UN CAM­BIO DE AS­PEC­TO: LA IN­MOR­TA­LI­DAD DEL ESTILO GARÇON

No fue coin­ci­den­cia que su cor­te de ca­be­llo se ges­tio­na­ra, pre­ci­sa­men­te, en es­ta eta­pa de em­po­de­ra­mien­to.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Mu­cho se ha­bla de que el ca­be­llo de una mu­jer es si­nó­ni­mo de be­lle­za, que es el mar­co de la ca­ra e in­clu­so, muchas ja­más en su vi­da se han atre­vi­do a ha­cer­se un gran cor­te.

Mi­tos, re­sis­ten­cias so­cia­les y si­tua­cio­nes de per­so­na­li­dad son de­ter­mi­nan­tes pa­ra el estilo que eli­jas en tu ca­be­lle­ra. Pu­die­se pa­re­cer ba­nal, pe­ro la par­te psi­co­ló­gi­ca que re­pre­sen­ta un estilo de pei­na­do es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a lo que eres y pro­yec­tas. Lo di­jo Co­co Cha­nel, sí, la dio­sa del di­se­ño, la moda y una de las mu­je­res que han lo­gra­do un hi­to lle­van­do me­le­na cor­ta: “Una mu­jer que se cor­ta el pe­lo es­tá a pun­to de cam­biar su vi­da”. ¿Qué tan de cier­to es ello? Ca­da pe­lo re­pre­sen­ta des­ape­go, y aun­que se crea se cae en lo dramático, na­die que se sien­ta in­se­gu­ra de lo que es, se atre­ve­rá a de­jar al des­cu­bier­to su ros­tro. Sa­lir de la ca­pa “san­seó­ni­ca” pa­ra sol­tar y abrir­se a las nue­vas ener­gías de la vi­da.

Es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de mu­je­res ha de­ja­do a un la­do el mi­to tra­di­cio­nal de be­lle­za y, ca­da vez más, ve­mos los es­tu­dios de be­lle­za es­pe­cia­li­za­dos en cor­tes aba­rro­tar­se de clien­tas. ¿Es un cor­te la me­jor for­ma de co­men­zar un cam­bio? La ase­so­ra de ima­gen y ex­per­ta en cor­tes Pa­tri­cia Ce­dano co­men­ta que una mu­jer que lle­va cor­tes li­nea­les es una mu­jer muy se­gu­ra y man­da ese men­sa­je.

“Las lí­neas rec­tas de­no­tan con­fian­za y se­gu­ri­dad en sí mis­mas y lo de­mues­tran en to­do lo que to­can. Una mu­jer co­mo Cha­nel –que per­dió a su ma­dre y su pa­dre la aban­do­nó– sa­lió de su reali­dad y rom­pió en su épo­ca el es­que­ma de que la mu­jer de­bía es­tar su­je­ta a re­glas, pe­ro aún más a to­dos los cá­no­nes de be­lle­za que es­ta­ban im­pues­tos”.

Por otro la­do, con­sul­ta­mos un es­tu­dio pu­bli­ca­do por Ma­rian­ne LaF­ran­ce, pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ya­le, quien ob­ser­vó có­mo se sien­ten las per­so­nas en uno de esos días de “mal ca­be­llo” y ¿el re­sul­ta­do? “In­se­gu­ri­da­des, au­to­crí­ti­cas, ba­jo ren­di­mien­to la­bo­ral y malas de­ci­sio­nes”, des­cri­be. La mis­ma in­ves­ti­ga­ción recuen­ta que el 20 % or­ga­ni­za su agen­da en fun­ción del es­ta­do de su me­le­na.

En el ca­so de Co­co Cha­nel, fue una de las pri­me­ras en rom­per los es­te­reo­ti­pos que la so­cie­dad dic­ta­mi­na­ba pa­ra las mu­je­res, un ejem­plo de fe­mi­nis­ta real y pu­ro. Ella no es­ta­ba dis­pues­ta a acep­tar lo que los de­más le im­pu­sie­ran y, sí, uno de los ejem­plos fue su cor­te de ca­be­llo “a lo garçon” (ma­cho), por­que ella que­ría co­mo­di­dad.

“Ella mar­có y creó el es­te estilo “a lo garçon”, que emu­la­ba a una mu­jer opues­ta a la ten­den­cia de la épo­ca, sin de­jar de ser fe­me­ni­na con ele­men­tos mas­cu­li­nos. In­clu­so, los te­ji­dos que ella in­cor­po­ró en sus di­se­ños eran de hom­bres y, a eso, le agre­gó la prac­ti­ci­dad del cor­te. A ella le fa­vo­re­ció el te­ner un ca­be­llo on­du­la­do, y esas on­das le apor­ta­ban sua­vi­dad”, de­ta­lló Ce­dano, crea­do­ra del es­tu­dio de be­lle­za, The Cut. Ex­pli­có que ca­da cor­te de ca­be­llo tie­ne su so­cio­lo­gía, y que, in­clu­so, es­te pei­na­do de Co­co, lue­go fue adop­ta­do

por mu­je­res fuer­tes de po­der co­mo lady Dia­na, Mar­ga­ret That­cher, Jac­kie O… “Los cor­tes de las prin­ce­sas, cuan­do no son muy jó­ve­nes, lo lle­van a ese lar­go, por­que ello de­no­ta es­ta­bi­li­dad, con­fian­za y po­der”, aco­tó.

Pa­ra en­ten­der su estilo, en el sen­ti­do más ge­ne­ral, de­be­mos co­no­cer su vi­da y amo­res. Cha­nel tu­vo su ba­se en cos­tu­ra en el con­ven­to de su or­fa­na­to. A los 18 años tra­ba­jó co­mo asis­ten­te en cal­ce­te­ría, bor­dan­do y co­sien­do; lue­go co­men­zó su ca­rre­ra mu­si­cal... más bien in­ten­to. A los 21 años fue aman­te del ri­co Etien­ne Bal­san, el hi­jo de una di­nas­tía tex­til que la in­tro­du­jo en la al­ta so­cie­dad (de don­de ella no pro­ve­nía). Pe­ro el ver­da­de­ro amor de su vi­da fue el atrac­ti­vo in­glés Art­hur “Boy” Ca­pel. Él fue quien la apo­yó. Es­te apo­yo tras­pa­só la línea emo­cio­nal y tam­bién re­pre­sen­tó lo mo­ne­ta­rio: de Ca­pel pro­vino el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra al­qui­lar su pri­mer ate­lier de som­bre­ros, en la pa­ri­si­na Rue Cambon.

¡Ojo!, no pa­só mu­cho tiem­po has­ta que Co­co Cha­nel es­tu­vo en con­di­cio­nes de de­vol­ver­le lo pres­ta­do y con­ver­tir­se en una em­pre­sa­ria com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­te.

“Ele­gí lo que que­ría ser y lo soy”

Y no fue coin­ci­den­cia que su cor­te de ca­be­llo se ges­tio­na­ra, pre­ci­sa­men­te, en es­ta eta­pa de em­po­de­ra­mien­to. Y a ello se le su­mó que su eterno amor “Boy” la aban­do­na­ra y se ca­sa­ra con su pro­me­ti­da (no era Cha­nel), una eta­pa de cam­bio que, de pa­so, de­jó so­bre la me­sa que el ca­be­llo cor­to sí po­día ser ele­gan­te.

“Con su cor­te le dio la bien­ve­ni­da a una nue­va vi­da. Ella asu­mió el he­cho que de­bía crear un estilo den­tro de un mun­do al que no per­te­ne­cía por­que te­nía cla­ro que su reali­dad no de­fi­ni­ría su vi­da”, es­bo­za. Im­po­si­ble no re­cor­dar una de sus más em­ble­má­ti­cas fra­ses: “En­con­trar un hom­bre que te ame no te trans­for­ma en una ca­za­do­ra de hom­bres. Si real­men­te lo ca­zas­te, de­ja­rá de ser un hom­bre pa­ra trans­for­mar­se en un zo­rro, y el día de ma­ña­na abri­rá un agu­je­ro y se es­ca­pa­rá”. Va­le men­cio­nar que Boy Ca­pel mu­rió en 1919 en un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil. Otras re­la­cio­nes, co­mo la que man­tu­vo con el duque de West­mins­ter, fra­ca­sa­ron.

Se­gún el li­bro Lec­cio­nes de vi­da de Co­co Cha­nel: En­se­ñan­zas de vi­da de la mu­jer es­cri­to por Ka­ren Kar­bo, Cha­nel es­ta­ba afe­rra­da a sus opi­nio­nes mu­cho an­tes de que al­guien se in­tere­sa­ra por lo que pen­sa­ba. Con sus ojos ne­gros, su ca­be­llo cor­to, su piel bron­cea­da

–sin ser es­cla­va– y su del­ga­da si­lue­ta fue quien qui­so ser: “Mi vi­da no me agra­da­ba, por lo que creé mi vi­da”.

Es­ta di­se­ña­do­ra, que fue ami­ga de

Da­lí y Pi­cas­so, im­pu­so un estilo de ca­be­llo que po­cas mu­je­res se atre­vían a lle­var en su épo­ca. Fue hi­to y mol­de a se­guir de aque­llas que, al igual que ella, no es­ta­ban con­for­me con el tra­to y la po­si­ción de las fé­mi­nas. Es­te cor­te tam­bién nom­bra­do hoy día co­mo “bob”, que sur­gió en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XX y fue ella, nues­tra in­mor­tal di­se­ña­do­ra fran­ce­sa Ga­brie­lle Bon­heur Cha­nel, quien lo po­pu­la­ri­zó.

¿Qué in­flu­yó en la fiebre del pe­lo cor­to?

To­do em­pe­zó en los años 20, esa dé­ca­da en la que, des­pués del trau­ma que su­pu­so la I Gue­rra Mun­dial, la vi­da cam­bió y las mu­je­res em­pe­za­ron a reclamar su es­pa­cio en la so­cie­dad. Tras ha­ber ocu­pa­do pues­tos de tra­ba­jo tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos du­ran­te la gue­rra, las mu­je­res no es­ta­ban dis­pues­tas a vol­ver a su po­si­ción so­cial tra­di­cio­nal, ya sa­bían lo que re­pre­sen­ta­ban ser úti­les. En Fran­cia –pías de ori­gen de Co­co–, muchas de ellas em­pe­za­ron a reivin­di­car sus de­re­chos y la igual­dad de gé­ne­ro, cor­tán­do­se el ca­be­llo. Más cer­ca­nos a no­so­tros, en Es­ta­dos Uni­dos, fue­ron las “flap­pers” las que, con su me­le­na, tan cor­ta co­mo sus ves­ti­dos, y sus ma­ne­ras mas­cu­li­nas se re­be­la­ron en con­tra de la mo­ra­li­dad que las opri­mía. RP

En el si­glo XXI “La aper­tu­ra que hoy día vi­vi­mos, nos li­be­ra a una prac­ti­ci­dad con ele­gan­cia. La mu­jer de­be en­ten­der y es­tar cons­cien­te de que ca­da cam­bio lle­va cam­bios. Tu ca­be­llo ha­bla de ti, aun­que lo ha­gas in­cons­cien­te­men­te”. Pa­tri­cia Ce­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.