ILU­SIO­NES RO­MÁN­TI­CAS

Los amo­res ve­lei­do­sos y las an­dan­zas sen­ti­men­ta­les de una mu­jer fran­ce­sa que re­vo­lu­cio­nó el ar­ma­rio fe­me­nino.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Sa­bién­do­se due­ña ab­so­lu­ta de sus ideas, de su cuer­po y de su des­tino, Ga­brie­lle Bon­heur, in­mor­ta­li­za­da co­mo Co­co Cha­nel, ca­mi­nó la sen­da exis­ten­cial, for­jan­do un le­ga­do que tras­cien­de a la moda, eri­gién­do­se co­mo sím­bo­lo de in­de­pen­den­cia fe­me­ni­na y, adi­cio­nal­men­te, ca­len­tan­do al­moha­das y co­ra­zo­nes sin com­pro­me­ter sus ob­je­ti­vos de volar al­to y ten­tar el po­der.

De ori­gen muy hu­mil­de y con la ni­ñez que­bra­da por la muer­te de su ma­dre y el aban­dono de su pa­dre, Co­co pro­bó, du­ran­te mu­cho tiem­po, la amar­gu­ra de la po­bre­za. Cria­da en un or­fa­na­to, don­de apren­dió a co­ser, pa­só a ser can­tan­te de ca­ba­ret en “La Ro­ton­de”, don­de co­men­zó a des­an­dar en las en­tra­ñas de los ro­ces, en los pa­sa­di­zos del amor.

Su vi­da amo­ro­sa ge­ne­ra tan­ta aten­ción co­mo las per­las, los cor­tes, el ves­ti­do ne­gro, el la­bial ro­jo y el per­fu­me Cha­nel No. 5, que so­bre­vi­ve a la luz del si­glo XXI. Tan fas­ci­nan­te co­mo com­ple­ja son las ilu­sio­nes ro­mán­ti­cas que cau­ti­va­ron a la fa­mo­sa di­se­ña­do­ra fran­ce­sa, mar­ca­da hon­da­men­te por el aban­dono y la so­le­dad des­de la ni­ñez.

El pri­me­ro

En el ca­fé “La Ro­ton­de”, ubi­ca­do en la ciu­dad de Mou­lins de Allier, Co­co Cha­nel co­no­ció al ofi­cial de ca­ba­lle­ría fran­cés y ri­co he­re­de­ro tex­til, Étien­ne Bal­san. Se­gún sus bió­gra­fos, el adi­ne­ra­do ca­ba­lle­ro fue el pri­mer hom­bre en su vi­da y, pos­te­rior­men­te, fue la fi­gu­ra que le in­tro­du­jo al de­ca­den­te mun­do de la Be­lle Épo­que, el pe­río­do de la his­to­ria de Eu­ro­pa com­pren­di­do en­tre el final de la gue­rra fran­co-pru­sia­na en 1871 y el es­ta­lli­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en 1914. Gra­cias al im­pul­so de Bal­san, Cha­nel lo­gró inau­gu­rar un ci­clo de co­ne­xio­nes que se for­ta­le­ció con la aper­tu­ra de su tien­da de som­bre­ros.

El gran amor

A Art­hur “Boy” Ca­pel se le re­ser­va un es­pa­cio de pri­vi­le­gio en el co­ra­zón de Co­co Cha­nel. Es­te so­cia­li­té y ju­ga­dor de po­lo in­glés, sus­ti­tu­yó a Étien­ne Bal­san de las prio­ri­da­des y la al­moha­da de Co­co. A él se le atri­bu­ye im­pul­sar­la a des­co­llar en el mun­do de la moda y a la vez rom­per­le el co­ra­zón cuan­do la trai­cio­nó al ca­mi­nar al al­tar con otra don­ce­lla. Ena­mo­ra­dí­si­ma de Boy Ca­pel, su re­la­ción se man­tu­vo más allá de una dé­ca­da y su re­cuer­do le acom­pa­ñó más allá de la muer­te del ju­ga­dor de po­lo en un ac­ci­den­te de trán­si­to en 1919.

Amor fu­gaz

En los apa­sio­na­dos ré­cords de Co­co Cha­nel se re­gis­tra una aven­tu­ra bre­ve con el gran com­po­si­tor y di­rec­tor de or­ques­ta ru­so Igor Fió­do­ro­vich Stra­vinsky, uno de los mú­si­cos más im­por­tan­tes y tras­cen­den­tes del si­glo XX. El ar­tis­ta, que fa­lle­ció a los 89 años, in­su­fló en la fa­mo­sa di­se­ña­do­ra de mo­das y re­fe­ren­te de estilo y fe­mi­nei­dad, sus an­dan­zas con el pro­to­ti­po de hom­bres vir­tuo­sos. El ru­so cos­mo­po­li­ta fue con­si­de­ra­do por la re­vis­ta Ti­me co­mo una de las per­so­na­li­da­des más in­flu­yen­tes del si­glo XX.

Duque Dmi­tri, ocho años más jo­ven

Ca­si en la flor de sus 40 años y avan­za­da en la ru­ta ha­cia la tras­cen­den­cia en sus queha­ce­res, Co­co su­mó al es­tam­pa­do de su co­ra­zón a un hom­bre al­to, gua­po, de ojos ver­des. Se tra­ta­ba del duque Dmi­tri (Di­mi­tri Pau­lo­vich Ro­ma­nov), des­cen­dien­te del zar Ale­jan­dro II

con quien tu­vo una re­la­ción de apro­xi­ma­da­men­te un año. Pue­de de­cir­se que am­bos se co­la­bo­ra­ron más allá de las ca­ri­cias, pues ella le ayu­dó a in­tro­du­cir­se en la so­cie­dad fran­ce­sa y él, jun­to a su her­ma­na, "die­ron a sus crea­cio­nes lo que se lla­ma­ría el toque es­la­vo", o sea, com­bi­na­cio­nes de pedrería y pie­les.

Dmi­tri le regaló a Co­co un co­llar de per­las per­te­ne­cien­te a la di­nas­tía Ro­ma­nov, que ella –há­bil co­mo siem­pre– mez­cló con per­las fal­sas pa­ra crear un co­llar lar­go que ter­mi­nó sien­do un ad­mi­ra­dí­si­mo ac­ce­so­rio fe­ti­che. Otro de los apo­yos apre­cia­bles del duque ru­so fue el gran im­pul­so a su per­fu­me Cha­nel No. 5, pues le ayu­dó a pro­mo­cio­nar­lo, al co­nec­tar­la con gen­te cla­ve pa­ra su dis­tri­bu­ción. Dmi­tri mu­rió en Da­vos, Sui­za, el 5 de mar­zo de 1942, víc­ti­ma de la tu­bercu­losis.

En el fon­do, Co­co Cha­nel so­lo as­pi­ra­ba a ser ama­da. Y pro­ba­ble­men­te bus­ca­ba ese amor en los hom­bres que lle­ga­ron y que ella su­mó a su vi­da. Sien­do ícono de la moda tam­bién pa­só a ser la vi­sio­na­ria em­pre­sa­ria y es­tra­te­ga co­no­ci­da por su au­da­cia pa­ra su­pe­rar la ex­tre­ma po­bre­za y con­ver­tir­se en ejem­plo de mu­jer in­de­pen­dien­te, un avan­ce im­por­tan­te en la épo­ca.

Otro Duque

Otra prue­ba de que las me­ji­llas de Co­co eran dé­bi­les por ro­zar­se con la aris­to­cra­cia y las ce­le­bri­da­des, siem­pre fi­jan­do un ob­je­ti­vo, es su re­la­ción des­de 1923 con Ben­dor, el duque de West­mins­ter, quien era se­ña­la­do co­mo el hom­bre más ri­co de Eu­ro­pa. Ben­dor ha­bía es­ta­do ca­sa­do dos ve­ces y le pro­pu­so ma­tri­mo­nio, pe­ro Cha­nel le re­cha­zó man­te­nien­do con él un aman­taz­go. Su­pues­ta­men­te res­pon­dió a su pe­ti­ción con que "du­que­sas de West­mins­ter ha ha­bi­do muchas, Cha­nel so­lo una", fra­se que no es­tá con­fir­ma­da. Se­gún su bió­gra­fa, Jus­ti­ne Pi­car­die, du­ran­te esa re­la­ción Cha­nel, quien ya se en­con­tra­ba en la cum­bre de su ca­rre­ra, co­no­ció a im­por­tan­tes fi­gu­ras: Wins­ton Chur­chill, Pa­blo Pi­cas­so, Jean Coc­teau, Ser­gei Pá­vlo­vich Diag­hi­lev y Sal­va­dor Da­lí.

Otros amantes

Til­da­da de co­la­bo­ra­do­ra Na­zi, se le co­no­ció una re­la­ción con el ofi­cial ale­mán Hans Gut­her von Dinc­kla­ge, lo cual man­chó su repu­tación. Otras fuen­tes ci­ta­das por su bió­gra­fa Pi­car­die, aseguran, que ella era an­ti­se­mi­ta y es­ta­ba muy in­vo­lu­cra­da en la cau­sa ale­ma­na en los tiem­pos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Se­gún los re­gis­tros, se li­bró de ser juz­ga­da gra­cias a su amis­tad con el pri­mer mi­nis­tro in­glés Wins­ton Chur­chill. RP

Ga­brie­lle Bon­heur na­ció en Fran­cia en 1883 y mu­rió 1971. Mo­dis­ta fran­ce­sa que re­vo­lu­cio­nó la moda y el mun­do de la al­ta cos­tu­ra de los años de en­tre­gue­rras. Con­ver­ti­da des­de los años 20 en la gran da­ma de la moda fran­ce­sa, su in­fluen­cia se ex­ten­de­ría des­pués en prác­ti­ca­men­te to­dos los ám­bi­tos, des­de el cor­te de pe­lo has­ta los per­fu­mes, pa­san­do por los za­pa­tos y com­ple­men­tos. Ella fue la prin­ci­pal mo­de­lo de su fir­ma al ser del­ga­da, con po­co pe­cho y el pe­lo cor­to, con ro­pa an­cha y có­mo­da. Cha­nel se con­vir­tió en el pro­to­ti­po de la mu­jer mo­der­na, ac­ti­va y li­be­ra­da.

Étien­ne Bal­san

Sal­va­dor Da­lí

Fió­do­ro­vich Stra­vinsky

Ben­dor, el duque de West­mins­ter

Di­mi­tri Pau­lo­vich Ro­ma­nov

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.