EL CO­MIEN­ZO DE LA ANDROGINIA EN LA MODA

Un mo­vi­mien­to que ter­mi­nó por ves­tir a la mu­jer, más que de so­lo pan­ta­lo­nes, de pleno po­der.

Ritmo Platinum - - Contenido -

La androginia en tiem­pos mo­der­nos y en cues­tio­nes de moda se le conoce co­mo una es­té­ti­ca en don­de una per­so­na de cier­to gé­ne­ro bus­ca crear una uto­pía vi­sual en­tre lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino. Sin em­bar­go, en su ini­cio, las co­sas fue­ron un tan­to más pro­fun­das y sim­bó­li­cas. An­tes de men­cio­nar a An­drej Pe­jic, a la mo­de­lo do­mi­ni­ca­na Omay­ra Mo­ta e in­clu­so al mis­mo icono mu­si­cal Da­vid Bo­wie, de­be­mos re­mon­tar­nos a quien fue­se la pre­cur­so­ra de to­do lo que hoy co­no­ce­mos de es­ta dua­li­dad es­té­ti­ca: Ga­brie­lle Cha­nel, re­co­no­ci­da en el mun­do de la moda co­mo Co­co Cha­nel.

Fue ella quien ini­ció un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, no pa­ra que las mu­je­res se vis­tie­sen co­mo hom­bres, sino pa­ra que to­ma­ran poderío e igual­dad de de­re­chos. En su fi­lo­so­fía, las co­sas iban más allá de un sim­ple mo­vi­mien­to fas­hio­nis­ta o de una ca­mi­sa en cor­te rec­to crea­da pa­ra un hom­bre, Cha­nel bus­có lo­grar una ima­gen fe­me­ni­na que die­se a en­ten­der, con la moda co­mo me­dio de ex­pre­sión prin­ci­pal, que las mu­je­res –en to­do sen­ti­do– po­drían igua­lar a sus opues­tos; bus­ca­ba dar libertad fe­me­ni­na con su pro­pues­ta de estilismo. Y es­to úl­ti­mo es bueno des­ta­car­lo, so­bre to­do si de moda, re­vo­lu­ción y ex­pre­sión se ha­bla. Fue­ra de lo ba­nal con que se re­la­cio­na es­ta in­dus­tria, la in­du­men­ta­ria siem­pre ha si­do una ar­ma­du­ra de gue­rra pa­ra quie­nes han ne­ce­si­ta­do lu­char en pro o en con­tra. En la dé­ca­da de 1920, las mu­je­res jus­ta­men­te se en­con­tra­ban en es­ta po­si­ción de opre­sión y sin voz, sin men­cio­nar que es­tas se ves­tían con una ten­den­cia ba­rro­ca, arras­tra­da del si­glo an­te­rior y con lo cual que­rían emu­lar la opu­len­cia ex­tre­ma. Cha­nel, una jo­ven que des­de su na­ci­mien­to el 19 de agos­to de 1883 se en­con­tró en una po­si­ción no tan aco­mo­da­da, desa­rro­lló una vi­sión dis­tin­ta a las mu­je­res de su épo­ca; ella opi­na­ba lo si­guien­te: “Las mu­je­res de­be­rían de­jar de lu­cir co­mo pa­ya­sos, con sus caretas blan­cas y al­tas pe­lu­cas”.

Es­te pen­sa­mien­to so­bre las ten­den­cias del mo­men­to, más la ne­ce­si­dad de po­si­cio­nar la fi­gu­ra fe­me­ni­na en una igual­dad den­tro de la so­cie­dad, mo­ti­vó al icono de la moda a fu­sio­nar el guar­da­rro­pa mas­cu­lino con el fe­me­nino, pe­ro ¿có­mo lo hi­zo?

Fan­ta­sio­sa­men­te em­pe­zó di­se­ñan­do som­bre­ros mi­ni­ma­lis­tas y con ca­rác­ter so­brio, muy ale­ja­dos de la vi­sión car­na­va­les­ca de aquel en­ton­ces. Sus co­no­ci­mien­tos de cos­tu­ra ad­qui­ri­dos en el al­ber­gue re­li­gio­so don­de cre­ció le ayu­da­ron con el tiem­po a crear ro­pa, mis­ma que ins­pi­ra­ba en las que sus acom­pa­ñan­tes sen­ti­men­ta­les lle­va­ban. Co­mo re­sul­ta­do de es­to, en sus di­se­ños, los cor­tes se vol­vie­ron me­nos es­truc­tu­ra­dos y mu­chí­si­mo más sim­ples; pro­pu­so a la mu­jer un desaho­go de la si­lue­ta, de­jan­do de la­do el cor­sé y el eterno sa­cri­fi­cio con el vo­lu­mi­no­so ves­ti­do; la pa­le­ta de co­lor en una on­da acro­má­ti­ca y, cla­ro, el he­cho que mar­có pre­ce­den­cia: el pan­ta­lón fe­me­nino, mis­mo que a pe­sar de po­pu­la­ri­zar­se en la dé­ca­da de los 40, tu­vo su ver­da­de­ro ori­gen y apa­ri­ción pú­bli­ca con la ca­sa de moda de es­ta re­co­no­ci­da di­se­ña­do­ra.

Por otro la­do, la bou­ti­que que lle­va­ba su nom­bre abrió sus puer­tas por pri­me­ra vez en 1913, y se hi­zo fa­mo­sa en muy po­co tiem­po en­tre la cla­se

al­ta, gra­cias a que Co­co co­no­cía muy bien el ar­te de las agu­jas y có­mo lo­grar la mix­tu­ra per­fec­ta en­tre ele­men­tos sim­pli­fi­ca­dos co­mo som­bre­ros y to­ca­dos, jun­to a pie­zas que has­ta el mo­men­to so­lo los hom­bres lle­va­ban, sin ser mal vis­tos, so­cial­men­te ha­blan­do. Tal es el ca­so de la cha­que­ta o bla­zer, que por igual con es­ta di­se­ña­do­ra pa­só de ser un ele­men­to ne­ta­men­te mas­cu­lino a con­ver­tir­se en sím­bo­lo de una fe­mi­nei­dad em­po­de­ra­da y que años más tar­de, pe­ro con un nue­vo pa­trón, (ce­ñi­da a la cin­tu­ra y hom­bre­ras en­san­cha­das), es­pe­cí­fi­ca­men­te en los años 80, sim­bo­li­za­ría la es­té­ti­ca de la “Wor­king girl” o, en otras pa­la­bras, la in­tro­duc­ción de la mu­jer en la al­ta ge­ren­cia em­pre­sa­rial, to­do es­to gra­cias a quien en dé­ca­das atrás tu­vo la vi­sión de es­te cre­ci­mien­to pa­ra sus ho­mó­lo­gas.

Pe­ro Cha­nel no tan so­lo hi­zo es­ta fu­sión que años más tar­de da­ría gran­des fru­tos a es­ta seg­men­ta­ción, sino que tam­bién hi­zo de su es­té­ti­ca su me­jor es­ca­pa­ra­te y lle­van­do con­si­go un pro­ce­so de cam­bio ex­tre­mo, se­gún lo acos­tum­bra­do en la épo­ca: la lar­ga me­le­na cam­bió por el ya po­pu­la­ri­za­do cor­te de pe­lo garzón, a la fal­da le re­du­jo el lar­go y el za­pa­to de ta­cón se con­vir­tió en plano o me­dio ta­co, y así, po­co a po­co in­ten­ta­ba pro­po­ner “fun­cio­na­li­dad” por en­ci­ma de “su­per­fi­cia­li­dad”. Co­mo di­se­ña­do­ra, lo útil, lo real­men­te útil, era lo im­por­tan­te; bus­có siem­pre dar­le un sen­ti­do ló­gi­co a las co­sas... por es­to no com­pren­día una ves­ti­men­ta que li­mi­ta­ra has­ta los mo­vi­mien­tos al ca­mi­nar y que en­ci­ma de to­do hi­cie­se lu­cir a las mu­je­res co­mo ob­je­tos de­co­ra­ti­vos.

Al­go hay que te­ner cla­ro: “Cha­nel no bus­ca­ba ves­tir a la mu­jer co­mo hom­bres, sino que bus­ca­ba ves­tir­las de po­der”. Y de es­to es­ta­ba muy cons­cien­te, ha­cien­do de su mis­ma vi­da un ejem­plo, sien­do ella una de las pri­me­ra mu­je­res en desa­rro­llar un ne­go­cio ba­jo su nom­bre y ad­mi­nis­tra­ción, el cual no li­mi­tó y lle­gó a in­tro­du­cir has­ta la in­dus­tria de la be­lle­za y la per­fu­me­ría. Ella di­se­ñó to­do lo que una mu­jer adelantada a su épo­ca, pe­ro rea­lis­ta, po­día ne­ce­si­tar: des­de la bi­su­te­ría co­mo sus­ti­tu­ta de la cos­to­sa jo­ye­ría has­ta el cár­di­gan de pun­to pa­ra tar­des frescas, y bol­sos en piel con mango de ca­de­nas me­ta­li­za­das pa­ra la mu­jer tra­ba­ja­do­ra.

Cha­nel, que huér­fa­na, po­bre y muy ale­ja­da de la bur­gue­sía lo­gró es­ca­lar al pun­to de crear pie­zas pa­ra las cla­ses más al­tas y pa­ra fi­gu­ras re­co­no­ci­das, se hi­zo la idea de que la mu­jer te­nía el po­der de ha­cer lo que qui­sie­se si así lo creía, y pa­ra es­to, y por es­to, ella di­se­ña­ba ro­pa, que le­jos de de­fi­nir un gé­ne­ro, lla­ma­ban a una igual­dad so­cial, y así mis­mo lo­gra­ran un gri­to por quie­nes, en ese mo­men­to, eran las me­nos fa­vo­re­ci­das, ac­to que años más tar­de ins­pi­ró a otros tan­tos a con­ti­nuar la lu­cha por la cau­sa con la moda co­mo eje cen­tral. Un ejem­plo cla­ro de es­to fue el tra­je sas­tre fe­me­nino que pro­pu­so Yvest Saint Lau­rent en los 60-70 con un tras­fon­do bas­tan­te pa­re­ci­do.

En una épo­ca don­de la mu­jer te­nía voz nu­la y su libertad so­cial era in­vi­si­ble, la di­se­ña­do­ra les pu­so li­te­ral­men­te “los pan­ta­lo­nes” a las fé­mi­nas, lle­ván­do­las a des­cu­brir de he­cho un nue­vo estilo de vi­da, una nue­va vi­sión des­de la pers­pec­ti­va ro­sa de aquel en­ton­ces. Con Cha­nel y su línea de di­se­ño se sim­bo­li­zó el na­ci­mien­to de una nue­va mu­jer au­tó­no­ma, de­ci­di­da y so­cial­men­te re­vo­lu­cio­na­ria. RP

Un re­co­rri­do his­tó­ri­co so­bre el real­ce a la li­bre ex­pre­sión fe­me­ni­na en el ves­tir, un he­cho im­pres­cin­di­ble en la lu­cha por la igual­dad de de­re­chos; más allá de una “ins­pi­ra­ción mas­cu­li­na”, la mu­jer se vis­tió de igual­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.