Su ins­pi­ra­ción “Los li­bros son mis me­jo­res ami­gos”

“La vi­da que lle­va­mos siem­pre cuen­ta po­co, la vi­da con la que so­ña­mos es la exis­ten­cia que im­por­ta por­que con­ti­nua­rá más allá de la muer­te”.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Los li­bros, los via­jes, la cul­tu­ra, el ar­te... fue­ron su mu­sa, su fuen­te de ins­pi­ra­ción. Des­de tem­pra­na edad, Ga­brie­lle Cha­nel hi­zo de los li­bros sus más fie­les com­pa­ñe­ros. Sus lec­tu­ras cons­tan­tes die­ron pa­so a su gus­to por la li­te­ra­tu­ra y la poe­sía. Y to­do ini­cia, en par­te, por las com­pa­ñías que so­lía te­ner. Por ejem­plo, Art­hur Ca­pel, con quien man­tu­vo una re­la­ción, es quien in­flu­ye a la di­se­ña­do­ra y la con­vier­te en una aman­te a la lec­tu­ra. Cha­nel siem­pre ex­pli­có que, aun­que so­na­ra con­tra­dic­to­rio, en el si­len­cio de sus lec­tu­ras po­día es­ca­par, so­ñar con sus des­ti­nos y que era una for­ma de cons­truir en­con­trán­do­se con las obras que le da­ban fuer­za y era una for­ma de ins­pi­rar­se pa­ra ela­bo­rar su pro­pia his­to­ria. En una oca­sión le con­fe­só a Paul Mo­rand, con quien man­te­nía una re­la­ción de amis­tad, que los li­bros eran sus me­jo­res ami­gos. Los li­bros le per­mi­tían ad­qui­rir for­ta­le­za pa­ra man­te­ner esa per­so­na­li­dad que la de­fi­nía con su gus­to es­té­ti­co, ade­más las cul­tu­ras que apren­día de los li­bros te­nían re­la­ción con sus fi­nos gus­tos en la moda. Su círcu­lo de ami­gos ayu­dó al cre­ci­mien­to de sus co­no­ci­mien­tos; de­fi­ni­ti­va­men­te ex­pan­dió sus niveles de cul­tu­ra. Jean Coc­teau, Max Ja­cob y Pie­rre Re­verdy fue­ron re­le­van­tes en la cons­truc­ción de su ima­gi­na­rio. Fue la poe­sía y su re­la­ción con los poe­tas de la épo­ca el es­la­bón prin­ci­pal que le per­mi­tió crear una co­ne­xión di­rec­ta en­tre el mun­do de la li­te­ra­tu­ra y de la moda. Cer­van­tes, Ma­llar­mé, Só­fo­cles, Sha­kes­pea­re, Ril­ke, Proust, Clau­del y Apo­lli­nai­re son al­gu­nos de los au­to­res que más leía, y que for­ma­ron par­te de su co­lec­ción de li­bros y li­bre­ría en la Rue Cam­bón de Pa­rís, fue­ros es­cri­to­res cla­ves que la lle­va­ron a amar el estilo clá­si­co y via­jar a tra­vés de di­fe­ren­tes épo­cas. Los vínculos de la di­se­ña­do­ra con ar­tis­tas, es­cri­to­res o sim­ple­men­te per­so­na­jes de la éli­te, le per­mi­tie­ron que de al­gu­na ma­ne­ra mol­dea­ra y afi­na­ra su vi­sión y pro­yec­tos de la be­lle­za y la moda que desa­rro­lló y que to­da­vía hoy si­gue in­flu­yen­do en las pa­sa­re­las, es­ti­los de vi­da y for­mas de ves­tir. Man­tu­vo amis­tad con Mi­sia Sert, una pia­nis­ta fa­mo­sa de la épo­ca y mu­sa de muchas aris­tas, re­la­ción que le per­mi­tió gran­de­men­te en­trar al mun­do ar­tís­ti­co de la épo­ca. Se mez­cló con per­so­nas que for­ma­ron par­te de un mo­vi­mien­to cul­tu­ral y ar­tís­ti­co pro­ve­nien­te de Sui­za lla­ma­do da­daís­mo, una pro­pues­ta de Hu­go Ball. Im­pul­sa­da por Tris­tan Tza­ra y Fran­cis Pi­ca­bia, la ex­po­si­ción es­ta­ble­ce una in­tere­san­te ana­lo­gía en­tre los fl­yers Da­da. De es­te mo­vi­mien­to sur­ge su ins­pi­ra­ción de la es­té­ti­ca de su pri­mer per­fu­me, el No.5 lan­za­do en 1921. Se in­tere­sa­ba por la poe­sía. Di­cen que era el co­ra­zón de su bi­blio­te­ca per­so­nal. Su pa­sión por los poe­mas fue acen­tua­da por Jean Coc­teau, Max Ja­cob y Pie­rre Re­verd­yos, le per­mi­tie­ron acer­car­se a los tiem­pos an­ti­guos y

lo con­tem­po­rá­neo; en muchas oca­sio­nes le per­mi­tió acer­car­se a la ex­pre­sión de lo mo­derno de la moda.

Los di­bu­jos de Coc­teau lla­ma­ban la aten­ción de la di­se­ña­do­ra, coin­ci­dían en de­fi­nir la línea lo más cer­ca po­si­ble, una línea pre­ci­sa y ní­ti­da, que va a lo esen­cial sin per­der su­ti­le­za. Eso era jus­ta­men­te lo que bus­ca­ba Cha­nel en sus di­se­ños, sim­pli­ci­dad que eli­mi­na to­dos los de­ta­lles su­per­fluos con­ser­van­do las ca­rac­te­rís­ti­cas del mo­de­lo, pe­ro siem­pre con ele­gan­cia mo­der­na y úni­cos. Cha­nel nun­ca le im­por­tó que co­pia­ran sus di­se­ños, en­ten­día que si los re­pe­tían era por­que gus­ta­ban, por­que eran acep­ta­dos por el mer­ca­do y las per­so­nas que­rían ves­tir­los. El mo­de­lo nú­me­ro 817, se tra­ta del fa­mo­so ves­ti­do ne­gro, ins­pi­ra­do en la épo­ca más tris­te, sus días en el mo­nas­te­rio, pe­ro con mu­cho estilo y vi­da. A sim­ple vis­ta in­sig­ni­fi­can­te, pe­ro un po­co atre­vi­do pa­ra la épo­ca, las mu­je­res po­drían mos­trar sus pier­nas, un po­co más de lo nor­mal. “An­tes que yo, na­die se ha­bría atre­vi­do a ves­tir­se de ne­gro. Pre­fie­ro el ne­gro ri­gu­ro­so con el que se vis­ten las mon­jas de Au­ba­zi­ne al abi­ga­rra­mien­to en to­nos pas­tel”, di­jo Ga­brie­lle Cha­nel acer­ca del ves­ti­do. Su pri­mer via­je a Ve­ne­cia la en­vuel­ve en el gus­to por los lu­jos. A par­tir de ese mo­men­to ini­cia su crea­ti­vi­dad con los nue­vos ves­ti­dos pa­ra sa­lir de no­che. Se ins­pi­ra en re­tra­tos de la cul­tu­ra per­sa y bi­zan­ti­na pa­ra ela­bo­rar mo­der­nos y fres­cos trajes de cha­que­ta de día y trajes es­plén­di­dos y re­gios que se uti­li­zan pa­ra sa­lir de no­che y no pa­san des­aper­ci­bi­dos.

Es uno de sus via­jes a Es­co­cia se ins­pi­ra en un te­ji­do de la­na ás­pe­ra, cá­li­do y re­sis­ten­te, un te­ji­do de for­ma de pes­ca­do, y fa­bri­ca jer­seys, el pi­ja­ma y las cha­que­tas de “tweed” con cha­li­na, pren­das que die­ron lu­gar al estilo an­dró­gino. RP

Cha­nel siem­pre ex­pli­có que, aun­que so­na­ra con­tra­dic­to­rio, en el si­len­cio de sus lec­tu­ras po­día es­ca­par, so­ñar con sus des­ti­nos y que era una for­ma de cons­truir, en­con­trán­do­se con las obras que le da­ban fuer­za y era una for­ma de ins­pi­rar­se pa­ra ela­bo­rar...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.