Rosa LÍA MEJÍA ‘‘SOY DE LAS QUE PIEN­SA QUE EL ES­TÓ­MA­GO TIE­NE UN LADITO ES­PE­CIAL PA­RA EL DUL­CE’’.

Oh! Magazine - - DE CERCA -

Que­re­mos ini­ciar el año co­no­cien­do a una ar­tis­ta de la al­ta pas­te­le­ría en el país, a quien ele­gi­mos no so­lo por su no­ta­ble ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ger­mi­na­da en Le Cor­don Bleu, Cam­brig­de, MA, sino por­que, a pe­sar de que su pa­sión es tra­ba­jar re­pos­te­ría y ama de­gus­tar­la, man­tie­ne su fí­si­co en buen es­ta­do. Pa­ra los que du­dan de que se pue­da ser chef y fit a la vez... ¡sí se pue­de! y ella es un ejem­plo de ello.

Des­de que abrió las puer­tas de su ho­gar (lu­gar don­de le hi­ci­mos las fo­tos), sen­ti­mos que Rosa Lía re­fle­ja jus­ta­men­te la dul­zu­ra y sua­vi­dad que sus pos­tres de­ben te­ner. De­fi­ni­ti­va­men­te, tra­ba­ja en­dul­zan­do vi­das a tra­vés de su ar­te cu­li­na­rio y su per­so­na­li­dad. Pe­ro ella no so­lo es en­car­ga­da de ce­rrar el bro­che de los al­muer­zos, sino que se ''re­ba­na'' en di­fe­ren­tes ro­les, ya que es la Em­ba­ja­do­ra de Quesos Mi­chel, co­la­bo­ra­do­ra en el pro­gra­ma Tiem­po So­li­ta­rio de Te­le­mi­cro ca­nal 5, y ha fun­gi­do co­mo pro­duc­to­ra y ta­len­to de di­ver­sos pro­gra­mas de ra­dio y te­le­vi­sión. Y aun­que es una emi­nen­cia en dul­ces y pos­tres, nos con­fe­só que no le sa­le bien al­gu­nos pla­tos sa­la­dos tra­di­cio­na­les do­mi­ni­ca­nos (ha­bi­chue­las gui­sa­das, aso­pao...), pe­ro que lo­grar­los es una de sus me­tas. Tam­bién, nos cuen­ta otros pro­pó­si­tos y cu­rio­si­da­des de su vi­da.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿CUÁL ES EL SIG­NI­FI­CA­DO PA­RA TI DE LA PA­LA­BRA «CO­CI­NAR»?

R.L: Co­ci­nar, pa­ra mí, es te­ra­pia, des­co­ne­xión, ima­gi­na­ción, crea­ción. Es mi mo­men­to per­so­nal; don­de ana­li­zo, me en­fo­co y or­ga­ni­zo pa­ra crear e in­ven­tar.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿CUÁL FUE ESE ‘‘PUNTO MA­TE­MÁ­TI­CO’’ QUE TE HI­ZO ES­TU­DIAR GAS­TRO­NO­MÍA?

R.L: Cuan­do me gra­dué del co­le­gio, apli­qué pa­ra Le Cor­don Bleu Co­lle­ge of Cu­lli­nary Arts, MA, pe­ro se­ma­nas an­tes de ir­me, le co­mu­ni­co a mis pa­dres que no me sen­tía lis­ta pa­ra ese re­to, a pe­sar de que ten­dría a mi her­ma­na de ve­ci­na. Me ins­cri­bo en UNIBE y des­pués de dos cua­tri­mes­tres, me apun­to en un di­plo­ma­do en Ar­tes Cu­li­na­rias.

Mi pro­fe­so­ra, Elisa de León fue quien me di­jo: ‘‘¿Qué es­tás ha­cien­do aquí? ¡Ve­te!’’… Y pues vol­ví a apli­car a LCB, es­ta vez, de­ci­di­da y se­gu­ra pa­ra al­can­zar to­do lo que an­he­la­ba.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ SIEN­TE ROSA LÍA CUAN­DO SE PREN­DEN LOS «FO­GO­NES» Y ES­TÁ CREAN­DO PLA­TI­LLOS DUL­CES?

R.L: Sien­to emo­ción. An­ge­li­ta, mi ayu­dan­te, di­ce que es­tos son mis me­jo­res pla­tos. El en­trar a mi lu­gar de tra­ba­jo con la men­te en blan­co, y que sean los in­gre­dien­tes dis­po­ni­bles los que me ha­gan fluir. Cuan­do co­cino es co­mo si es­tu­vie­ra en un tran­ce. OH!MA­GA­ZI­NE: ¿CÓ­MO LO­GRAS «REBANARTE» EN TAN­TOS RO­LES? R.L: Di­ría que or­ga­ni­zán­do­me y te­nien­do cla­ras mis prio­ri­da­des. OH!MA­GA­ZI­NE: ERES PAS­TE­LE­RA, PE­RO DE LA CO­CI­NA SA­LA­DA O DUL­CE, ¿CUÁL PRE­FIE­RES? R.L: ¡Dul­ce! Me en­can­ta la es­truc­tu­ra y fór­mu­la que con­lle­va la pre­pa­ra­ción de to­do lo que ten­ga que ver con re­pos­te­ría. Des­de pe­que­ña, siem­pre me ha sor­pren­di­do ver có­mo esa ma­sa lí­qui­da lle­ván­do­la al horno te sa­le un biz­co­cho es­pon­jo­so.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ PLA­TI­LLO TE SA­LE A PER­FEC­CIÓN?

R.L: Se­ría el Red Vel­vet. Es mi biz­co­cho fa­vo­ri­to, y pues du­ré un buen tiem­po per­fec­cio­nan­do mi re­ce­ta has­ta lo­grar­la co­mo me gus­ta, fue un pro­ce­so muy pla­cen­te­ro pa­ra mí y edu­ca­ti­vo, ya que te­nía que ajus­tar los in­gre­dien­tes, se­gún lo que me ha­bían en­se­ña­do. Po­ner tan­to em­pe­ño y de­di­ca­ción en un plato ha­ce que es­te sea el me­jor y mi fa­vo­ri­to.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ TIPO DE CHEF ERES?

R.L: Soy de las que prue­ba mu­cho mien­tras co­ci­na, pe­ro al fi­nal no se sien­ta a co­mer lo que pre­pa­ró. Cuan­do es­tu­dia­ba en el ex­te­rior, siem­pre pen­sa­ba que ra­ra de­bía ser yo, que no me co­mie­ra mis crea­cio­nes y cuan­do re­gre­sé al país me di cuen­ta que es más nor­mal de lo que pen­sa­ba (ri­sas). Soy el tipo de chef que me gus­ta trans­por­tar­te a un mo­men­to o crear­te re­cuer­dos. Esa co­mi­da de ca­sa, que se sien­te co­mo un abra­zo de tu abue­la.

OH!MA­GA­ZI­NE: DE TO­DOS TUS CO­LE­GAS, ¿CON CUÁL DE ELLOS HAS LO­GRA­DO MÁS QUE SER COM­PA­ÑE­ROS DE PRO­FE­SIÓN?

R.L: Con Juan­cho Or­tiz (el me­jor ami­go de mi pa­pá), siem­pre estuvo en mu­chos mo­men­tos cla­ves en mi cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal. A él le en­can­ta con­tar que una vez que an­dá­ba­mos de fin de se­ma­na, él le di­jo a mi pa­pá que yo se­ría chef (yo to­da­vía no sa­bía qué que­ría ser), pe­ro que me veía cu­rio­sa en su co­ci­na, siem­pre pre­gun­tan­do. En cuan­to a ad­mi­rar a mis co­le­gas, a ca­da uno los ad­mi­ro por co­sas dis­tin­tas. Me en­can­ta y me emo­cio­na ver có­mo to­dos van lo­gran­do una que otra me­ta, y aun­que no siem­pre se com­par­ta en re­des, la fe­li­ci­dad y el or­gu­llo es ge­nuino.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ OPI­NAS DEL DÍA NA­CIO­NAL DE LA GAS­TRO­NO­MÍA DO­MI­NI­CA­NA QUE HA­CE PO­CO LO PRO­CLA­MA­RON?

R.L: Me fas­ci­na ver co­mo la gas­tro­no­mía do­mi­ni­ca­na se es­tá ha­cien­do sen­tir más y más, y sé que se­re­mos even­tual­men­te un

punto tu­rís­ti­co no so­lo de pla­yas, sino tam­bién de gas­tro­no­mía. En­tien­do que RD tie­ne tan­tos sa­bo­res ori­gi­na­les que ofre­cer y me en­can­ta ver có­mo, po­co a po­co, he­mos ido sin­tién­do­nos más or­gu­llo­sos de nues­tros pla­tos y raí­ces.

OH!MA­GA­ZI­NE: HA­BLE­MOS DE AL­GO UN PO­CO ALE­JA­DO DE TU PRO­FE­SIÓN, PE­RO CER­CA DE TU VI­DA PER­SO­NAL. HA­CE VA­RIAS SE­MA­NAS PUBLICASTE EN INS­TA­GRAM TU HIS­TO­RIA DE ABU­SO. ¿QUÉ TE HI­ZO TO­MAR CO­RA­JE PA­RA SACUDIRTE DEL MAL­TRA­TO DE TU EX­PA­RE­JA?

R.L: A pe­sar de que me to­mó dos años ha­blar­lo pú­bli­ca­men­te, siem­pre su­pe que lle­ga­ría el mo­men­to don­de lo ha­ría. Es­te es un país don­de las per­so­nas de cla­se más al­ta ca­llan es­te tipo de acon­te­ci­mien­tos, o los ta­pan. Y así co­mo fá­cil pen­sa­mos “eso no me pa­sa­ría a mí”, me due­le de­cir que le pue­de pa­sar a cual­quie­ra. Po­drías in­clu­so es­tar en una re­la­ción tó­xi­ca y no sa­ber iden­ti­fi­car­la.

Ahí me ayu­dó mu­cho la te­ra­pia, el po­der iden­ti­fi­car des­de un ini­cio las “red flags” o se­ña­les que la per­so­na te en­vía. Y pa­ra sa­cu­dir­me de la si­tua­ción, apar­te de orar mu­cho, gra­cias a Dios, ten­go una fa­mi­lia uni­da que siem­pre es­tu­vie­ron pa­ra mí co­mo un gru­po de ami­gos. Lo me­jor es sa­ber que no es­tás so­lo/a y si sien­tes que al­go no an­da bien, bus­ca ayu­da.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ LES DI­CES A ESAS MU­JE­RES QUE HAS­TA HOY SI­GUEN AGUAN­TAN­DO MAL­TRA­TOS DE TO­DA ÍN­DO­LE?

R.L: Creo que “aguan­tar” no se­ría la pa­la­bra ade­cua­da. Mu­chas no sa­ben que es­tán en esa si­tua­ción, otras en­tien­den que se­rá pa­sa­je­ro, pe­ro to­da re­la­ción es dis­tin­ta. Yo lo úni­co que pue­do de­cir es que si tie­nes una co­ra­zo­na­da, al­go di­cién­do­te en ti que al­go no an­da bien... no te que­des ca­lla­da y bus­ca ayu­da de cual­quier tipo. Al fi­nal, po­dría ser muy tar­de.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ HA­CES EN TUS DÍAS LI­BRES (QUÉ PE­LÍ­CU­LAS, SE­RIES, LI­BROS, AC­TI­VI­DA­DES...)?

R.L: Me en­can­ta leer, co­mo tam­bién ver se­ries y pe­lí­cu­las. Pe­ro creo que mi ac­ti­vi­dad fa­vo­ri­ta es com­par­tir con mis so­bri­nos. Son dos per­so­ni­tas que ha­cen que ten­ga muy pen­dien­te que soy y se­ré un ejem­plo pa­ra ellos.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿AL­GÚN

CON­SE­JO DEL BA­LAN­CE PER­FEC­TO EN LA FOR­MA DE CO­CI­NAR SALUDABLEMENTE Y EJER­CI­TAR­SE?

R.L: Aun­que he per­di­do pe­so y co­cino en mu­chos even­tos, el úni­co se­cre­to es el ba­lan­ce. Ha­ce unos años le to­mé amor al gim­na­sio y tra­to de fal­tar lo me­nos po­si­ble, siem­pre es­cu­chan­do tu cuer­po, de­ján­do­te sa­ber qué te ca­yó bien o mal o cuan­do te di­ce que de­bes des­can­sar más. No ob­se­sio­nar­se con un so­lo mé­to­do, ni me­di­das drás­ti­cas que, al fi­nal, no fun­cio­nan. Lo más im­por­tan­te es man­te­ner­se sa­lu­da­ble.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿CÓ­MO PERFILAS TU AÑO 2019?

R.L: Con­fie­so que to­do ini­cio de año pien­so que es­te se­rá mi año y aun­que co­sas no pu­die­ron con­cre­tar­se en el 2018, es­te tam­bién fue mi año.

Así que el 2019 se­rá de pro­yec­tos y cre­ci­mien­tos, con Dios me­dian­te, mu­cho tra­ba­jo y con mu­cho en­fo­que. OH!MA­GA­ZI­NE: SI QUI­SIE­RAS DE­JAR UNA HUE­LLA EN LA GAS­TRO­NO­MÍA DO­MI­NI­CA­NA, ¿CUÁL SE­RÍA? Den­tro de mi pro­fe­sión lo que más me gus­ta es en­se­ñar. Mi sue­ño no se­ría tan­to de­jar la hue­lla en la gas­tro­no­mía do­mi­ni­ca­na en sí, sino en co­ra­zo­nes apa­sio­na­dos de la gas­tro­no­mía. El ser una ayu­da o brin­dar­le un con­se­jo a al­guien, crea un sen­ti­mien­to in­creí­ble en mí; abrir­le los ojos y el pa­la­dar a los jó­ve­nes que es­ta­rán en los fo­go­nes de nues­tras co­ci­nas en un fu­tu­ro. Mis pa­dres me en­se­ña­ron que com­par­tir co­no­ci­mien­to mul­ti­pli­ca mis ben­di­cio­nes, y qué me­jor for­ma de ha­cer es­to que en­se­ñan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.