CHA­NEL VS SCHIAPARELLI

La his­to­ria de una ri­va­li­dad que be­ne­fi­ció a la moda.

Ritmo Platinum - - Coco Chanel - tex­to Ce­les­te Pé­rez fotos Sas­ha, Cat­wal­king y Fre­drich Ba­ker

Elsa Schiaparelli de­di­có su vi­da y su ta­len­to a la fu­sión con el ar­te; Co­co Cha­nel no pen­sa­ba lo mis­mo. Mien­tras Cha­nel pre­fe­ría la aus­te­ri­dad, Schiaparelli se de­di­ca­ba a crear pren­das más lla­ma­ti­vas, lle­nas de de­ta­lles e in­no­var en los cor­tes.

Co­co era el sen­ti­do co­mún, Schiaparelli, la ex­tra­va­gan­cia. Cha­nel fue ami­ga de los cu­bis­tas, un mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co desa­rro­lla­do en­tre 1907 y 1914 en Fran­cia y en­ca­be­za­do por Pa­blo Pi­cas­so, Geor­ges Bra­que, Jean Met­zin­ger, Al­bert Glei­zes, Ro­bert De­lau­nay, Juan Gris y Gui­llau­me Apo­lli­nai­re. La pro­pues­ta pre­sen­ta­ba las for­mas de la na­tu­ra­le­za por me­dio de fi­gu­ras geo­mé­tri­cas, frag­men­tan­do lí­neas y su­per­fi­cies.

Schiaparelli fue ami­ga de los su­rrea­lis­tas; el mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co que sur­ge en Fran­cia con el ob­je­ti­vo de re­vo­lu­cio­nar las ar­tes, apos­tan­do a la exis­ten­cia de otra reali­dad y en el pen­sa­mien­to li­bre.

La his­to­ria de la ri­va­li­dad en­tre am­bas pro­fe­sio­na­les de la moda par­te de va­rios pun­tos es­pi­no­sos: el pri­me­ro, es­ta opo­si­ción de fi­lo­so­fías; se­gun­do, el desafío pre­sen­ta­do por Elsa cuan­do abrió su bou­ti­que en el mis­mo lu­gar don­de Cha­nel te­nía la su­ya. Ló­gi­ca­men­te, com­par­tie­ron clien­tas y opi­nio­nes.

Lo cier­to es que, más allá de cual­quier di­fe­ren­cia, es­ta di­ná­mi­ca competitiva be­ne­fi­ció gran­de­men­te la in­dus­tria de la moda, que en el pe­río­do en­tre gue­rras vio in­tro­du­cir de ma­nos de am­bas di­se­ña­do­ras con­cep­tos y crea­cio­nes que si­guen vi­gen­tes en la ac­tua­li­dad.

Co­co Cha­nel, la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa, tra­ba­ja­ba pa­ra la vi­da co­ti­dia­na de la mu­jer crean­do ro­pa fun­cio­nal, sen­ci­lla, her­mo­sa y mo­der­na, mien­tras que Elsa Schiaparelli, la ita­lia­na, se de­ja­ba se­du­cir por el co­lor, la fan­ta­sía, el juego y el ornamento.

Aun­que el ta­len­to de las dos es in­du­da­ble, la his­to­ria ha de­ja­do en me­jor lu­gar al tra­ba­jo y la per­so­na­li­dad de Co­co Cha­nel. Icó­ni­ca, in­flu­yen­te y ecléc­ti­ca, rom­pió con la es­ca­sa prac­ti­ci­dad de la “Be­lle Épo­que” y de­fi­nió las lí­neas que ves­ti­rían a la mu­jer mo­der­na.

Los va­lo­res de Elsa Schiaparelli y su re­la­ción con la moda, sin ser an­ta­gó­ni­cos, pre­sen­tan al­gu­nas re­fe­ren­cias po­co prác­ti­cas. In­fluen­cia­da por las van­guar­dias de co­mien­zo de si­glo, sus di­se­ños apun­tan, más que a la fun­cio­na­li­dad de­fen­di­da por Co­co, a la experiencia que en la ac­tua­li­dad vin­cu­la­mos a la “haut cou­tu­re”.

Si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias en­tre con­trin­can­tes fas­hio­nis­tas

Elsa Shia­pa­ra­re­lli na­ció en una fa­mi­lia mi­llo­na­ria ita­lia­na. Sus padres es­ta­ban tan preo­cu­pa­dos por el mun­do, que muchas ve­ces Elsa se que­jó de la fal­ta de amor en su in­fan­cia.

Es­tu­vo des­ti­na­da a un ma­tri­mo­nio con un ru­so que le agra­da­ba más a su fa­mi­lia que a ella, por lo que a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad se es­ca­pó a Gran Bre­ta­ña a tra­ba­jar con una fa­mi­lia ri­ca has­ta que se enamo­ró de un es­ta­fa­dor y hu­yó con él a Es­ta­dos Uni­dos. Tu­vo una hi­ja y se se­pa­ra­ron, ella vol­vió a Eu­ro­pa y él se mar­chó a Mé­xi­co don­de lue­go mu­rió.

Co­co Cha­nel na­ció en la po­bre­za ab­so­lu­ta. Cuan­do su ma­dre mu­rió, su pa­dre la in­ter­nó jun­to a sus her­ma­nas en un or­fa­na­to don­de las ha­cían tra­ba­jar y vi­vir en la mi­se­ria. La fal­ta de amor en sus pri­me­ros años la con­vir­tió en una mu­jer atre­vi­da. Apro­ve­chó ca­da opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­tó y se con­vir­tió en aman­te del millonario Étien­ne Bal­san, pe­ro el amor de su vi­da fue Boy Ca­pel, de quien fue aman­te has­ta su muer­te en un trá­gi­co ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co. El nom­bre de las dos se com­po­ne de cua­tro letras. Las dos, du­ran­te sus ca­rre­ras, es­tu­vie­ron re­la­ti­va­men­te so­las y de­di­ca­das a la vi­da ar­tís­ti­ca que flo­re­cía en Pa­rís y en Londres.

Las dos su­frie­ron in­for­tu­nio lue­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Co­co lo­gró re­cu­pe­rar­se con di­fi­cul­tad, pe­ro Elsa no tu­vo la mis­ma suer­te y ce­rró su bou­ti­que en 1954 y no la vol­vió abrir nun­ca más. Aun­que de gus­tos muy di­fe­ren­tes, las unía el de­seo de cam­biar el mun­do, de que la moda tu­vie­ra un sig­ni­fi­ca­do di­fe­ren­te a lo que la eta­pa vic­to­ria­na le ha­bía de­ja­do a las mu­je­res ata­via­das en gran­des ca­pa­ra­zo­nes y apre­ta­dos cor­sés.

Es­ta di­fe­ren­cia de pa­re­ce­res, Co­co, con la sen­ci­llez y Elsa con la ex­tra­va­gan­cia ar­tís­ti­ca, se ve re­fle­ja­da en sus per­fu­mes más fa­mo­sos: el No. 5 de Cha­nel, una sen­ci­lla pre­sen­ta­ción, un en­va­se de­li­ca­do y ele­gan­te sin de­ta­lles exu­be­ran­tes. Mien­tras que el per­fu­me más fa­mo­so de Elsa fue Shoc­king, cu­ya pre­sen­ta­ción es un tor­so de mu­jer ador­na­do con una cin­ta que se jun­ta a lo lar­go de la cin­tu­ra, flo­res en el apli­ca­dor y un en­va­se de cris­tal con una ba­se de en­ca­je.

Cuan­do Co­co pre­sen­tó su tra­je de Cha­nel, Elsa mos­tró sus guan­tes de ca­ma­león verde con vo­lan­tes do­ra­dos bro­tan­do de los de­dos, y ele­gan­tes cha­que­tas ne­gras con la­bios ro­jos pa­ra los bol­si­llos.

Al igual que Co­co, Elsa pre­ten­día li­be­rar a la moda de un es­ta­tus de “me­dio pa­ra con­se­guir un ma­ri­do o pa­ra te­ner una po­si­ción so­cial”.

Al final del ca­mino, las dos lo lo­gra­ron, pu­die­ron cam­biar la men­te de mi­llo­nes de mu­je­res del pla­ne­ta con su ta­len­to pa­ra ha­cer las co­sas di­fe­ren­tes.

Mien­tras Co­co es­ta­ba fas­ci­na­da con los clá­si­cos, la pa­sión de Elsa era la in­di­vi­dua­li­dad y la ex­pre­sión de la per­so­na­li­dad. En cual­quier ca­so, lo ideal es re­cor­dar­las por su ta­len­to y gran­de­za.

El uni­ver­so de Schia­pa­ra­lli

Elsa Schia­pa­ra­lli, pro­vo­ca­do­ra y con­tro­ver­ti­da, re­vo­lu­cio­nó la al­ta cos­tu­ra du­ran­te la épo­ca de en­tre­gue­rras. Es con­si­de­ra­da una de las crea­do­ras más in­flu­yen­tes de to­dos los tiem­pos. Al­can­zó la glo­ria en el Pa­rís de los años trein­ta a par­tir de crea­cio­nes ba­sa­das fun­da­men­tal­men­te en el su­rrea­lis­mo. Des­de las co­sas más abs­trac­tas has­ta las más im­pro­ba­bles, las hi­zo to­das po­si­bles.

La in­fan­cia de Elsa Schiaparelli fue di­fí­cil. A fal­ta de amor, un día de­ci­dió ale­jar­se y rein­ven­tar­se a sí mis­ma. A pe­sar de re­ci­bir una bue­na edu­ca­ción, le fue ne­ga­do el de­re­cho de apren­der un ofi­cio, y al des­cu­brir que era adop­ta­da, la vi­da al la­do de sus padres ya no tu­vo nin­gún sen­ti­do. Al de­jar a sus padres, Elsa se ca­só con Wi­lliam de Wendt tras 24 horas de ha­ber­lo co­no­ci­do. Se fue­ron a vi­vir a Nue­va York, pe­ro la fe­li­ci­dad no du­ró mu­cho; los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal de la di­se­ña­do­ra hi­zo que la pa­re­ja to­ma­ra di­fe­ren­tes ca­mi­nos. En una si­tua­ción ca­da vez más crí­ti­ca, Schiaparelli re­gre­só a Eu­ro­pa y se ins­ta­ló en Pa­rís. Ahí re­to­mó amis­ta­des que la ayu­da­ron a ser des­cu­bier­ta por otro icó­ni­co per­so­na­je de la moda: Paul Poi­ret, quien la im­pul­só a ex­plo­tar su ta­len­to.

En 1927 inau­gu­ró su pri­me­ra bou­ti­que con una línea de ro­pa de pun­to pa­ra mu­jer ins­pi­ra­da en el mun­do del de­por­te lla­ma­da Pour le Sport.

Schiaparelli for­ma una so­cie­dad con un em­pre­sa­rio li­ga­do a los al­ma­ce­nes fran­ce­ses Ga­le­ries La­fa­yet­te. El au­men­to de ca­pi­tal per­mi­te, en 1928, pro­du­cir una co­lec­ción de pun­to mu­cho más am­plia, que in­clu­ye trajes de ba­ño, go­rros, pi­ja­mas de pla­ya con mo­ti­vos y es­tam­pa­dos ca­da vez más abs­trac­tos. So­lo ella se atre­ve a usar se­da y la­na re­cau­chu­ta­da, cue­ro bar­ni­za­do, plás­ti­co, ce­lo­fán y cre­ma­lle­ras de­co­ra­ti­vas. Y la fa­mo­sa fal­da-pan­ta­lón, la pre­sen­ta en una so­cie­dad que to­da­vía no en­tien­de el ai­re mas­cu­lino de la mo­der­na ves­ti­men­ta fe­me­ni­na.

En 1930, mu­cho an­tes de que na­cie­ra el tér­mino prêt-à-por­ter, Schiaparelli de­le­ga la pro­duc­ción en se­rie de sus co­lec­cio­nes de­por­ti­vas en fa­bri­can­tes in­dus­tria­les, pa­ra po­der tra­ba­jar y con­sa­grar­se co­mo mo­dis­ta de al­ta cos­tu­ra. Schiaparelli al­can­za la glo­ria a pul­so, tra­ba­jan­do día y no­che con co­la­bo­ra­do­res y ar­tis­tas del más al­to ni­vel téc­ni­co y crea­ti­vo, y con una au­da­cia em­pre­sa­rial inau­di­ta.

En 1932, la fir­ma cuen­ta con 400 em­plea­dos en ocho ta­lle­res. Sus tres lí­neas de moda eran: Pour le sport, Pour la vi­lle y Pour le soir.

Con­si­gue lle­gar a Nue­va York vía Lis­boa, don­de ofre­ce con­fe­ren­cias en la ra­dio y li­cen­cias a va­rios fa­bri­can­tes es­ta­dou­ni­den­ses con eti­que­tas es­pe­cia­les. En Pa­rís, su tien­da per­ma­ne­ce abier­ta ba­jo ad­mi­nis­tra­ción ale­ma­na, di­ri­gi­da por la di­se­ña­do­ra Ire­ne Da­na. So­bre­vi­ve gra­cias a ella, aún os­ten­tan­do en la fa­cha­da el ho­rror de la es­tre­lla ama­ri­lla obli­ga­to­ria pa­ra to­do co­mer­cian­te ju­dío (dos de los so­cios de Elsa Schiaparelli eran ju­díos).

Es una épo­ca si­nies­tra que du­ra has­ta 1944. Cuan­do Pa­rís es li­be­ra­da, las casas de cos­tu­ra reanu­dan el tra­ba­jo, aun­que las se­ve­ras res­tric­cio­nes im­pi­den las ex­por­ta­cio­nes y las ven­tas. Pe­ro no se tra­ta­ba so­lo de ven­der, sino de man­te­ner vi­vo el espíritu de la cos­tu­ra.

A pe­sar de la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar re­cur­sos pa­ra vol­ver a em­pe­zar, se las in­ge­nia pa­ra pro­du­cir una co­lec­ción en 1946, con la que vuelve a sus raí­ces su­rrea­lis­tas e in­no­va pro­fé­ti­ca­men­te con una línea de ro­pa pa­ra via­jar com­pues­ta por seis ves­ti­dos, un abri­go re­ver­si­ble y tres som­bre­ros ple­ga­bles.

Schiaparelli mu­rió en 1973, a los 83 años de edad, de­jan­do un in­men­so le­ga­do de ideas e in­no­va­cio­nes que si­guen fun­cio­nan­do en la ac­tua­li­dad.

Ella in­ven­tó el des­fi­le de moda con­ce­bi­do co­mo es­pec­tácu­lo, se an­ti­ci­pó al mun­do de las li­cen­cias in­dus­tria­les, in­tro­du­jo las ga­fas de sol, la len­ce­ría y los bol­sos con fir­ma… La pres­ti­gio­sa em­pre­sa de mo­das que fun­dó es­tu­vo des­apa­re­ci­da has­ta 2013, año en que Mar­co Za­ni­ni, re­co­no­ci­do por su ta­len­to pa­ra res­ca­tar casas de moda, ocu­pó el pues­to de di­rec­tor crea­ti­vo y la hi­zo re­sur­gir de las ce­ni­zas en Pa­rís. RP

Una de las anéc­do­tas más co­no­ci­das en­tre ellas es su en­cuen­tro en un im­por­tan­te bai­le en el que Co­co re­tó a Elsa pa­ra que bai­la­ra con ella. Co­co lle­va­ba un tra­je he­cho por ella mis­ma, re­ca­ta­do, ele­gan­te, su­fi­cien­te, mien­tras Elsa es­ta­ba dis­fra­za­da de ár­bol su­rrea­lis­ta. Du­ran­te el bai­le, Co­co de­li­be­ra­da­men­te la acer­có a unas velas y Elsa ar­dió en las lla­mas por su com­pli­ca­do atuen­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.