so­cie­dad a ni­vel mun­dial: vio­len­cia ha­cia la mu­jer. Con­ver­sa­mos con Mag­gie so­bre sus ini­cios, pla­nes fu­tu­ros y có­mo es­tos dos personajes que le han da­do ma­yor vi­si­bi­li­dad a ni­vel mun­dial, han im­pac­ta­do su vi­da.

OH!MAGAZINE: ¿CUÁN­DO TE DIS­TE CUEN­TA DE QUE QUE­RÍAS DE­DI­CAR­TE A LA AC­TUA­CIÓN?

M.C.: Creo que es­ta­ba des­ti­na­da a ser ac­triz, siem­pre me lla­mó la aten­ción la ac­tua­ción, des­de muy pe­que­ña; mi jue­go fa­vo­ri­to siem­pre era “ser otros” y me in­ven­ta­ba personajes y ro­les, so­bre to­do de mu­je­res con su­per­po­de­res; las he­roí­nas eran mi pre­di­lec­ción. Con 15 años em­pe­cé a es­tu­diar tea­tro y me di cuen­ta de que es­ta­ba en el ca­mino ade­cua­do.

OH!MAGAZINE: HAS TE­NI­DO PAR­TI­CI­PA­CIO­NES EN VA­RIAS SERIES DE TE­LE­VI­SIÓN, ¿CUÁL CREES FUE EL PA­PEL QUE HI­ZO QUE TO­DOS LOS OJOS SE PU­SIE­RAN EN­CI­MA DE TI?

M.C.: Sin du­da Ma­ca­re­na Fe­rrei­ro, de Vis a Vis, des­pués de es­te pa­pel ha ha­bi­do un an­tes y un des­pués en mi ca­rre­ra.

Por su­pues­to to­do su­ma, y Las Chi­cas del

Ca­ble, tam­bién me ha apor­ta­do mu­cho, pe­ro el que me dio la opor­tu­ni­dad de al­zar mi ca­be­za, fue Ma­ca­re­na.

OH!MAGAZINE: CUAN­DO TE PRE­SEN­TA­RON EL PA­PEL DE MA­CA­RE­NA (VIS A VIS), ¿CUÁL FUE TU REAC­CIÓN, NO TE DIO MIE­DO INTERPRETAR UN PA­PEL TAN FUER­TE?

M.C.: Fue muy emo­cio­nan­te, lle­va­ba un mes es­pe­ran­do una res­pues­ta y cuan­do me lo di­je­ron no po­día creer­lo, li­te­ral­men­te no en­ten­día lo que me de­cía el di­rec­tor de cas­ting, es­tu­ve en shock du­ran­te mi­nu­tos…

Lue­go lá­gri­mas de ale­gría, sal­tos y lla­ma­das a to­da mi fa­mi­lia y ami­gos. Esa mis­ma no­che sa­lí a ce­le­brar­lo.

OH!MAGAZINE: ¿CÓ­MO TE PRE­PA­RAS PA­RA UNA ES­CE­NA SE­XUAL? ¿CÓ­MO ES ESE MO­MEN­TO CON TAN­TAS PER­SO­NAS DU­RAN­TE LA GRA­BA­CIÓN? (VIS A VIS).

M.C.: Nor­mal­men­te es un equi­po re­du­ci­do, y siem­pre hay con­ver­sa­ción pre­via con los di­rec­to­res. Pe­ro si de guion es­tá jus­ti­fi­ca­do, yo me con­cen­tro en lo que ten­go que ha­cer y sen­tir co­mo per­so­na­je, y de lo de­más me ol­vi­do.

OH!MAGAZINE: ¿CÓ­MO TE PRE­PA­RAS AN­TES DE UNA ES­CE­NA DE AC­CIÓN?, PUES VE­MOS QUE, DU­RAN­TE LAS PRI­ME­RAS TEM­PO­RA­DAS DE VIS

A VIS, HAY ES­CE­NAS MUY FUER­TES.

M.C.: Ca­len­ta­mien­to del cuer­po es el pa­so nú­me­ro uno, fun­da­men­tal pa­ra evi­tar le­sio­nes, lue­go te­ner es­pe­cia­lis­tas que te ayu­den a ha­cer la co­reo­gra­fía, en­sa­yo y ac­ción con to­da la pa­sión y fuer­za. ¡Las es­ce­nas de ac­ción son de mis fa­vo­ri­tas!

OH!MAGAZINE: ¿CUÁL CREES FUE LA ES­CE­NA MÁS DI­FÍ­CIL QUE TE HA TO­CA­DO GRA­BAR? M.C.: La es­ce­na de ma­los tra­tos de

Las Chi­cas del Ca­ble, sa­ber que es­to es una reali­dad tan ac­tual en mi país y des­gra­cia­da­men­te en tan­tos paí­ses en el mun­do, me hi­zo co­lo­car­me en un lu­gar de em­pa­tía má­xi­ma con el per­so­na­je. Me sen­tí muy vul­ne­ra­ble, al­go que me ha da­do fuer­zas pa­ra ac­ti­var­me en la lu­cha fe­mi­nis­ta.

OH!MAGAZINE: HA­BLAN­DO DEL

TE­MA DE LA VIO­LEN­CIA… EN NUES­TRO PAÍS, LA VIO­LEN­CIA HA­CIA LA MU­JER ES­TÁ MUY LA­TEN­TE… TU PER­SO­NA­JE DE ÁN­GE­LES SU­FRE DE VIO­LEN­CIA POR PAR­TE DE SU PA­RE­JA ¿CUÁL CREES QUE SE­RÍA EL CON­SE­JO QUE PO­DRÍAS DAR­LE A MU­JE­RES QUE VI­VEN ES­TA SI­TUA­CIÓN?

M.C.: Pe­dir ayu­da, ha­blar­lo y ar­mar­se de fuer­za pa­ra afron­tar la reali­dad. La ma­yo­ría de las mu­je­res maltratadas no quie­ren re­co­no­cer­lo. Res­pe­to y amor a sí mis­mas. Si co­mien­zan a que­rer­se por en­ci­ma de to­do, se da­rán cuen­ta cuál es la ba­se de cual­quier re­la­ción sa­na; al­guien que te fal­ta el res­pe­to no pue­de que­rer­te, eso no es amor.

OH!MAGAZINE: HÁBLAME DE ÁN­GE­LES (LAS CHI­CAS DEL CA­BLE)

¿CÓ­MO HAS VIS­TO SU EVO­LU­CIÓN AL PA­SAR LAS TEM­PO­RA­DAS?

M.C.: La evo­lu­ción de Án­ge­les es ma­ra­vi­llo­sa, me ha he­cho dis­fru­tar es­te per­so­na­je que cre­ce des­de la fra­gi­li­dad, a una en­te­re­za y de­ter­mi­na­ción he­roi­ca. Oja­lá que sirva de ins­pi­ra­ción a to­das esas mu­je­res edu­ca­das en el ma­chis­mo. Án­ge­les apren­de a res­pe­tar­se y sa­lir de la “cár­cel” en la que ella mis­ma se ha­bía con­de­na­do.

OH!MAGAZINE: TUS DOS PERSONAJES MÁS PO­PU­LA­RES Y RE­CIEN­TES, MA­CA­RE­NA Y ÁN­GE­LES SON COM­PLE­TA­MEN­TE DI­FE­REN­TES, ¿QUÉ TE HAN APOR­TA­DO A TU VI­DA PER­SO­NAL CA­DA UNO DE ELLOS? M.C.: Aun­que apa­ren­te­men­te son muy di­fe­ren­tes, am­bas mu­je­res son muy fuer­tes y am­bos personajes me han he­cho ma­du­rar en mi ca­mino per­so­nal.

OH!MAGAZINE: VE­MOS A TRA­VÉS DE TUS RE­DES SO­CIA­LES QUE Tú

Y TUS COM­PA­ÑE­RAS DE RE­PAR­TO

(LAS CHI­CAS DEL CA­BLE) SE LLE­VAN MUY BIEN, ¿CUÁL CREES QUE ES ESE ELE­MEN­TO QUE TIE­NEN PA­RA LOGRAR ESA HER­MAN­DAD?

M.C.: Creo que el res­pe­to… So­mos muy dis­tin­tas en­tre no­so­tras, pe­ro ad­mi­ro a ca­da una de ellas por ra­zo­nes di­ver­sas, y eso ha­ce que la com­bi­na­ción cuan­do es­ta­mos jun­tas, sea muy di­ver­ti­da “ca­da lo­ca con su te­ma”, y en­tre to­das nos re­tro­ali­men­ta­mos.

OH!MAGAZINE: HA­CE AL­GU­NOS ME­SES SE ES­TU­VO RO­DAN­DO VIS A

VIS (3RA. TEM­PO­RA­DA) Y LAS CHI­CAS DEL CA­BLE (3RA. TEM­PO­RA­DA), ¿CÓ­MO DIVIDES TU TIEM­PO? ¿CÓ­MO HA­CES PA­RA NO MEZ­CLAR LOS GUIO­NES?

M.C.: Afor­tu­na­da­men­te cuan­do ter­mi­né de gra­bar Vis a Vis, em­pe­cé con Las Chi­cas

del Ca­ble, no fue simultáneo, por­que hu­bie­se si­do una lo­cu­ra; un ro­da­je de una se­rie son mu­chas ho­ras de gra­ba­ción al día, hu­bie­se si­do im­po­si­ble. Pe­ro sí es cier­to que no tu­ve tiem­po de des­co­nec­tar de un ro­da­je, cuan­do ya es­ta­ba co­men­zan­do el otro, y la cla­ve fue cen­trar­me mu­cho en el día a día y en los de­ta­lles pe­que­ños de ca­da per­so­na­je, eso me ha­cía co­nec­tar con el mun­do in­terno de ca­da una de ellas.

OH!MAGAZINE: ¿CÓ­MO ERES EN UN DÍA NOR­MAL? ¿CÓ­MO ES MAG­GIE CI­VAN­TOS? ¿QUÉ LE GUS­TA HA­CER EN SU TIEM­PO LI­BRE?

M.C.: Soy muy ac­ti­va, me gus­ta mu­cho sen­tir­me rea­li­za­da al fi­nal del día, así que siem­pre ten­go que te­ner his­to­rias en mi ca­be­za. Bai­lar, leer, es­cri­bir guion de un lar­go­me­tra­je, co­la­bo­ra­cio­nes con dis­tin­tos pro­yec­tos con la ONG “Sa­ve a Girl Sa­ve a Ge­ne­ra­tion”, y com­par­tir tiem­po con mi pe­rro y mis ami­gos, ese es mi día a día.

OH!MAGAZINE: LAS CHI­CAS DEL CA­BLE ES UNA SE­RIE QUE NOS TRANS­POR­TA A UNA ÉPO­CA DON­DE EXIS­TE UNA MO­DA SIN IGUAL… ¿ERES AMAN­TE DE LA MO­DA? ¿CUÁL ES EL COM­PLE­MEN­TO QUE NUN­CA OL­VI­DAS?

M.C.: Ca­da vez me va gus­tan­do más la mo­da, la voy des­cu­brien­do po­co a po­co y me es­tá fas­ci­nan­do, no soy una en­ten­di­da, pe­ro aho­ra la es­toy ob­ser­van­do co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción. Creo que in­ten­tar ser crea­ti­va en mi día a día con las pren­das que eli­jo me ha­ce sen­tir de una for­ma muy po­de­ro­sa, es­toy des­cu­brien­do lo bien que me ha­ce sen­tir de­te­ner­me a pen­sar en la mo­da.

OH!MAGAZINE: ¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE GUS­TA DE INTERPRETAR EN UN PER­SO­NA­JE BA­SA­DO EN ÉPO­CAS AN­TE­RIO­RES?

M.C.: Sin du­da lo que más me gus­ta es la ele­gan­cia que te dan las pren­das, y la for­ma de mo­ver­se de los personajes es dis­tin­ta a la ac­tual.

OH!MAGAZINE: ¿CUÁL ES EL TIP DE BE­LLE­ZA QUE SIEM­PRE HA­CES?

M.C.: Cui­dar la piel, hi­dra­ta­ción y dor­mir ocho ho­ras, ali­men­ta­ción y reír­me mu­cho. Los la­bios ro­jos me po­nen de buen hu­mor.

“CA­DA VEZ ME VA GUS­TAN­DO MÁS LA MO­DA, LA VOY DES­CU­BRIEN­DO PO­CO A PO­CO Y ME ES­TÁ FAS­CI­NAN­DO, NO SOY UNA EN­TEN­DI­DA, PE­RO AHO­RA LA ES­TOY OB­SER­VAN­DO CO­MO FUEN­TE DE INS­PI­RA­CIÓN”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.