¡Y QUE SEA NA­VI­DAD POR SIEM­PRE!

Oh! Magazine - - Editorial -

De mi ni­ñez re­cuer­do la ale­gría ge­ne­ra­ba en mi co­ra­zón ver en­cen­der las lu­ces na­vi­de­ñas. Que­dan im­preg­na­das esas de­co­ra­cio­nes de las ca­lles, cuan­do to­dos los ve­ci­nos se unían -de­jan­do de la­do sus di­fe­ren­cias- pa­ra vi­vir el es­pí­ri­tu de la épo­ca.

Ni­ños co­rrien­do a más no po­der, lu­cien­do sus “pin­tas de Na­vi­dad” y los me­ren­gues ca­rac­te­rís­ti­cos que anun­cia­ban en gran­de las fes­ti­vi­da­des.

¡Ay aque­lla vez que es­tá­ba­mos “gua­pas” mi ami­gui­ta Yahai­ra y yo! So­lo tu­ve que lle­var­le el cho­co­la­te ca­lien­te del 25, pa­ra que la amis­tad vol­vie­ra a su cau­se. Eso es pa­ra mí, es­te mes. Y no por ca­sua­li­dad es el úl­ti­mo del año. Es el pa­re y si­gue; la tem­po­ra­da pa­ra re­pro­char me­nos y amar­nos más. La de ol­vi­dar las vi­ci­si­tu­des y re­cor­dar ca­da buen día, ca­da de­ta­lle lin­do de nues­tras vi­das. De­jar atrás los ren­co­res (sin áni­mos de ser san­tos), pa­ra con­ti­nuar con men­te abier­ta las bon­da­des que nos es­pe­ran.

Ca­da año me pro­pon­go ayu­dar a per­so­nas lo ne­ce­si­tan. Una com­pra de su­per­mer­ca­do a cual­quie­ra le arre­gla el día. Sa­ca de tu ce­na aque­llo que sa­bes so­bra­rá y re­gá­la­le ese pla­to a quien, se­gu­ra­men­te, no tie­ne qué ce­nar. De­mos amor y re­ci­bié­re­mos amor. Pe­ro es­tas na­vi­da­des asu­ma­mos que el es­pí­ri­tu bon­da­do­so nos du­re más de un día. Pro­pon­gá­mo­nos que la ale­gría y es­pe­ran­za per­ma­nez­can en nues­tros co­ra­zo­nes los pró­xi­mos 12 me­ses del 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.