Los lo­cos años 20

Épo­ca de prohi­bi­ción, Gáns­ters, de Moons­hi­ne, de Ho­me­bre­wing. Sin em­bar­go, ¡cuán­tos mo­men­tos im­por­tan­tes pa­ra las mu­je­res!

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Bien­ve­ni­dos a una his­to­ria muy in­tere­san­te que con­tar. A con­ti­nua­ción los acá­pi­tes que la re­su­men:

Un po­co de his­to­ria

Des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Es­ta­dos Uni­dos en­tró en una era de pros­pe­ri­dad y, co­mo re­sul­ta­do de su papel en la gue­rra, sa­lie­ron a la es­ce­na mun­dial. Las cos­tum­bres so­cia­les se re­la­ja­ron en el op­ti­mis­mo pro­vo­ca­do por la final de la gue­rra y el au­ge del mer­ca­do de va­lo­res. Las mu­je­res se unie­ron al mun­do la­bo­ral en nú­me­ros sin pre­ce­den­tes. A ni­vel na­cio­nal la prohi­bi­ción del al­cohol fue ig­no­ra­da por mu­chos. Hu­bo una re­vo­lu­ción en ca­si to­das las es­fe­ras de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na y la moda no fue la ex­cep­ción. El desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de nue­vos te­ji­dos y nue­vos cie­rres afec­tó a la ro­pa de los años 20. Las te­las naturales co­mo el al­go­dón y la la­na eran los te­ji­dos abun­dan­tes de la dé­ca­da. En el si­glo XIX, la “se­da ar­ti­fi­cial” se hi­zo por pri­me­ra vez de una so­lu­ción de ce­lu­lo­sa en Fran­cia. Des­pués de ser pa­ten­ta­do, la fá­bri­ca de Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó la pro­duc­ción de es­te nue­vo te­ji­do en 1910, es­ta fi­bra se conoce co­mo el ra­yón. Los 1920 fue­ron los años tam­bién don­de la piel sin­té­ti­ca lle­gó a la al­ta cos­tu­ra. Muchas pren­das de ves­tir an­tes de la dé­ca­da de 1920 se ce­rra­ban con bo­to­nes y cor­do­nes, sin em­bar­go, du­ran­te es­ta dé­ca­da, sur­gen los bro­ches pa­ra ce­rrar la ro­pa.

Vo­to fe­me­nino

Uno de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes pa­ra las mu­je­res ocu­rrió du­ran­te la Prohi­bi­ción. El 26 de agos­to de 1920, las mu­je­res ga­na­ron el de­re­cho al vo­to. Su­ce­de que du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, las mu­je­res tra­ba­ja­ron en fá­bri­cas en apo­yo a la gue­rra. Des­pués de la gue­rra, las Aso­cia­cio­nes de Su­fra­gio pa­ra la Mu­jer apro­ve­cha­ron muchas opor­tu­ni­da­des pa­ra re­cor­dar al pre­si­den­te y al Con­gre­so que el tra­ba­jo de gue­rra de las mu­je­res de­bie­ra ser re­com­pen­sa­do con el re­co­no­ci­mien­to de su igual­dad po­lí­ti­ca. La Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes apro­bó una pro­pues­ta de En­mien­da a la Cons­ti­tu­ción y el 4 de ju­nio de 1919, el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos tam­bién la apo­yó, en­vián­do­la a los Es­ta­dos.

Illi­nois, Wis­con­sin y Mi­chi­gan fue­ron los pri­me­ros en apro­bar la Ley; Geor­gia y Ala­ba­ma se apre­su­ra­ron en apro­bar su re­cha­zo. Las fuer­zas del an­ti­su­fra­gio, que in­cluía tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res, es­ta­ban bien or­ga­ni­za­das y la apro­ba­ción de la En­mien­da no fue fá­cil. Cuan­do trein­ta y cin­co de los trein­ta y seis es­ta­dos ne­ce­sa­rios ha­bían ra­ti­fi­ca­do la en­mien­da, la ba­ta­lla lle­gó a Nash­vi­lle, Ten­nes­see. Las fuer­zas an­ti y pro­su­fra­gio de to­da la na­ción se die­ron ci­ta en la ciu­dad. Se pro­gra­mó la vo­ta­ción final pa­ra el 18 de agos­to de 1920.

Un jo­ven le­gis­la­dor de 24 años, Harry Burn, ha­bía vo­ta­do has­ta en­ton­ces a fa­vor de las fuer­zas an­ti­su­fra­gis­tas. Pe­ro su ma­dre lo ex­hor­tó a vo­tar a fa­vor de la En­mien­da. Cuan­do vio que la vo­ta­ción era muy re­ñi­da y que con su vo­to en con­tra del Su­fra­gio ha­bría un em­pa­te 48 a 48, de­ci­dió vo­tar co­mo su ma­dre le pe­día a fa­vor del de­re­cho al vo­to. Y así, el 18 de agos­to de 1920, Ten­nes­see se con­vir­tió en el es­ta­do nú­me­ro 36 en ra­ti­fi­car la En­mien­da. El 26 de agos­to de 1920, la Dé­ci­mo No­ve­na En­mien­da a la Cons­ti­tu­ción de Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tió en Ley y las mu­je­res pu­die­ron vo­tar en las elec­cio­nes del oto­ño, in­clu­yen­do las pre­si­den­cia­les.

Shhh Spea­keasy

Al des­apa­re­cer los an­ti­guos Sa­loons, su con­no­ta­ción ma­chis­ta tam­bién mu­rió con ellos, re­sul­tan­do en una cre­cien­te acep­ta­ción so­cial de las mu­je­res que asis­tían a los Spea­kea­sies pa­ra to­mar en las mis­mas con­di­cio­nes que los hom­bres.

An­tes de la Prohi­bi­ción, las mu­je­res que asis­tían a los Sa­loons pa­ra to­mar al­cohol pú­bli­ca­men­te eran ca­ta­lo­ga­das co­mo pros­ti­tu­tas e in­mo­ra­les. Muchas da­mas tam­bién hi­cie­ron del con­tra­ban­do de al­cohol su nue­va for­ma de vi­da al in­gre­sar al ne­go­cio y no atraer sos­pe­chas por su con­di­ción de mu­jer. Qui­zás fue­ron los orí­ge­nes del fe­mi­nis­mo.

Una moda que se que­dó pa­ra siem­pre…

La dé­ca­da de 1920 es en la que la moda en­tra en la era mo­der­na y cuan­do las pri­me­ras mu­je­res se li­be­ra­ron de las res­tric­cio­nes del mo­men­to y co­men­za­ron a usar fal­das cor­tas y pan­ta­lo­nes. Si hay al­go icó­ni­co en los años 20 son las Flap­pers, esas mu­je­res li­be­ra­das que se en­fren­ta­ban a to­das las nor­mas es­ta­ble­ci­das, que pi­den el vo­to fe­me­nino, bai­lan jazz, be­ben li­co­res, fu­man con bo­qui­lla, con­du­cen, se cor­tan el pe­lo en bobs o el in­clu­so más atre­vi­do “Eton Crop”.

Ma­qui­lla­je

Si hay al­go icó­ni­co en los años 20 son las Flap­pers. El ma­qui­lla­je que usa­ban era muy re­car­ga­do, los ojos ne­gros, la boca ro­ja y las ce­jas cui­da­do­sa­men­te per­fi­la­das en for­ma se­mi­cir­cu­lar. En el año 1925 apa­re­ce en el mer­ca­do la pri­me­ra la­ca de uñas de co­lor, que rá­pi­da­men­te con­si­guió mi­les de adep­tas. Sin em­bar­go, la ver­da­de­ra crea­ción de la épo­ca fue la mas­ca­ra re­sis­ten­te al agua. Tan­to Eli­za­beth Ar­den co­mo He­le­na Ru­bins­tein se atri­buían la in­ven­ción. De es­ta for­ma es­ta feroz com­pe­ten­cia hi­zo que el mer­ca­do de la cos­mé­ti­ca cre­cie­ra rá­pi­da­men­te. Jo­sep­hi­ne Ba­ker fue la en­car­ga­da de re­vo­lu­cio­nar los cá­no­nes de be­lle­za por su estilo y piel ne­gra que co­men­zó a con­si­de­rar­se her­mo­sa y de­li­ca­da.

De los pies a la ca­be­za

Los apa­ra­to­sos som­bre­ros de la Be­lle Épo­que que­da­ron de­fi­ni­ti­va­men­te des­te­rra­dos de los ar­ma­rios, aho­ra eran tan mi­ni­ma­lis­tas y ele­gan­tes co­mo la si­lue­ta y los ves­ti­dos. Los za­pa­tos es­tán pi­dien­do a gri­tos pa­sar­se la no­che bai­lan­do, por lo que es­tán di­se­ña­dos pa­ra que no res­ba­le el pie fá­cil­men­te. El cal­za­do su­je­to al to­bi­llo con una ti­ra, cons­ti­tu­ye la esen­cia de los do­ra­dos años vein­te. RP

La ro­pa in­te­rior em­pe­zó a cam­biar des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial pa­ra cum­plir con los idea­les de un pe­cho más plano y la fi­gu­ra más ju­ve­nil. Se des­car­tó el cor­sé de con­fi­na­mien­to, por

ca­mi­se­ta y bra­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.