RUE CAMBON

Una ca­lle y su eter­na rei­na.

Ritmo Platinum - - Contenido -

La rue Cambon, abier­ta en el si­glo XVIII, os­ten­ta el nom­bre de un fa­mo­so re­vo­lu­cio­na­rio de la Con­ven­ción, cu­yo pa­dre era fa­bri­can­te de te­las.

Las ca­lles de es­te ba­rrio se cons­tru­ye­ron tras la Re­vo­lu­ción y, pa­ra ha­cer­les hue­co, se des­tru­yó un con­jun­to de na­ves del Con­ven­to de la Con­cep­ción. Se tie­ne la cer­te­za de que los edi­fi­cios le­van­ta­dos per­te­ne­cen al cla­si­cis­mo, un estilo ar­qui­tec­tó­ni­co que prio­ri­za las lí­neas pu­ras y el ri­gor de las pro­por­cio­nes, si­mé­tri­cas y horizontales. Las fa­cha­das son li­sas y el vo­lu­men de los edi­fi­cios se uni­fi­ca.

Es en es­ta ca­lle don­de Ga­brie­lle Cha­nel abre su tien­da de som­bre­ros, “Cha­nel Mo­des”, en el año 1910. La aper­tu­ra tie­ne lu­gar en el nú­me­ro 21 de la rue Cambon, en pleno co­ra­zón de un ele­gan­te ba­rrio a po­cos pa­sos de la Pla­ce Ven­dô­me y de la rue du Fau­bourg Sain­tHo­no­ré, si­nó­ni­mo de lujo y ten­den­cias. En el si­glo XIX, al­gu­nos es­cri­to­res fran­ce­ses co­mo Stend­hal y Cha­teau­briand tam­bién re­si­die­ron tem­po­ral­men­te en la rue Cambon y fue allí don­de Cha­nel fre­cuen­tó igual­men­te al cé­le­bre ca­ri­ca­tu­ris­ta SEM, en­car­ga­do de rea­li­zar la pri­me­ra cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de su per­fu­me CHA­NEL N°5.

Ga­brie­lle ga­nó re­co­no­ci­mien­to rá­pi­da­men­te por su ta­len­to co­mo mo­dis­ta, por lo que de­ci­dió am­pliar el ne­go­cio y abrió, a par­tir de 1918, una nue­va tien­da en el nú­me­ro 31. Y es aquí don­de in­ven­ta el con­cep­to de la bou­ti­que con­tem­po­rá­nea: des­de el año 1921, pro­po­ne com­ple­men­tos jun­to a su pri­mer per­fu­me, el N°5, ade­más de jo­yas y pro­duc­tos de be­lle­za pa­ra acom­pa­ñar a sus pren­das y som­bre­ros.

La rue Cambon se con­vier­te así en el feu­do de Ga­brie­lle Cha­nel. Co­co acon­di­cio­na su te­rri­to­rio en es­te in­mue­ble del si­glo XVIII: a pie de ca­lle, la bou­ti­que y, en la pri­me­ra plan­ta, el gran sa­lón pa­ra pre­sen­tar las co­lec­cio­nes. En el gran sa­lón tam­bién tie­nen lu­gar las prue­bas de al­ta cos­tu­ra. A con­ti­nua­ción, la es­ca­le­ra ta­pi­za­da de es­pe­jos con­du­ce a su apar­ta­men­to, ubi­ca­do en la se­gun­da plan­ta; un lu­gar ín­ti­mo car­ga­do de te­so­ros. En la plan­ta su­pe­rior se en­cuen­tra el es­tu­dio don­de hoy tra­ba­ja Karl La­ger­feld, ade­más de los ta­lle­res, ba­ña­dos por la luz que pe­ne­tra por los te­ja­dos. Aquí al­ber­ga to­das sus

ac­ti­vi­da­des: ta­ller de jo­ye­ría, de som­bre­ros, de sport, etc. Los ven­ta­na­les tam­bién le da­ban vi­sión so­bre la plaza Ven­dô­me , cu­ya for­ma oc­to­go­nal ins­pi­ró el ta­pón del re­co­no­ci­do per­fu­me Cha­nel No. 5.

A día de hoy, es­ta con­fi­gu­ra­ción

idea­da por Ga­brie­lle Cha­nel per­ma­ne­ce in­tac­ta. De­trás de la fa­cha­da del ex­te­rior, se en­cuen­tra una pie­za de la his­to­ria de Cha­nel per­fec­ta­men­te con­ser­va­da y ul­tra­lu­jo­sa. El apar­ta­men­to, si­tua­do en­ci­ma de la bou­ti­que prin­ci­pal en la rue Cambon, si­gue exac­ta­men­te igual co­mo Cha­nel lo de­jó. Hoy, so­lo se per­mi­te la en­tra­da a un nú­me­ro res­trin­gi­do de VIP con una in­sig­nia den­tro del edi­fi­cio. En contraste con el es­pa­cio per­so­nal de Co­co, la es­ca­le­ra te­nía una gran in­fluen­cia art dé­co. To­da­vía es­tá cu­bier­to con una al­fom­bra co­lor cre­ma, mien­tras que las pa­re­des es­tán cu­bier­tas con pa­ne­les de es­pe­jos. Du­ran­te los des­fi­les de moda, que tu­vie­ron lu­gar en la plan­ta ba­ja, Ga­brie­lle Cha­nel se sen­ta­ba en la es­ca­le­ra. Gra­cias a los es­pe­jos, que da­ban la sen­sa­ción de in­fi­ni­to, po­día ver to­do lo que es­ta­ba ocu­rrien­do, pe­ro na­die po­día ver­la. Que­ría sa­ber la reac­ción in­me­dia­ta, si los pe­rio­dis­tas y los clien­tes es­ta­ban sa­tis­fe­chos con la co­lec­ción. Su prin­ci­pal prio­ri­dad era cui­dar de ca­da de­ta­lle. En 1927, Cha­nel aca­ba­ría por ocu­par has­ta cin­co in­mue­bles, del nú­me­ro 23 al 31, con­vir­tién­do­la no so­lo en la rei­na de la moda, sino tam­bién de la rue Cambon.

Allí aún si­guen los ta­lle­res de la ca­sa de moda, don­de su di­rec­tor crea­ti­vo re­ci­be a los clien­tes, crea sus co­lec­cio­nes y se con­fec­cio­nan. Jun­to a es­te es­pa­cio es­tá el ho­tel Ritz don­de ‘Co­co’ vi­vió has­ta su muer­te. Des­de allí po­dría avis­tar quié­nes en­tra­ban y sa­lían a su ta­ller. Y muy cer­ca, en el Gran Pa­lais, ba­jo su in­men­sa cú­pu­la de vi­drio, se pre­sen­tan las co­lec­cio­nes na­ci­das de la ins­pi­ra­ción de Karl La­ger­feld. Sus tien­das pa­sa­ron de ser fa­mo­sas so­lo en Pa­rís a vol­ver­se un ícono. La mar­ca Cha­nel sa­lió de la rue Cambon pa­ra lle­nar al mun­do del ca­rac­te­rís­ti­co estilo de Co­co. Du­ran­te 1980 se inau­gu­ra­ron más de 40 tien­das al­re­de­dor del mun­do y aho­ra cuen­ta con la pre­sen­cia de la mar­ca en más de 17 paí­ses, con tien­das en los dis­tri­tos co­mer­cia­les más im­por­tan­tes y ex­clu­si­vos del mun­do. Sin du­da al­gu­na, lo que vio na­cer Cha­nel en la rue Cambon, re­vo­lu­cio­nó el mun­do de la moda, im­preg­nan­do a to­dos de su ideo­lo­gía y estilo. RP

A po­cos pa­sos de la Pla­ce Ven­dô­me y de la rue du Fau­bourg Sain­tHo­no­ré, si­nó­ni­mo de lujo y ten­den­cias, abre su tien­da de som­bre­ros “Cha­nel Mo­des”, en el

año 1910.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.