AÑO NUE­VO NO FUN­CIO­NAN

3 RA­ZO­NES POR LAS QUE LAS RE­SO­LU­CIO­NES DE

Oh! Magazine - - EXPLORAND OH! -

Co­mien­za un nue­vo año, y con él, la re­tahí­la de re­so­lu­cio­nes, que bá­si­ca­men­te com­po­nen el mis­mo lis­ta­do ca­da vez, so­lo que con nueva fe­cha ca­len­da­rio. Ba­jar de pe­so, aho­rrar, pa­sar más tiem­po en fa­mi­lia, por men­cio­nar al­gu­nas, son unas tan­tas de las de­ci­sio­nes que sue­len com­po­ner esa lis­ta.

Sin em­bar­go, es bien co­no­ci­do que es­tas re­so­lu­cio­nes de año nue­vo no fun­cio­nan. Y a con­ti­nua­ción te doy tres ra­zo­nes de por qué es así:

1. SUE­ÑOS VS. ME­TAS. Si al­go que desea no es es­pe­cí­fi­co, me­di­ble, al­can­za­ble, rea­lis­ta y tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad, en­ton­ces es un de­seo, un sue­ño, no una me­ta.

Ex­pre­sio­nes ta­les co­mo: “voy a re­ba­jar”, “quie­ro ga­nar más di­ne­ro”, etc., se que­dan en eso, me­ras ex­pre­sio­nes ge­né­ri­cas que van que­dan­do en el fon­do del ol­vi­do.

So­ñar es­tá bien. To­do co­mien­za con un sue­ño que te da la mo­ti­va­ción, que te en­ca­mi­ne a lo­grar las me­tas, pa­ra po­der con­cre­tar esos sue­ños.

Por en­de, lo que sea que te pro­pon­gas lo­grar en es­te 2019, te in­vi­to a que es­ta­blez­cas ob­je­ti­vos acor­des a lo an­tes men­cio­na­do, di­se­ñes un plan de ac­ción, y te dis­pon­gas a dar pa­sos dia­rios que te acer­quen a lo­grar eso que quie­res.

2. LU­CIR BIEN VS. SEN­TIR­TE BIEN. Mu­chas ve­ces es­tas re­so­lu­cio­nes es­tán basadas en lo que en­tien­des se es­pe­ra de ti, o te va a ha­cer lu­cir bien an­te los de­más, en lu­gar de aque­llo que en ver­dad re­sue­na en tu ser. Por eso, al me­nor obs­tácu­lo, lo de­jas de lado.

Mien­tras que, al ele­gir aque­llo que te apa­sio­na, sien­tes fu­ror, en­tu­sias­mo y ale­gría. Apren­des a dis­fru­tar del pro­ce­so por­que sa­bes que, fi­nal­men­te, es­tás en­fo­cán­do­te en al­go que en ver­dad an­he­las y que es im­por­tan­te pa­ra ti.

De­bes de te­ner cla­ro que, cuan­do se te pre­sen­ten los desafíos, tu de­seo se­rá más fuer­te, y sin im­por­tar que te cai­gas, te le­van­ta­rás cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar­lo.

3. MO­DA VS. ES­TI­LO DE VI­DA. Es­tá com­pro­ba­do que las die­tas no fun­cio­nan. Que de­bes te­ner una ali­men­ta­ción sa­na y ha­cer ejer­ci­cios fre­cuen­te­men­te, co­mo par­te de tu es­ti­lo de vi­da.

Sin em­bar­go, ve­mos có­mo se lle­nan los gim­na­sios a prin­ci­pio de año y lue­go co­mien­za a ba­jar la ocu­pa­ción a me­di­da que pa­san los me­ses.

Y es­to pasa con mu­chas otras co­sas a la que la gen­te acu­de por mo­da, y no por­que en ver­dad ten­ga la in­ten­ción de que for­me par­te de su es­ti­lo de vi­da. Por en­de, lue­go sim­ple­men­te se pier­de el in­te­rés y que­da el sin­sa­bor de tiem­po y re­cur­sos des­per­di­cia­dos.

El tiem­po pro­me­dio pa­ra que un há­bi­to se ins­ta­le en tu vi­da es de al­re­de­dor de 60 días. Pe­ro, pa­ra que sea par­te in­te­gral de la mis­ma, de tu es­ti­lo de vi­da, de­be pa­sar mu­cho más tiem­po.

De­bes de es­tar real­men­te com­pro­me­ti­do con esas co­sas que quie­res me­jo­rar, pa­ra que en ver­dad pue­da for­mar par­te de ti de ma­ne­ra efec­ti­va.

Los cam­bios son gra­dua­les. No se ob­tie­nen de la no­che a la ma­ña­na. De­bes tra­ba­jar en ellos de ma­ne­ra cons­tan­te, y ser pa­cien­te y amo­ro­so con­ti­go mis­ma. To­mar en cuen­ta que es un pro­ce­so per­so­nal y que so­lo tú pue­des ha­cer que te fun­cio­ne.

Pa­ra fa­ci­li­tar el pro­ce­so de lo­grar tus me­tas en es­te año 2019, he pre­pa­ra­do un e-book gra­tui­to ti­tu­la­do Pa­sos pa­ra un Año de Trans­for­ma­ción, el cual pue­des des­car­gar en­tran­do a mi blog: ire­ne­mo­ri­llo.net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.