KARL LA­GER­FELD: CON­TI­NUAN­DO EL LE­GA­DO

El arri­bo de la otra ca­ra de un mis­mo im­pe­rio.

Ritmo Platinum - - Coco Chanel - tex­to Mar­ce­lle Flo­res fotos Step­ha­ne Car­di­na­le, Billy Fa­rrell, Art­hur El­gort, Je­mal Coun­tess y fuen­te ex­ter­na

La vi­da de Ga­brie­lle Cha­nel, me­jor co­no­ci­da co­mo Co­co, es­tá bien do­cu­men­ta­da. Una huér­fa­na que se con­vir­tió en una po­ten­cia de la moda, fue tan­to su éxi­to, que mu­chos ol­vi­dan que la ca­sa Cha­nel es­tu­vo en de­cli­ve, des­pués de la muer­te de su crea­do­ra en 1971. Ha­bía per­di­do su di­rec­ción has­ta que, en 1983, lle­ga Karl La­ger­feld a rein­ven­tar y le­van­tar lo que, pa­ra mu­chos, ya es­ta­ba muer­to.

A pe­sar de que mu­chos de sus alle­ga­dos le di­je­ron que ni in­ten­ta­se en­trar en la ca­sa Cha­nel (ya que creían que la mar­ca es­ta­ba de­ma­sia­do iden­ti­fi­ca­da con su crea­do­ra Co­co y que se­ría im­po­si­ble lle­var­la de nue­vo a su glo­ria ori­gi­nal), pa­ra Karl era más que un re­to: de­bía com­pro­bar que él no so­lo era uno de los me­jo­res di­se­ña­do­res del mo­men­to, sino que la mar­ca en reali­dad no ha­bía muer­to, so­lo es­ta­ba en pau­sa, y lle­va 35 años com­pro­ban­do jus­ta­men­te eso, y re­tor­nan­do la mar­ca a su glo­ria ori­gi­nal, con su te­na­ci­dad, si­guien­do los pla­nos que creó Cha­nel y mag­ni­fi­can­do su vi­sión. El pri­mer show de La­ger­feld co­mo di­rec­tor de Cha­nel, fue en enero de 1983, en la le­gen­da­ria Rue Cambon, don­de las mo­de­los lle­va­ban ves­ti­dos ti­po co­lum­na to­dos de ne­gro, ves­ti­dos chic pa­ra to­mar té y atuen­dos ins­pi­ra­dos en los di­se­ños de Co­co de los años 20 y 30. Era, sin du­da a equi­vo­car­nos, el co­mien­zo de una de las re­su­rrec­cio­nes más mo­nu­men­ta­les, con­vir­tien­do a Cha­nel en la mar­ca de di­se­ña­dor más fa­mo­sa del mun­do.

Mu­chos han si­do los li­bros, ar­tícu­los y do­cu­men­ta­les que han tra­ta­do de ex­pli­car la en­tre­ga de La­ger­feld a la mar­ca, pe­ro nin­guno lo de­fi­ne me­jor que el pro­pio di­se­ña­dor cuan­do di­ce: “Yo adop­té la es­tra­te­gia de que era mi tra­ba­jo y mi vi­da ol­vi­dar­me de mí. Yo era una compu­tado­ra que es­tá co­nec­ta­da a mo­do Cha­nel to­do el tiem­po”. Y es­to no pue­de ser más real si mi­ra­mos las co­lec­cio­nes des­de sus ini­cios, cuan­do él mis­mo des­cri­bía que era co­mo re­vi­vir una an­ti­gua obra de ar­te, a las de hoy en día don­de ve­mos un La­ger­feld crean­do no­ve­dad y mo­men­tos “so­cial­me­dia friendly”.

Los di­se­ños de Cha­nel han mar­ca­do mo­men­tos cru­cia­les de la moda con su toque de hu­mor, co­mo por ejem­plo, los pa­los de hoc­key y los guan­tes de bo­xeo en su co­lec­ción de 1984, o las ta­blas de surf en su co­lec­ción de Ve­rano 1991, crea­das es­pe­cial­men­te pa­ra los sur­fea­do­res de la vi­da noc­tur­na de Pa­rís y Ro­ma. Mo­de­los lle­van­do cá­ma­ras de ví­deos cuan­do eran al­go com­ple­ta­men­te nue­vo o la ro­pa in­te­rior de Cha­nel lle­va­da por Ka­te Moss, en 1998.

Karl nun­ca le ha te­mi­do a fi­jar su pos­tu­ra po­lí­ti­ca a tra­vés de sus di­se­ños, co­mo cuan­do uti­li­zó su­per­mo­de­los con car­te­les que leían “Ma­ke fas­hion, not War” (Ha­ga­mos moda, no gue­rra) en el 2015. Otro pun­to que cau­sa im­pre­sión de los amantes de Cha­nel, es el amor a la mar­ca que le tie­nen al­gu­nas es­tre­llas del hip-hop, co­mo Rihan­na, quien ama lle­var pren­das vintage de la ca­sa Cha­nel.

Aun­que La­ger­feld ad­mi­ra la gran­de­za y to­do lo que desa­rro­lló Co­co, ha si­do muy cla­ro en de­cla­rar que co­me­tió va­rios erro­res en su ca­rre­ra y que fue su per­so­na­li­dad lo que cau­só ma­yor im­pac­to en el mun­do de la moda. “Co­co hi­zo mu­cho, pe­ro no tan­to co­mo las per­so­nas creen. No fue so­lo una

No so­lo es el di­rec­tor crea­ti­vo de la ca­sa Cha­nel, sino que lle­va su pro­pio im­pe­rio que tie­ne su nom­bre. En muchas oca­sio­nes ha di­cho que muchas per­so­nas creen que la ele­gan­cia ha muer­to, pe­ro no es cier­to. “Sim­ple­men­te tie­ne otra ca­ra”, ase­gu­ra La­ger­feld.

di­se­ña­do­ra más, fue una mu­jer avan­za­da pa­ra su tiem­po”.

Dos de las co­sas que La­ger­feld ase­gu­ra que fue­ron erro­res pa­ra su ca­rre­ra en los años 60, y que des­cri­be a la per­fec­ción, fue­ron: “Cuan­do ase­gu­ró que nin­gún hom­bre con el que ella ha­bía ha­bla­do le gus­ta­ba ver a una mu­jer en mi­ni­fal­da. Creo que na­die se atre­vió a de­cir­le a es­ta mu­jer de 86 años que las mi­ni­fal­das eran gran­dio­sas y su­ma­men­te sexy. La se­gun­da fue cuan­do ella de­ci­dió que los jeans eran ho­rri­bles y en ese mo­men­to par­ti­cu­lar de sus de­cla­ra­cio­nes, esa era la moda que es­ta­ba en el ta­pe­te”, des­cri­be La­ger­feld.

Karl La­ger­feld nun­ca es­tu­vo jun­to a Co­co Cha­nel y él mis­mo di­ce que fue pa­ra lo me­jor por­que es­tá se­gu­ro que ella hu­bie­se odia­do su tra­ba­jo. No obs­tan­te es­tas de­cla­ra­cio­nes, Karl La­ger­feld ase­gu­ra que él es sim­ple­men­te el mú­si­co que in­ter­pre­ta sus com­po­si­cio­nes. “Nin­gu­na otra ca­sa tie­ne el lo­go, las ca­me­lias, las per­las el za­pa­to con la pun­ta ne­gra, las pren­das, so­lo Cha­nel”, ha de­cla­ra­do en oca­sio­nes. No so­lo es el di­rec­tor crea­ti­vo de la ca­sa Cha­nel, sino que lle­va su pro­pio im­pe­rio que tie­ne su nom­bre. En muchas oca­sio­nes ha di­cho que muchas per­so­nas creen que la ele­gan­cia ha muer­to, pe­ro no es cier­to. “Sim­ple­men­te tie­ne otra ca­ra”, ase­gu­ra La­ger­feld. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.