NI­CO­LE CANAHUATE SUED ¿Quie­res co­no­cer e ins­pi­rar­te con una mu­jer fuer­te y de­ter­mi­na­da? Ya la vis­te en la por­ta­da, aho­ra te to­ca co­no­cer­la en la en­tre­vis­ta prin­ci­pal.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ LES ACONSEJAS A ESAS MU­JE­RES QUE

Oh! Magazine - - NEWS -

UNA MU­JER DE­TER­MI­NA­DA ¡Fuer­za!... es una pa­la­bra que bro­ta por los po­ros de Ni­co­le. Su mi­ra­da fir­me, su ca­mi­nar im­po­nen­te y su gran po­ten­cial le han da­do un si­tial im­por­tan­te en el mun­do del fit­ness. Des­de ni­ña se ha vis­to en­vuel­ta en el cam­po de los de­por­tes, pe­ro fue el na­ci­mien­to de su se­gun­da hi­ja lo que sem­bró la se­mi­lla que más tar­de ger­mi­nó. Su his­to­ria es se­gui­da por cien­tos de mu­je­res que se han pues­to en sus ma­nos pa­ra “trans­for­mar sus vi­das”.

De­ter­mi­na­da y, so­bre to­do, apa­sio­na­da es Ni­co­le, co­no­ci­da en el mun­do de las re­des co­mo #nicky­fit­mom. La en­tre­na­do­ra per­so­nal y em­pre­sa­ria ini­ció con un pe­que­ño lo­cal, pe­ro la de­man­da fue in­cre­men­tan­do y, tal co­mo na­rra, la hi­zo evo­lu­cio­nar. Hoy, si­gue re­co­gien­do fru­tos e inau­gu­ra un nue­vo es­pa­cio de #2Fit2­quit. Su le­ga­do de cam­biar vi­das, se ma­te­ria­li­za día a día, y su ge­nuino in­te­rés de ayu­dar que­da plas­ma­do en ca­da ám­bi­to de su vi­da.

OH! MA­GA­ZI­NE:

SER MA­DRE ES UNA BEN­DI­CIÓN, UNA QUE LE LLEGA A MU­CHAS CON EL APE­LLI­DO DE “DES­CUI­DO”. ¿CUÁN­DO TE PLANTEASTE QUE, A PE­SAR DE SER MA­MÁ, TAM­BIÉN HA­BRÍA TIEM­PO PA­RA TI?

N.C.: Cuan­do de­ci­dí em­pe­zar a ir al gim­na­sio, me di cuen­ta que mi hi­ja me ne­ce­si­ta­ba y, pa­ra po­der cum­plir con sus exi­gen­cias, de­bía es­tar en óp­ti­mas con­di­cio­nes. En ese jus­to mo­men­to me mi­ré al es­pe­jo y en­ten­dí que era mi tiem­po, que te­nía que to­mar una de­ci­sión y, que más que eso, na­die lo po­día ha­cer por mí.

OH! MA­GA­ZI­NE: UNA VEZ UNA GRAN “COACH” ME DI­JO QUE NUES­TROS HI­JOS SE­RÁN LO QUE VEN EN SUS PA­DRES (NO LO QUE DI­CEN, LO QUE HA­CEN). ¿QUÉ CREES LES TRANS­MI­TES A TUS HI­JAS CON TU GRAN EM­PE­ÑO EN EL MUN­DO DEL “FIT­NESS”?

N.C.: Efec­ti­va­men­te so­mos el ejem­plo a se­guir, de eso no ten­go la me­nor du­da. En mi caso en par­ti­cu­lar, les trans­mi­to a mis hi­jas no so­lo del mun­do fit­ness, sino tam­bién el va­lor del tra­ba­jo y el di­ne­ro. Ba­jo mu­chos es­fuer­zos, sa­cri­fi­cios, res­pon­sa­bi­li­dad y de­di­ca­ción, una per­so­na pue­de te­ner una vi­da dig­na y res­pe­ta­ble. Eso le trans­mi­to día a día con el ejem­plo.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ ES LO MÁS RE­TA­DOR DE SER MA­DRE Y SE­GUIR SIEN­DO MU­JER?

N.C.: El so­lo he­cho de ser ma­dre ya es un re­to pa­ra to­da mu­jer, te­ne­mos la gran res­pon­sa­bi­li­dad de sa­car a nues­tros hi­jos ade­lan­te, no so­lo dar­les de co­mer y ves­tir, sino de for­mar per­so­nas con va­lo­res, que es­tén lis­tos pa­ra vo­lar con alas pro­pias; y que no sean una car­ga pa­ra nues­tra so­cie­dad. Hay que ha­cer que esos hi­jos sean fuer­tes y ho­nes­tos. Si son hom­bres, que sean unos que res­pe­ten a las mu­je­res; si son ni­ñas, que se­pan exi­gir res­pe­to.

HAN OL­VI­DA­DO QUE ELLAS TAM­BIÉN SON IM­POR­TAN­TES?

N.C.: En mi tra­yec­to, he descubierto que te­ne­mos la fa­cul­tad, ener­gía y las ga­nas de sa­lir ade­lan­te, si nos lo pro­po­ne­mos. No nos de­be­mos que­dar arropadas en las sá­ba­nas del dolor o de­sola­ción, en el "no pue­do", "no val­go", "no lo lo­gra­ré". Esas pa­la­bras de­ben ser eli­mi­na­das de una ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va pa­ra lo­grar sa­lir ade­lan­te. Te­ne­mos que, de una ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca, rom­per es­que­mas y te­ner fe en no­so­tras mis­mas.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿TUS HI­JAS TAM­BIÉN LLE­VAN SU RU­TI­NA DE EJER­CI­CIOS Y ALI­MEN­TA­RIA? N.C.: Pien­so que de­be­mos ir cam­bian­do

las men­ta­li­da­des sin de­jar de dis­fru­tar ali­men­tos que no nos su­man na­da, to­do en or­den se pue­de. En el caso de mis hi­jas, es­tán cla­ras de los ali­men­tos que no su­man y los evi­tan; en cuan­to a los ejer­ci­cios, la chi­ca que es Me­gan, siem­pre se ha in­cli­na­do por la gim­na­sia y la prac­ti­ca, has­ta ha com­pe­ti­do. La ma­yor, Bris­sa, tie­ne otro tem­pe­ra­men­to me­nos in­quie­to, aún así ella en­tre­na en su tiem­po li­bre, so­bre to­do en va­ca­cio­nes.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ ACONSEJAS PA­RA LO­GRAR EN FA­MI­LIA EDU­CAR LOS HÁ­BI­TOS ALI­MEN­TI­CIOS DE TO­DOS?

N.C.: To­mar la sar­tén por el man­go, crean­do con­cien­cia a to­dos los que con­vi­van en el ho­gar. No im­por­ta lo chi­co que sean los hi­jos, hay que en­se­ñar­les que los re­fres­cos de bo­te­llas son da­ñi­nos, que las co­mi­das cha­ta­rras no son más que eso, cha­ta­rra. Al ir al su­per­mer­ca­do, no ser tan có­mo­dos com­pran­do la­te­rías y ca­jas de co­mi­das fá­ci­les; te­ne­mos un país ma­ra­vi­llo­so, don­de po­de­mos dis­fru­tar de una gas­tro­no­mía es­pec­ta­cu­lar, con un aba­ni­co de op­cio­nes pa­ra ali­men­tar­nos bien.

OH! MA­GA­ZI­NE: EL DE­POR­TE INI­CIÓ CO­MO BE­NE­FI­CIO PRO­PIO, PE­RO, ¿CUÁN­DO PASASTE A SER EN­TRE­NA­DO­RA?

N.C.: Des­de pe­que­ña me he in­cli­na­do por el de­por­te. Me des­ta­qué en el co­le­gio en vó­lei­bol, era la ca­pi­ta­na de mi equi­po. Ini­cié a en­tre­nar lue­go de mi pri­mer embarazo; cuan­do pa­ri­mos, el cuer­po ne­ce­si­ta aten­ción, ya no es lo mis­mo, pe­ro sí po­de­mos re­cu­pe­rar­nos por com­ple­to; y fue ahí cuan­do, sin dar­me cuen­ta, se siem­bra la se­mi­lla. Pa­só al­go que nos ha pa­sa­do a to­dos, y es co­mo cuan­do dos per­so­nas es­tán enamo­ra­das y pien­san que na­die se ha da­do cuen­ta (ri­sas). Mi her­mano fue esa per­so­na quien me ob­ser­va­ba sin dar­me cuan­ta y un día me di­jo: “¿por qué no te ha­ces coach?, ya que te gus­ta tan­to…” Ahí se en­cen­dió un bom­bi­llo y es cuan­do de­ci­do cer­ti­fi­car­me y ha­cer­me en­tre­na­do­ra per­so­nal.

OH! MA­GA­ZI­NE: ADE­MÁS DESARROLLASTE TU PRO­PIA LÍ­NEA DE RO­PA DE­POR­TI­VA. HÁ­BLA­NOS DE ES­TA.

N.C.: Sí, ha si­do lo más di­ver­ti­do, por­que dis­fru­to tra­ba­jar ca­da uno de los di­se­ños que trae­mos. Tra­ta­mos de abar­car to­dos los gus­tos y nos ca­rac­te­ri­za­mos en no ha­cer uni­for­mes; no ha­ce­mos mu­chos mo­de­los del mis­mo. Tam­bién tra­ba­ja­mos di­se­ños per­so­na­li­za­dos, tra­ba­ja­mos con la me­jor ca­li­dad de ma­te­ria­les y nues­tros di­se­ños son un po­co atre­vi­dos, don­de ju­ga­mos mu­cho con los co­lo­res, dán­do­le un to­que tro­pi­cal en la amal­ga­ma que usa­mos.

“NO NOS DE­BE­MOS QUE­DAR ARROPADAS EN LAS SÁ­BA­NAS

DEL DOLOR... TE­NE­MOS QUE, DE UNA MA­NE­RA CA­TE­GÓ­RI­CA, ROM­PER ES­QUE­MAS Y TE­NER FE EN NO­SO­TRAS MIS­MAS”.

OH! MA­GA­ZI­NE: CUEN­TAS CON TU ES­TU­DIO #2FIT2­QUIT Y HOY MIS­MO ES LA APER­TU­RA DE UN NUE­VO ES­PA­CIO. DA­NOS TO­DOS LOS DE­TA­LLES.

N.C.: Así es, otro gran re­to. Y de­bo de­cir, a bo­ca lle­na, que el gran pro­ta­go­nis­ta de to­dos mis sue­ños es mi amado Dios; to­do se lo de­bo a él. Es mi ter­ce­ra mu­dan­za en la mis­ma pla­za, ini­cié en un lo­cal pe­que­ño, to­do vien­to en po­pa. Al ca­bo de un año me vi pre­ci­sa­da a mi pri­me­ra mu­dan­za, me mu­dé en el lo­cal de al lado, tres ve­ces más gran­de que el que ocu­pa­ba (pro­duc­to de la gran de­man­da y el im­pac­to que tu­ve co­mo en­tre­na­do­ra per­so­nal). Me vi pre­ci­sa­da a te­ner nue­vos equi­pos que me de­man­da­ba las nue­vas ins­ta­la­cio­nes y el número de clien­tes nue­vos.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¡CONFIÉSALO!, ¿QUÉ HA­CE FUER­TE A #NICKY­FIT­MOM? N.C.: El gran te­mor a Dios, mis hi­jas y la vi­da.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿CÓ­MO CONSIDERAS EL DE­POR­TE FOR­TA­LE­CE LA AU­TO­ES­TI­MA DE LOS SE­RES HU­MA­NOS?

N.S.: Prac­ti­car de­por­te de for­ma re­gu­lar au­men­ta la au­to­es­ti­ma, las en­dor­fi­nas, co­no­ci­das co­mo las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad. No son más que neu­ro­trans­mi­so­res de pla­cer que au­men­tan cuan­do es­ta­mos rea­li­zan­do ac­ti­vi­dad fí­si­ca de al­ta in­ten­si­dad; es­ta sus­tan­cia es la res­pon­sa­ble de la sen­sa­ción de bie­nes­tar. Las per­so­nas que en­tre­nan tie­nen un ni­vel de en­dor­fi­nas muy su­pe­rior, por tan­to, tien­den a ser más fuer­tes, re­sis­ten­tes y de­ci­di­das, tie­nen más ape­ti­to se­xual y su sis­te­ma in­mu­ne es­tá más desa­rro­lla­do.

“LES TRANS­MI­TO A MIS HI­JAS NO

SO­LO DEL MUN­DO “FIT­NESS”, SINO TAM­BIÉN EL VA­LOR DEL TRA­BA­JO Y EL DI­NE­RO. BA­JO MU­CHOS ES­FUER­ZOS, SA­CRI­FI­CIOS, RES­PON­SA­BI­LI­DAD Y DE­DI­CA­CIÓN,

UNA PER­SO­NA

PUE­DE TE­NER UNA VI­DA DIG­NA Y RES­PE­TA­BLE”.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿SI NO ENTRENARAS, CÓ­MO SE­RÍA TU VI­DA? N.C.: Abu­rri­da (ri­sas). Soy una per­so­na muy ac­ti­va, no pue­do es­tar to­do el tiem­po sin ha­cer na­da, más bien soy al­go crea­ti­va, al­go in­quie­ta.

OH! MA­GA­ZI­NE: LAS MU­JE­RES ES­TA­MOS MUY AL PEN­DIEN­TE DE NUES­TRA APA­RIEN­CIA FÍ­SI­CA. Y LA TEN­DEN­CIA “FIT­NESS” EN MU­CHAS HA SI­DO UN ASUN­TO DE FÍ­SI­CO. ¿CÓ­MO LA VES TÚ?

N.C.: Ca­da día hay ma­yor con­cien­cia y re­co­no­ce­mos que el bie­nes­tar fí­si­co es muy im­por­tan­te. El ejer­ci­cio no es un gas­to su­per­fluo, es una ne­ce­si­dad, es una ten­den­cia po­si­ti­va y ne­ce­sa­ria.

OH! MA­GA­ZI­NE: NÁRRANOS SO­BRE LAS AYUDADAS SO­CIA­LES QUE REA­LI­ZAS. HAS TRA­BA­JA­DO, IN­CLU­SO CON “MADELAES”. N.C.: Es una de las co­sas que más me sa­tis­fa­cen, ayu­dar a al­guien que real­men­te te ne­ce­si­te, eso no tie­ne pre­cio.

No sé si eso es ge­né­ti­co, ya que por par­te de mi ma­dre son po­lí­ti­cos; mi abue­lo fue dipu­tado de San­tia­go y mi ma­má se for­mó en un am­bien­te si­mi­lar; ella vi­ve eter­na­men­te tra­tan­do de ayu­dar a to­do el mun­do, siem­pre es­tá dis­pues­ta a ser­vir y por ahí vie­ne lo mío… en eso soy igual a ella. “Madelaes” es uno de los pro­yec­tos más her­mo­sos en los que he es­ta­do in­vo­lu­cra­da; en­tre ri­sas, bai­le y mú­si­ca, pa­sa­mos un día má­gi­co.

OH! MA­GA­ZI­NE: Y HA­BLAN­DO DE ELLO, AL­GO QUE ME LLA­MÓ MU­CHO LA ATEN­CIÓN FUE VER EN TUS RE­DES UNA NUEVA FA­CE­TA: CON­FE­REN­CIS­TA. CUÉN­TA­NOS CÓ­MO SE DIO.

N.C.: ¡Uy sí! un nue­vo re­to, era una in­tere­san­te con­fe­ren­cia que reali­zó In­do­tel, don­de se­lec­cio­na­ron va­rias jó­ve­nes em­pren­de­do­ras. Fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, me en­can­tó por­que me dio la opor­tu­ni­dad de trans­mi­tir mis ex­pe­rien­cias, que los jó­ve­nes en­tien­dan que to­dos te­ne­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des, que los re­sul­ta­dos es­tán en ti; fue muy mo­ti­va­do­ra.

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿TIE­NES MÁS PLA­NES EN ES­TA ÁREA? ¿HA­BRÁN MÁS CON­FE­REN­CIAS? N.S.: Pla­nes no, pe­ro la ver­dad que sí me gus­tó, no sen­tí mie­do es­cé­ni­co. Así que si ten­dría que ha­cer­lo de nue­vo, no du­da­ría en ha­cer­lo.

OH! MA­GA­ZI­NE: “TRANS­FOR­MAN­DO VI­DAS” ES CO­MO HAS NOM­BRA­DO A TUS PRO­GRA­MAS TRANS­FOR­MA­DO­RES. ¿CUÁ­LES TEN­DRÁS EN ES­TE 2019?

N.S.: Es uno de los pro­yec­tos más be­llos que ten­go, ini­cial­men­te que­ría ha­cer un reality con va­rias ma­dres, pe­ro no re­ci­bí el apo­yo es­pe­ra­do por los pa­tro­ci­na­do­res que le su­pli­rían to­do lo que ne­ce­si­ta­rían pa­ra po­der lle­gar a su me­ta fí­si­ca.

Re­ci­bí cien­tos de car­tas, emo­ti­vas, trá­gi­cas y, con lá­gri­mas en los ojos, las leí ca­da una. De­ci­dí que De­si­rée, ma­dre de 4 (dos partos de ge­me­los) te­nía que ser la ga­na­do­ra. En ocho se­ma­nas lo­gró ba­jar cer­ca de 40 li­bras, su pri­me­ra fo­to fue con lá­gri­mas en los ojos y hoy es una per­so­na com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y se­gu­ra de ella mis­ma.

En ma­yo te­ne­mos una se­gun­da edi­ción y si los pa­tro­ci­na­do­res me apo­yan, po­de­mos ele­gir va­rias ma­dres que ne­ce­si­ten es­te cam­bio en su vi­da.

En­te­ri­zo / Fo­re­ver 21 Cin­tu­rón / Fe­rra­ga­mo Za­pa­tos / Fo­re­ver 21

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.